1 de enero de 2014
Texto: Javier Leoz y otros (fragmentos)
Present.B.Areskurrinaga HC
La Iglesia Católica
quiere comenzar el año
pidiendo la protección
de la Santísima Virgen
María. La fiesta
mariana más antigua
que se conoce en
Occidente es la de
"María Madre de Dios
¡Cuántos aspectos y
motivos recordamos en
este día ! ¡La paz, Año
Nuevo, Santa María,
Madre de Dios!
¡Feliz Año Nuevo, Maria!
Si nosotros hubiéramos
podido formar a nuestra
madre, ¿qué cualidades no
le habríamos dado? Pues
Cristo, que es Dios, sí formó
a su propia madre
Y qué hermoso
repetir lo que decía
San Estanislao: "La
Madre de Dios es
también madre mía".
Quien nos dio a su
Madre santísima
como madre nuestra,
en la cruz al decir al
discípulo que nos
representaba a
nosotros: "He ahí a tu
madre? ¿será capaz
de negarnos algún
favor si se lo pedimos
en nombre de la
Madre Santísima?
Abrir el año con la
solemnidad de la
Maternidad divina de
María es el mejor
comienzo y el mejor
colofón.
Ella está a la cabeza
de todos los santos,
es la primera,
la llena de Gracia
por la bondad,
sabiduría, amor y
poder de Dios.
El título "Madre
de Dios" es el
principal y el más
importante de la
Virgen María, y de
él dependen todos
los demás títulos
y cualidades y
privilegios que
Ella tiene.…
El resumen de su
vida entre nosotros
es breve y humilde:
vive en Nazaret,
allá en Galilea,
donde concibió, por
obra del Espíritu
Santo, a Jesús
estando ya
desposada con
José.
Visita a su parienta
Isabel , la madre
del Precursor; con
ella convive
ayudando e
intercambiando
diálogos
agradecidos hasta
el nacimiento de
Juan.
Por el edicto del
César se traslada
a Belén y allí
nace el Salvador
en las afueras
del pueblo, en
soledad y
pobreza.
Su Hijo es el
Verbo encarnado.
Al regresar de
Egipto, a la muerte
de Herodes, la familia
se instala en Nazaret.
Cuando Jesús tenía
12 años peregrinan a Jerusalén.
El Niño se pierde y José y María,
después de tres días, lo encontraron
en medio de los doctores del Templo.
María vivió la
Navidad
totalmente
unida a su
Hijo Dios,
totalmente
inundada del
gozo de
saberse Madre
del Salvador,
totalmente
disponible
para seguir
siendo la
esclava del
Señor.
Durante la “vida pública” de
Jesús, María aparece
siguiendo los pasos de su
Hijo en el anuncio del Reino.
En Caná, María
intercede ante Jesús y
consigue el primer milagro.
En el Calvario está
presente junto a la Cruz,
donde muere su hijo por la
humanidad.
Después de la
Resurrección, aguarda con
sus nuevos hijos la venida del
Espíritu Paráclito prometido.
Los santos muy
antiguos dicen que
en Oriente y
Occidente, el nombre
más generalizado
con el que los
cristianos llamaban a
la Virgen era el de
"María, Madre de
Dios".
Santa María, Madre
de Dios, ruega por
nosotros pecadores
ahora y en la hora de
nuestra muerte.
Amén.
Descargar

Diapositiva 1