Estudio
15
Dios
Revela su persona, sus
propósitos y
Sus Caminos
Basado en el libro Mi experiencia con Dios
de Enrique T. Blackaby y Claudio V. King
Siete realidades de la experiencia con Dios.
1. Dios siempre está obrando a nuestro alrededor.
2. Dios busca una relación de amor continua, real
y personal con nosotros.
3. Dios nos invita a unirnos a Él en su obra.
4. Dios habla por su Espíritu a través de:
a)
b)
c)
d)
La Biblia,
La oración,
La iglesia y
Las circunstancias,
para revelar su persona, sus propósitos y sus
caminos.
Después que habla:
a) Dios espera respuesta de su pueblo.
b) Dios revela su persona, sus propósitos y sus
caminos.
5. La invitación que Dios nos hace para trabajar
con Él, siempre nos llevará a una crisis de
convicciones que demandará de nosotros fe y
acción.
6. Necesitamos realizar ajustes importantes en
nuestra vida para poder unirnos a Dios en lo
que Él está haciendo.
7. Llegaremos a conocer a Dios por experiencias
en nuestro trato con Él, a medida que le
obedecemos cuando Él lleve a cabo su obra a
través nuestro.
TEXTO CLAVE:
“Porque mis pensamientos no son vuestros
pensamientos, ni vuestros caminos son mis
caminos, dijo Jehová”.
Isaías 55:8
“Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y
subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios
de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y
andaremos por sus veredas; porque de Sión
saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de
Jehová”.
Miqueas 4:2
INTRODUCCIÓN:
Ya hemos visto que cuando Dios habla a su
pueblo espera una respuesta de él.
Ahora nos haremos esta pregunta: Cuando Dios
habla ¿Qué es lo que le revela a su pueblo?
La respuesta es la siguiente, Dios a través del
conjunto de las Escrituras, habló para revelar
todo lo que quiso revelar con respecto a sí
mismo, su persona, sus propósitos y sus
caminos.
La realidad es que Dios desea que sus hijos
conozcan todo lo que es necesario conocer
para que podamos hacer su perfecta y santa
voluntad sin lugar a equivocación.
Dios también desea que entendamos que su
anhelo es que le conozcamos tal cual Él es, y tal
como Él hace las cosas.
I) DIOS REVELA SU PERSONA
A. DIOS NOS HABLA POR EL ESPÍRITU
SANTO
1.
Los creyentes tenemos que entender que
cuando Dios nos habla por el Espíritu
Santo, frecuentemente nos está revelando
algo de sí mismo. De alguna manera Dios
por medio de su Espíritu nos revelará algo
de sí, sea acerca de su nombre, sea de su
naturaleza o sea de su carácter. De esta
manera Él revela a sus hijos algo de su
persona.
2.
Es bueno recordar las palabras de Jesús
cuando nos dijo en Juan 16:13 - “Pero cuando
venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la
verdad; porque no hablará por su propia cuenta,
sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber
las cosas que habrán de venir. Él me glorificará;
porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo
que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de
lo mío, y os lo hará saber”.
3.
Esto nos indica que por el Espíritu Santo,
Dios nos revelará todo lo que necesitamos
saber acerca de su persona. Ciertamente, que
esta es una garantía de que lo que vamos a
recibir como revelación o información acerca
de Dios es fidedigno.
B. DIOS HA DADO MUESTRA DE QUE ÉL
SE REVELA A SÍ MISMO
1.
Esto es lo que queremos decir cuando
planteamos que Dios revela algo de sí
mismo al comunicarse con los hombres. Si
observamos algunos pasajes de las
Escrituras veremos lo que Dios reveló
acerca de su persona.
2.
Asimismo Dios declaró en Levítico 19:1,2 que
Él es santo, en Malaquías 3:6,7 reveló que no
cambia, y de igual forma, nuestro Señor
Jesucristo manifestó en múltiples pasajes del
evangelio de Juan, verdades como estas:
“Yo soy el que soy”.
“Yo soy el pan de vida”.
“Yo soy la luz del mundo”.
“Yo soy la puerta en el redil de las ovejas”.
“Yo soy el buen pastor”.
“Yo soy la resurrección y la vida”.
“Yo soy el camino, la verdad y la vida”.
“Yo soy la vid verdadera”.
3.
Cuando Dios se propone integrar a alguien a
su obra Él se revela a sí mismo, a fin de
ayudar a que esa persona crezca en fe y
pueda responder al llamado que Él le hace.
Cuando se reveló a Abram y le dijo que
tendría un hijo, le dijo que Él era el que lo
podía hacer todo. “Soy el Todopoderoso”. A
Moisés le reveló su naturaleza Santa “Soy
Santo”, etc.
C. DIOS SE REVELA A SÍ MISMO PARA
AUMENTAR NUESTRA FE
1.
Dios se revela para aumentar nuestra fe,
que es la que nos conducirá a la acción.
Tenemos que estar atentos para escuchar
lo que Dios nos dirá acerca de sí mismo.
Esto desempeñará un papel fundamental
cuando lleguemos al momento de
experimentar una crisis de fe.
2.
En el momento en que Dios se revela a sí
mismo:
• Tenemos que creer que Dios es quien dice
que es.
• Tenemos que creer que Dios puede hacer lo
que dice que hará.
• Tenemos que ajustar nuestra forma de pensar
a la luz de esta convicción.
• Tenemos que obedecer para comprobar que
estamos convencidos de que Dios es lo que
dice ser.
• Tenemos que conocer a Dios por medio de
nuestra experiencia con Él.
De esta manera vamos a saber que Él es
quien dice ser.
3.
Abraham supo que Dios era Todopoderoso
cuando Él se lo reveló, pero llegó a conocer
por experiencia que Dios era lo que decía ser
cuando Dios hizo en su vida lo que dijo que
iba a hacer. Cuando Abraham experimentó a
los cien años ver que había embarazado a su
esposa Sara de noventa años, entonces supo
que Dios era Todopoderoso y esto aumentó
su fe.
II) DIOS REVELA SUS
PROPÓSITOS
A. DIOS REVELA SUS PROPÓSITOS
PARA QUE CONOZCAMOS LO QUE ÉL
PLANEA HACER
1.
Cuando estamos en esta etapa de nuestra
experiencia con Dios, necesitamos saber
lo que Dios está por hacer o lo que Dios
está haciendo, ya que el objetivo es
unirnos a Dios para trabajar junto a Él. De
esta manera debemos estar atentos a la
revelación que Dios hará de sus
propósitos.
2.
Tenemos que recordar que lo que nosotros
tengamos en planes no es importante, sino
que lo importante es lo que Dios tiene en
planes hacer y es por esto que debemos de
entender que Dios habla siempre con el
objetivo de que conozcamos sus planes y
propósitos y nos ajustemos a ellos. Dios no
desea que sus hijos hagan agendas
individuales.
3.
En la Biblia vemos que cuando Dios se
revela, no viene para preguntarnos que
deseamos hacer para Él, sino que Él viene
para decirnos en su revelación lo que Él
desea hacer por medio de nosotros. En
Génesis 6 Dios viene a Noé para decirle lo
que Él haría con el mundo. Dios quería obrar
a través de Noé; Noé por tanto, tenía que
estar atento al propósito de Dios si quería
integrarse a la obra de Dios.
B. DIOS REVELA SUS PROPÓSITOS SIN
TOMAR EN CUENTA NUESTROS
PLANES
1.
No perdamos tiempo en estar planeando
cosas para nuestra vida, pues al fin y al
cabo
Dios
traerá
situaciones
que
cambiarán todos nuestros planes. A
menudo nos dedicamos a soñar sobre lo
que queremos hacer para Dios, colocamos
esos planes en nuestro propio orden de
prioridades y no nos damos cuenta como
Dios al final los transforma.
2.
Tenemos que ver lo que dicen las Escrituras
acerca de nuestros planes y propósitos con
respecto a Dios: “Jehová hace nulo el consejo de
las naciones, y frustra las maquinaciones de los
pueblos. El consejo de Jehová permanecerá para
siempre; los pensamientos de su corazón por todas
las generaciones” Salmos 33:10,11. Por otro
lado
dice
Proverbios
19:21
“Muchos
pensamientos hay en el corazón del hombre; más el
consejo de Jehová permanecerá”.
3.
Entendamos entonces que nuestros planes y
propósitos deben ser los planes y propósitos
de Dios, de lo contrario no podremos
experimentar a Dios obrando a través
nuestro. Si planificamos algo fuera del
propósito divino estaremos perdiendo
nuestro tiempo, ya que Él frustrará y
desbaratará nuestros planes para hacer
prevalecer los suyos. “Sepamos que las
mejores reuniones de planificación son las
reuniones donde oramos para descubrir lo
que Dios está haciendo a nuestro alrededor”.
C. LA PLANIFICACIÓN Y LOS
PROPÓSITOS DIVINOS
1.
La planificación es una herramienta
valiosa pero nunca debe constituirse en
un sustituto del designio de Dios. La
relación que llevemos con Dios es mucho
más importante para Él que toda la
planificación que podamos realizar.
Nuestro mayor problema al planificar es
que planificamos y ejecutamos las cosas
en nuestra propia sabiduría, cosa que
solamente Dios tiene el derecho de
determinar.
2.
Lo que estamos diciendo es que como
hombres no podemos saber el cuándo, el
dónde, ni el cómo de la voluntad de Dios,
hasta que Dios no nos lo diga. Dios desea
que lo sigamos a Él y no simplemente que
sigamos los planes que hemos hecho. Si
intentamos determinar todos los detalles de
su voluntad en una reunión de planificación,
corremos el riesgo de llevar a cabo esta obra
sin la unción de Dios y fuera de sus
propósitos, olvidando esa relación íntima y
diaria con Él.
3.
Planificar no es malo o incorrecto pero sí
tiene el peligro de querer llevar a cabo lo que
planificamos olvidando o sin tomar en cuenta
a Dios. Estemos preparados para permitir
que Dios interrumpa o redirija lo que
planificamos en el momento en que Él lo
desee. Dios quiere que lo sigamos, no que
sigamos un plan cualquiera que hemos
planificado.
III) DIOS REVELA SUS
CAMINOS
A. LOS CAMINOS DE DIOS SON
DIFERENTES A LOS CAMINOS DEL
HOMBRE
1.
Ya el profeta Isaías nos ha dicho lo que
Dios ha declarado con respecto a esta
verdad: “Porque mis pensamientos no son
vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis
caminos, dijo Jehová” Isaías 55:8. Además el
profeta Jeremías nos dice: “Conozco, oh
Jehová, que el hombre no es señor de su camino,
ni del hombre que camina es el ordenar sus
pasos” Jeremías 10:23.
2.
El cristiano tiene que entender que Dios
utiliza principios del reino para llevar a cabo
los propósitos del reino. Dios nos revela sus
caminos, porque ellos son la única forma de
llevar a cabo sus propósitos. Su objetivo es
siempre el de revelarse a las personas para
llevarlas a una relación de amor con Él, de tal
manera de que las personas conozcan la
redención en su hijo Jesucristo.
3.
De esta forma, Dios va a revelar a esas
personas redimidas, a los creyentes, cuáles
son sus caminos, cuál es la senda por donde
debemos caminar para llevar a cabo lo que Él
desea que hagamos. Él viene a dar
cumplimiento a sus propósitos a través de
nosotros, y lo va a hacer a su manera y en su
tiempo.
B. LOS CAMINOS DE DIOS SON
CONTRARIOS A LOS CAMINOS DEL
HOMBRE
1.
Debemos recordar las palabras del profeta
Isaías cuando dice: “Todos nosotros nos
descarriamos como ovejas, cada cual se apartó
por su camino” Isaías 53:6. Esto nos indica
que “todos” los hombres estamos
extraviados de los caminos de Dios, es por
tanto que si Dios no se dispone a
revelarnos sus caminos, todos seguiremos
sendas extrañas a los propósitos y planes
de Dios.
2.
Tengamos cuidado, pues nuestros caminos
nos podrán parecer buenos, hasta quizás
disfrutemos en cierta medida del éxito del
camino que llevamos. Pero cuando hacemos
la obra de Dios a nuestra manera, nunca
veremos el poder de Dios en lo que hacemos.
Es por esto que debemos estar atentos a los
caminos que Dios revela, para que podamos
cumplir los propósitos divinos y no nos
hallemos ejecutando nuestras propias obras
y nuestros propios planes.
3.
Cuando estamos apercibidos de la revelación
de los caminos divinos, entonces vamos a
reconocer y vamos a darle a Dios toda la
gloria de lo que hacemos, pues sabremos
aceptar que lo que somos y lo que hemos
ejecutado lo hemos llevado a cabo porque
hemos transitado por los caminos de Dios.
Caminos que serán más estrechos que los
nuestros, pero son los caminos del reino de
Dios.
C. CAMINAR POR LOS CAMINOS DE
DIOS IMPLICA CONFIAR EN DIOS
MISMO
1.
Si estamos en los caminos de Dios
debemos depender de nuestra relación
con Él y de lo que Él nos está indicando
que hagamos y sigamos. Ahí está el
Espíritu de Dios, ahí está el recurso de la
oración y de la Palabra revelada, ahí está
la sabiduría de Dios para ser impartida a
todo el que la pida, todo esto lo ha puesto
Dios a nuestra disposición para que
sepamos caminar junto a Él en su
sabiduría.
2.
Muchas veces somos como los discípulos
del Señor, quienes en el monte no apelaron a
los caminos del reino, sino que dijeron al
Señor al recibir la orden de que fuesen
alimentados, ¡envíalos a sus casas! Pero Jesús,
aplicando los principios del reino y tomando
el camino de Dios, los hizo sentar, oró y los
alimentó con 5 panes y 2 peces.
3.
La obra de Dios será llevada a cabo por los
caminos del reino y con los recursos del
reino. Oremos hermanos para que Dios nos
muestre sus caminos y podamos llevar a
cabo su obra. Digamos como dijo el Profeta
Miqueas cuando expresó en (4:2) estas
palabras: “Vendrán muchas naciones, y dirán:
Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del
Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y
andaremos por sus veredas; porque de Sión saldrá la
ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová”.
CONCLUSIÓN:
Amados hermanos, Dios quiere que lleguemos a
conocerlo y a seguirlo.
Cuando nos habla, Él se revela a fin de que
tengamos fe para confiar en Él, frente a la misión
a la cual nos llama.
Él revela sus propósitos para que nos
involucremos y nos comprometamos en su obra,
y no en lo que hemos soñado que podríamos
hacer para Dios.
Dios revela sus caminos, a fin de que Él pueda
realizar su trabajo a través de nosotros, de
manera tal que Él reciba toda la gloria.
AMÉN
CRÉDITOS
Al Dios de los cielos y a Nuestro Señor Jesucristo,
que por medio de su gracia y misericordia,
puso en nuestro corazón diseñar esta presentación,
para ser presentada originalmente en la
Iglesia de Convertidos a Cristo,
en Santo Domingo, República Dominicana.
Basado en el libro Mi experiencia con Dios
de Enrique T. Blackaby y Claudio V. King.
Puedes utilizar esta presentación
todas las veces que quieras,
siempre que respetes el derecho de autor
y conserves esta nota al final de la misma.
El pastor José Mallén Malla, quien suscribe,
agradece tanto sus oraciones como sus comentarios.
Si desea recibir esta presentación puede contactarme
en la siguiente dirección E.mail
[email protected]
2003-2008
http://www.convertidosacristo.org
Descargar

LA ORACIÓN - Iglesia de Convertidos a Cristo