Hacia el Domingo 3º del Adviento
HACIA EL DOMINGO 3º DEL ADVIENTO
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 9 al Domingo 15 de diciembre de 2013
Hacia el Domingo 3º del Adviento
Orar en el Corazón del Mundo:
 Una manera de orar para alimentar la esperanza 3/4
Orar en la Casa: Los colores de la Navidad en Paraguay
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
[email protected]
Traducción y Adaptación de Vers le Dimanche
editado por Christ Source de Vie, Toulouse
1
Evangelio de Jesucristo según san Mateo
Capítulo 11, versículos 2 al 11
“Juan el Bautista oyó hablar en la cárcel de las obras de
Cristo, y mandó a dos de sus discípulos para preguntarle:
«¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?».
Jesús les respondió: «Vayan a contar a Juan lo que ustedes
oyen y ven: los ciegos ven y los paralíticos caminan; los
leprosos son purificados y los sordos oyen; los muertos
resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres. ¡Y
feliz aquel para quien yo no sea motivo de escándalo!».
Mientras los enviados de Juan se retiraban, Jesús empezó
a hablar de él a la multitud, diciendo:
2
«¿Qué fueron a ver al desierto? ¿Una caña agitada por
el viento? ¿Qué fueron a ver? ¿Un hombre vestido con
refinamiento? Los que se visten de esa manera viven en
los palacios de los reyes. ¿Qué fueron a ver entonces?
¿Un profeta? Les aseguro que sí, y más que un profeta.
Él es aquel de quien está escrito: "Yo envío a mi
mensajero delante de ti, para prepararte el camino". Les
aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande
que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en
el Reino de los Cielos es más grande que él.
3
LUN 9
El día de hoy es la fiesta de la Inmaculada
Concepción:
una
mujer
que
esperaba,
tranquilamente, sin dejarse distraer por los ruidos
del ambiente. Su actitud es sabia, llena de piedad:
ella ignora la forma que tomará la venida de aquel al
que espera. También, cuando el ángel del Señor le
revela que dará a luz al Hijo de Dios, ella responde
de inmediato “sí” y deja que se cumpla en ella la
venida de Dios que quiere hacerse hombre. María,
enséñame a esperar lo que no conozco todavía, a
estar abierto al Espíritu del Señor que promete un
don inusitado.
MIÉ 11
MAR 10
Esperar lo desconocido
Estar encerrado
Incluso en su prisión, Juan Bautista no pierde de vista lo
esencial: sigue buscando al Mesías. Puedo imaginar su
situación: para él, las perspectivas no son color de rosa,
va a morir ahí. Y yo, ¿cuáles son mis prisiones? ¿Cómo
puedo encontrar la fuerza de seguir buscando a Dios a
pesar de mis encierros?
4
Dios está cerca
5
JUE 12
“Los ciegos ven… los muertos resucitan”. Oh, cómo nos
gustaría oír y ver todo esto. Si escucho este pasaje en eco
a las narraciones de sanación del Evangelio, puedo
entusiasmarme. Pero hoy, ¿cómo ver esta buena noticia
en acción? Señor, concédeme los ojos para ver tu acción
aquí y ahora… Abre mis oídos a todo lo que me habla de
ti en este momento.
6
Caer
“¡Y feliz aquel para quien yo no sea motivo de escándalo!”. Esta
frase no es fácil de entender, pero puede ayudarnos a crecer en la fe.
Jesús está muy consciente de las interrogantes que puede suscitar. Si
para Juan Bautista, el más grande entre los hombres, no es fácil
aceptar la manera de actuar de Dios en Jesús, cuánto más puede no
serlo para nosotros. Jesús reconoce que podemos equivocarnos al
verlo actuar o al interpretar los signos del Reino. Como Juan,
podemos tener dudas: “¿eres tú el que ha de venir?”. Como Juan,
podemos vernos tentados a volvernos hacia otros salvadores:
“¿debemos esperar a otro?”. Expongo al Señor todo lo que puede
hacerme tropezar al seguirlo
7
VIE 13
SÁB 14
¿Correr?
Jesús cuestiona la actitud de los hombres y mujeres de
su tiempo: “¿Qué fueron a ver al desierto?”. Y a mí, ¿qué
me fascina al grado de precipitarme para ir a su
encuentro? Y ¿qué me atrae a ello? ¿Su riqueza, su
palabra?, ¿su agitación, su silencio? Jesús puede
ayudarme a discernir si hago bien en seguirlos, a
comprender si y en qué estos hombres y mujeres han
sido profetas en mi vida.
¡Preparar!
Jesús reconoce la importancia de la acción de Juan:
“Preparar los caminos del Señor”. El Señor no deja de
venir a nosotros, entonces cómo me asocio a la tarea del
Bautista? El deseo de conversión y de esfuerzo está bien
anclado en nuestros hábitos de cuaresma. ¿Cómo
aprovechar el Adviento para preparar los caminos del
Señor, es decir, para recibir con los demás a aquel que
viene y, sobre todo, aprender con ellos a dejarlo venir?
Entonces el Adviento ya no será solamente una
preparación individual para festejar la Navidad.
9
8
DOM 15
El Reino es ahora
“El más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que Juan el
Bautista”. Esta última frase del evangelio del domingo hace explotar
todas las categorías con las que Jesús acaba de hablar de Juan. Por
poco, volvería inoperante e inútil todo lo que se ha dicho de él… Si
Jesús no quiere dejarnos con una interrogante sobre la grandeza es,
en una sola frase, para abrirnos ante un mundo nuevo. Mejor que
todas las sanaciones, mejor que los profetas: se nos promete el
Reino. Con Jesús, el Reino ya está abierto e incluso la dignidad de
Juan nos es accesible. Atrevámonos este domingo a mirarnos a
nosotros mismos y a nuestros hermanos y hermanas recordando que
estamos ya en el Reino de los Cielos.
10
Orar en el Corazón del Mundo
con el Papa Francisco
Orar al centro del mundo con el
Papa Francisco
Oremos para que los niños
víctimas del abandono y de
cualquier forma de violencia
puedan encontrar el amor y la
protección que necesitan.
11
ORAR EN LA CASA
Una manera de orar para alimentar la
esperanza (3/4)
Los colores de Navidad en Paraguay (Testimonio)
Fue una Navidad muy divertida. No había ni noche helada, ni vino
caliente con canela, ni pino, ni nieve, ni regalos… porque comenzó
en prisión, en el infierno de Tacumbu. Nunca había visto condiciones
de vida tan indignas de la persona humana. Sin embargo, aquí,
siguen sobreviviendo migajas de humanidad. Entonces, fue una
Navidad sin adornos, donde solo queda lo esencial, humilde y
depurado: el compartir, la inocencia, la esperanza que se ofrece a los
más vulnerables, la alegría simple que surge en medio de las
tinieblas.
“Llévame por valles y montañas y repíteme
con eco y fuerza tu palabra”
12
ORAR EN LA CASA
Al salir de Tacumbu, fue bueno ir al encuentro de la ligereza y
hospitalidad de Banado Sur, barrio marginal de Asunción donde
vivo: todo el mundo en las calles, fuegos artificiales, saludos sin
moderación, baile… y todo esto hasta la medianoche, hora de
reunirse en familia para compartir la cena de Navidad, a base de
asado y de yuca, alimento cotidiano y clásico. De casa en casa, de
cumbia en cumbia, de cerveza en cerveza,… nos dejamos llevar
hasta el amanecer por la generosidad de la noche paraguaya.
“Relaciones imperceptibles con gente imperceptible”, esta es la
magia de estos instantes tan raros, esta es la magia de la Navidad
en Paraguay.
14
13
“La Buena Noticia es
anunciada a los pobres”
San Mateo 11, 5
15
El corazón de Dios tiene un sitio preferencial para los
pobres, tanto que hasta Él mismo «se hizo pobre» (2
Co 8,9). Todo el camino de nuestra redención está
signado por los pobres. Esta salvación vino a
nosotros a través del «sí» de una humilde muchacha
de un pequeño pueblo perdido en la periferia de un
gran imperio.
El Salvador nació en un pesebre, entre animales, como lo
hacían los hijos de los más pobres; fue presentado en el
Templo junto con dos pichones, la ofrenda de quienes no
podían permitirse pagar un cordero (cf. Lc 2,24; Lv 5,7);
creció en un hogar de sencillos trabajadores y trabajó con
sus manos para ganarse el pan.
Papa Francisco, La Alegría del Evangelio 197
16
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
17
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Diapositiva 1