RUBEN SANCHEZ PEREZ
5º E.P. DEL C.P. SANTA MARINA
Con la colaboración de su monitora de
Informática: Mª CRUZ GAY VELAZQUEZ
FICHA TÉCNICA
Considerado como el felino más amenazado del mundo, el Lince Ibérico se encuentra
en crítico peligro de extinción. El número poblacional de la especie se estima en
menos de 200 ejemplares y su distribución ha quedado relegada a únicamente dos
núcleos poblacionales: Andújar y Doñana, ambos en el sur de España.
Presenta una serie de caracteres que le otorgan una peculiar e inconfundible silueta, la
cual comienza en unos mechones de pelos o “pinceles” en el ápice de las orejas,
continúa por unas barbas en los laterales de la cara cuya longitud va en
correspondencia con la edad del animal y termina en una corta cola de unos 15 cm
adornada de una punta negra bastante llamativa
Adaptada perfectamente al monte mediterráneo, el
lince ibérico es una especie muy exigente en su
alimentación, siendo el conejo la presa que
constituye más del 90% de su dieta.
El periodo de celo de este felino tiene lugar entre
Diciembre y Enero, durando el periodo de
gestación de 9 a 10 semanas tras las cuales nacen
de 2 a 4 cachorros por camada.
Muchas son las amenazas y problemas que afectan a
esta especia como la pérdida y la fragmentación
del hábitat, los atropellos, los métodos de caza
no selectivos, etc; a los que hay que sumar los
que afectan a su presa predilecta y casi
exclusiva, el conejo, que viene sufriendo varias
décadas de decadencia al padecer epidemias de
mixomatosis y neumonía hemorrágica vírica
(NHV).
Analizando todas sus
características….
- MORFOLOGÍA
Rostro
La presencia de dos “patillas” o “barbas” de pelos largos en los laterales del rostro del
Lince Ibérico es uno de sus caracteres morfológicos más distinguidos. La longitud
de éstos varían conforme la edad del animal. Así, un pequeño cachorro carece
completamente de estas barbas, un joven posee unos cortos y nada destacables
mechones de pelos y un lince adulto presenta ya un magnífico disco facial con
largas barbas cuya longitud varía en función de la época del año y la muda de pelaje
del animal.
La misión de estas patillas se desconoce ciertamente, aunque las teorías más fiables
apuntan hacia un sistemas de protección contra las mordeduras en el cuello que
puedan propiciarle tanto otras especies competidoras como sus propios congéneres
en las disputas territoriales.
Olfato
Los felinos, al contrario que los cánidos, no basan su estrategia de búsqueda de presas
en el olfato, sino que este sentido queda en un segundo o tercer plano tras la vista o
el oído.
Los linces sin embargo recurren a marcas olfativas para delimitar la propiedad de los
territorios que ocupan, las cuales servirán, tanto a sus congéneres como otras
especies competidoras, como señal de advertencia y alejamiento.
Dentición
El término carnívoro viene del latín (Carnis: carne: Vorare: devorar).
El orden de los carnívoros se diferenció hace unos 50 millones de años al aparecer
especie con unos premolares de puntas afiladas, altas cúspides, bordes mellados y
encaje perfecto que facilitaban el desgarre de la carne. El vestigio de esos
premolares son las muelas carniceras que presentan casi todos los carnívoros
actuales.
El Lince Ibérico posee una dentadura compuesta por 28 piezas dentarias de la que
destacan los dos grandes caninos de cada mandíbula.
La fórmula dentaria del Lince Ibérico es: I. 3/3, C. 1/1, P. 2/2, M. 1/1, donde
I: incisivos, C: caninos, M: molares, P: premolares
El numerador hace referencia a la mitad de la mandíbula superior y el denominador a la
mitad de la inferior.
Vista
El movimiento de una presa a más de 300 m. de distancia puede ser percibido por los
grandes ojos de este felino. Unos ojos de color verde berilo y pupila vertical que le
proporcionan una visión estereoscópica muy parecida a la nuestra.
La vista del lince se encuentra, al igual que la de otras especies de felinos y cánidos,
perfectamente adaptada a la visión nocturna gracias a una capa situada frente a las
células sensibles de la retina que actúa a modo de espejo y le permite aprovechar al
máximo la escasa luz nocturna.
Asimismo, la gran potencia visual de esta especie es gracias a la gran adaptabilidad de
sus pupilas, las cuales, en ambientes de escasa luz se dilatan hasta adoptar una
forma prácticamente circular. Esta dilatación es tres veces más pronunciada que en
los humanos. En ambientes luminosos la pupila se estrecha y pasa a adoptar una
forma de línea vertical.
Oído
Uno de los rasgos más característicos de la especie son los dos penachos de pelos
gruesos que sobresalen de las puntas de las orejas a modo de pinceles. Su misión se
desconoce con exactitud pero existen varias hipótesis al respecto, unos comentan
que la presencia de estos pinceles favorece el mimetismo del animal, ya que
rompen la silueta redondeada de su rostro. Otras, afirman que estos pinceles junto
con el borlón de pelo negro de la punta de la cola, ayudan a las madres a ser
localizadas por sus crías en medio del espeso matorral. Así, al desorientarse los
cachorros, las madres erguirían la cabeza y la cola con el objeto de hacer visibles
los pinceles y la punta negra de la cola.
Otra característica morfológica de esta región auditiva son las manchas blancogrisáceas que presentan en la parte posterior de las orejas, algo común a la mayoría
de especies de felinos.
El oído del Lince es uno de sus sentidos más desarrollados, pudiendo distinguir a gran
distancia el andar de sus presas a través del matorral o la presencia de una amenaza
en su territorio.
Pelaje
El pelaje moteado del Lince ha sido durante muchos años uno de sus mayores
“enemigos”. Un botín muy apreciado tanto para las empresas peleteras como para
los cazadores ansiosos de trofeos.
Pueden describirse dos tipos de patrones en el pelaje del Lynx pardinus, lo que tiempo
atrás llevó a pensar que se trataban de varias subespecies distintas.
El primer modelo se caracteriza por presentar un pelaje pardo-amarillento cubierto por
manchas grandes de 1 a 2 cm de diámetro que en zonas como la línea dorsal y la
parte posterior del cuello se unen formando bandas longitudinales. En la zona
ventral el moteado prácticamente desaparece y el color de fondo es más
blanquecino.
El segundo modelo presenta un pelaje de color más grisáceo y un moteado más
uniforme y denso pero de manchas más pequeñas, de alrededor 0,5 cm de diámetro,
que prácticamente le recubren todo el cuerpo.
Si bien los anteriores son los patrones básicos y más frecuentes, pueden darse
variedades de cada uno de ellos. Así podríamos hablar de la existencia de pelajes
intermedios entre uno y otro.
Extremidades
Si bien en sus tres primeros años de vida el Lince Ibérico tiene aspecto de animal
delgado y de largas patas, una vez que adquiere la madurez, y con ello el territorio y
el alimento que necesita, ofrece un aspecto de animal grueso de patas cortas y
robustas.
No es éste un animal que se caracterice por tener una poderosa carrera como algunos de
sus parientes felinos (panteras, leones, etc.) pero si posee un potente salto en el que
basa su estrategia de caza. Un salto certero y por sorpresa que le permita agarrar a
su presa en un abrir y cerrar de ojos. Para ello cuenta con unas fuertes y robustas
patas que le capacitan para realizar saltos de carios metros así como la fuerza
necesaria para agarrar y/o derribar a su presa de un solo zarpazo.
Terminan sus cuatro extremidades en unas poderosas manos de cuatro dedos, de
aspecto redondeado y de uñas retráctiles que le otorgan una privilegiada capacidad
de trepar. Estas manos poseen 4 almohadillas anulares y una plantar, que son una de
las bases para conseguir esos movimientos sigilosos prácticamente imperceptibles.
Cola
El lince posee una pequeña cola cuya longitud oscila entre los 12 y 16 cm. Ésta
presenta un patrón de pequeñas manchas que se continua hasta la punta de la
misma, donde aparece un borlón negro muy característico al que se le asigna un
papel similar al de los pinceles de las orejas, y es el de facilitar a los cachorros la
localización de su progenitora en medio del espeso matorral.
Es también la cola del Lince un buen indicador del estado anímico del animal. Así los
movimientos y posición de ésta difieren de un animal relajado a uno en actitud
dominante, o de una hembra en celo a otra que no se encuentra aún en ese estado.
- HÁBITAT
El Lince ibérico habita en zonas tan dispares como Andújar y Doñana.
La primera, a una altitud comprendida entre los 400 y 1300 m., con relieve abrupto y
afloramientos rocosos de carácter granítico por doquier. La segunda, anivel marino,
presenta un relieve totalmente llano donde las arenas son las dueñas y señoras de
todo el paisaje.
¿Qué tienen en común entonces estas dos zonas para que el
Lince Ibérico pueda habitar en ambas?
-
Existencia de una buena población estable de conejos, alimento que conforma más
del 90% de la dieta de este felino y sin el cual su probabilidad de existencia
disminuye drásticamente.
-
Presencia de una densa cobertura vegetal que le proporcione el abrigo para el
reposo diurno, la seguridad para la crianza de sus camadas y el refugio para
sorprender a sus presas. Por eso son las áreas donde el principal tipo de vegetación
es el matorral mediterráneo, las más utilizadas y buscadas por el lince.
Durante la etapa vital en la que el Lince Ibérico abandona el territorio materno en busca
de un territorio propio donde poder ejercer su dominio (periodo conocido como
dispersión); los hábitats usados son más diversos, puesto que los individuos se ven
“obligados” a atravesar zonas de hábitats desfavorables y nada apreciados para
poder alcanzar las áreas deseadas.
En esta etapa dispersiva el Lince muestra predilección por ciertos hábitats como el
matorral y el pinar y rechaza zonas ausentes de vegetación arbustiva como:
cultivos, dehesas, dunas y marismas.
La presencia de arroyos con vegetación de ribera permite y facilita que los linces
atraviesen zonas de hábitats no adecuados, actuando así como inmejorables pasillos
dispersivos donde es esencial conservar una buena cobertura vegetal.
- ALIMENTACIÓN
La dieta del lince…
El conejo constituye más del 90% de la biomasa que ingiere el Lince Ibérico. Se trata
por tanto de un cazador muy especializado en una única presa, de la cual depende
casi exclusivamente para subsistir. Esta escasez de diversidad en su dieta, es la
principal causa que ha llevado a las poblaciones de estos felinos a encontrarse en
serio peligro de extinción puesto que las afecciones que sufran los conejos tendrán
su repercusión directa e inmediatamente en las poblaciones felinas.
No obstante, el lince recurre también a otro tipo de capturas para completar su dieta. Las
más representativas son:
-
Ánátidas: el porcentaje de consumo de estas presas alcanza el 7% y son capturadas,
normalmente, cuando éstas abandonan la seguridad de la marisma para acudir a
lagunas más someras en los periodos de muda de plumaje, cuando apenas pueden
volar. La anátida que más suele aparecer en su dieta es el Ánade real o Azulón.
-
Ciervos y Gamos: son los jóvenes de estos los que consume el lince, formando en
torno a un 3% de la dieta. Aprovecha este felino la etapa del destete, cuando la
madre relaja la vigilancia de sus crías para cazar estas presas.
-
Pequeños roedores: conforman el 4% del consumo y su utilización como recurso
trófico es más importante en el periodo invernal, cuando el número de conejos es
menor.
- REPRODUCCIÓN
Llegar a reproducirse es le meta que buscan todas las especies animales. Es la fase que
asegura que los genes de los individuos actuales estarán presentes en las siguientes
generaciones.
No todos los ejemplares de linces logran reproducirse anualmente, puesto que al igual
que son muy exigentes en cuanto a su alimentación, también lo son para su
reproducción. Los linces necesitan de unas condiciones mínimas para sacar adelante
una camada y si éstas no se dan, los individuos optarán por no tener descendencia
ese año. Estas condiciones mínimas y lógicas son dos: disponibilidad de alimentos
y de territorio
- HUELLAS
A continuación se muestran varias características comunes a las huellas de felinos que
favorecen la identificación en el campo:
A: No existe marcación de uñas ya que éstas
son retráctiles
B: el borde frontal de la almohadilla plantar
presenta dos lóbulos
C: El borde trasero de la almohadilla plantar
es trilobulado
D: Los laterales de la almohadilla plantar de
las patas delanteras son más rectos que
los de las traseras donde adquieren una
curvatura más pronunciada
E: La almohadilla digital más sobresaliente
es similar al dedo índice de los humanos,
permitiendo así la distinción entre lado
izquierdo y derecho del animal.
Las huellas del Lince Ibérico se caracterizan por su aspecto redondeado, por la
presencia de cuatro almohadillas digitales alineadas en un arco abierto, por no
marcar las uñas y por tener una almohadilla plantar trilobulada. Estas huellas son
casi idénticas en forma a las de gatos domésticos y monteses si bien las del Lince
son de mayor tamaño.
- AMENAZAS
La disminución del número de ejemplares de Lince ibérico se ha visto impulsada en las
últimas décadas. Las cifras han descendido desde los alrededor de 1000 individuos
que se estimaban en la década de los 80 en España a los menos de 200 individuos
que existen en la actualidad. Esta preocupante situación es debida a varios factores
que actúan de modo muy negativo sobre las poblaciones de lince, como son:
-
Disminución de las poblaciones de conejos
Alteración y/o destrucción de hábitat óptimo para la especie
Atropellos
Trampeo ilegal y caza furtiva
Endogamia
Descargar

Diapositiva 1 - Monitores AFC