CARTA DE SAN PABLO
A FILEMON
CARTA A
FILEMON
1. CARACTERÍSTICAS LITERARIAS
a)
b)
Una carta autógrafa. Es la única
totalmente escrita por la mano
del Apóstol, quien de ordinario
dictaba su correspondencia. M.
Goguella la ha calificado de
"verdadera obra maestra de tacto
y cariño”.
La carta de Apión, ejemplo de
carta privada. Para entender
mejor lo que es una carta privada
de la época de Pablo, vamos citar
un texto de la carta enviada por
Apión a su padre Epímaco. Un
joven egipcio, Apión, alistado en
la flota imperial romana, escribe
en cuanto llega a Misena, junto a
Nápoles. Esta carta, escrita en
griego en un papiro, que data del
s. II de nuestra era y fue enviada a
Filadelfia en Egipto. Puede ser útil
comparar su estructura con la
carta a Filemón
A.
B.
C1
C2
C3
B’)
A’)
Apion a Epímaco, su padre y Señor (kyrios),
muchos saludos. Ante todo, deseo que estés bien
de salud y que, esté yéndote bien, seas feliz, así
como mi hermana, su hija y mi hermano.
Doy gracias al Señor (kyrios= Serapis) porque,
cuando he estado en gran peligro en el mar, me
ha salvado en seguida.
Al llegar a Misena, he recibido como viático
(suma entregada para el viaje), de parte de César,
tres monedas de oro. Todo me va bien.
Por otra parte, te ruego, Señor padre mío,
escríbeme una breve carta, ante todo para
decirme si estás bien de salud; después, para
hablarme de la de mis hermanos y hermanas; en
tercer lugar, para que te bese la mano porque me
has dado una buena educación y, gracias a ella,
espero hacer rápidos progresos, si los dioses lo
permiten.
Muchos saludos a Capitón y a mis hermanos y
hermana y a Serenilla y mis amigos. Te he enviado
un pequeño retrato mío por medio de Eutemón.
Mi nombre (de militar) es Antonio Máximo.
Deseo que estés bien.
Centuria Atenónica, Seneico, hijo de Agatón-Demón,
te saluda y Turbón, hijo de Galonio.. .
c) ¿Es una carta
privada o va dirigida a
una Iglesia?
Según el tema, la carta parece privada:
en ella Pablo aborda en forma nueva y
luminosa un asunto delicado entre un
amo, Filemón, y un esclavo, Onésimo,
ambos cristianos.
De hecho, la carta es privada,
personal, dirigida a Filemón; pero
también es pública y comunitaria,
porque Pablo asocia al destinatario
con la Iglesia que se reúne en su casa.
Si se compara la carta de Apión con la
de Pablo a Filemón, la estructura
muestra gran parecido.
Si se la considera como una grave
exhortación del apóstol a propósito de
un esclavo teniendo como telón de
fondo la cuestión de la esclavitud,
adquiere un alcance considerable,
revelador de la actitud cristiana con
respecto a los esclavos.
• d) Estructura análoga a una carta privada
(la carta a Filemón)
• Hemos conservado las mismas letras de la
carta de Apión, arriba citada, para facilitar la
comparación con la carta a Filemón. Esto
muestra claramente las semejanzas de
género literario entre ambas cartas.
• A) Encabezamiento: 1-3
• B) Acción de gracias: 4-7
• C) Petición en tres puntos:
• a) 8-11: ahora encuentra Onésimo su
verdadera utilidad.
• b) 12-16: Hijo espiritual de Pablo, será
hermano de Filemón.
• c) 17-20: ¿Quién está en deuda? ¿Pablo con
Filemón o a la inversa?
• B') 21-22: Pablo se fía completamente.
• A’) Saludos.
•
2. PABLO Y LA ESCLAVITUD
En ésta época la situación de los
esclavos en el imperio romano estaba
mejorando lentamente.
El epicureísmo y el estoicismo han
influido en la mejora.
En el conocido pasaje de la carta a
Lucilio no. 47
Séneca no vacila en preguntar:
"¿Qué diremos? ¿Son esclavos? Son
hombres....".
Para decir esto, se han necesitado
siglos.
Pablo ha sido más atrevido en Gálatas:
en Cristo no hay ni judío ni griego, ni
libre o esclavo, ni varón ni mujer, todos
son uno en Cristo (cf Ga 3, 28).
a) El rescate del esclavo.
La situación de los esclavos varía
en los diversos lugares del
imperio y depende de las tareas
en que están empleados.
•
•
•
Ahora, el esclavo puede esperar obtener un día su
libertad.
Incluso se han establecido reglas para su rescate.
Una vez fijado el precio del rescate (palabra que
tendrá una singular resonancia en la doctrina
cristiana), el amo no podrá apoderarse de él, ni
aumentarlo, ni fijar un tiempo más largo para
otorgar la libertad. Un Liberto, Félix, que llegó a ser
gobernador de la provincia, es el que recibió a Pablo
cuando era trasladado de Jerusalén a Cesarea (Hch
23, 26-35).
b) La iglesia y los esclavos. Joel Schmidt, en su libro
sobre la esclavitud en el imperio Romano, resume
perfectamente la situación: "La Iglesia ha penetrado
por todas partes; no pretende hacer bien a una
clase a expensas de otra, ni perjudicar a los ricos
para servir a los más pobres, ni libertar a los
esclavos para arruinar a los grandes propietarios y
acabar arruinando la economía general del
imperio".
Si los esclavos, como los demás creyentes, están
llamados a dar testimonio de su fe en Cristo, lo
harán donde están y en las ocasiones que les
proporcione su situación particular. En una palabra, el
evangelio actúa más por dentro que por fuera.
c) El caso de Onésimo
en la carta a Filemón.
Onésimo, esclavo de Filemón, ha huido
de la casa de su amo. Es difícil
determinar cómo se conocieron Pablo
y Onésimo. Lo cierto, según Col 4, 9,
existen lazos de profunda amistad
entre Pablo y Onésimo que vuelve a
Colosas con Fortunato, portador de las
dos cartas: A Filemón y a los
Colosenses.
Filemón es un cristiano pudiente de la
Iglesia de Colosas (Col 4, 7-9) ,
convertido por Pablo (19) y que sigue
muy unido al apóstol (1). Por eso Pablo
está seguro de que recibirá a Onésimo
no ya como a esclavo, sino como a un
hermano querido.
El lugar de envío y el lugar de
expedición son los mismos que los de
la carta a los Colosenses.
• d) ¿Es esta carta una aplicación de la regla
de 1Co 7,21?
• Según 1Co 7, 21 aconsejaba: aprovecha tu
situación de esclavo para dar testimonio de
tu fe dónde estás; en otras palabras:
muestra como esclavo tu libertad en Cristo.
• Cuando el amo es cristiano, como en el caso
de Filemón, el apóstol va más lejos: con una
seguridad tranquila interviene en el derecho
de propiedad de un amo sobre un esclavo.
• 3. BUSCAR EL COMPROMISO SIN
RENUNCIAR A LA REVOLUCIÓN
• Filemón era un rico hacendado de Colosas,
convertido por Pablo al cristianismo durante
su trienio de permanencia en Éfeso, y que
fue uno de los proclamadores del nuevo
mensaje en su ciudad natal, hasta convertir
su propia casa en lugar de reunión o
"Iglesia".
Un esclavo suyo,
llamado Onésimo, se
le ha fugado.
Quizá el motivo de la fuga fuera la
sustracción de dinero; pero en todo
caso le era deudor a su amo de todo
el trabajo defraudado. Huyendo de la
policía imperial, había conseguido
diluirse entre la masa multicolor de la
cosmopolita Roma. Sin duda, desde
Colosas sabría el esclavo de la
existencia de Pablo y de su extraña
predicación, en que afirmaba
claramente una absoluta igualdad de
consideración para amos y esclavos. Lo
cierto es que Pablo lo recibió
cariñosamente y lo tomó a su servicio,
instruyéndolo en la nueva fe y
confiriéndole el bautismo. Ahora bien,
como Onésimo era esclavo de Filemón
Pablo no quería avocar el derecho
ajeno y se lo remitió a su amo legal
con una carta.
•
•
En esta carta Pablo expresa el nuevo orden de
ser: no hay diferencias, sino igualdad en Cristo
tanto el amo como el esclavo, todos están en la
misma condición de esclavos de Cristo. Esta era
la tesis, y así Pablo confirmaba su pregón de
antaño: “en Cristo no hay amo ni esclavo”.
En el orden de la casuística era legal y
sociológicamente Imposible buscar para
Onésimo un "status" fuera de los cauces
establecidos. Por eso, se lo remite a Filemón,
para que sea él el que cumpla libremente la
tarea cristiana de devolver la libertad a un
esclavo. Con delicadeza el propio Pablo se hace
solidario de los daños y perjuicios que la fuga de
Onésimo hubiera producido a Filemón, aunque,
a decir verdad, el propio Filemón le era deudor a
Pablo de algo más que ese inicio de libertad que
se obtiene con aquellos cauces legales: Pablo le
debía a Filemón ese pregón de libertad total que
es el Evangelio.
Pablo resuelve un caso
concreto de ética social
con un tacto y discreción
francamente admirables.
Por una parte, no renuncia al
principio ideal del cristianismo
que va en el sentido de la lucha
por una igualdad total y, por
tanto, por la supresión del
régimen legalmente establecido
de la esclavitud.
Por otra parte, comprende que en
aquel momento determinado no
se podía soñar alegremente que
había llegado ya la hora de la
Revolución. Pablo evita la
demagogia y opta por ir
concientizando a las comunidades
cristianas para que ellas mismas
vayan descubriendo aquella
"novedad" de la libertad por la
que Cristo los había liberado”(Ga
5, 1).
• Sobre todo, se mantiene en la
auténtica jerarquía de valores
cristianos: el Evangelio es una
norma trascendente que,
aunque temporalmente se
encarne en una estructura
social, no puede reducirse a
éste ni agotar en ella su
fecundidad social, no puede
reducirse a éste ni agotar en
ella su fecundidad ilimitada.
Aún más, las "estructuras de
este "mundo son todas ellas
perecederas" (1 Co 7, 31).
Descargar

CARTA A FILEMON - Parroquia del Perpetuo Socorro