La autoestima
En el niño y el adolescente
Definición de autoestima
Valoración que uno tiene de si mismo.
Positiva o Negativa. Se forma a través
de un proceso de asimilación y reflexión
mediante el cual se interiorizan las
opiniones de las personas socialmente
significativas (padres, maestros,
compañeros...) y los utiliza como
criterios para su propia conducta.
La autoestima es la disposición a
considerarse competente frente a los
desafíos básicos de la vida.
¿Es lo mismo autoestima que
autoconcepto?
El autoconcepto es la idea general ,
más racional, que elaboramos sobre
nosotros mismos en distintos aspectos
de nuestras vida.
La autoestima es la valoración
(afectiva) que hacemos de esa idea, ya
sea positiva o negativa.
Componentes de la
autoestima
En el ámbito infantil o juvenil, para hacer más
manejable el concepto de autoestima, podemos hablar
de cinco áreas:
ÁREA SOCIAL (sentimientos del niño o adolescente
sobre las relaciones con sus amigos),
ÁREA ACADÉMICA (qué piensa de su faceta como
estudiante),
ÁREA FAMILIAR (cómo se siente como parte
integrante de su familia),
IMAGEN FÍSICA (cómo ve su aspecto físico o sus
capacidades físicas)
AUTOESTIMA GLOBAL (valoración general que hace
de sí mismo).
La autoestima infantil
La autoestima infantil es el grado de
satisfacción que el niño tiene consigo mismo
Cuando nace el bebé, se establece una
estrecha relación entre el recién nacido y sus
padres, sobre todo con la madre.
Se fomenta así un fuerte vínculo que va a
favorecer el inicio de la autoestima, ya que
este sentimiento de sentirse querido y
protegido por sus padres posibilitará que el
bebé se perciba como alguien importante y
valioso.
¿Cómo se construye la
autoestima?
En los primeros años



En los primeros años de la vida del niño, hasta los 3 o 4 años,
el autoconcepto y la autoestima se van conformando por la
imagen que de sí mismo van proyectando las personas
más significativas para el niño o la niña: su padre y su
madre.
El niño es “lo que sus padres dicen de él“, de ahí la
importancia de las “etiquetas” que se empleen con ellos, tanto
positivas como negativas: “un trasto”, “inquieto”, “tranquilo”,
“tímido”, “comilón”, “mal comedor”, “bruto”, “bueno”, “malo”…
Pero no solo lo que dicen, las muestras de afecto son clave:
un niño construirá su autoestima (se querrá a sí mismo) si se
siente querido por sus padres.
Durante la escolaridad



Una vez que inicia su escolaridad, hacia los 3 años la
mayoría de los niños, intervienen otras personas
significativas en el desarrollo de su autoestima: sus
profesores.
Ellos también envían mensajes definitorios: lento,
distraído, trabajador, tranquilo, trabaja muy bien… y
muestran en alguna medida aprecio y preocupación.
Desde los ocho años en adelante y especialmente en
la adolescencia, otras personas decisivas entran en
juego: los iguales, compañeros y amigos. Ellos
también etiquetan, pero sobre todo transmiten
afecto, aceptación o rechazo al niño o a la niña.
La autoestima infantil
La imagen que tenemos de nosotros mismos
no es algo heredado, sino aprendido de
nuestro alrededor.
Los padres son para sus hijos espejos a
partir de los cuales el niño va construyendo
su propia identidad.
En la edad infantil los padres son para sus
hijos las personas más importantes, por
eso, la imagen que el niño cree que tienen de
él es muy importante.
La autoestima infantil
A medida que va creciendo, adquiere más
autonomía y un mayor conocimiento del
mundo exterior, ampliando su relación con
otros familiares, compañeros, profesores,
vecinos, etc.
Lo que estos digan y opinen sobre el niño
será muy importante para el desarrollo de la
autoestima.
La autoestima en la
adolescencia
Con la adolescencia aparecen nuevos
componentes para el desarrollo de la
autoestima:
El atractivo físico.
Las relaciones afectivo – sexuales.
Nuevas exigencias escolares.
La autoestima en la
adolescencia
Normalmente en la adolescencia se produce un
descenso de la autoestima porque:
Se siente menos satisfecho con su aspecto,
debido a los cambios físicos que experimenta.
Empieza a preocuparse de no ser correspondido
por la persona por la que se siente atraído.
El cambio de la educación primaria a la
secundaria conlleva un aumento de las exigencias,
sobre todo si ha habido un cambio de centro escolar,
por lo que el adolescente necesita adaptarse a un
entorno desconocido con nuevos profesores y
compañeros.
CÓMO MEJORAR LA AUTOESTIMA DE
NUESTROS HIJOS
1º. Ayudar a conocerse


El primer paso es ayudar a nuestro hijo a conocerse.
Ello implica que de una manera realista le
ayudaremos a descubrir sus cualidades en
diferentes ámbitos: su propio cuerpo, respecto a los
estudios, en la relación con los demás, en su forma
de afrontar las cosas…
Recordemos que las definiciones y etiquetas que
establezcamos serán las que irán construyendo su
autoconcepto – autoestima. Cuidado con lo que
decimos.
CÓMO MEJORAR LA AUTOESTIMA DE
NUESTROS HIJOS
2º. Valorar sus logros
 Desde pequeños, os animo a que valoréis los pequeños logros de
vuestro hijo o de vuestro alumno. Con realismo, sin exagerar, pero
valoren los pequeños o grandes logros y conquistas que va
realizando. : controlar el pis, recoger la mesa, los juguetes, dormir
solo, vestirse solo, comer solo, sus deberes escolares…
 En primer lugar, los padres puede expresar en voz alta estos
logros, pero poco a poco, podemos ayudar a que sea nuestro hijo
quién tome conciencia de ellos y sea él mismo quien los descubra y
valore.
3º. Evitar etiquetas negativas
 “Etiquetar” no es adecuado, aunque suele ser inevitable; pero las
etiquetas negativas mucho menos. Tienen que evitar ese tipo de
definiciones de vuestro hijo desde el principio, porque de alguna
manera crea unas expectativas de forma que tratará de responder
a esas ellas, aunque sea de manera inconsciente.
 Por tanto, etiquetas como, trasto, inquieto, tímido, desordenado,
pegón, vago, miedoso, inseguro, inmaduro, malo, mentiroso… hay
que evitar emplearlas.
CÓMO MEJORAR LA AUTOESTIMA DE
NUESTROS HIJOS
4º. No hacer profecías negativas




En la educación de los hijos hay que regañar, corregir e indicar lo que
se hace mal. Sin embargo, hay que evitar las críticas negativas o
destructivas.
Ese tipo de crítica solo resalta lo negativo, no tiene intención de
mejorar, sino dejar en evidencia los errores, sin dar pistas sobre cómo
se puede hacer adecuadamente la próxima vez.
Pero además, ese tipo de crítica suele tener una carga de profecía
negativa. Estas son expresiones y valoraciones negativas que tienen el
carácter de sentencia y de profecía de lo que ocurrirá en el futuro:
“nunca conseguirás hacer nada bien”, “al final, eres un desastre”. En
el caso de los niños, cierran toda posibilidad de mejora. Además está
desmostrado que al emitir una profecía negativa, de manera
inconsciente toda la conducta se orienta para que esta se
cumpla.
En ocasiones los nervios o el enfado nos puede jugar malas pasadas,
pero tratemos de evitar este tipo de comentarios, tanto si somos
padres como si somos educadores. Al contrario, mande mensajes de
esperanza y mejora
CÓMO MEJORAR LA AUTOESTIMA DE
NUESTROS HIJOS
5º. Ponerlos en la tesitura de tomar decisiones




Las personas con baja autoestima son inseguras y les cuesta
tomar decisiones, prefieren siempre que otros decidan por
él.
Poner en situación de decidirse, con sus riesgos e
incertidumbres, es otra forma de construir la autoestima.
Desde pequeños podemos ponerlos en la tesitura de tomar
pequeñas decisiones: ofrecer dos sabores de yogurt, dos
prendas para vestirse, entre una actividad extraescolar y
otra…
Ponerlos en tesituras de decisión y dejarlos que ellos
decidan por sí mismo es una buena estrategia.
CÓMO MEJORAR LA AUTOESTIMA DE
NUESTROS HIJOS
6º. Proponer responsabilidades

Desde bien pequeños, probablemente desde los 2 o 3 años, se pueden
proponer pequeñas responsabilidades a nuestro hijo o hija.

Ofrecer responsabilidades implica un mensaje subliminal: “creo que puedes
hacerlo, confío en tí, esto lo pongo en tus manos“.

Las responsabilidades dependerán de la edad y de las
condiciones, les propongo algunas:

Hasta los 6 años.

Poner y quitar la mesa, regar las macetas, recoger los propios juguetes,
cuidar algunas pertenencias, comer solo.

De los 7 a los 12 años.

Además de las anteriores, cuidado de las propias pertenencias, orden de la
propia habitación, realizar algunas compras en tiendas cercanas, cuidar su
material escolar, gestionar sus ahorros, anotar los propios deberes, tomarse
los medicamentos que les prescriban, acudir a las actividades extraescolares
con las que se ha comprometido.

A partir de los 12 años.

Cuidado de mascotas de la casa, tirar la basura, hacer determinadas
compras para el hogar, ordenar su habitación, cuidar de hermanos pequeños,
estar pendiente de los estudios y material escolar, hacer determinadas
gestiones…
CÓMO MEJORAR LA AUTOESTIMA DE
NUESTROS HIJOS
7º. Dar pistas para solucionar problemas


Con muy buena intención, los padres, desde que los niños son
pequeños, intentan interceder y solucionar los pequeños problemas
que se va encontrando: desde encajar una pieza en una construcción
con los más peques, hasta solucionar problemas con los amigos con
los más mayores.
Cuando a los niños se les deja afrontar estas situaciones ponen en
marcha la busqueda de alternativas, ensayos, errores y aciertos.
Cuando logran solucionar algunas cosas por su propio esfuerzo
reciben un empuje en su autoestima.
8º. Evitar la sobreprotección excesiva


La sobreprotección merma la autoestima, porque el mensaje final que
envía es “tengo que protegerte, tú solo no puedes“.
Desarrollar una sana autonomía es también una apuesta por el
desarrollo de la autoestima. La estrategia general puede ser: todo
aquello que nuestro hijo puedas hacer por si mismo, sin poner en
riesgo su seguridad, debe de hacerlo, aunque lo haga más despacio o
peor.
CÓMO MEJORAR LA AUTOESTIMA DE
NUESTROS HIJOS
9º. Reflexionar sanamente sobre el fracaso




El fracaso, los errores, la no consecución de objetivos y las pequeñas
o grandes frustraciones forman parte de la dinámica de la vida.
Negar eso, es transmitir una idea falsa de lo que es la realidad.
Nuestra cultura no tolera el fracaso y este no forma parte de las
reglas de juego, pero lo cierto es que unas veces se gana y otras se
pierde. Hay que enseñar a ganar… pero también a perder y a volver
a afrontar de nuevo las situaciones con espíritu deportivo.
De cara a desarrollar una autoestima adecuada, hay que procurar
reflexionar sobre el fracaso poniendo el peso en nuestras
posibilidades y en aquello que depende de uno mismo. Es lo que
técnicamente se llama crear un “locus de control interno“. No
podemos controlar todas las variables, pero hay un número de ellas
que sí dependen de nuestra acción.
Lo contrario sería culpar siempre a los demás y a las circunstancias
externas. El locus de control interno implica que la próxima vez
puedo intentarlo y mejorar, de manera que parte de la
consecución de las cosas depende de mi propia capacidad.
CÓMO MEJORAR LA AUTOESTIMA DE
NUESTROS HIJOS
10º. Transmitir seguridad afectiva







El pilar básico de la autoestima es sentirse profundamente querido. En esto los
padres y madres no solo tienen un papel insustituible, sino que además es algo
que tienen a su alcance.
Aunque es difícil explicar en este espacio cómo transmitir seguridad afectiva, les propongo
algunas estrategias:
Realizar muestras explícitas de afecto: Los abrazos, besos caricias, palabras
cariñosas son la primera y principal forma de transmitir afecto. Cada niño tiene su
lenguaje en el que prefiere que se le transmita el afecto. Este lenguaje puede variar por la
edad, pero todos los niños y niñas lo necesitan.
Papá y mamá se quieren: La seguridad afectiva también se transmite cuando los niños
comprueban que papá y mamá se quieren. La armonía de la parejaayuda a construir
una sana autoestima.
Cuidar los pequeños detalles: Los pequeños detalles es una forma práctica y cotidiana
de transmitir seguridad afectiva. Las posiblidades son muchas: recogerlos del colegio,
comer con ellos, llevarlos al parque, jugar con ellos, dedicarles tiempo… si le preguntáis es
lo que más valoran los niños de sus padres y les hace sentir verdaderamente importantes.
Ser exigentes: Ser exigentes porque el amor lo es. Un niño se siente querido y mejora
su autoestima cuando sus padres son exigentes con él porque eso significa que les
importa. Una sana exigencia es otra forma de transmitir seguridad afectiva.
Incondicionalidad: Por último transmitir la idea de incondicionalidad: se les quiere
incondicionalmente. Expresiones como “si no haces esto no te quiero“, “si sigues así te
enviaré a un internado…” o similares no son adecuadas.
10 consejos para mejorar la
autoestima dentro de la familia
Coherencia
en
los
padres
y
autoexigencia en los hijos. Uno es
coherente cuando lo que piensa, siente, dice
y hace es una sola y misma cosa. No tiene
sentido decirle a los niños desde el sofá: “eh,
vosotros, ayudad a mamá a quitar la mesa”.
Nuestros mensajes, para reforzar su
autoestima, o para cualquier otra cosa, tienen
que ser creíbles.
10 consejos para mejorar la
autoestima dentro de la familia
Tener iniciativas, inquietudes y un
humor positivo. La rutina es un enemigo en
las relaciones conyugales y con los hijos.
Aceptar nuestras limitaciones y la de los
nuestros. No criticar al otro ante la familia,
no criticar a tu cónyuge ante los niños, o a un
niño ante los hermanos, comparando a un
hermano “bueno” con uno “malo”. Es mejor
llevarlo aparte y hablar.
Educar en la autoestima para
crecer como personas
GRACIAS POR SU ASISTENCIA
Descargar

LA AUTOESTIMA