TODOS LOS SANTOS
1 de noviembre de 2008
Música: “Sanctus”
del Requiem de Fauré
Ap 7,2-4.9-14 Y vi otro ángel que subía del oriente; llevaba consigo el sello del
Dios vivo y gritó con voz potente a los cuatro ángeles encargados de dañar a la
tierra y al mar:
-No hagáis daño a la tierra, ni al mar ni a los árboles hasta que marquemos en la
frente con el sello a los servidores de nuestro Dios.
Y oí el número de los marcados con el sello: eran ciento cuarenta y cuatro mil
procedentes de todas las tribus de Israel.
Después de esto, miré y vi una muchedumbre enorme que nadie podía contar.
Gentes de toda nación, raza, pueblo y lengua; estaban de pie delante del trono y del
Cordero. Vestían de blanco, llevaban palmas en las manos y clamaban con voz
potente, diciendo:
A nuestro Dios, que está sentado en el trono,
y al Cordero, se debe la salvación.
Y todos los ángeles que estaban de pie alrededor del trono, alrededor de los
ancianos y de los cuatro seres vivientes, cayeron rostro a tierra delante del trono y
adoraron a Dios, diciendo:
Amén. Alabanza, gloria, sabiduría,
acción de gracias, honor,
poder y fuerza a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.
Entonces uno de los ancianos tomó la palabra y me preguntó:
-Estos que están vestidos de blanco, ¿quiénes son y de dónde han venido?
Yo le respondí:
-Tú eres quien lo sabe, Señor.
Y él me dijo:
-Estos son los que vienen de la gran tribulación, los que han lavado y blanqueado
sus túnicas en la sangre del Cordero.
Patmos
Salmo 23
Este es el grupo que viene a tu presencia, Señor
Del Señor es la tierra y cuanto la llena,
el mundo y todos sus habitantes,
pues él la asentó sobre los mares,
él la fundó sobre los ríos.
Este es el grupo que viene a tu presencia, Señor.
¿Quién subirá al monte del Señor?
¿Quién podrá estar en su recinto santo?
El hombre de manos inocentes y limpio corazón,
el que no da culto a los ídolos
Este es el grupo que viene a tu presencia, Señor.
Este alcanzará la bendición del Señor,
y Dios, su salvador, lo proclamará inocente.
Esta es la generación de los que buscan al Señor,
de los que vienen a tu presencia, Dios de Jacob.
1Jn 3,1-3
Considerad el amor tan grande que nos ha
demostrado el Padre, hasta el punto de
llamarnos hijos de Dios; y en verdad lo somos.
El mundo no nos conoce, porque no lo ha
conocido a él. Queridos, ahora somos ya hijos
de Dios, y aún no se ha manifestado lo que
seremos. Sabemos que, cuando se manifieste,
seremos semejantes a él, porque lo veremos
tal cual es.
Todo el que tiene en él esta esperanza se
purifica a sí mismo, como él es puro.
Aleluya
Mt 11:28
Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados,
y yo os aliviaré, dice el Señor.
Del evangelio según San Mateo 5;1-12a
Al ver a la gente, Jesús subió al monte, se sentó, y se le acercaron sus
discípulos. Entonces comenzó a enseñarles con estas palabras:
Dichosos los pobres en el espíritu,
porque suyo es el reino de los cielos.
Dichosos los que están tristes, porque Dios los consolará.
Dichosos los humildes,porque heredarán la tierra.
Dichosos los que tienen hambre y sed
de hacer la voluntad de Dios,
porque Dios los saciará.
Dichosos los misericordiosos,
porque Dios tendrá misericordia de ellos.
Dichosos los que tienen un corazón limpio,porque ellos verán a Dios.
Dichosos los que construyen la paz,
porque serán llamados hijos de Dios.
Dichosos los perseguidos por hacer la voluntad de Dios,
porque de ellos es el reino de los cielos.
Dichosos seréis cuando os injurien y os persigan, y digan contra
vosotros toda clase de calumnias por causa mía. Alegraos y regocijaos,
porque será grande vuestra recompensa en los cielos.
FELICES
FELICES
FELICES
FELICES
FELICES
Descargar

Presentazione di PowerPoint

Tod@s l@s sant@s

[email protected] [email protected] [email protected]