TRABAJO REALIZADO POR :
CANTIA BELLOSO CASUSO Nº 5
1º E.S.O.- B
Vincent van Gogh nació en Holanda en 1853 y murió en Francia
en 1890. Su padre fue un pastor protestante, Theodorus van Gogh, y
su madre, Anne Cornelia, quienes tuvieron seis hijos, entre ellos
Vincent.
Fue uno de los principales exponentes del postimpresionismo,
es decir, de los estilos pictóricos de finales del siglo XIX y principios
del XX tras el impresionismo. Pintó 900 cuadros y 1.600 dibujos.
Vincent van Gogh realizó sus primeros estudios en su pueblo, y
luego en el internado privado en Zevenbergen en 1864 y más
adelante en Tilburg de 1866 a 1868, en que regresa a su tierra natal.
Continúa trabajando en París, pero es despedido en 1876 por
abandonar sus responsabilidades laborales.
La calidad de su obra sólo fue reconocida después de su muerte
considerándose uno de los grandes maestros de la pintura. Tuvo una
gran influencia en el arte del siglo XX, especialmente entre los
expresionistas alemanes y los fauvistas. Por medio de numerosas
reproducciones muchas de sus obras son muy conocidas y se
encuentran profundamente enraizadas en la consciencia artística
general y mantienen su actualidad en todo el mundo.
• .
EL DORMITORIO EN
ARLES
El dormitorio en Arles es el título que reciben tres cuadros
similares.
Hay tres versiones auténticas descritas en sus cartas, que se
distinguen con facilidad entre ellas por los cuadros que hay a la
derecha de la pintura.
1ª VERSIÓN
1888 Óleo sobre lienzo
Postimpresionismo
72 cm × 90 cm
Museo van Gogh,
Ámsterdam, Países Bajos
Van Gogh comenzó la primera versión en octubre de
1888 mientras se encontraba en Arles. A través de las
cartas que enviaba a su hermano Theo, se pueden
conocer sus pretensiones con el cuadro y los medios a su
alcance. Esta versión tiene sobre la pared de la derecha
miniaturas de retratos de Van Gogh de sus amigos el
poeta Eugène Boch y el soldado Paul-Eugène Milliet.
Los brillantes parchazos de colores puros que contrastan
entre sí constituyen uno de los rasgos más llamativos de
este cuadro.
Van Gogh pretendía transmitir la idea de descanso y
sueño, a partir sobre todo del uso de tonos verdosos y
azulados, que sugirieran «el descanso y el sueño en
general». Reforzaría esta idea la figuración pictórica que
se encuentra sobre la cama y la escasez de objetos de la
habitación, ordenada y limpia. Utilizó 6 colores
complementarios: rojo y verde, amarillo y violeta, azul y
naranja.
El resultado es un sentimiento de angustia debido a la
gruesa línea que rodea los objetos, los colores puros y
privados de sombras, y las paredes inclinadas,
reforzando la extraña perspectiva.
Van Gogh consideraba que era la mejor obra realizada
durante su estancia en Arles.
2ª VERSIÓN
En abril de 1889, van Gogh envió la
versión inicial a su hermano
lamentando que resultó dañada por la
inundación del Ródano, mientras él se
encontraba ingresado en el hospital
de Arles. Theo le propuso
devolvérselo para que lo copiara antes
de restaurarlo, lo que expresaba la
admiración de Theo por este cuadro.
Esta repetición a la escala original se
ejecutó en septiembre de 1889.
Ambas pinturas fueron devueltas
entonces a Theo.
1889, óleo sobre lienzo,
72 x 90 cm, Art
Institute de Chicago
3ª VERSIÓN
1889, óleo sobre lienzo,
57,5 x 74 cm,
Museo de Orsay, París.
Cuando Van Gogh, finalmente, en el
verano de 1889, decidió rehacer algunas
de sus «mejores» composiciones en un
tamaño menor para su madre y su
hermana Wil, El dormitorio se
encontraba entre los que escogió. Éstas,
acabadas a finales de septiembre de
1889, no son copias exactas.
En El dormitorio el retrato en
miniatura de la izquierda recuerda al
autorretrato de Van Gogh «Campesino
de Zundert». El de la derecha no puede
ser asociado de manera convincente a
ninguna pintura existente de Van Gogh,
aunque el de la derecha podría ser su
amigo Paúl Gauguin o su padre, o aunque
lo puso tal vez para adornar el cuadro.
Esta tercera versión, previamente en
poder de la hermana de Van Gogh,
Willemien y más tarde adquirida por el
Príncipe Matsukata, entró en las
colecciones nacionales francesas en
1959, después del acuerdo de paz
franco-japonés.
LA SILLA DE
GAUGUIN
1888
Óleo sobre lienzo
Neo-Impresionismo
90’5 x 72´5 cm.
En esta imagen Vincent pretende recordar
al amigo que se ha ido, evocando una
situación idílica que tampoco encontró en
los últimos tres meses de convivencia. Las
discusiones entre ambos eran frecuentes.
Vincent siempre se sintió interesado por
la representación de objetos personales en
sus lienzo, mostrándonos en este caso la
silla vacía del compañero, la mejor de la
casa, para que el invitado se encuentre a su
gusto en el hogar. Sobre ella vemos una
palmatoria con una vela encendida y dos
libros. Al fondo observamos una lámpara de
gas brillando. Van Gogh realiza la obra
siguiendo las pautas ya establecidas en los
últimos meses: empleo de una línea oscura
para delimitar los contornos pincelada
rápida a base de facetas como observamos
en el suelo; interés por las luces
artificiales, contrastando la vela con el gas.
El colorido es más triste, al recurrir a
tonalidades verdosas y marrones. Las zonas
de sombra están representadas en tonos
malvas.
AUTORRETRATO DE VAN
GOGH
1889
1889, Óleo sobre lienzo
65 x 54 cm
París, Musée d’ Orsay
Fue realizado en septiembre de 1889,
inmediatamente después de su recuperación.
Muestra a un hombre con una salud aceptable - bien
alimentado y con el alcohol limitado a medio litro
diario - pero con preocupaciones interiores como se
demuestra en el gesto y la mirada de Vincent. Sabe
que ha superado la fuerte crisis que se produjo en
julio de 1889, pero teme una nueva recaída
precisamente porque la enfermedad no le permite
pintar. Su mayor deseo es crear, empleando una
técnica muy personal; la línea ondulada se ha
adueñado de la imagen, no sólo en el fondo sino que
también se muestra en la chaqueta. El azul y el
naranja - colores complementarios - realizan un
interesante contraste, sin olvidar el creado por la
línea marcada por los contornos (chaqueta, ojos,
etc.) con la soltura y rapidez del resto de la
composición. Pero por encima de las fórmulas
estilísticas empleadas, sorprende la capacidad para
mostrar su personalidad, como ya hicieron pintores
como Rembrandt o Van Dyck en el Barroco.
LES VESSENOTS
1890
Óleo sobre lienzo.
55 x 65 cm
Museo ThyssenBornemisza, Madrid
En este paisaje de "Les Vessenots",
a las afueras de Auvers, Van Gogh
representa una composición de
horizonte elevado, en la que se
agrupan una serie de viejas casas
de la campiña junto a unos extensos
campos de trigo y algunos
ondulantes árboles. La paleta
reducida, de luminosos verdes y
amarillos, y las pinceladas agitadas
y nerviosas, que siguen un ritmo
ondulante y repetitivo, son propias
del periodo final del pintor.
Durante las que serían sus últimas
semanas de vida, en que pintó
numerosos paisajes del natural, el
artista sufrió todo tipo de
sentimientos enfrentados: por un
lado, una sensación de libertad
frente a esos amplios y fértiles
sembrados y, al mismo tiempo, una
profunda melancolía y una sensación
de soledad, que le llevarían a
acabar con su vida.
DOCE GIRASOLES EN
UN JARRÓN
•
1886 Óleo sobre lienzo
37’5 x 45
Neo-Impresionismo
Museo Nacional Van Gogh
Este jarrón de girasoles que contemplamos junto a Catorce
girasoles y otros lienzos fueron realizados por Van Gogh
para la decoración de la casa amarilla en Arles, formando
parte de una serie, debido a la inminente llegada de Gauguin.
Ambos pintores formarían - según la idea de Vincent - el
germen de una sociedad de artistas en la que se
compartirían gastos e ideas. Vincent quería causar buena
impresión a su compañero, eligiendo como temática para la
decoración una de las flores más abundantes de la Provenza.
El sencillo jarrón - sobre el que estampa la firma - se sitúa
sobre un espacio ocre, posiblemente una mesa, delimitado
por una gruesa línea de la pared pintada en tonos verdosoazulados. El jarrón también está delimitado por una línea
similar. Los girasoles se distribuyen por el espacio de
manera arbitraria, contrastando sus tonalidades con el
fondo. La pincelada empleada por Van Gogh es muy rápida,
aplicando el color con facetas - véase el jarrón donde se
aprecian los toques de pincel - iniciando casi definitivamente
una pincelada en espiral que caracterizará su pintura Noche estrellada o Campo de trigo son buenos ejemplos -.
Los tonos empleados, azules, ocres, amarillos y verdes, son
muy del gusto del pintor, jugando con los contrastes entre
los diferentes lienzos que decoraban las paredes de la casa.
Uno de los compañeros de estos girasoles fue vendido en
1987 a una aseguradora japonesa en 5.000 millones de
pesetas aproximadamente, suponiendo en su momento el
récord mundial de ventas para una obra de arte, roto
rápidamente con la subasta de los Lirios. Paradójicamente,
Vincent sólo vendió en vida un cuadro y en la actualidad sus
obras están alcanzando precios inconmensurables.
NOCHE ESTRELLADA
•
1889 Óleo sobre lienzo
Postimpresionismo
73’7 x 92’2
MOMA, New York, EEUU
El cuadro muestra la vista
exterior durante la noche
desde la ventana del cuarto
del sanatorio de Saint-Rémyde-Provence, donde se
recluyó hacia el final de su
vida. Sin embargo, la obra
fue pintada durante el día,
de memoria. Data de
mediados de 1889, trece
meses antes del suicidio de
van Gogh. Desde 1941 forma
parte de la colección
permanente del Museo de
Arte Moderno de Nueva
York. Considerado como el
magnum opus de van Gogh, el
cuadro ha sido reproducido
en numerosas ocasiones,
siendo una de sus obras más
conocidas.
MI OPINIÓN:
•
•
Yo creo que Van Gogh es un gran pintor que, con sus cuadros, nos invita a
conocer un mundo diferente al actual. Sus pinturas tienen algo que las hace
especiales y, por eso, es un de los pintores que más me gustan.
Pienso que por este motivo es conocido internacionalmente.
FIN
Descargar

VINCENT VAN GOGH Cantia