“ANAM CARA”
“Amigo del Alma”
John O’Donohue
El libro de la
Sabiduría Celta
“Para todos mis Anam Cara”
“Estamos embarcados en un permanente
viaje
que va de
la oscuridad a la luz”
Tiempo eterno
Esta historia también revela que el ritmo de vida es distinto en el tiempo
eterno:
Una noche, un hombre de nuestra aldea volvía a su casa por un camino donde no
había casas.
Mientras pedaleaba en la bicicleta, oyó una hermosa música que venía del interior
de un muro próximo al mar. Saltó el muro y descubrió que en ese lugar desolado había una
aldea. La gente parecía esperarlo y conocerlo; lo recibieron con júbilo.
Le ofrecieron deliciosas bebidas y comidas.
Su música era la más bella que había oído jamás.
Pasó unas horas de gran felicidad. Entonces recordó que si no
volvía a su casa, saldrían a buscarlo. Se despidió de los aldeanos.
Cuando llegó a su casa le dijeron que había estado ausente
durante una quincena, aunque en el eterno mundo de las hadas le había
parecido sólo media hora.
Diversos autores medievales cuentan una historia muy parecida sobre
un monje al que podríamos llamar Fénix
Un día, mientras leía su libro de oraciones en el monasterio, un
pájaro empezó a cantar. El monje se concentró en el canto hasta el punto
de perder la conciencia de todo lo demás.
Finalmente cesó el canto, el monje volvió al monasterio, pero
descubrió que no reconocía a nadie. Ni sus compañeros a él.
Los cuentos de hadas celtas muestran una
región del alma que habita
el tiempo eterno.
Hay en nuestro interior una región eterna,
invulnerable a los estragos
del tiempo normal.
Shakespeare habla de los estragos del tiempo
en su soneto 60:
“Como en la playa al pedregal las olas,
nuestros minutos a su fin se apuran,
cada uno desplaza al que ha pasado
y avanzan todos en labor seguida”.
-Trad. de Manuel Mújica Laínez-
Tal vez sea esta frase del poeta, sacerdote y estudioso irlandés John O'Donohue,
la que mejor define el carácter marcadamente espiritual de esta obra,
una introducción amena y rigurosa a la sabiduría milenaria de los celtas.
Anam Cara,
que en gaélico significa "amigo del alma",
es el término con que los celtas designaban a la persona a quien revelaban sus
secretos, sus temores y preocupaciones más íntimas.
Es así que John O'Donohue, de la mano de los druidas, los poetas ambulantes y el manantial
de sabiduría de los monasterios cristianos, guía al lector hacia su anam cara particular, en una
búsqueda de claridad e inspiración acerca de temas tan universales como
la soledad, el amor y la muerte.
Bebiendo de las fuentes de la religión y de antiguas mitologías, Anam Cara es una curiosa síntesis de
filosofía, poesía y espiritualidad, capaz de transformar la vida de aquellos que quieran aprovechar el
tesoro
que guardan las enseñanzas
de la cultura celta.
INÉS OLIVERO
www.inesolivero.com.ar
www.apap.com.ar
Primera Entrega
Descargar

Diapositiva 1