Jos 6:17 Mas la ciudad será anatema á Jehová, ella con todas las cosas que están en ella:
solamente Rahab la ramera vivirá, con todos los que estuvieren en casa con ella, por cuanto
escondió los mensajeros que enviamos.
Jos 6:18 Empero guardaos vosotros del anatema, que ni toquéis, ni toméis alguna cosa del
anatema, porque no hagáis anatema el campo de Israel, y lo turbéis.
Jos 6:19 Mas toda la plata, y el oro, y vasos de metal y de hierro, sea consagrado á Jehová, y venga
al tesoro de Jehová.
Jos 6:20 Entonces el pueblo dió grita, y los sacerdotes tocaron las bocinas: y aconteció que como el
pueblo hubo oído el sonido de la bocina, dió el pueblo grita con gran vocerío, y el muro cayó á
plomo. El pueblo subió luego á la ciudad, cada uno en derecho de sí, y tomáronla.
Jos 6:21 Y destruyeron todo lo que en la ciudad había; hombres y mujeres, mozos y viejos, hasta
los bueyes, y ovejas, y asnos, á filo de espada.
"Israel ha pecado. Han quebrado mi pacto que les había
mandado. Han tomado de las cosas condenadas, han hurtado, han
mentido y aun las han escondido entre sus enseres”.
Josué 7:11
1.
2.
3.
4.
5.
6.
Han pecado
Han quebrado el pacto
Han tomado cosas condenadas
Han hurtado
Han mentido
Han escondido el anatema
“Levántate, santifica al pueblo, y diles:
Santificaos para mañana, porque el Señor
Dios de Israel dice así: Cosas Condenadas
Hay en medio de ti, Israel.
No podrás hacer frente a tus enemigos
Hasta que quites de tu medio las
Cosas condenadas”
Josué 7:13
“De la misma manera, los culpables dentro
de una Iglesia Pueden impedir que que
la bendición divina descanse sobre
Esa iglesia”
1JT: 455 y CBA: 209
“Hay muchos profesos cristianos cuyas confesiones son semejantes a la de Acán.
Desean, en general, reconocer su indignidad, pero no quieren confesar los pecados que
gravitan sobre su conciencia, y que han contribuido a que Dios esté enojado con su
pueblo. Así muchos ocultan pecados de egoísmo, abuso, deshonestidad hacia Dios y su
prójimo, pecados en el seno de la familia, y muchos otros que corresponde confesar en
público. El arrepentimiento genuino proviene de una comprensión del carácter
ofensivo de pecado. Estas confesiones generales no son el fruto de una verdadera
contrición ante Dios. Dejan que el pecador, lleno de un espíritu de complacencia
propia, siga adelante como en lo pasado, hasta que su conciencia se endurece, y las
amonestaciones que antes lo alarmaban apenas producen una impresión de peligro, y
después de un tiempo su conducta pecaminosa les parece normal. Demasiado tarde sus
pecados los alcanzarán, en el día cuando no puedan ser expiados ni con sacrificios ni
con ofrendas. Hay una enorme diferencia entre admitir ciertos hechos después de
haber sido probados, y la confesión de pecados conocidos solamente por nosotros y
Dios.” (Signs of the Times, 5 de mayo de 1881). 135
Por el pecado de un hombre, vergüenza, derrota y muerte cayeron sobre Israel. Se
les retiró la protección que había cubierto sus cabezas en el tiempo de la batalla.
Los diversos pecados que profesos cristianos acarician y practican traen el enojo
de Dios sobre la iglesia. . .
La influencia que más debe temer la iglesia no es la de los opositores abiertos,
infieles y blasfemos, sino la de los miembros profesos de Cristo que son
inconsecuentes. Estos son los que impiden la llegada de las bendiciones del Dios de
Israel y traen debilidad a la iglesia, una mancha que no es fácil de quitar.
El cristianismo no es sólo para ser lucido el sábado y desplegado en el templo; es
para cada día de la semana y para cada lugar. Sus exigencias deben reconocerse en
el taller, en el hogar, y en las transacciones comerciales con los hermanos y con el
mundo. . .
Es mejor morir que pecar; mejor padecer necesidad que defraudar; mejor tener
hambre que mentir. Que todos los que sean tentados enfrenten a Satanás con las
palabras: "Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, que anda en sus
caminos. Cuando comieres el trabajo de tus manos, bienaventurado serás, y te irá
bien" (Sal. 128: 1, 2) (Testimonies, tomo 4, págs. 493, 495).120
“Entonces Josué y todo Israel, tomaron a Acán hijo de Zera, el
dinero, el manto y el lingote de oro, sus hijos e hijas, sus bueyes,
asnos y ovejas, su tienda y todo lo que tenía, y los llevaron al valle
de Acor. Y dijo Josué: "¿Por qué nos turbaste? Túrbete el Eterno
en este día". Y todos los israelitas los apedrearon y quemaron”.
Josué 7: 24-25
“Entonces saldrán los habitantes de las ciudades de Israel y harán hogueras con
las armas, y quemarán escudos, paveses, arcos y saetas, mazas y lanzas, y harán
fuego con ellos durante siete años. `No tomarán leña del campo ni la recogerán de
los bosques, porque harán hogueras con las armas; despojarán a sus despojadores
y saquearán a sus saqueadores'--declara el Señor DIOS.
`Y sucederá en aquel día que daré a Gog un lugar para sepultura allí en Israel, el
valle de los que pasan al oriente del mar, y cortará el paso a los viajeros. Allí
enterrarán a Gog con toda su multitud, y lo llamarán el valle de Hamón-gog.
`Durante siete meses la casa de Israel los estará enterrando para limpiar la tierra”.
Ezequiel 39: 9-12
1. Es Dios el que da la victoria en
cualquier batalla
2. El éxito no puede alcanzarse mientras
haya pecado en el campamento
3. Cuando se confiesa el pecado, Dios toma los
Fracasos del hombre y los convierte
en bendiciones
“Si mi pueblo, que mi nombre invoca,
Se humilla y se aparta del mal
y mi rostro busca en oración,
Entonces del cielo oiré su ruego,
Perdonaré sus pecados y sanaré
Su tierra”
2 Cronicas 7:14
“No podréis servir al Señor, porque él es Dios
Santo, Dios celoso. No tolerará vuestras
Rebeliones y vuestros pecados”
Josue 24:19
“El que encubre sus pecados, NO prosperará,
Pero el que los confiesa y se aparta,
Alcanzará misericordia”
Josue 24:19
¿Habéis pensado por qué fueron sometidos al castigo de Dios todos
los que estaban relacionados con Acán? Fue porque no habían sido
preparados y educados de acuerdo con las direcciones dadas en la
gran norma de la ley de Dios. Los padres de Acán lo habían educado
en tal forma, que se sentía libre para desobedecer la Palabra del
Señor. Los principios inculcados en su vida lo indujeron a tratar a
sus hijos en tal forma que ellos también se corrompieron. La mente
actúa sobre otra mente y recibe su influencia, y el castigo que incluyó
a los familiares de Acán revela el hecho de que todos estaban
implicados en la transgresión (Manuscrito 67, 1894).
Descargar

El Pecado de Acán - Ptr. Arturo Quintero