Bibliotecas para bebés: una
relación permanente con la
lectura por placer.
Lic. Armenia Mazar Jiménez.
38o. Reunión Nacional de Bibliotecarios
Buenos Aires, Abril 18 a 21, 3005
1
Resumen
• Propuesta para familiarizar al bebé con la
lectura. Un método sencillo para facilitar
un disfrute con los libros y promover la
lectura con afecto a través del juego. Una
vía al acercamiento permanente del bebé
con la lectura para que durante el proceso
de aprendizaje escolar, pueda sobrellevar
el proceso de alfabetización con el hábito
de lectura adquirido.
2
Objetivos de la
Propuesta
• Fomentar la lectura por placer cuanto
antes.
• Crear en la biblioteca un espacio
interactivo, seguro y lúdico para el
acercamiento físico y creativo del
bebé con el mundo de las palabras y
las imágenes.
3
• Desarrollar una relación lúdica entre
el libro y los bebés.
• Trasmitir al niño de modo eficaz,
estructuras útiles que desarrollen sus
habilidades de comunicación.
• Contribuir a la adquisición del hábito
de la lectura de forma fácil y grata.
4
• Provocar un acercamiento del bebé
con los libros de modo contundente y
regular antes de enfrentar el reto de
la vida escolar.
• Convertir los libros en objetos
cotidianos y compañeros de juegos
ante los ojos del bebé .
5
• Crear un vínculo afectivo y permanente
entre el bebé-la biblioteca-los libros-la
familia y la lectura.
• Facilitar que el niño vislumbre sus espacios
cotidianos, rutinas e intereses en su
relación con los libros.
• Aprovechar la etapa primera del desarrollo
infantil para estimular en el bebé la
creatividad y el talento.
6
• Crear lectores que sepan escoger sus
lecturas y las disfruten.
• Desarrollar a los futuros usuarios de
bibliotecas “virtuales” o físicas,
capaces de “navegar” o moverse con
seguridad por el mundo de la
información.
7
• Acompañar al niño en su adquisición
de hábitos y conductas para facilitar
su integración a la biblioteca, su
pueblo, el país y el mundo que
construya.
• Recrear el entorno cultural que la
biblioteca como institución tiene para
asumir una función educadora.
8
Antecedentes
• Elga Cavadias – IFLA La Habana 1994
• Mercé Escardó – Bibliotecaria
catalana
• Bebeteca – Sala Infantil de la
Biblioteca Nacional José Martí, Cuba
• Inaugurada en Septiembre 1995
9
Crear un lugar para los bebés,
es tan fácil como quitar en vez
de poner…
• Desde las consabidas carencias materiales
de la Isla de Cuba, el procedimiento se
solucionó limpiando una antigua alfombra
de la sala del cuento. Y como el milagro
acompaña a los creyentes, pude contar con
una reciente donación de flamantes libros
infantiles en idioma inglés, ciertamente tan
atractivos que después de una corta
exposición, formaron parte de mi acervo.
10
• Con un modesto llamado a través de radio y
televisión, convoqué a las familias
interesadas en fomentar hábitos de
lectura en sus bebés, a partir de un año y
hasta antes de ir a la escuela.
• Esta es la historia de cómo encontré este
camino y del milagro cautivador que puede
culminar con un lector a pesar de los
pesares.
11
¿Por qué en la
Biblioteca?
• En la actualidad proliferan múltiples
espacios para la estimulación
temprana con bebés y sus familiares.
• Son espacios principalmente lúdicos y
por ende muy atractivos a los padres
y los niños, en este orden.
12
Este es un espacio en la
biblioteca infantil para los
bebés.
• Este proyecto establece en principio habilitar
un espacio, suficientemente versátil, como para
facilitar la intimidad que la lectura requiere y
el contacto del bibliotecario con el grupo de
bebés.
• Deberá ser atractivo, mientras no desvíe su
objetivo fundamental y agradable en cuanto a
temperatura y comodidad.
• Será tan limpio, como sea posible y totalmente
seguro.
13
Principales herramientas o
pertrechos indispensables
•
•
•
•
•
•
•
Libros
La lectura
El cuento
Música
Poesía
Expresión corporal
El Juego
14
El Juego
• El juego es el hilo conductor de todo
el proceso de conceder un espacio
vivo al libro dentro del entorno del
bebé.
15
¿Por qué a través del
juego?
Durante los primeros meses de vida el bebé
perfecciona y diversifica muchos hábitos:
escuchar, hablar, comer, caminar....es
notorio el progreso de una semana a otra,
incluso de un día a otro; podría creerse que
el bebé posee una disposición innata a
perfeccionarse, a hacerse más eficiente.
16
• Para crear un vínculo entre el bebé y libro
como objeto placentero, divertido y
animado estamos obligados a recurrir al
juego.
• Si el vínculo además es eficiente,
repercutirá en el niño de manera inmediata
y permanente. Su entorno familiar lo
constatará.
• Acota Jackie Silberg: “Los juegos son
experiencias de aprendizaje muy valiosas
para los bebés” , sin embargo, el juego es
el detonante para cada aprendizaje
permanente.
17
• ¿Cada vez se achica más el período de la
infancia?, ¿empiezan a jugar antes los
niños o se juega menos ahora?
• Una biblioteca para bebés, apuesta porque
la etapa lúdica se diversifique y extienda
creando vínculos permanentes entre el
libro, el juego y la lectura.
18
• Creo en el efecto lúdico, si se pretende
fomentar un vínculo permanente con la
lectura en las primeras edades no se
deberá desestimar el poderoso hechizo que
el juego desempeñará en el hábito de ver al
libro como un objeto placentero, afectivo
y cotidiano.
• Un objeto que el niño comparta con afecto
y le extienda el gozo, aún cuando no estén
las personas que detonaron el proceso de
placer: Objeto-Juego-Juguete-LibroLectura
19
Pilares
• Este encuentro en
la Biblioteca
abarcará tres
aspectos de la
promoción de la
Lectura
lectura.
Libro
JUEGO
Lector
20
El juego
• Incluir el libro dentro del entorno
lúdico del bebé adquiere en estos
primeros años un efecto
trascendente para una relación
permanente con la lectura.
21
La lectura
• Cuanto antes mejor, y vale considerar la
disposición a la lectura con los bebés alrededor
de los 6 meses, puesto que un niño sano, ya
sostiene y/o manipula objetos.
• Los bebés son expertos en decodificar estados
de ánimo. También pueden “leer” formas y
colores, yo agregaría también ritmos, olores y
volúmenes.
• No estimular o ignorar esta habilidad inherente
al desarrollo del bebé sería un desperdicio.
22
Libros para bebés
• Recurro al buen juicio de los bibliotecarios
-sobre todo los experimentados en el área
infantil- los libros para bebés deben ser
especialmente objetos atractivos, seguros,
flexibles y si se puede hasta lavables.
Pueden tener música o ser de cartón, con
diferentes texturas, pero los de comenzar,
serán especialmente bellos.
23
Libros para bebés.
• Algunos promotores con buenas
intenciones impulsan el uso de
revistas, periódicos y libros de
cualquier tipo, sin ninguna
discriminación, no recomiendo
recurrir aún a estos soportes si se
puede evitar.
•
24
• Es recomendable utilizar libros
diseñados especialmente para
bebés, podrán ser de tela y
plástico elaborados con pinturas
especiales previniendo el natural
contacto con la boca y facilitando
un lavado frecuente para evitar
contagios entre los niños.
25
• Las ilustraciones con imágenes muy
atractivas facilitarán la conversación
sobre situaciones familiares para el niño
y el uso de objetos cotidianos a su
entorno.
• Estos libros especialmente diseñados
para el bebé contienen estimulantes
colores y formas que atraen la atención
del niño, pero además facilitan el
contacto físico por el uso de materiales
que permite que el niño los pueda
manipular y tirar a su antojo.
26
• En realidad, no se requieren
tantos libros, ni la inversión será
tan fuerte, con menos de 20
ejemplares se podrá comenzar,
confíen en el efecto multiplicador
de la experiencia, vendrán los
mecenas.
27
• Si pueden, usen libros para bebés,
mantendrán un buen fondo y dejarán
a los padres la opción de usar otros
materiales “si así lo quieren”
• Es muy fácil contagiar a un bebé cuyo
sistema inmunológico es aún frágil,
con los múltiples materiales tóxicos.
Tomen precauciones.
28
• Libros bellos, sumamente atractivos,
como juguetes, con música, espejos,
imágenes ¿qué más es necesario, si
fomentar la lectura es nuestro
objetivo fundamental?
• Los otros soportes de lectura
vendrán después, no faltará mucho.
29
Temas
recomendados
• En las primeras etapas del desarrollo del
infante será recomendable escoger libros
con temas reconocidos por el bebé en su
entorno:
• Otros niños, el cuerpo humano, mamá,
rutinas de alimentación e higiene,
familiares, juguetes, mascotas y/o
animales, música, lo fundamental será
seleccionar temas reconocibles para el
bebé en imágenes y sonidos que despierten
su curiosidad.
30
31
La Música
• Un elemento eficaz y encomiable en este
proyecto es la música.
• Confiando en el poder de convocatoria de
la música, es conveniente recurrir a las
rutinas, una misma canción para animarlos a
entrar al espacio y otra canción para la
despedida que sugiera el adiós, o el “hasta
pronto”. Los bebés gozan con las
repeticiones. Les encantará.
32
• Aconsejo el uso de la música con
mesura, con un objetivo claro: para
ejercer el sortilegio de insinuar,
sugerir y /o estimular.
• Utilizar la música en forma
indiscriminada, o en exceso podría
desviar la atención y crear confusión.
33
Expresión corporal
• Es otra forma de “organizar el juego” porque
marcará el ritmo –a veces con música- facilitando
al bebé ejercer la lectura, encantado por
descubrir el efecto gozoso de la sonoridad y
repetición de palabras, acompañadas de
movimiento, para así recrear situaciones que
provocarán alegría en los niños y los entusiasmará
a imitar por contagio y regocijo e involucrarse
activa y gustosamente con el grupo.
•
Con la expresión corporal, de manera asombrosa
el niño aprenderá a reconocer las partes del
cuerpo involucradas en los movimientos incluso si
no habla.
34
• Textos sonoros, con armonía, cortos y
contagiosos facilitarán que el niño se
anime mientras concentra su atención en el
ritmo de las palabras y el gozo de imitar
los movimientos.
• Convendrá tener para el préstamo a
domicilio ejemplares con nanas, rondas,
retahílas y poesías de las utilizadas
durante la sesión para que el bebé los mire
y lea en casa con su familia.
35
• Durante las sesiones, el familiar
acompañante juega con el infante,
repite, conmina y estimula en
exclusiva la atención del niño para que
disfrute –con seguridad- el sentido
del juego, el movimiento y las
paabras.
36
• El ritmo es vital para los lectores y
está directamente asociado con los
niveles de comprensión de la lectura.
• Si es posible establecer una cadencia
entre palabra y movimiento de
manera divertida, el resultado será
mejor.
37
• Contribuiremos a estimular las
capacidades de comprensión y
expresión en el bebé mientras
comparte con afecto el aprendizaje
desde una lectura animada y gozosa.
38
El cuento
• Es necesario tener a mano cuentos
sencillos.
• Durante las primeras sesiones en la
Bebeteca de La Habana, inventé historias
realmente cortas, simulé que el cuento
salía de un libro y después continuaba
contando por el salón
• Era chistoso ver cómo al terminar el
cuento los bebitos intentaban recuperar el
libro, supongo para recurrir a las imágenes.
39
• El bibliotecario se convierte en un
multiplicador del proceso de la lectura, por
lo tanto deberá recurrir a una de las más
contundentes herramientas del milenario
arte de encantar a través del hechizo de
las palabras: contará a los niños.
• Si el bibliotecario narra cuentos, aún
cortos y sencillos, pero atractivos,
obtendrá de manera asombrosa la atención
del bebé
40
• Y encontrará dentro de los
acompañantes del bebé a
colaboradores fieles que lo imitarán
contando cuentos a los niños,
convencidos del poderoso efecto de
la narración oral.
41
• Un bibliotecario que utilice la
narración, no pretenderá que todos
los bebitos tengan los ojos puestos
sobre él
• Ni con la lectura en voz alta y el libro
como protagonista, podría
garantizarse la atención de todos los
bebés
42
• La buena noticia es que el bebé posee
una innata capacidad para atender,
aún cuando pareciera no estar
interesado o escuchando.
• Y habrá momentos en que esa
atención será prácticamente total y
unánime.
43
• Aún en el peor de los casos eviten el
volumen alto y mucho más los gritos
• Nunca será bueno asustar a un bebé y
contagiar al resto del grupo con un
llanto que se propague a todos
• Sean pacientes y esperen que los
bebés se acerquen a ustedes, cada
niño tendrá su ritmo
44
• Acercamientos demasiado
intensos o efusivos no
ayudarán, los niños se
acercarán sólo cuando lo
consideren oportuno.
45
El espacio contigüo
• Hoy, las bibliotecas infantiles combinan
los espacios de lectura con la estantería
abierta
• Conviene que al término de la sesión los
bebitos permanezcan con el acompañante
en este espacio, interactuando visual y
físicamente con libros y niños de otras
edades
• Su acompañante le podrá escoger
ejemplares para leer juntos
46
• Este contacto redundará
positivamente en la relación del bebé
con los libros utilizados en el taller y
enriquecerá el vínculo afectivo con la
lectura porque sus padres les leerán
en exclusiva y estimularán al bebito
con las imágenes y las palabras a
extender el gozo que leer provoca.
47
• Es también un espacio excelente
como sala de espera o antesala antes
de comenzar la sesión, es útil si se
quiere hacer un aviso oportuno, una
recomendación, incluso la zona para
los saludos.
48
• Con seguridad de esta Sala contigüa saldrá
el libro en préstamo bibliotecario para leer
en casa, la oportunidad de regresar y
ejercer el control y cuidados del libro con
datos más precisos del bebito.
• Compilar los datos que pueda ofrecer el
familiar a cargo del bebé permitirá saber
qué sucedió con el libro en casa y
pormenores en cuanto al comportamiento
del bebé con otros libros.
49
Una bitácora
• Reunir cronológicamente los
resultados parciales en una bitácora
será imprescindible para calibrar los
resultados y efectos de cada sesión
en el “comportamiento lector” del
bebé. Así como la efectividad de las
dinámicas y los medios que se utilicen.
50
Periodicidad y
frecuencia.
• De 10 a 12 sesiones con los bebés podrán
ser suficientes para notar un gran avance,
si dentro de la misma semana fuera posible
2 veces, aún mejor.
• El tiempo de la sesión es variable, un
mínimo de 20 a un máximo de 30 minutos.
Ser puntuales pero cautos y flexibles en
cuanto a los horarios es conveniente.
51
La Bebeteca no es
una guardería…
• La presencia de los padres será primordial en los
primeros encuentros, pero después que el bebé
reconozca al bibliotecario como alguien fiable,
puede ser opcional la presencia de un familiar, lo
que no excluye continuar fomentando en el bebé la
imagen de compartir con afecto el libro y la
lectura con su familia y recurrir -tanto como la
mesura lo permita- a leer con su familiar.
• Incluso cuando el familiar no esté a la vista del
bebé, este por seguridad debe permanecer a la
expectativa, por cualquier urgencia.
52
…pero
una guardería
podría tener una
Bebeteca.
• Un espacio donde también los padres
dediquen un espacio a interactuar con
los bebés, bibliotecarios y libros.
53
Habilidades de
comunicación
De comprensión:
• ESCUCHAR
• LEER
De expresión:
• HABLAR
• ESCRIBIR
54
• Entre las habilidades de comprensión
y de expresión existe una
interrelación coherente en buena
medida con el desarrollo que alcanza
el niño con independencia de su edad.
55
Talleres con grupos
de bebés
• Sugiero hacer una división en dos grupos de los
niños de acuerdo con el desarrollo de las
anteriores habilidades de comunicación.
• Muy sencillo, un grupo para niños que no articulen
palabras y otro con los niños que ya puedan
articular.
• No resulta favorable crear una división por
edades, o tamaño, mucho menos por género.
56
Muestra de una sesión
sobre el tema : MI CUERPO
• 1--Música que conmine a entrar al espacio
donde se efectuará el taller, por ejemplo
“Pollito asado”.
• 2-- Saludar a los niños y su familia. Besos,
abrazos, decir “Hola”, exagerar
expresiones de alegría y sorpresa,
utilizando las manos y los dedos.
57
• 3—Breve introducción a las partes del
cuerpo. ¿cómo dice Hola el bebé? Con la
mano, dónde está la mano?
• 4—Expresión corporal: cabeza, brazos,
piernas y manos.
• Utilizando la música moveremos las partes
del cuerpo que se mencionan en la canción
“Abracadabra”.
58
• 5—Libro: Tomar un libro que contenga en la
portada un bebé, ilustrado o fotos.
Intentar que los niños comprendan que el
cuento brota del libro, simulando que se
lee.
• 6—Cuento: narrar un cuento donde la
intención fundamental sea reconocer
partes del cuerpo y las sensaciones que
producen: cosquilleo, risa, estornudo…
59
– Podrá “inventarse” con anterioridad una
historia para ser narrada, corta, consisa,
concreta, con un final claro.
– En mi caso cuento una sobre un bebé que
acostado en su cuna ve entrar por la
ventana una pluma de ave que le produce
diversas sensaciones. Título: “La pluma
juguetona”.
60
• 7—Repetimos la canción “Abracadabra” que
utilizamos en la expresión corporal, será
estimulante repetirla ahora que ya saben el
ritmo.
• 8—Libros: Mostremos ahora libros con
ilustraciones o fotos del rostro de niños o
adultos, con la intención de que los niños
acudan a tomarlos para leerlos solos o con
sus acompañantes y reconocer en las
ilustraciones las partes del cuerpo y
expresiones de gusto, sorpresa, alegría,
etc.
61
– Después de permitir a los niños
interactuar intensamente con los
ejemplares escogidos, cambiarlos por
otros, morderlos, leerlos, tirarlos y todo
lo que se les antoje, hacer una corta
despedida y guardar los ejemplares.
62
• 9—Poner la canción de despedida y
salir delante para que nos imiten a
abandonar el espacio. En mis sesiones
utilizo una cuerda para saltar, donde
los niños imitan ser vagones del tren,
mientras suena en la grabadora una
canción sobre un trencito
63
Conclusiones.
• Es fundamental promover la lectura en las
primeras etapas del niño, hacerlo mientras
es un bebé y no después del proceso de
escolarización redundará en un vínculo
permanente de placer con la lectura y sus
efectos positivos en la especie humana.
• Una bebeteca brinda al niño la posibilidad
de convertir al libro en compañero de
juego y en objeto cotidiano.
64
• La biblioteca infantil, como institución
puede y debe responder a la necesidad de
formación de lectores que requiere el
progreso social.
• Es necesario ayudar a que los libros lleguen
a los niños antes de enfrentar el difícil
proceso de escolarización.
65
• Los bebés son capaces de una lectura
a nivel de imágenes y sonidos,
estimular esta capacidad con los
libros adecuados de la mano de un
bibliotecario inteligente y creativo
será un detonante para desarrollar el
talento y el hábito de la lectura.
66
• Brindar un espacio físico dentro de la
biblioteca para desarrollar un
programa de promoción de la lectura
compartida con afecto entre padres y
bebés enaltece la misión del
bibliotecario como profesional de
servicio preocupado por la necesidad
de lectores que demanda la sociedad.
67
• Aún los padres sin hábitos de lectura
desearían encontrar una fórmula para
hacer a sus hijos lectores, en una bebeteca
podrán encontrar el método para
comenzar.
• Una biblioteca para bebés es el espacio
idóneo cuando la lectura es escuchar y
mirar.
68
• Un niño que establece contacto físico
con los libros a través de un proceso
lúdico, interactivo y emocionante con
la complicidad de un familiar tiene
más posibilidades de ser un lector
activo y de disfrutar la lectura.
69
• Una relación temprana del bebé con la
lectura desarrollará de manera
efectiva las habilidades de
comprensión y expresión.
• Escoger temas relacionados con el
mundo del bebé para desarrollar las
sesiones facilitará captar su atención.
70
• Incluir música, expresión corporal,
poesía, cuento, retahílas y libros
atractivos utilizando el juego como
hilo conductor durante el desarrollo
de las sesiones redundará en el
efecto de hacer de la lectura un acto
emocionante, grato y placentero.
71
• Los bebés podrán sentir que tienen la
atención de su familiar acompañante en
exclusiva creando un vínculo afectivo muy
importante donde el libro funciona como
objeto detonante de la intimidad que la
lectura provoca.
• La asistencia regular de los bebés y sus
acompañantes a las sesiones acelerará el
proceso lector y el cumplimiento de los
objetivos.
72
• Una bebeteca es, sin duda, la
posibilidad de aprovechar una
etapa hermosa para regalar un
don invaluable.
• Gracias por su atención
• [email protected]
73
Descargar

Una biblioteca pera