¿QUE ES SUELO?
El suelo es la cubierta superficial de la corteza terrestre
biológicamente activa que tiende a desarrollarse en la
superficie de las rocas emergidas por la influencia de la
intemperie y de los seres vivos. Es muy importante destacar
que conocer el suelo y su estructura en la construcción es
esencial ya que de este depende el tipo de obras en las
fundaciones de una estructura.
Los suelos cambian mucho de un lugar a otro. La
composición química y la estructura física del suelo en
un lugar dado, están determinadas por el tipo de
material geológico del que se origina, por la cubierta
vegetal, por la cantidad de tiempo en que ha actuado
la meteorización, por la topografía y por los cambios
artificiales resultantes de las actividades humanas.
Las variaciones del suelo en la naturaleza son
graduales, excepto las derivadas de desastres
naturales
Sin embargo, el cultivo de la tierra priva al
suelo de su cubierta vegetal y de mucha de su
protección contra la erosión del agua y del
viento, por lo que estos cambios pueden ser
más rápidos. Los agricultores han tenido que
desarrollar métodos para prevenir la
alteración perjudicial del suelo debida al
cultivo excesivo y para reconstruir suelos que
ya han sido alterados con graves daños.
Los componentes primarios del suelo son:
1) Compuestos inorgánicos, no disueltos, producidos
por la meteorización y la descomposición de las rocas
superficiales;
2) Los nutrientes solubles utilizados por las plantas;
3) Distintos tipos de materia orgánica, viva o muerta y
4) Gases y agua requeridos por las plantas y por los
organismos subterráneos.
La parte orgánica del suelo está formada por restos
vegetales y restos animales, junto a cantidades variables
de materia orgánica amorfa llamada humus. La fracción
orgánica representa entre el 2 y el 5% del suelo
superficial en las regiones húmedas, pero puede ser
menos del 0.5% en suelos áridos o más del 95% en suelos
de turba.
El componente líquido de los suelos, denominado por los
científicos solución del suelo, es sobre todo agua con
varias sustancias minerales en disolución, cantidades
grandes de oxígeno y dióxido de carbono disueltos. La
solución del suelo es muy compleja y tiene importancia
primordial al ser el medio por el que los nutrientes son
absorbidos por las raíces de las plantas.
FORMACIÓN DEL SUELO
La erosión del suelo la provocan principalmente
factores como las corrientes de agua y de aire, en
particular en terrenos secos y sin vegetación, además
el hielo y otros factores. La erosión del suelo reduce
su fertilidad porque provoca la pérdida de minerales y
materia orgánica. La erosión del suelo es un
problema nacional e internacional al que se le ha
dado poca importancia en los medios de
comunicación masiva.
El agua es un erosivo muy enérgico. Cuando el suelo ha
quedado desprotegido de la vegetación y sometido a las lluvias,
los torrentes arrastran las partículas del suelo hacia arroyos y
ríos. El suelo, desprovisto de la capa superficial, pierde la
materia orgánica y entra en un proceso de deterioro que puede
originar hasta un desierto.
El viento es otro de los agentes de la erosión. El suelo
desprovisto de la cortina protectora que forman los árboles, es
víctima de la acción del viento que pule, talla y arrastra las
partículas de suelo y de roca. Los paisajes generados en zonas
áridas y desérticas son muestras evidentes de la acción de este
factor.
SEDIMENTACIÓN:
En geomorfología consideramos dos tipos de sedimentación
en virtud de las características de los materiales que se
depositan la sedimentación continental y la sedimentación
marina.
Los sedimentos continentales se caracterizan por ser gruesos y
angulosos. La fragmentación y la pérdida de ángulos depende
la cantidad de golpes que recibe el fragmento, y este es menor
en un medio continental que en un medio marino.
Los sedimentos marinos se caracterizan por ser más finos y
redondeados, producto de continuo golpeo entre los
fragmentos, particularmente en las zonas del litoral.
Terrazas:
La erosión hídrica reduce significativamente el potencial de
producción en los campos. En terrenos con pendiente, este
problema se evita si se reduce la velocidad del agua con la
utilización de canales de evacuación de excedentes hídricos.
Las terrazas constan de un canal de intercepción y un lomo de
tierra, cruzan la pendiente de tal manera, que el agua que
captan es ordenada y encausada hacia un canal de desagüe
que deposita los excedentes fuera del lote con una velocidad
no erosiva, pero además de frenar un escurrimiento excesivo
estas obras fomentan la infiltración del agua.
Rotación
de cultivos:
Cada tipo de cultivo tiene sus necesidades y muchas veces lo
que falta para uno sobra para el otro. Así, un manejo adecuado
de los cultivos resulta en menor necesidad de abonos y de
protecciones. Como regla general, es muy beneficioso
intercalar leguminosas y gramíneas en un ciclo productivo.
Abono
verde:
Consiste básicamente en sembrar un cultivo, sin el objetivo de
aprovechamiento económico y única o principalmente para
mantener el suelo cubierto y disminuir la erosión entre los
períodos de cultivos comerciales, o entre las filas de los
cultivos permanentes. Como normalmente se plantan especies
que aumentan la fertilidad del suelo, el resultado es una mayor
productividad en el siguiente período.
Siembra
Directa:
Es probado que es una de las
mejores técnicas de conservación de
suelos. Se entiende por Siembra
Directa a la siembra del cultivo sobre
los restos del cultivo anterior, sin
laborear el suelo. Con esta técnica se
promueve la conservación del suelo
y de su actividad biológica. Una de
las principales ventajas es la
presencia de cobertura sobre el
terreno y la reducción significativa de
la compactación de las capas más
profundas del suelo. Su principal
desventaja es un aumento inicial del
uso de herbicidas para controlar
malezas.
Plaguicidas
La población mundial ha crecido en forma abismante en estos
últimos 40 a 50 años. Este aumento demográfico exige al
hombre un gran desafío en relación con los recursos
alimenticios, lo cual implica una utilización más intensiva de
los suelos, con el fin de obtener un mayor rendimiento agrícola.
En agricultura, la gran amenaza son las plagas, y en el intento
por controlarlas se han utilizado distintos productos químicos.
Son los llamados plaguicidas y que representan también el
principal contaminante en este ámbito, ya que no sólo afecta a
los suelos sino también, además de afectar a la plaga, incide
sobre otras especies.
-Insecticidas
Se usan para exterminar plagas de insectos. Uno de los insecticidas
más usado es el DDT, que se caracteriza por ser muy rápido. Este
insecticida puede mantenerse por 10 años o más en los suelos y no
se descompone.
Hay otros insecticidas que son usados en las actividades
hortofrutícolas; son biodegradables y no se concentran, pero su
acción tóxica está asociada al mecanismo de transmisión del
impulso nervioso, provocando en los organismos contaminados una
descoordinación del sistema nervioso.
-Herbicidas
Son un tipo de compuesto químico que destruye la vegetación, ya
que impiden el crecimiento de los vegetales en su etapa juvenil o
bien ejercen una acción sobre el metabolismo de los vegetales
adultos.
-Fungicidas
Son plaguicidas que se usan para combatir el desarrollo de los
hongos. Contienen azufre y cobre.
Basura
La destrucción y el deterioro del suelo son muy frecuentes en
las ciudades y sus alrededores, pero se presentan en cualquier
parte donde se arroje basura o sustancias contaminantes al
suelo mismo, al agua o al aire.
Cuando amontonamos la basura al aire libre, ésta permanece
en un mismo lugar durante mucho tiempo, parte de la basura
orgánica se fermenta, además de dar origen a mal olor y gases
tóxicos, al filtrarse a través del suelo en especial cuando éste es
permeable, contamina con hongos, bacteria, y otros
microorganismos patógenos, no sólo ese suelo, sino también
las aguas superficiales y las subterráneas que están en
contacto con él, interrumpiendo los ciclos biogeoquímicos y
contaminado las cadenas alimenticias.
Descargar

Diapositiva 1