28 de Diciembre
La Liturgia
nos presenta hoy
a la SAGRADA FAMILIA
de Nazaret,
como ejemplo y modelo
de todas las famílias.
Jesús precisa de una família.
Precisa ser acogido
por el amor de un corazón materno
y amparado
por la presencia solícita de un padre.
Una
familia
es
el espacio
de vida
y amor.
Las lecturas
bíblicas ofrecen
indicaciones
para ayudarnos
a construir
familias felices,
que sean
espacios
de encuentro,
de participación,
de fraternidad,
de amor
verdadero.
La 1ª Lectura
invita
a honrar
al padre y
a la madre;
a dialogar y
escucharse
en la familia;
a reconocer el papel
de cada miembro
del hogar.
La 2ª Lectura
muestra
el espíritu
que debe reinar
en una familia y
por supuesto
en la familia de la comunidad cristiana:
“vestíos de la misericordia entrañable,
la bondad, la humildad, dulzura, compresión,
sobrellevaos mutuamente y perdonaos,
cuando alguno tenga quejas contra otro…
y por encima de todo esto, el amor…"
En el Evangelio, María y José
presentan al niño al Señor
de acuerdo con lo escrito en la ley.
Cuando llegó el tiempo de la purificación,
según
la ley
de Moisés,
los padres
de Jesús
lo llevaron
a Jerusalén,
para
presentarlo
al SEÑOR.
Y cuando
cumplieron
todo lo que
prescribía
la ley
de Señor, …
… se volvieron
a Galilea,
a su ciudad
de Nazaret.
El niño
iba creciendo y
robusteciéndose,
y se llenaba
de sabiduría;
y la gracia
de Dios
lo acompañaba.
Salmo 127
Dichosos los que temen al Señor
y siguen sus caminos.
¡Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos!
Comerás del fruto de tu trabajo,
serás dichoso, te irá bien;
Dichosos los que temen al Señor
y siguen sus caminos.
Tu mujer, como parra fecunda,
en medio de tu casa;
tus hijos, como renuevos de olivo,
alrededor de tu mesa.
Dichosos los que temen al Señor
y siguen sus caminos.
Ésta es la bendición del hombre que teme al Señor.
Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén
todos los días de tu vida.
Dichosos los que temen al Señor
y siguen sus caminos.
Que la paz de Cristo actúe de árbitro
en vuestro corazón;
la palabra de Cristo habite entre vosotros
en toda su riqueza.
Descargar

Diapositiva 1