Somos un grupo de chicos de
una pequeña ciudad en el norte
de Italia, y desde hace un poco
de tiempo decidimos
comprometernos juntos a vivir
el mandamiento nuevo de Jesús,
es decir, el amarnos unos a otros
como Él nos amó, para construir
entre nosotros un pedazo de
mundo unido.
Así que, cada dos semanas, nos
juntamos en mi casa para pasar
un rato juntos y contarnos cómo
cada uno de nosotros ha tratado
en esos días de amar y vivir las
palabras del Evangelio.
Vivimos así…
Un compromiso
recíproco
MIRCO, ALEX, MARIO y
VINCENZO del norte de Italia
PALABRA DE VIDA | 08
«Caminen en la amor» (Ef 5, 2)
El apóstol Pablo dirige estas palabras a
los cristianos de Éfeso, como conclusión
y síntesis de lo que acaba de escribirles
sobre el modo de vivir cristiano: pasar
del hombre viejo al hombre nuevo, ser
auténticos y sinceros unos con otros,
no robar, saber perdonarse, obrar el
bien… En una palabra, “caminar en el
amor”.
ME COMPROMETO A:
COMPARTIR
CON
MI COMUNIDAD
EL COMPROMISO DE AMAR
¿Cuál es la medida sobre la cual
debemos modelar nuestro amor?
Jesús murió por todos, incluidos sus
enemigos, quienes lo estaban
crucificando…
Supo preocuparse sobre todo de los
pequeños y de los pobres, de los
enfermos y de los excluidos; amó con
intensidad a sus amigos; estuvo
especialmente cerca de sus discípulos…
Comunicarnos las experiencias es muy importante para
nosotros: nos ayuda, de hecho, a fortalecer la unidad entre
nosotros y a superar algunos momentos difíciles.
Tratando de poner en práctica las palabras del Evangelio,
descubrimos lo hermoso que es amar a todo aquel que pasa a
nuestro lado: la persona anciana a la que cedes el lugar en el
autobús; el inmigrante que encuentras en el semáforo; el
compañero de clase que no puede resolver un problema o está
pasando por un momento difícil; el amigo que parece
demasiado prepotente; los hermanos y hermanas con los que
compartes tu dormitorio; y, parece extraño, pero también los
profesores que te parecen antipáticos.
Claro que por estas experiencias no seremos mencionados en
los libros de historia. Pero la alegría de la unidad creada entre
nosotros y que queremos llevar a tantos otros muchachos,
nos devuelve 100 veces todo el esfuerzo que a veces
podemos probar en el construirla.
No escatimó su amor, llegó al
extremo de entregar la vida.
Y ahora llama a todos a compartir
su mismo amor, a amar como Él
amó.
Puesto que la invitación se dirige a
toda la comunidad –“caminen”–
será útil ayudarse mutuamente.
Podríamos comenzar buscando la
ocasión de repetirnos de nuevo
entre nosotros –amigos,
familiares, miembros de la misma
comunidad cristiana…– la
voluntad de caminar juntos.
"Busco la ocasión para volver a
declararnos con los miembros
de mi comunidad cristiana el
compromiso de amarnos."
Podríamos compartir las experiencias
positivas de cómo hemos amado,
para aprender así unos de otros.
Podemos comunicar, a quienes
puedan comprendernos, los errores
cometidos y las desviaciones del
camino, para corregirnos.
También la oración hecha juntos
podrá darnos luz y fuerza para
avanzar.
Unidos entre nosotros y con Jesús en
medio de nosotros recorreremos
hasta el final nuestro “santo viaje”:
sembraremos amor en torno a
nosotros y alcanzaremos la meta: el
Amor.
"Comparto las
experiencias sobre cómo
he amado"
Descargar

Presentazione di PowerPoint