Emigración europea transoceánica, siglos
XVI-XVIII
La emigración hacia América
La emigración española a América, fue una migración cuya valoración
demográfica ha sido tradicionalmente exagerada, presentándola como una causa
importante de la despoblación del país.
Según las estimaciones más verosímiles, el número total de emigrantes
españoles a América en el curso del s. XVI puede situarse entre las 200.000 y
las 220.000 personas, lo que repartido a lo largo de 100 años,no supone mucho.
Aunque hay estimaciones más abultadas; algunos autores hablan de casi
300.000 emigrantes en el XVI, y para Mörner entre 1500 y 1600 habrían salido
de España alrededor de 450.000 individuos con dirección a tierras americanas.
Emigración portuguesa a América
El Brasil fue "descubierto" por los
portugueses el 22 de abril de 1500. Poco
después los primeros colonos comenzaron
a establecerse en la colonia, pero de forma
poco significativa.
De hecho, los primeros pobladores en su
mayoría, eran los indeseados de la
Corona, como ladrones o traidores que
llegarían a cumplir su pena a Brasil. Esos
primeros colonos fueron dejados a su
propia suerte y acabaron siendo acogidos
por los grupos indígenas que vivían en el
litoral.
Durante el Siglo XVI y el XVII,
la inmigración portuguesa era
insignificante.
La
Corona
Portuguesa prefería invertir en
su expansión comercial en el
continente asiático y valoraba
muy poco sus posesiones en
América.
Sin embargo, durante el XVI, piratas francesas y de otras nacionalidades
comenzaron a rondar el territorio brasileño y a traficar el palo Brasil dentro
de las tierras lusitanas. Esta situación obligó a la Corona Portuguesa a
comenzar realmente una colonización de Brasil. Los primeros grupos de
estos verdaderos colonos comenzó a llegar sólo después de 1530.
En este periodo, llegaron a Brasil
portugueses de todos los tipos: desde el
rico
hacendado,
pasando
por
aventureros, prostitutas, huérfanos.
El foco de inmigración fue la Región
Nordeste de Brasil, ya que las
plantaciones de caña de azúcar estaban
en pleno desarrollo.
Esta inmigración colonizadora fue
marcada por la masculinidad de su
población: las mujeres portuguesas
raramente emigraban, pues en Europa
el Brasil poseía una imagen de tierra
salvaje y peligrosa, donde apenas los
hombres conseguían sobrevivir.
También,
de
forma
discreta,
desembarcaron en la colonia judíos,
muchos cristianos viejos y gitanos.
A partir del siglo XVIII, la inmigración portuguesa en Brasil
alcanza cifras jamás vistas.
Los factores para ese alto crecimiento fueron:
-Descubrimiento de oro en Minas Gerais
-La super población de Portugal
-El gran desarrollo de las técnicas de transporte marítimo.
Ya a comienzos del XVIII las minas de oro se habían
convertido en la primer fuente económica de la colonia. El
desarrollo y la riqueza atrajo un gran contingente de
colonos portugueses en busca de riquezas.
En su gran mayoría las
personas eran oriundas de
Minho, que estaba super
poblado.
Desde el comienzo, la Corona
Portuguesa incentivó la ida de estos
portugueses para Brasil, donde se
establecieron principalmente en las
regiones de Minas Gerais y en la
Región Centro-Oeste de Brasil, focos
de nuevas minas de oro.
Cuando
la
emigración
tomó
proporciones altísimas, la Corona
comenzó a controlar la salida de
portugueses para Brasil.
Inmigración portuguesa para Brasil (1500-1991)
Fuente: Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE)
Décadas
Número de inmigrantes
1500-1700
100.000
1701-1760
600.000
1808-1817
24.000
1827-1829
2.004
1837-1841
629
1856-1857
16.108
1881-1900
316.204
1901-1930
754.147
1931-1950
148.699
1951-1960
235.635
1961-1967
54.767
1981-1991
4.605
Emigración británica, holandesa,
francesa, alemana y nórdica a América.
En el s. XVII y sobre todo en el XVIII se desarrolló la
emigración británica, holandesa y francesa (instalación de
750.000 colonos, especialmente británicos, en lo que hoy
constituyen los Estados Unidos, y de poco más de 10.000
franceses en el Canadá).
En el s. XVIII se incorporan los alemanes y nórdicos
(daneses y suecos), aunque estas corrientes tuvieron una
importancia menor y la de los primeros pronto se vio
interrumpida.
Emigración británica
Las Trece Colonias es el nombre que se ha dado
históricamente a las posesiones coloniales de Gran
Bretaña en la costa atlántica de América del Norte
comprendida entre Nueva Escocia y Florida.
Gran Bretaña había establecido colonias en América
del Norte desde 1607. A lo largo del XVII aumentó la
población de este asentamiento y se fundaron muchas
otras colonias de origen británico.
Rasgo importante: su población de origen europeo
era bastante heterogénea, pues a los iniciales
inmigrantes ingleses se unieron después escoceses,
irlandeses, alemanes, flamencos y hugonotes
franceses.
A mediados del XVII Suecia y los Países Bajos
también habían fundado pequeñas colonias en la
costa norteamericana, pero cuando Inglaterra los
conquistó, su población también fue absorbida por
las Trece Colonias
Emigración holandesa
Desde mediados del XVI, comerciantes
holandeses incursionaron en las colonias
españolas de las Antillas.
Estableciéndose en las Antillas Menores
(Curazao) y en zonas del Brasil de donde fueron
expulsados en 1654.
Aunque permanecieron en la
Guyana holandesa (hoy Surinam),
donde desarrollaron durante los
siglos XVII y XVIII una
economía de plantación para
abastecer de productos tropicales
a Holanda.
En América del Norte comenzaron su entrada en el año 1609, cuando un
navegante inglés al servicio de una compañía holandesa, navegó por el río
Hudson.
A partir de 1614, los territorios comprendidos entre Virginia y Nueva Inglaterra llevan el
nombre de Nuevos Países Bajos.
1685
En 1621, la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales había establecido
puertos comerciales en las cercanías del río Connecticut como en Nueva York y
Albany.
Nueva Ámsterdam fue fundada en 1625 por la Compañía Neerlandesa de las Indias
Occidentales, y la ciudad se ubicaba en la punta sur de la isla de Manhattan.
1664
Se convirtió en el mayor asentamiento holandés de América del Norte y permaneció en manos de los
Países Bajos hasta 1664, en que pasó a pertenecer a Inglaterra.
Los holadeses lo recuperaron brevemente en 1673, y lo volvieron a ceder a Inglaterra en 1674
Emigración francesa
Los franceses establecieron, colonias
en el Nuevo Mundo durante el siglo
XVII, con el objetivo de exportar
azúcar y pieles hacia la metropoli.
Exploradores y colonos de Francia
se establecieron en el territorio que
hoy ocupa Canadá, el valle del río
Missisipi y a lo largo de la costa del
Golfo de México, en los actuales
estados de Alabama, Missisipi y
Luisiana, fundando las ciudades de
Quebec, Montreal, Detroit, San Luis
y Nueva Orleans.
Francia tuvo una vez vastas posesiones en Norteamérica, incluyendo los valles de
los ríos Missisipi y San Lorenzo y la región de los Grandes Lagos.
La Nueva Francia fue el inmenso territorio que comprendía todas las colonias
francesas de Norteamérica, desde la embocadura del río San Lorenzo hasta el delta del
Missisipi, durante el período que se extiende desde la exploración del Río San Lorenzo
en 1564 hasta la cesión de estos territorios a Gran Bretaña tras el Tratado de París de
1763.
Los colonos franceses que poblaban estas tierras provenían principalmente de las
antiguas provincias de Francia de Aunis, Bretaña, Normandía, Poitou y Saintogne.
La colonia tenía sólo
65.000 habitantes en
1763, cuando se
cedió a Inglaterra, y
esto después de
haber experimentado
un intenso aumento
poblacional, ya que
en 1700 tenía
únicamente 15.000
habitantes.
Quebec se fundó en 1608 y Montreal en 1642.
Quebec, tenía en el XVII unos 8.000 habitantes, y Montreal, contaba con unos 4.000.
Emigración danesa
En 1721 se volvieron a fundar colonias
en la costa suroeste de Groenlandia,
atraídos por la pesca.
.
Más al sur, en las Islas Vírgenes, la
Compañía Danesa de las Indias
Occidentales ocupó Saint Thomas en 1671,
a la que se unieron Saint John en 1718 y
Saint Croix en 1733, ésta última adquirida a
la Corona Francesa.
En las Islas Vírgenes Danesas, la mayor
parte de la economía giró en torno al cultivo
y venta de caña de azúcar, en cuya
producción se empleaban grandes
cantidades de esclavos africanos.
Emigración sueca
Suecia fundó una serie de pequeñas colonias
en América del Norte y el Caribe a partir
del siglo XVI.
Entre 1638 y 1655 los suecos establecieron
las colonias de Nueva Suecia Nuevo
Estocolmo y Swedesboro en lo que hoy es
Nueva Jersey.
Estas efímeras colonias fueron conquistadas
finalmente por los holandeses, que las
unieron al territorio de los Nuevos Países
Bajos.
Emigración alemana
La única colonización bajo iniciativa gubernamental
que llevaron a cabo los alemanes en América fue un
fallido intento de establecer una colonia en la actual
Venezuela entre 1528 y 1556.
La iniciativa correspondió a la importante familia
banquera de los Welser, quienes recibieron las
tierras de manos del emperador Carlos V.
Descargar

Emigración británica