SOBRE EL PLOMO
V DE ORLEYL.
(clicar para pasar diapositivas)
Lugar del
descubrimiento:
La Punta de
Orleyl,
La Vall d´Uixo
Vista de La Punta
Otra vista de La Punta
Vista de la necrópolis de la tumba
Sobre el cerro de La
Punta se ubicó un antiguo
asentamiento ibérico,
cuyas ruinas,
arqueológicamente,
empezaron a conocerse
sobre 1962.
A inicios de los 70 se supo
que había una necrópolis
en la falda del cerro, a
unos 400 m. del
asentamiento. Una reja
de arado puso al
descubierto las tumbas I
y II.
Las tumbas I y II fueron
sepulturas intactas y no
expoliadas. Sus materiales y
ajuares fueron, tras su
puesta a luz, depositados
íntegramente en el Museo
Arqueológico de Burriana
Ajuar de la tumba II.
Una memoria, “Materiales
de la necrópolis ibérica de
Orleyl”, S.I.P. 70, fue
redactada por las cuatro
personas que estudiaron
ambas tumbas: Lázaro
Mengod, Mesado Oliver,
Aranegui Gascó y Fletcher
Valls.
SIP 70
Datos según SIP 70
Más datos, SIP 70
Siguen los datos, SIP 70
Crátera
Detalle de la crátera
Plomo V
Su transcripción, linea a linea, con separación de morfemas:
iŕe : boto / taś : bide / baki / iŕ / ś / ban / e : baŕen / ül / i / gi : an / din / ül / i / tutuŕ / an / e : aŕika / aŕ : seken
iusu : /at∫i/ / lebe / eiu : lauŕ / is / keŕ / kate : ban / ül / iŕ / bai / duŕa / an / e : gais / an / ül / iŕ / bai / duŕa : nei ...
ta / il / i / niŕe : kutur : bide / eŕok / ede / t∫in/ e : eŕa / t∫ / aŕe : gogor : tau / ebar / ti / ate : aŕika / aŕ / bin / ül / i / kise :
i / uns / dir / laku : poto / taś / e / ai : sel / keai / part / une / ai : uni / bei / keai : ane / eŕ / ai : uni / bei / keai : iu ...
ns / dir / laku : uske / ike : poto / t∫i ki : gei / et∫ / siat / ens / e : uśtal / ar / i / jaun / e : ban / üiŕe / śu ...
lu : bi / diŕo / ke / bet / ens / e : uśke / an / eŕla/t∫/
Plomo VI
Plomo VII, cara A
Plomo VII, cara B
Texto interpretativo del plomo V.
Sección primera.
LOS TRES VASOS “BONITOS”, TODOS APILADOS.
AL PIE (el lugar de) LOS PLOMOS. ESOS PLOMOS, ENROLLADOS, SE
DEPOSITAN COSIDOS CON URDIMBRE DE LINO ACOLCHADO.
Sección segunda.
TRAZADAS A PULSO, ENTRELAZADAS, CUATRO CADENAS DE PALABRAS
ESCRITAS. CADA HILERA DEL PLOMO DEPOSITADA EN UNA SECCIÓN. EN
LA MAYOR (queda) MI SOMETIMIENTO PARA EL MOMENTO FINAL DE LA
MUERTE.
Sección tercera.
EL TÚMULO DE BRASAS EN LA TUMBA, LA GRIS CENIZA, EL MONTÓN (del)
CADÁVER A GOLPES TRITURADO, LOS DOS PLOMOS ENVUELTOS EN LINO
PRESENTADOS.
Sección cuarta.
PARA TI REUNIDO: LO DE LOS VASOS BONITOS, PASTOREO EN
COMANDITA DE GANADO EN REDIL[1], TERNERO, ASADOS, TERNERO.
PARA TI REUNIDO: MONTÓN DE MIJO, PLATILLO (y) JUEGO DE
REDONDAS PESAS DE PRECISIÓN PARA EL ENTIERRO DEL SEÑOR. (en)
CADA UNA DE TUS CUENCAS DOS MONEDAS HAY PARA LOS OJOS.
SOBRE EL HOYO ( se deposita) LA LOSA.
Tiene la color oscura,
tiene la su voz velada,
la su cabeza es pequeña
y algo braquicefalada.
Tiene rubios los cabellos,
tiene la barba afeitada,
breve el naso, noble el belfo,
la su frente despejada,
y una mirada tan dulce,
tan triste, tan apenada,
que hay que preguntalle al velle,
¿qué tienes en la mirada?
Efectivamente, el Don Mendo,
de Pedro Muñoz Seca, nada
tiene que ver con nuestro
Plomo V de Orleyl.
...........
Aunque, estrictamente, sí que
hay un nexo: la lectura.
Cuando Vds. han leído el verso de “La venganza de Don Mendo”,
por una parte, lo han comprendido, por la otra, no le han
encontrado relación con nuestro plomo. Esos dos razonamientos
los han hecho a la luz de unas referencias externas, que Vds. ya
poseían, y a otras referencias internas, que habían adquirido en
los años escolares.
Entre las referencias externas está el conocimiento de un mundo,
interrelacionado que siempre les rodeó, con criaturas reales,
objetos y entes subjetivos.
Entre las referencias internas se encuentran, en primer lugar, la
lengua que hablan y, después, las palabras y reglas gramaticales,
que Vds. dominan y que están referidas a esa lengua: el español.
Pero veamos, ahora, cuales son nuestras cartas cuando vayamos
a leer y comprender el plomo V, redactado en lengua ibérica.
En el momento actual la comunidad científica es capaz de leer,
sin grandes problemas, los textos ibéricos escritos en el llamado
“alfabeto levantino”: es el de nuestros plomos de Orleyl. Esto ha
sido posible gracias a las aportaciones de estudiosos y sabios. Don
Manuel Gómez Moreno fue insigne entre ellos.
Quiere esto decir que, al leer, podemos restituir, “grosso modo”, los
sonidos ibéricos correspondientes. Pero, de ahí a su comprensión
dista mucho trecho.
Esta falta de comprensión emana de nuestra carencia de referencias externas e internas: el mundo y las subjetividades ibéricas
eran diferentes a lo nuestro. Y, en cuanto a la lengua, a las referencias internas, sencillamente partimos de una ignorancia supina.
Cuando un investigador
quiere estudiar las leyes por
las que un fenómeno físico o
químico se rige y no tiene a
mano otro recurso, propone
una “hipótesis de trabajo”
para poder empezar la tarea.
Entonces, si el “modelo”creado
con esa hipótesis se comporta
igual que el fenómeno
estudiado, se consiguen dos
propósitos: generalizar el
modelo y cuantificar los
resultados en situaciones
diferentes.
La lengua ibérica de Orleyl es,
aquí, el fenómeno estudiado
por desconocido.
Nuestra hipótesis de trabajo (a
la que llegamos tras un
complejo proceso) consiste en
considerar el eusquera una
lengua afín al ibérico.
Así, podemos tener referencias
internas teóricas y comparar
palabras ibéricas del plomo con
palabras vascas. En este plomo,
aparte de multitud de
comparaciones internas positivas, se
ha podido comprobar una
interrelación de palabras del plomo
con objetos y circunstancias del
mismo ajuar de la tumba.
El resultado es una altísima
correlación ibero-vasca en
palabras y un número
excepcional de “casualidades”
que relacionan todos y cada uno
de los objetos del ajuar con
palabras ibéricas del plomo V.
Esto atestigua que ambos,
“modelo” e “hipótesis de
trabajo”, son acertados.
LAS
16
“CASUALIDADES”
1
Leemos en el plomo V, textualmente,
“tres vasos... etc.”.
En el ajuar de la tumba II de la punta de
Orleyl figuran tres vasos griegos áticos.
2
Seguimos leyendo, “tres vasos
hermosos...etc”.
A los vasos griegos se les solían
conocer como “vasos hermosos”. Un
ejemplo lo tenemos en el Museo
Arqueológico Nacional (M.A.N.), en
Madrid. Allí está depositado el
famoso “kylix” ático de una tumba
de Medellín (Badajoz) con una
leyenda en alfabeto griego que reza
“Yo soy un vaso hermoso”.
Kylix de Medellín
Letrero del kylix
3
Seguimos leyendo, “tres vasos hermosos
apilados”.
En el ajuar, cuando se abrió la tumba, los
tres vasos áticos estaban, en efecto,
apilados, uno encima del otro.
4
Y seguimos leyendo, “Abajo (yacen)
los plomos”.
Los plomos, tal como se encontraron,
estaban, de hecho, “abajo”: dos de ellos
dentro del vaso inferior y el tercero a su
pie.
5
Dice el plomo, a continuación:
“Los plomos, enrollados, se
depositan, etc.”
Y, en efecto, cada uno de los plomos
se encontró arrollado sobre sí mismo.
6
Pero sigue: “Los plomos enrollados se
depositan cosidos con urdimbre de lino
acolchado”.
La memoria SIP 70 dice, textualmente, en
sus páginas 34/38: “Al efectuar la limpieza
de la inscripción V observamos que en
varias zonas de su superficie conservaba la
impronta de tela de fina urdimbre. Igual
acontece con la VII por lo que suponemos
que los plomos debieron depositarse
envueltos en tiras de tela...etc”.
7
Leemos, a continuación,
“cuatro cadenas de palabras
escritas...etc.”.
Hay efectivamente, según puede
verse en el plomo, cuatro
secciones de texto.
8
Seguimos leyendo, “cuatro cadenas de palabras
escritas, cada hilera del plomo depositada en una
sección”.
Y, verdaderamente, podemos ver en nuestro plomo
que se han delimitado, con líneas, cuatro secciones
donde se alojan esas cuatro “cadenas de palabras
escritas” mencionadas. Y más aún, tras leer los
cuatro capítulos en que el escriba dividió nuestro
documento nos apercibimos de que, cada uno posee
un carácter independiente de los otros. Con lo cual,
esas cuatro secciones son pertinentes.
9
A continuación, tal como leemos, dice
allí: “en la mayor, mi sometimiento para
el momento final de la muerte”.
Por simple inspección de nuestro plomo
vemos que existe, de las cuatro, una
sección mayor que las otras, la última. Y
cuando analizamos el texto en ella
encerrado coincide con ese carácter de
“sometimiento final”.
10
Cuando se ve la sección amarilla (tercera), se
aprecia su forma irregular, con un pico a la
izquierda. Esto se debe a un trazo (se podría
tomar por un desliz del escriba) que arranca
desde la línea horizontal hasta la parte
superior del signo “bi”, justo después de los
tres puntos.
Tras analizar los contenidos de los 4 capítulos
se ve la intencionalidad de esa línea, que es la
de “contener” hasta la palabra kutur en el
capítulo 2 y, así, “completarlo”.
11
Seguimos leyendo en el capítulo III, “el túmulo de brasas
en la tumba, la gris ceniza, el montón (del) cadáver a golpes
triturado”.
Nos llama la atención la coherencia total de estos tres datos,
así como su secuencia de enumeración: según la memoria
SIP 70 sobre los trabajos relativos a nuestra tumba II, el
ajuar se encontró “inmerso en un potente paquete de
cenizas ...”. Por lo tanto, el cadáver fue incinerado “in situ”
y no en “ustrinum” aparte. Esto es, también, coherente
con el período del “ibérico pleno” al que pertenece la
tumba por su datación. En consecuencia, si hay cenizas
antes hubo allí brasas. Que el cadáver fuera “a golpes
triturado” es algo que se deduce del contenido de los tres
vasos “hermosos”: los tres contienen los huesos triturados
del difunto.
12 Habla el plomo, en su capítulo
cuarto, de ofrendas hechas (sin
duda por los familiares, clientes y
allegados). Estas ofrendas, por su
naturaleza, tras haber sido leídas
(ternero, asados, ternero, montón de
mijo,
..), son congruentes con el
banquete fúnebre que se ofrecía a
lo largo de las ceremonias.
13 También, en este capítulo cuarto y
último, se habla de “platillo (y) juego de
redondas pesas de precisión...etc.”. Otra
“casualidad” más, porque, en efecto, esos
objetos forman parte del ajuar: existe el
platillo de la romana y existe el juego de
pesas. Pero no cualquier tipo de pesas,
sino pesas “redondas”, como se lee en el
plomo. Es también notable que se
mencionen juntos platillo y pesas: sin
duda existe una gran coherencia en todo.
14
Y sigue leyéndose, “platillo (y) juego de
redondas pesas de precisión para el
entierro del señor”.
Está claro que los tres plomos, V, VI y VII,
son plomos fúnebres y todo el mundo
admite que nuestro difunto era un
mercader importante: de ahí el platillo de
la romana y el juego de pesas. Si leemos en
el plomo que todo ello es “para el entierro
del señor” la coherencia es, entonces, total
y absoluta. Pero, además, el término ibérico
para “señor” es jaun, idéntico al vasco
actual “jaun”, que designa a un “señor” e
incluso a Dios.
lee a continuación: “(en) cada una de tus
15 Se
cuencas dos monedas hay para los ojos”.
Otra vez, se aprecia aquí la coherencia, el
perfecto engaste de las dos frases de nuestra
oración: “(en) cada una de tus cuencas ...y ...
dos monedas hay para los ojos”. De igual
forma, vemos reflejada, en esto, la inveterada
costumbre de los pueblos mediterráneos de la
antigüedad (especialmente de los griegos y
luego los romanos) de depositar dos monedas
sobre los ojos de los difuntos para evitar que
su espíritu pudiera seguir “viéndote”. Para
evitar, en definitiva, “el mal de ojo”.
16
Como última frase del
documento fúnebre se
lee “Sobre el hoyo la
losa”
¿Hay final más lógico?
TEXTO INTERPRETATIVO
Sección primera.
LOS TRES VASOS “BONITOS”, TODOS APILADOS.
AL PIE (EL LUGAR DE) LOS PLOMOS. ESOS PLOMOS, ENROLLADOS, SE DEPOSITAN
COSIDOS CON URDIMBRE DE LINO ACOLCHADO.
Sección segunda.
TRAZADAS A PULSO, ENTRELAZADAS, CUATRO CADENAS DE PALABRAS ESCRITAS.
CADA HILERA DEL PLOMO DEPOSITADA EN UNA SECCIÓN. EN LA MAYOR (QUEDA) MI
SOMETIMIENTO PARA EL MOMENTO FINAL DE LA MUERTE.
Sección tercera.
EL TÚMULO DE BRASAS EN LA TUMBA, LA GRIS CENIZA, EL MONTÓN (del) CADÁVER A
GOLPES TRITURADO, LOS DOS PLOMOS ENVUELTOS EN LINO PRESENTADOS.
Sección cuarta.
PARA TI REUNIDO: LO DE LOS VASOS BONITOS, PASTOREO EN COMANDITA DE
GANADO EN REDIL[1], TERNERO, ASADOS, TERNERO.
PARA TI REUNIDO: MONTÓN DE MIJO, PLATILLO (y) JUEGO DE REDONDAS PESAS DE
PRECISIÓN PARA EL ENTIERRO DEL SEÑOR. (EN) CADA UNA DE TUS CUENCAS DOS
MONEDAS HAY PARA LOS OJOS.
SOBRE EL HOYO ( SE DEPOSITA) LA LOSA.
Descargar

El plomo V de Orleyl.