Una Iglesia Misionera
¿Qué significa ser una Iglesia Misionera?
¿Qué consecuencias tiene para nuestra vida?
Hasta hace algunas décadas, para
la mayoría de los católicos…
Hablar de “misiones” o de “Iglesia misionera” se
refería a algunas actividades religiosas que se
realizaban en los campos durante los veranos, o se
refería a las actividades del anuncio de la fe en
lejanos pueblos…
…como San Damián de Molokai (siglo XIX) que se va
a anunciar a Jesucristo entre los leprosos de la
Polinesia, o como San Francisco Javier (siglo XVI)
que fue a anunciar a Jesús en la India y en Japón
En realidad…
…el Concilio Vaticano II nos fue abriendo los ojos y
la mente para comprender que la Iglesia es
esencialmente misionera, porque siendo el Cuerpo
de Cristo participa de la misma misión que
Jesucristo, su Cabeza
Así, dice el nº 2 del Decreto “Ad gentes” (sobre las
misiones) del Vaticano II: “’La Iglesia peregrinante
es misionera por naturaleza, porque toma su origen
de la misión del Hijo y del Espíritu Santo, según el
designio del Padre’. Por eso, el impulso misionero es
fruto necesario de la vida que la Trinidad
comunica a sus discípulos”
Desde entonces (1965) hasta hoy…
…hemos ido viviendo un proceso de maduración de
nuestro ser Iglesia Misionera. Como bien sabemos,
éste es un tema central que la Conferencia de
Aparecida nos invita a profundizar invitándonos a
ser “discípulos misioneros” (“Discípulos y misioneros
de Jesucristo para que nuestros pueblos en Él
tengan vida”)
“Discipulado” y “misión” son dos conceptos centrales
del Documento de Aparecida y del proceso de
misión que está viviendo toda la Iglesia en el
continente. Veamos sus principales expresiones…
La Iglesia: una comunidad
esencialmente misionera
La Iglesia recibe todo su ser y misión por estar al
servicio del Reinado de Dios: es “sacramento
universal de salvación” (LG 48), que viene de la
misma comunión de la Trinidad que se manifiesta
como misión en el mundo (cf. Ap 347).
El anuncio del Evangelio de Dios constituye una
Iglesia que es misionera por naturaleza, como
señaló la “Evangelii nuntiandi” (1975) de Pablo VI:
“evangelizar constituye, en efecto la dicha y
vocación propia de la Iglesia, su identidad más
profunda; ella existe para evangelizar” (EN 14).
La Iglesia: una comunidad
esencialmente misionera
El fundamento de la Iglesia Misionera está
en Dios Trinidad: Jesucristo, el, Enviado
del Padre por la fuerza del Espíritu.
El discipulado y su carácter misionero nacen
del encuentro personal con el Señor Jesús,
así “todo discípulo es misionero, pues Jesús
lo hace partícipe de su misión, al mismo
tiempo que lo vincula a Él como amigo y
hermano” (Ap 144).
Una Iglesia Misionera es…
1.- Una comunidad que ha sido convocada y
reunida por la Palabra de Dios y que vive
en el diálogo con Dios. Es una Iglesia que
vive de la Palabra y que esa misma Palabra
la urge a su anuncio.
2.- Una comunidad que se sabe portadora de
un anuncio del cual depende la vida o la
muerte de este mundo; una comunidad
que busca ser un instrumento dócil y
adecuado para que Jesucristo continúe
anunciando las buenas noticias de Dios
Una Iglesia Misionera es…
3.- Una comunidad que vive en el gozo del
anuncio, pues del encuentro con el Señor
Jesús nace la alegría de ser cristiano, la
alegría de ser de discípulo misionero que
es para ser compartida con otros:
“conocer a Jesucristo es el mejor regalo que
puede recibir cualquier persona; haberlo
encontrado nosotros es lo mejor que nos
ha ocurrido en la vida, y darlo a conocer
con nuestra palabra y obras es nuestro
gozo” (Ap 29).
Como lo anuncia ya el AT, Dios es el que
escucha el clamor de su pueblo, se deja
afectar por él e interviene salvíficamente
en la historia (cf. Ex 3, 7 ss),
intervención que llega a su plenitud en
Jesucristo, qué como nuestro Buen
Samaritano se deja afectar por la
humanidad herida en el camino y se hace
prójimo, sana nuestras heridas y paga la
cuenta (cf. Lc 10, 29 ss).“
Una Iglesia Misionera es…
4.- Una comunidad de creyentes que
participando de la misma misión de
Jesucristo vive atenta al mundo y a sus
dolores, que recorre su camino de
Jerusalén a Jericó sin pasar de largo
ante los heridos y, en medio de los
acontecimientos de este mundo, anuncia y
da testimonio de lo que es vivirlos según
el designio de Dios.
Una Iglesia Misionera es…
5.- Una comunidad de creyentes que vive
urgida por el anuncio de Jesucristo (“¡Ay
de mí si no anuncio el Evangelio!”).
Es un anuncio explícito del Señor Jesús. Se
trata de compartir el don del encuentro
con Cristo” y “no podemos quedarnos en
espera pasiva en nuestros templos, sino
urge acudir en todas las direcciones para
proclamar que el mal y la muerte no
tienen la última palabra” (Ap 548).
Una Iglesia Misionera es…
6.- Una comunidad de creyentes que “está
llamada a repensar profundamente y
relanzar con fidelidad y audacia su misión
en las nuevas circunstancias
latinoamericanas y mundiales” (Ap 11),
Está en búsqueda de una fidelidad cada vez
mayor, que vive al soplo del “gran
creativo” -el Espíritu Santo- y, por lo
mismo abierta a los cambios necesarios
para ser sus anunciadores y testigos.
Una Iglesia Misionera es…
7.- Una comunidad de hombres y mujeres
creyentes que vive con las puertas
abiertas para acoger, es una comunidad
que no excluye, sino que incluye.
Es una comunidad que acoge la diversidad
como un don del Espíritu Santo para la
unidad (1 Cor 12, 4 – 11)
“en el Dios Trinidad la diversidad de
Personas no genera violencia ni conflictos,
sino que es la misma fuente de amor y de
la vida” (Ap 543)
Una Iglesia Misionera es…
8.- Una comunidad de discípulos misioneros
que está llamada a ser un signo e
instrumento de la transformación que el
Evangelio realiza en toda la historia
humana
Por eso busca…
Una Iglesia Misionera es…
“transformar mediante la fuerza del
Evangelio los criterios de juicio, los
valores determinantes, los puntos de
interés, las líneas de pensamiento, las
fuentes inspiradoras y los modelos de
vida de la humanidad que están en
contraste con la Palabra y el designio de
salvación“ (Ap 331; cf. EN 19).
¿Creemos que el testimonio del Evangelio es
siempre posible y urgente?, ¿en qué se
nota que creemos?
¿En que notamos (y en qué no se nota) que
estamos viviendo una Iglesia que
comparte las preocupaciones,
experiencias, luchas y angustias, gozos y
esperanzas de nuestro mundo?
Descargar

Una Iglesia Misionera