BIENAVENTURANZAS
Dichosos los que confían en el futuro, porque llenan de vida el
presente.
Dichosos los que carecen de maldad, porque harán felices a los
que les rodean
Dichosos los sencillos, nos harán preguntarnos muchas cosas
Dichosos los que sufren porque el sufrimiento les iguala a Dios
Dichosos los que se deprimen fácilmente, porque sentirán
muchas manos sobre el hombro.
Dichosos los que acompañan a los demás en sus momentos de
dolor, porque Dios no los dejará solos.
Dichosos los que se conforman con poco, porque nunca les
faltará de nada.
Dichosos los que conocen sus cualidades, porque nunca dejarán
de quererse.
Dichosos los que piden poco, porque serán los que más reciban.
Dichosos los que están atentos, porque Dios les habla
continuamente
Dichosos los que luchan por un ideal, porque su vida nunca
perderá el sentido
Dichosos los que saben perdonar, porque llevan a Dios muy
dentro
Dichosos los que olvidan, porque nada les echaremos en cara
Dichosos quieres saben mirar, porque descubrirán un mundo nuevo
Dichosos los que no juzgan por las apariencias, porque verán la
realidad
Dichosos los que obran sin maldad, porque Dios convertirá en abrazos los golpes
Dichosos los que luchan por la paz, porque ya están viendo el
futuro
Dichosos los solidarios, porque nuestra época les dará la ocasión
de serlo
Dichosos los encarcelados por anunciar la Buena Nueva, pues su
voz atravesará las rejas.
Dichosos los que se esfuerzan en vivir cada día y poner un poco
de Dios en nuestros corazones. Se desanimarán y pensarán que
no vale la pena tanto esfuerzo, pero ya están haciendo realidad el
Reino. Y eso es lo que importa.
Descargar

Document