Familia Gómez Oropeza
Diciembre es el mes de la reflexión, hacer
una pausa en nuestra vida:
Para recapitular lo hecho y logrado durante
el año.
Por eso debemos agradecer a la vida los
momentos que compartimos durante el 2011.
Le agradezco en primer lugar a mi familia:
Durante el 2011 me acompañaron en mis primeros 50
años, compartimos grandes momentos en el deporte sobre
todo al jugar juntos en el mismo campo, grandes
satisfacciones con mis hijos ahora universitarios, y a pesar
de mi vida compleja, llegar a 21 años de matrimonio con
Rosario también fue estupendo.
Muchas gracias.
A las familias Gómez y Oropeza
Un matrimonio debe unir a las familias, por eso agradezco
también a mi familia de sangre y a mi familia política, el
aceptar junto con Rosario y mis hijos el compartir grandes
momentos, la esperanza y la fe que debe de unirnos para que
ninguno de nosotros se sienta sólo y cuando sea necesario
extendernos la mano.
Se los agradecemos de corazón.
A los amigos, que en el camino nos encontramos y
hacemos una pausa para compartir éxitos, momentos
inolvidables, días alegres y en algunos casos no tanto,
pero que nos han dejado satisfacciones y llenan nuestra
alma de vitaminas que fortalecen nuestro ser; aunque
nuestros caminos lleguen a separarse siempre
mantendremos el vínculo de la amistad.
Gracias a quienes nos han favorecido con su amistad.
A los alumnos les tengo que agradecer su
paciencia en este año difícil, con
demasiadas actividades que a veces no
permiten cumplir cabalmente con nuestras
funciones, y quiero comentarles que aunque
a veces no se dan cuenta, los maestros
aprendemos también de nuestros pupilos,
ya que los buenos alumnos exigen tener
buenos maestros.
Gracias a los que nos exigen ser mejores.
Si le gritas a la vida, está te
responderá a gritos, si la llamas
amablemente la vida te tratará con
amabilidad.
Recuerda el éxito no es resultado de
la casualidad sino de la causalidad.
Seamos felices este 2012.
Descargar

Diapositiva 1