OTRA VEZ NOCHEBUENA
DISEÑO Y CREACIÓN DE
FANCISCO HENRÍQUEZ.
VERSOS DE SU AUTORÍA
Y CITAS DE POETAS DE RENOMBRE.
GRABADOS Y MÚSICA DE PROPIEDAD UNIVERSAL
NAVIDAD 2011
Al final está lo bueno/ no se pierda ese final.
EL PESEBRE
OTRA VEZ NOCHEBUENA
Nochebuena aparece por la granja
–la granja del Señor y de la Vida –
la paloma del tiempo yace herida
en la margen opuesta de la zanja.
Un arcoíris, de radiante franja,
anuncia desde el cielo su caída,
y damos otra vez la bienvenida
con el vino, la nuez y la naranja.
Después del regocijo de la Cena
se ha quedado vacía la alacena
y la noche parece huerto oscuro.
Dios ha cumplido su tarea enorme
pero la Humanidad es inconforme…
¡y siempre sueña con mejor futuro!
Francisco Henríquez
FELIZ NAVIDAD 2011
Y AÑO NUEVO 2012
REFLEXIÓN EN TIEMPO DE NAVIDAD
El niño que nació en aquel Pesebre,
–entre regalos de abundante sobra
según testigos de la ingente obra–
fulgía de ternura y de alta fiebre.
Fue de la paz el soñador y orfebre:
mas el empeño de su afán zozobra,
porque la noble idea no recobra
aunque el humano ciego la celebre.
Pretendía zurcir a un mundo roto,
pero ese amanecer está remoto:
Al Pesebre tomaron las harpías.
Cacto crecido en el
jardín de los Henríquez
Y vemos agotarse en una hoguera,
sin salvación, la humanidad entera…
¿Aún esperan por Él las almas pías?
Francisco Henríquez
2010
UN SIGLO DESPUÉS
(Corría el año 2110)
Un siglo misterioso trascurría...
y gentes con opuestos ideales,
juntaron las razones desiguales
que desarmonizaban la armonía.
Han sido para mi daño
en la vida que disfruto
un siglo cada minuto
una eternidad cada año.
El dolor y el desengaño
forman parte de mí mismo,
y el torpe materialismo
de esta edad indiferente
cubre de sombras mi frente
y abre a mis pies un abismo.
Gaspar Núñez de Arce, España
El abismo que al mundo dividía
fue un reguero de notas musicales,
y por montes y prados y rosales
de la Paz el fulgor se repartía.
Cada humano tomó lo que era justo
-ni de más ni de menos ni por gustoEl prójimo encontró el lugar debido.
¡AI fin, por la llanura de la Tierra
sin odios, egoísmo, sed o guerra
el hombre no marchaba dividido!
Francisco Henríquez
2009
¿¡NAVIDAD!?
Sacude un Atlas negro su melena
percudida de aceite y nubes grises.
Hechos ríos de sangre los países
desembocan sus males en la arena.
¿Cómo será la Humanidad futura?
Yo me la finjo llena de nobleza,
yo me la finjo llena de hermosura.
Ni negocios, ni guerras, ni tristeza,
ni turbas proletarias cuya dura
misión es vegetar en la pobreza
mientras el rico, en insolente holgura,
apacienta sus piaras de pereza.
Amado Nervo, México
El conflicto del hombre desordena
la paz del huerto, y rostros infelices
se asoman a mostrar sus cicatrices
en las barandas de la Nochebuena.
¡Y qué ven las pupilas con horror
donde mismo naciera el Redentor,
sino llamas al pie del monte altivo!
¿Dónde ha ido la luz del hado bueno?
¿Dónde está la señal del Nazareno?
¿Dónde el pan, la paloma y el olivo?
Francisco Henríquez
Navidad 2006
LA CASA DE DIOS
Dios está aquí donde yo estoy, no donde
me quieran convencer que Dios está
Si siempre que lo llamo me responde,
¿por qué debo buscarlo más allá?
Ese ilustre mortal lleno de hastío
era pobre al nacer; mas, rico ahora,
mirando a su palacio, siente frío;
¡cuando se acuerda de su choza, llora!
Ramón de Campoamor, España
***
Hay en el mundo suficientes bienes para
satisfacer las necesidades del hombre,
Dios no huye de mí; no se me esconde,
ni cambia, ni se muda ni se va.
Para que cerca de mi vida ronde,
me basta con llamarlo y, viene ya.
¡Que la casa de Dios es la erigida
para adorarlo con pasión ungida,
contradice un principio de razón!,
pero no para saciar so codicia.
pues la casa de Dios es esa casa
en la que el hombre con su fe se abrasa
y lo quema el incienso de la unción.
Mahatma Gandhi
Francisco Henríquez
1991
NAVIDAD 1992
Para que el resplandor de la Inocencia (*)
vuelva y alumbre las reconditeces
del alma, con sus aves y sus peces,
el Cielo se abre por su transparencia.
Hijo el hombre es de Dios, y Dios del hombre
Dios no solo nos cuida la existencia
una vez cada un tiempo; muchas veces
al año, con sus himnos y sus preces,
nos alivia el temblor de la dolencia.
hijo; ¡Tú, Cristo con tu muerte has dado
finalidad humana al Universo
y fuiste muerte de la Muerte al fin.
Miguel de Unamuno, España
A la orilla de un huerto decembrino,
bajo el toldo punzante del espino
que crece el leño de futura cruz...
Estudio la liturgia de esta edad
donde espera la pobre Humanidad
que vuelva el Mensajero de la Luz.
* Verso del soneto de Alicia Delaval
Francisco Henríquez
TIEMPOS OSCUROS
Hice un nido de sirios en la Altura
para un mundo que pía sin consuelo.
Lo rocié con la miel de la cordura
por un árbol crecido desde el cielo.
¡Rey de los Reyes! ¡Dios de mis abuelos!
Vos sólo sois mi defensor, ¡Dios mío!...
Todo lo puede quien al mar sombrío
olas y peces dio, luz a los cielos,
fuego al Sur, giro al aire, al Norte hielos,
vida a las plantas, movimiento al río…
Gabriel de la Concepción Valdés,
“Placido”, Cuba
Invente sobre el nido la más pura
de todas las sonrisas. El anhelo
en el nido emplumó, con la premura
de quien busca más sol para su vuelo.
Sabemos que a Jesús, seres impuros
le partieron el alma: vientos duros
apagaron su estrella... Con la fiebre
del odio, lo acosaron en la orgía.
¡Pero el mundo lo espera todavía
al calor celestial de su pesebre!
Francisco Henríquez
1993
TODO VIENE DE DIOS *
Todo viene de Dios, hasta lo adverso.
Con su influjo organiza y desordena.
El sacude a los vientos la melena
y se mueve, a su paso, el universo.
El dominio de Dios es tan diverso
que lo mismo desata que encadena,
e impone su perdón o su condena
igual al inocente que al perverso,
Me crucifican y yo debo ser la cruz y los clavos.
Me tienden la copa y yo debo ser la cicuta.
Me engañan y yo debo ser la mentira.
Me incendian y yo debo ser el infierno.
Debo alabar y agradecer cada instante del tiempo.
Mi alimento es todas las cosas.
El peso preciso del universo, la humillación, el júbilo.
Debo justificar lo que me hiere.
No importa mi ventura o mi desventura.
Soy el poeta.
Jorge Luis Borges, Argentina
•Tomado de “ Antología de la Poesía Oral-Traumática y
Tanántica …
•Frente de Afirmación Hispanista, A.C.
Su fuerza nos desbanda o nos controla.
Nos da con los vaivenes de la ola.
Del relámpago enciende el alboroto.
Sopla para que crezca el huracán.
Le atiza las tinieblas al volcán
y nos habla a través del terremoto.
Francisco Henríquez
1994
II
Todo viene de Dios: El río manso,
y ese mar, que, fantástico, sereno,
tendido duerme como un ángel bueno
que en dulces horas recibió descanso.
Viene en la suave candidez del ganso,
en la savia del árbol y en el heno.
En la gracia de un halo Nazareno
sobre el techo del bíblico remanso.
…Y era una mañana pura
llena de sol y de trinos.
El sol besaba los campos;
el aire rizaba el río.
Las sabanillas de niebla
dejaban el prado limpio,
para arrollarse a los pies
del monte, ingente zafiro.
Y viene con la flor en el aroma,
en el vuelo sutil de la paloma,
en el beso ardoroso que nos quema,
en el claro fulgor de la mañana,
en el fresco bullir de la fontana
y en la música ardiente del poema.
Manuel Machado, España
Francisco Henríquez
1994
¡SE ESPERA OTRO DILUVI0!
Ya es hora de volver a la comarca
que un celeste fulgor cubriera un día,
y envueltos en un manto de armonía
deshacemos del mal que nos abarca.
Preocupado por este asunto
me dediqué a aclarar las cosas.
Busqué a los sabios sacerdotes,
los esperé después del rito,
los aceché cuando salían
a visitar a Dios y al Diablo.
Cuando llegó mi oportunidad
les largué unas cuantas preguntas,
ellos me ofrecieron quemarme:
era todo lo que sabían.
Pablo Neruda, Chile
Nobel de literatura
Si el ámbito del mundo es una charca
que en toda su extensión esta vacía,
¿qué apremio entonces el Señor vería
en quienes piensan reinventar el Arca?
Somos libres de optar por el suicidio,
pero el daño de aquel "humanicidio"
no puede repetirse con sus lodos…
En caso de que hubiera otro diluvio,
tiene que ser que por un sacro efluvio
¡nadie se salve o nos salvemos todos!
Francisco Henríquez
1994
EL MENSAJE DESOIDO
El mensaje llego junto al alero
del pesebre. La noche, detenida,
sollozaba en la sangre de la herida
del hombre -maltratado prisionero-.
Pero fue desoído el mensajero
y su santa misión, desconocida.
Lo hicieron devolver su propia vida
en la hirsuta inclemencia del madero.
“Nunca los hombres sabrán
por qué en el cerebro humano
como en el hondo oceano
las olas vienen y van.
Gaspar Núñez de Arce, España
Dos milenios después de la ocurrencia
consumimos el tiempo en la creencia
de que es base del símbolo más fuerte.
Aunque dure mil siglos la tardanza
no queremos perder esa esperanza
¡y vagamos con ella hasta la muerte!
Francisco Henríquez
1996
LA HORA UMBRIA
Como un rezago de fulgor occiduo
se muere en el crepúsculo la huella
del último reflejo, y una estrella
se detiene a morir en su residuo.
El ojo observador del ente asiduo
que sigue la neblina en que destella
el vago resplandor de la centella,
rescata del misterio al individuo.
¡Verso, nos hablan de Dios
adonde van los difuntos:
verso, o nos condenan juntos,
o nos salvamos los dos!
Sin aliento se abraza de la sombra
El grito de la casa que lo nombra
tan solo será un eco si retumba
José Martí
en los mármoles fríos de los muros
que protegen celosos los oscuros
y cuadrados confines de ultratumba.
Francisco Henríquez
1996
NOCHEBUENA
Ya vuelve Nochebuena empurpurada
con tintes que diciembre le ilumina.
La cumbre de la noche se enverdina
y en halitos de paz queda extasiada.
Celebran los creyentes la llegada
de un alto mensajero que camina
los senderos del mundo. Voz divina
que deja la visión transparentada.
En las largas noches
del helado invierno,
cuando las maderas
crujir hace el viento
y azota los vidrios
el fuerte aguacero,
de la pobre niña
a solas me acuerdo…
Gustavo A. Bécquer, España
La causa de seguir vagando a oscuras.
es la suerte que al hombre le ha tocado
por dudar de su padre y de si mismo...,
pues el gran Hacedor, con manos puras
ha tiempo que el fulgor le ha señalado
¡a unas horas de luz del gran abismo!
Francisco Henríquez
Alacena de Miami, 1995
MIS DUDAS
Las fuerzas misteriosas y absolutas:
El trueno, el huracán, el terremoto,
todas se deben al control remoto
de un Poder que las cree diminutas.
El fuego arrasa sin trazarse rutas
y destruye a su paso el verde soto.
El volcán hace arder el monte roto
y convierte sus cerros en virutas.
...Solo algún alma insensata,
en momento tan aciago,
culpa al at viento estrago
y no a Dios que lo desata.
Caspar Núñez de Arce, España
El mar se sale de sus hondos cauces
para engullirse con feroces fauces
lo que substrae del Edén Terreno.
Si ese Poder la tempestad desata,
y después que construye desbarata.
¿por qué se toma como signo bueno?
Francisco Henríquez
1996
COLMENAR DE SALMOS
Estamos casi a fines de un milenio
en que la ciencia conquisto la Luna.
y aunque poco ganó nuestra fortuna
cubrió la gloria el terrenal proscenio
Mas no ha podido concebir el genio
como salvar al mundo de la hambruna,
o aliviar a los tristes, que, sin cuna,
perecen como el hombre primigenio
“Si a tanto loco perverso
tratáramos de encerrar,
preciso era circundar
de muros el universo”.
Antonio Plaza, México
Si no fuera por tanta hipocresía,
a la humana ambición le bastaría,
de la tierra usurpada, con dos palmos
Igual que, si sus bienes compartiera,
el valle inmenso en que vivimos fuera
¡como un inmenso colmenar de salmos!
Francisco Henríquez
1996
INCENDIO (Díptico)
(En tiempos actuales)
VICTORIA SOBRE EL TIEMPO
Dios tiene que sentirse muy ocupado
frente al incendio que la Tierra abrasa,
¡Desde el balcón de su celeste casa
mirara, con asombro, lo incendiado!
Por fin la vida es mía...
He pasado la antorcha...
El viento, al azotar sobre la llama,
ha de hacerla mas grande y mas roja...
Hoy he vencido al tiempo...
He pasado la antorcha,
y es mía, o casi mía,
la mano juvenil que la enarbola...
¡Una voz, en la fuga de los años,
ha de acabar la comenzada estrofa!...
^Como apagar el fuego desatado
que lo mejor del Paraíso arrasa?,
¿será un diluvio de candente brasa
que ni siquiera tengo programado?
Enrique González Martínez, México
¿Prepara el Hacedor algún compendio
para que el « alma» del voraz incendio
no termine en el borde del abismo?
¡En verdad, lo que veo no me gusta!
es que si el mismo Creador se asusta,
¡quiere decir que espera un cataclismo!
II
Grave fogata con pavor rojizo
quema los templos de Jerusalén
y el clamor se repite por Belén
martirizado de sufrir plomizo.
ALEGORÍA
Diferente a la noche del hechizo
se ve la noche del sagrado Edén:
• ¡Faltan la Paz y la pasión del Bien;
falta el amor y el rezo del bautizo!
El orfebre golpeaba hora tras hora
sobre la piedra de encendida
entraña:
un granate opulento
de sangre densa y cálida.
La faceta surgía, recogiendo
la claridad difusa y planetaria
de la noche, como un ojo sombrío
inyectado de cólera satánica.
Faltarán, con los bíblicos jinetes,
los camellos cargados de juguetes…
El Jordán, cabizbajo, como un ojo
Luis Palés Matos, Puerto Rico
Escrito en la Navidad del 2001
que ante el pánico vivo, lagrimea,
mezclará todo el llanto de Judea
con la fe de salitre del Mar Rojo.
Francisco Henríquez
NAVIDAD TARDÍA
Todo es claro y sereno; ni la nieve
ni el cierzo del azul descongelado
pasarán este invierno por el prado
donde enero florido canta y llueve.
LA CENA
“Tomad mi cuerpo: Bebed
mi sangre…” Y el pan y el vino
trazan el mismo camino,
sorbos de la misma sed…
Todos le miran… La red
se va cerrando… ¡Qué dudas
transitan las caras rudas!
¡Y alumbra la misma la luz
la sonrisa de Jesús
y la conciencia de Judas!
No perturba la paz ni la más leve
brisa del norte que parece helado
donde todo se enflora en ordenado
concierto natural que Febo mueve.
Junto al amplio contorno del bajío
cual sierpe de cristal serpea el río
sobre piedras de mágica blancura.
No se sabe que trino ni que mano
hicieron que la caja de este piano
de repente vibrara en la llanura.
Francisco Henríquez
2008
Norman Rodríguez, Cuba
SEIS DEL MES SEIS DEL AÑO SEIS
Este seis del mes seis del año seis
os procuro el mejor de los regalos:
que os liberéis de los trajines malos
que en las noches de vicio sostenéis.
ANHELO DE PRESENCIA
¡Presencia de Dios punzando
con dardo de amor el alma!
Si tanto en punzar insiste,
¿por que no abrasa mi entraña?
Rómpase mi pecho amargo
Hágase amor tu mirada…
¡Que tus pupilas, Señor,
fundan mi nieve en su brasa!
Presencia de Dios... si punzas,
abre de una vez la llaga...
¡Y añádase tu figura
a tu presencia en mis ansias!
Fray Gonzalo de Córdoba,
A los supersticiosos nunca deis
cabida ni en el alma ni en los halos
de la casa del Ser. ¡A piedra y palos
echadlos del lugar si vos los veis!
Ninguna mente que se intranquilice
con lo que el vulgo trasnochado dice
puede tener, al fin, una paz propia.
Vosotros que gozáis en esta farsa
bailadores seréis en la comparsa
de una copia copiada de otra copia.
Francisco Henríquez,
06/ 06/ 06
REFLEXIÓN FINAL
Hoy te vi subir la loma
como noble legionaria
cantándole una plegaria
a Dios en sereno idioma.
Alzó el vuelo la paloma
del Amor y de la Paz,
que Dios Divino es capaz
de crecerse en hortaliza
donde duerme la ceniza
después de fuego voraz.
Dios es más rosa que ortiga
y es más perfume que rosa,
más que perfume una cosa
que cura sombra y fatiga.
Nada importa lo que diga
la bruja del genio aciago,
Dios nos salva del estrago
y de la humana tragedia
porque los males remedia
con don de celeste mago.
Todo el mundo acude a Él
cuando ve la muerte prieta
o cuando el dolor aprieta
bajo el rigor de la hiel.
Es que Dios es luz miel;
tibio manto contra el frío...
¡la gente grita Dios mío
calma este desasosiego,
si la abrasan en el fuego
o la arrastran en el río!
MAGIA
Estoy viendo como quien
sueña en una noche triste,
paisaje que ya no existe
con ojos que ya no ven.
Magia de supremo bien
hay en el recuerdo mío,
cuyo visual poderío
desde un mirador profundo,
está repoblando el mundo
que se me quedó vacío.
Jesús Orta Ruiz, Cuba +
Francisco Henríquez
“Indio Naborí””
2010
De su libro “Con tus Ojos Míos”