Hablar de Dios en la Urbe, un
acercamiento a las periferias
existenciales
EL FENÓMENO URBANO
Elementos de toda “Mega – Urbe” son:
- Número de población
- Urbanización
- Industrialización
- Heterogeneidad cultural
- Tolerancia de las diferencias
Las relaciones primarias ceden el paso a las
relaciones secundarias y generan un “perfil tipo”
del hombre urbano con mentalidad
técnico – científica, abierto, dinámico, arraigado,
secularizado, extrovertido, de relaciones
funcionales, audio – visual y consumista.
LA CIUDAD COMO “MEGA - URBE”
No se trata de concebir la “Urbe” desde la perspectiva de los países
desarrollados, sino desde el fenómeno que estamos viviendo,
desde la realidad de nuestros países subdesarrollados,
tercermundistas.
Es decir, la realidad concreta y real en la que estamos inmersos.
LA CIUDAD COMO “HECHO REVOLUCIONARIO”
La ciudad es uno de los grandes hechos revolucionarios de la
modernidad. Debemos analizarla desde su medio ambiente,
sus migraciones masivas que generan la cultura de los “arrabales”,
la persona humana adscrita a la máquina,
que en sus tiempos libres expresa
su vivencia en un nuevo arte
en las “mega polis” contemporáneas.
LA CIUDAD COMO “ESPACIO VITAL”
La ciudad es el espacio vital en donde se busca lograr mejores
niveles de vida, adquirir mejor educación (superior y especializada),
y admirar y disfrutar de su fascinación.
La ciudad nos habla más simbólica que verbalmente.
Impone una manera de pensar y actuar, nos impacta
e impone su cultura y valores, transforma nuestro ambiente.
Sin embargo, es también el espacio más privilegiado
para los avances de la postmodernidad:
Economía, trabajo, ideal, informático,
y a nivel totalizante.
LA CIUDAD COMO “DESAFÍO”
La ciudad debería estar estructurada para corresponder a los que le
dan su energía y su tiempo. Lo hace, pero con una minoría, con los
dueños del dinero y del poder político. La mayoría sobrevive a
peligros inevitables de la vida cotidiana: Tránsito, inseguridad,
corrupción, etc.; sobrevive en el ambulantaje; sobrevive con salarios
mínimos o con eventualidades laborales; sobrevive con hambre,
pobreza, y redes inventadas por los marginados.
LA CIUDAD COMO “CAOS”
¿Cuántas situaciones de crisis tiene que enfrentar la ciudad?
Caos, desorden, ruptura, sinsentido…
Hace falta intentar descubrir los mecanismos de reordenamiento
como el cosmos, el orden, la sutura de las heridas sociales y el
sentido de la vida.
LA CIUDAD Y SUS GRUPOS EMERGENTES
El urbanismo trastorna los modos de vida y las estructuras
habituales de la existencia. Surgen nuevos “proletariados”,
migraciones, miseria, discriminación, delincuencia, criminalidad,
droga y erotismo, deshumanización de los más débiles…
Es necesario “reconstruir” el tejido social, construir hoy la ciudad,
crear nuevos modos de contacto y relación, porvenir colectivo…
LA CIUDAD DESDE LOS IMAGINARIOS COLECTIVOS
Estos imaginarios colectivos son el conjunto de vivencias y
experiencias de las personas que a lo largo de su historia les dan
direccionalidad y sentido.
Su característica es la pervivencia, lo que subyace a pesar de las
nuevas circunstancias urbanas.
LA CIUDAD COMO “MITO”
No entendido como “ilusión”, sino en tanto que da cohesión a los
anhelos profundos de la persona; es posibilidad de respuesta a su
propia realización, es un paso que le acerca a lo anhelado en sus
sueños y aspiraciones no logradas en otro espacio.
Cuando estos sueños e ilusiones se desmoronan,
se da una ambivalencia:
- La ciudad me realiza, pero también me destruye
- Sufro en la ciudad, pero soy “adicto” a ella
- En la ciudad me siento incluido – excluido
- Busco el sentido y no lo encuentro
LA CIUDAD COMO “SÍMBOLO”
El símbolo es un signo que brota desde lo más profundo del ser,
desde los estratos anteriores a los conceptos.
El símbolo es más rico que la palabra, trasciende lo conceptual, llega
a lo profundo, toca lo sensible, revitaliza y va muy unido a los
momentos claves de la existencia.
LA CIUDAD Y SUS RITUALES
La ciudad es concentradora de símbolos y espacio
donde se celebran y viven múltiples rituales.
Las personas en la ciudad recurren a diferentes ritos,
algunas veces estos los llevan a evocar sus orígenes,
su tierra, su gente; otras veces los ritos expresan
su añoranza o sus anhelos.
LA CIUDAD Y SUS DIFERENTES GRUPOS
Los grupos que recurren a los mitos, símbolos y ritos en el espacio
urbano se pueden caracterizar en tres tipos:
a) Los que recurren al pasado
Para ellos el mito de la urbe pronto se desmorona. Por eso retornan.
b) Los que recurren al presente
El regreso al pasado pierde sentido, por eso se “reinventa”.
c) Los que recurren al futuro
Son los dominadores de la urbe,
sus más claros beneficiados.
COMPRO, LUEGO, EXISTO Y TRASCIENDO
(Necesidad de resurrección)
ME COMUNICO, LUEGO, ESTOY EN TODAS PARTES
(Necesidad de ubicuidad)
TENGO INFORMACIÓN, LUEGO, DOMINO
(Necesidad de omnipotencia)
SOY JOVEN, LUEGO, VIVIRÉ MUCHOS AÑOS
(Necesidad de eternidad)
PROGRESO, LUEGO, USO TECNOLOGÍA
(Necesidad de divinización)
Antonio Godina Tejeda
Director
Descargar

Diapositiva 1