SENDAS ÉL HARÁ
Nº 70
EL LEPROSO
SANADO
UNA VEZ QUE JESÚS PASABA POR UN
PUEBLO, DIEZ LEPROSOS LO ESTABAN
ESPERANDO. HABÍAN OÍDO QUE QUIZÁS EL
PASARÍA POR AHÍ. TENÍAN LA ESPERANZA
DE QUE ÉL LOS SANARA.
COMO ERAN LEPROSOS NO SE LES PERMITÍA
ACERCARSE A LA ORILLA DEL CAMINO. LO
LLAMARON DESDE LEJOS: “¡JESÚS! ¡MAESTRO!
¡TENGA MISERICORDIA DE NOSOTROS!” .
SE CUBRÍAN LA CABEZA Y LLEVABAN VELOS QUE LES
TAPABA EL ROSTRO. HACÍAN ESTO PARA QUE NADIE
TUVIERA QUE VER LAS HERIDAS TAN HORRIBLES QUE
TENÍAN POR SER LEPROSOS, LE SUPLICARON A JESÚS
QUE LOS SANARA.
JESÚS SEÑALÓ EN DIRECCIÓN AL PUEBLO. “VAYAN Y
PRESÉNTENSE ANTE LOS SACERDOTES”. ¡ESTA ERA OTRA
FORMA DE DECIRLE A LOS LEPROSOS QUE ESTABAN
SANADOS! SOLO LOS QUE HABÍAN SIDO SANADOS
PODÍAN IR A VER A LOS SACERDOTES.
LOS HOMBRES HICIERON LO QUE JESÚS LES DIJO.
MIENTRAS SE DIRIGÍAN AL TEMPLO PARA VER A LOS
SACERDOTES, SINTIERON QUE ALGO EXTRAÑO SUCEDÍA.
SENTÍAN LA SANGRE BULLIR POR LAS PIERNAS Y LOS
BRAZOS. UNA EXTRAÑA SENSACIÓN DE CALOR LES SUBÍA
Y LES BAJABA POR LA ESPALDA, UN HOMBRE SE SUBIÓ
LAS MANGAS Y VIO QUE DE NUEVO TENIA LA PIEL SANA.
ENTONCES GRITÓ: “¡ALABADO SEA DIOS! ¡ALABADO
SEA EL SEÑOR DIOS TODOPODEROSO! ¡ESTOY
SANADO! ¡YA ESTOY BIEN!”
LUEGO SE VOLVIÓ, TAN
PRONTO COMO PUDO,
REGRESÓ CORRIENDO
DONDE JESÚS ESTABA
ENSEÑANDO. CAYÓ A LOS
PIES DE JESÚS Y ABRAZADO A
ELLOS DECÍA: “¡GRACIAS!
¡GRACIAS!”
LUCAS 17: 11-16
JESÚS SANA A DIEZ LEPROSOS DE ESA TERRIBLE
ENFERMEDAD. PERO AL ENCONTRARSE LIMPIOS, SOLO
UNO REGRESA PARA DARLE LAS GRACIAS Y ADORARLO.
¿NO ERAN DIEZ LOS QUE FUERON LIMPIOS? ¿DÓNDE
ESTÁN LOS OTROS NUEVE? ES UNA PREGUNTA QUE
VALE LA PENA QUE NOS HAGAMOS EN EL DÍA DE HOY.
¿CUÁNDO FUE LA ÚLTIMA VEZ QUE LE DIJISTE A TU
ESPOSO, ESPOSA, HIJOS, O A DIOS, “GRACIAS”POR LA
BENDICIÓN QUE RECIENTEMENTE A LLEGADO A TU
VIDA?
HAZ QUE EL DÍA DE HOY SEA UN DÍA DE ACCIÓN DE
GRACIA EN TU CASA
CADA MAÑANA AL DESPERTAR Y POR LA NOCHE AL
DESCANSAR, AGRADEZCO TUS BONDADES A MI VIDA,
POR TODO LO QUE ME PERMITES DISFRUTAR.
SEÑOR JESÚS, YO TE ACEPTO COMO MI ÚNICO Y
SUFICIENTE SALVADOR DE MI VIDA Y DE MI ALMA. SEÑOR
JESÚS, PERDÓNAME TODO LO QUE TE HE OFENDIDO DE
PENSAMIENTO, PALABRA Y OBRA; LÁVAME Y LÍMPIAME
CON TU PRECIOSA SANGRE; ESCRIBE MI NOMBRE EN EL
LIBRO DE LA VIDA. SÉLLAME CON TU ESPÍRITU SANTO.
GRACIAS SEÑOR; EN EL NOMBRE DE JESÚS, AMÉN.
“NO TE QUEDES EN SÓLO HABER OÍDO DE JESÚS,
ATRÉVETE A CONOCERLO A TRAVÉS DE LA LECTURA DE
LA BIBLIA”
Puedes ser feliz hoy ...
sábado, 03 de octubre de 2015
6:26:02 a.m.
Y vivir cada día… Es una decisión...
Descargar

El leproso sanado