Maestra Tecla
Siempre ha diseñado e
iluminado
la vida paulina
“Siempre
oro por ustedes,
las veo,
las sigo,
estoy unida a
ustedes”
Ha diseñado la vida con
su gran corazón
“Algunas veces
me viene un gran deseo
di ir a visitarlas…
Las veo en espíritu
y con frecuencia me
encuentro en medio a
ustedes…
las quiero mucho,
deseo tanto verlas”
“A la Primera Maestra le deben todo y también
yo le debo mucho, porque me ha iluminado y
orientado en cosas y circunstancias serenas y
tristes: ha sido de consuelo en las dificultades
que obstaculizaban el camino”
(Beato Alberione, 1960)
“La
Primera Maestra
ha marcado el camino
con muchos sacrificios
y ha dado pasos difíciles, que
algunas veces parecían
también arriesgados.
Era débil en cuanto a salud,
pero fuerte en cuanto al espíritu;
tenaz y obediente
hasta el sacrificio”.
Don Alberione
“No sentirla lejana,
sino siempre cercana
... Si fueran santas
como ha sido
la Primera Maestra,
sería necesario
ampliar el paraíso!”.
Don Alberione, 1964
“La Congregación va bien y
agrada al Señor: la Primera
Maestra la ha guiado bien con la
caridad, la oración y el
ejemplo…” (don Alberione).
“Vivo con
ustedes”
Maestra Tecla ha diseñado
la vida paulina también a
través de sus cartas, que
nos presentan su ser
“madre”, amiga, cercana a
cada hermana, mediadora
del carisma.
Maestra Tecla
escribe a las misioneras
cada quince días, pero
también más a menudo: se
preocupa de todo…
“vivo con ustedes...”.
A Sor Addolarata Baldi,
noviembre 1931
“Encontrarán también
las dificultades que les
ha dicho el Primer
Maestro,
esta es la señal de las
obras de Dios.
Comenzar desde el
pesebre de Belén
para seguir al Maestro
Divino
hasta el Calvario, esta es
nuestra vida”.
Alle
sorelle
in partenza
“Partir
en nombre
de
per
il Brasile Trinidad”
la Santísima
(1932)
A las hermanas
Que parten a EE.UU.
“…Desde lo más profundo del corazón les envío un saludo
y un augurio: que la nueva tierra que van a habitar sea
para ustedes el campo de trabajo de su santidad, ante
todo. Sean muy santas;
Los sacrificios grandes que les esperan allá
se hagan suaves con el pensamiento del Paraíso
y de la esperanza de llevar muchas almas al Señor”.
“Las pienso siempre,
las nombramos,
están siempre en medio
a nosotras, estamos con
ustedes. ¡Valor!
Tienen al Señor con
ustedes, aférrense
mucho a Él…”
(1932)
“Aférrense bien al
Señor (…)
Todo sirva para los
cimientos del edificio.
¿Sientes el peso de la
cruz?
Pero la parte más
pesada la lleva
siempre el Señor”.
A Sor Stefanina, 1932)
“Sé recogida,
abandonada en Él…”
“En Jesús encontrarás
todo lo que tu corazón
desea, todo
encontrarás, el amor
de tu mamá y el afecto
de las hermanas. Se
siempre pura, siempre
bajo el manto de la S.
Virgen”.
(1934, a Sor Stefanina)
“… Ahora espero me
escribas, no
historias, sino las
noticias de la casa y
de las Hijas. Si lo
envías por vía aérea
me alegrará…”
(1932 a Sor Addolorata)
“Estoy en pena por ustedes”
Queridísima M. Paola
(…) A tu mamá escribe una vez al mes y si
crees puedes poner en una carta cuando me
escribes a mí, que yo me encargaré de
hacérsela llegar. Ella está sola y tú tan lejos.
29.12.1932
Un viaje solitario…
El 26 de marzo de 1936 M.
Tecla parte sola a las Américas
“Estoy en el mar…. Son 15 largos
días, de los cuales ya han pasado
nueve, así me doy ánimo. Los
encuentro largos, sobre todo por el
ayuno que hay que hacer… sin
Misa, sin Comunión… Me he hecho
un altarcito en la cabina…”.
“No sabría ni
siquiera que decir,
estamos propio en
la oscuridad…
hagamos como nos
dicen y así no nos
equivocaremos”
(27.12.38)
Roma 16-10-1939
Queridísima M. Paolina
Ya sabrás que he tenido
que partir con urgencia.
Me han llamado para ver si
se puede ayudar un poco
al Primer Maestro que se
encuentra en
estrechísimas necesidades.
Nunca como ahora hemos
tenido necesidades
materiales tan pesadas.
Me ha dado mucha pena
que no se cosa haría para
ayudar…
“Las veo en espíritu y
me encuentro en medio
a ustedes con
frecuencia. Las quiero
mucho y
deseo tanto
verlas”
A M. Paola, 1940
“Durante
la guerra la
providencia
nos ha ayudado
siempre”
A Sor Elena Ramondetti
(Filipinas - 1946)
“Siempre te querido mucho,
tantas cosas no las sabía y
cuando escribía no tenía tantas
cosas para decir. Ahora que he
hablado con las hermanas, se
más de la vida de ustedes y de
sus necesidades; además han
sufrido tanto en estos años de
guerra. Cuando escribas cuenta
todo, yo no me asombro de
nada. Si te puedo ayudar en
alguna cosa dímelo que lo hago
con mucho gusto….”
“Lleven el calor
a muchas almas
que las esperan y
está sedientas de
verdad…”
“El Primer
Maestro está
preocupado
porque dice
que el
Evangelio
camina poco…
Ustedes oren
también por
esto”
En grandes dificultades económicas…
“No te lo querría decir, pero si nos pueden
ayudar un poco en estos dos meses nos harían
una gran caridad. Nunca nos hemos
encontrado tan mal con los pagos… Saben que
hemos llegado hasta no tener para pagar el
pan del mes de mayo…”
(a M. Cleofe, 1949)
“Queridísima Dolores,
después de 40 días en
Oriente estoy de
nuevo en Italia. Esta
vez, sin embargo mal
de salud… El gran
calor de India nos ha
enervado… estoy
contenta de Brasil.
Desearía que
prepararan a dos
hermanas para India.
Pienso qie el
pensamiento de las
misiones las almas.
(a Sor Addolorata, 1953)
En el Capítulo de
1957
“Hubiera
preferido
que me
dejaran de
lado…
He aceptado
para hacer
la voluntad
de Dios
y acepto
la cruz”
“Santamente fijadas a ser santas…”
“Que todo camine…”
“Ya han hecho tanto
con los discos. Cierto,
las dificultades no
faltan… No hay que
desalentarse, sino hacer
que todo camine …”
A Sor Stefanina, 1961
“Es bueno recomendar a las Maestras
que cuiden la salud de las
Hermanas… Aunque ellas quieran, no
hagan más de 5 – 6 horas de
propaganda al día y un día más de
reposo además del domingo, de lo
contrario, a mucho andar no podrán
durar y nosotras tenemos la
responsabilidad…”
ERA
“LA PATERNA,
DULCE, FUERTE
PROVIDENCIA
DE DIOS…”
(palabras del card Larraona
referidas a M. Tecla)
“Cada una de ustedes
se ha sentido abrazada
por la solicitud
materna que sabía
intuir, sabía prever y
que para todas tenía
un remedio y un
consuelo”.
Card. Larraona
“Desde ya pongo la intención en mis súplicas,
oraciones y sufrimientos
todas las intenciones que tiene Jesús en la
Hostia Santa,
Y entiendo renovar este ofrecimiento
a cada latido del corazón.
En la noche, cuando duermo
quiero que mi respiración sea una comunión
continua con mi Dios.
A cada respiración entiendo decir:
Jesús está con nosotras y nosotras estamos
con Jesús (…).
Deo gratias. Fiat voluntas tua”.
(enero 1927)
“ La vía trazada
por la Primera Maestra es
una vía grande,
espaciosa y luminosa, que
sube hacia
las alturas de la perfección”.
Descargar

Maestra Tecla-spa