Hacia el Domingo 1º de Adviento
HACIA EL DOMINGO 1º DE AVIENTO
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 25 de noviembre al Domingo 1º de diciembre de 2013
Hacia el Domingo 1o del Adviento
Orar en el Corazón del Mundo: Por los Sacerdotes
 Una manera de orar por la esperanza 1/4
Orar en la Casa: Orar por los que luchan y trabajan por la paz.
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
[email protected]
Traducción y Adaptación de Vers le Dimanche
editado por Christ Source de Vie, Toulouse
1
Evangelio de Jesucristo según san Mateo
Capítulo 24, versículos 37 al 44
“Cuando venga el Hijo del hombre, sucederá como en
tiempos de Noé. En los días que precedieron al diluvio, la
gente comía, bebía y se casaba, hasta que Noé entró en el
arca; y no sospechaban nada, hasta que llegó el diluvio y
los arrastró a todos. Lo mismo sucederá cuando venga el
Hijo del hombre. De dos hombres que estén en el campo,
uno será llevado y el otro dejado. De dos mujeres que
estén moliendo, una será llevada y la otra dejada.
2
Estén prevenidos, porque ustedes no saben qué día
vendrá su Señor. Entiéndanlo bien: si el dueño de casa
supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón,
velaría y no dejaría perforar las paredes de su casa.
Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del
hombre vendrá a la hora menos pensada”.
3
LUN 25
MAR 26
Pasado, presente y futuro
Para el primer domingo de Adviento, la Iglesia nos propone un
evangelio de advenimiento para recordar la venida de Cristo en su
tiempo, su presencia entre nosotros hoy en día y su venida cuando
llegue la hora. Jesús explica a sus discípulos esta trayectoria para
dejarles entrever el cumplimiento y la grandeza de toda vida
humana. El día de hoy, oro murmurando tranquilamente el refrán
del canto: Cristo ayer, Cristo hoy, Cristo mañana, para todos y por
siempre, Tú eres Dios, Tú eres amor, Tú nos llamas, ¡aquí estamos!
(referencia al canto D 27-36).
Nuevo mundo
Jesús explica a sus discípulos lo que será el advenimiento
del Hijo del hombre. Al hacerlo, nos invita a entrar en la
experiencia bíblica de Noé y de sus contemporáneos: “la
gente comía, bebía y se casaba, hasta que Noé entró en
el arca; y no sospechaban nada, hasta que llegó el
diluvio y los arrastró a todos”. Es una advertencia: Cristo
va a transfigurar nuestras vidas. El día de hoy, medito
cantando: El mundo antiguo ya se fue, un nuevo mundo
ya ha nacido; nosotros esperamos el día de Dios que
transfigura los cielos y la tierra (E 135).
4
MIÉ 27
5
JUE 28
Para la salvación de todos
Para iluminar con otro punto de vista la historia de Noé y
de Cristo, la meditación de san Ignacio de la Encarnación
puede ayudarnos: “[las tres personas divinas]
determinan en su eternidad que la segunda persona se
haga hombre, para salvar el género humano, y así venida
la plenitud de los tiempos, envían al ángel san Gabriel a
nuestra Señora” (Ejercicios espirituales, n° 102).
Murmuro las palabras de este himno: ¡Oh, Padre! Para la
salvación del género humano, enviaste a tu Hijo amado…
(p 22).
6
Estar vigilantes
¿Cómo oír este llamado de Jesús? ¿Sería necesario orar
sin descanso, apartarse, hacer silencio, estar disponible,
permanecer cerca de un enfermo o de alguien que sufre,
esperar pacientemente algo, encender una lámpara para
no quedarse dormido, ver venir en la oscuridad?
Sí, y otro canto lo expresa muy bien: “Como un aceite de
lámpara se transforma en luz, que nuestras vidas sean
oración de ofrenda y claridad en la noche. Que nuestras
vidas sean oración prudente que sabe que los primeros
son los últimos, oración tenaz, una palabra y no un
discurso”.
7
VIE 29
SÁB 30
La última vez
Estén listos. A la hora menos pensada vendrá el Hijo del
Hombre. En sus Ejercicios (n°186), Ignacio sugiere una
actitud para prepararse a tomar una decisión
importante: “considerar como si estuviese en el artículo
de la muerte”. Inténtenlo: hablen como si fuera su última
palabra, actúen como si fuera su última acción. Entonces,
saboreo las palabras del canto: “Tú nos tomas en tu
misterio y tu ofrenda nos lleva hacia el Padre!¡Haz que
ardamos de caridad para que tu nombre sea glorificado
en estos tiempos (I 33-27).
Dichosos
Festejamos a Andrés, discípulo de Juan Bautista, uno de
los primeros llamados por Jesús. Él es quien fue a buscar a
su hermano Simón para conducirlo a Jesús. Él es quien
mostró una gran disponibilidad en lo común de los días.
Junto con Andrés, Simón, todos los discípulos, todos
aquellos y aquellas que se ponen al servicio de la misión
de Cristo, doy gracias a Dios con estas hermosas palabras
del himno: “Dichoso aquel a quien tu rostro ha fascinado,
Señor Jesús, y cuyo amor ha reconocido por todas partes
el sello de tu imagen”.
9
8
DOM 1
Revistámonos de himnos nuevos
Preparémonos para escuchar la Palabra de Dios con gran atención y
para dejarnos alcanzar como lo hacemos ante una gran música. La
primera lectura, revelación del profeta Isaías, habla de lo que
sucederá en el futuro. El salmo nos lleva a un resplandor de
bendición, y luego Pablo en la segunda lectura nos recrimina pues
nos dice ¡he aquí que la hora ha llegado!... Escuchemos también al
poeta para impregnarnos de su mensaje: Permanezcan en actitud de
alabanza, revestidos de himnos nuevos; sean el pueblo de los
cantores. Vuélvanse el árbol colmado de flores donde los humanos a
quienes llama Dios hagan concierto con los ángeles. Aquel que Vive
es quien te da toda la gloria a ti, que eres el Dios Vivo!.
10
Orar en el Corazón del Mundo
con el Papa Francisco
Orar al centro del mundo con el
Papa Francisco
Oremos para que los niños
víctimas del abandono y de
cualquier forma de violencia
puedan encontrar el amor y la
protección que necesitan.
11
ORAR EN LA CASA
Una manera de orar para alimentar la
esperanza (1/4)
Al encender tu corona de adviento en el Primer Domingo
de Adviento, únete a las esperanzas de los que luchan por
un México en paz y sin violencia.
Sólo confiesa con tu boca que Jesús es el
Señor y cree en tu corazón que Dios lo levantó
de entre los muertos y seras salvado.
12
13
ORAR EN LA CASA
Ten presente –de manera especial- a los que se sienten
abatidos, vencidos, sumidos en la desesperanza y ora
junto con tu familia una Ave María, nuestra Señora de la
esperanza.
14
“Ustedes también estén
preparados”
San Mateo 24, 44
15
Te cantamos Padre bueno a la esperanza. Con
María, ayúdanos Señor, a vivir generosos en la
entrega, a ofrecer nuestra vida como ella, a
escuchar tu Palabra en todo tiempo, a practicar s
descanso el Evangelio.
16
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
17
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Diapositiva 1