Diferencias entre la lengua
oral
y la lengua escrita
Por Eduardo Fernández
Apuntes introductorios
La lengua oral es aprendida espontáneamente durante los primeros
años de vida, mientras que la lengua escrita necesita un proceso de
aprendizaje. Por eso decimos que una es ‘natural’ y otra ‘artificial’.
En gran parte del mundo no se utiliza el código escrito, mientras
que la lengua oral se da en todos los rincones del planeta.
La lengua escrita amplía las posibilidades de la lengua oral y
permite almacenar gran cantidad de conocimientos que favorecen
el avance científico y tecnológico. La importancia de la lengua
escrita a lo largo de la Historia y en nuestra sociedad que constituye
el pilar básico de la misma, ya que gracias a ésta podemos redactar
leyes, constituciones, contratos y demás documentos que
constituyen la base de nuestro sistema de organización burocrática.
Aún así, no podemos negar la primacía e importancia de la lengua
oral, pues es la base y el fundamento de la vida en sociedad.
Diferencias entre ambos
códigos
Agrupamos las principales diferencias entre ambos códigos en:
1. Contextuales: derivan de la situación de la enunciación, del
contexto en el que se produce la comunicación.
2. Textuales: son consecuencia de los anteriores y hacen referencia a
aspectos lingüísticos.
Diferencias contextuales
Canal auditivo – Canal visual.
Espontánea – Elaborada.
Inmediata en tiempo y espacio – diferida en tiempo y
espacio.
No queda registrada – Queda registrada.
Diferencias textuales
Acentúa las variantes dialectales – Neutraliza las variantes
dialectales.
Selección de ideas menos cuidada – Evita repeticiones gracias a
una mayor estructuración.
Relevancia de la deixis y la entonación – Uso de la anáfora,
puntuación y conectores.
Sintaxis sencilla – Sintaxis más elaborada (frases más largas y
subordinadas).
Léxico poco específico – Léxico más preciso.
Texto modelo: Lengua oral
- ¿De los españoles que juegan en Inglaterra cuál le gusta más?
- Torres y Cesc Fábregas, que además no costó nada.
- ¿Insulta a los árbitros desde el palco cuando perjudican a su
equipo?
- Sí, porque ha habido algunos árbitros que…
- ¿Les llama Hamilton?
- Lo digo en italiano. A un jugador mío que se lo dijo en inglés y lo
echaron para cuatro partidos. Lo importante de los árbitros es que
sean honestos, después los errores son normales. En Italia se ve
cuarenta veces el gol, se quejan mucho. En Inglaterra la gente
viene a divertirse, saben perder. En Italia y en España eso no pasa.
Texto modelo: lengua escrita
El 2008 no ha empezado nada bien para el Español. A la
eliminación en la Copa, a la caída de los puestos Champions tras
dos derrotas consecutivas, a su vacío en la portería por la
participación de Kameni en la Copa África y la lesión de Lafuente y
a la larga baja de Jarque se suma ahora la de Raúl Tamudo.
El capitán se fracturó ayer el cúbito del antebrazo izquierdo y hoy
será operado. Estará, al menos, dos meses de baja, por lo que se
perderá un tramo vital del calendario, en el que su club debe
defender los puestos europeos, y también dos encuentros
amistosos con la selección que servirán a Luis Aragonés para
preparar la Eurocopa.
La comunicación oral y
plural
EL DEBATE
TOMÁS PALACÍN
Definición
El debate es un acto propio de la comunicación
en la que se confrontan dos opiniones de dos
personas o dos grupos de personas que tienen
ideas diferentes sobre algún tema que suscite
controversia.
Es de carácter argumentativo , y es guiado por
un moderador. Durante el desarrollo del debate
se analiza el tema en concreto desde diferentes
puntos de vista.
Objetivos del debate
Concienciar: dar a conocer y defender las
opiniones sobre algún tema en específico. El
intercambio de ideas enriquece el conocimiento.
Analizar y/o reflexionar: sustentar y dar juicio a
argumentos que faciliten la toma de decisiones
sobre algún problema y aportar soluciones.
Dialogar: ejercitar la expresión oral ,la
capacidad de escuchar y la participación activa
de los debates.
Personas que intervienen en el
debate
Moderador: introduce el tema , encauza el
debate y de vez en cuando hace un resumen
del o clarifica aportaciones.
Participantes (debatientes informados): es
necesario qu cada uno de los integrantes del
debate sepa e investigue profundamente el
tema por tratar en un debate. Esto ayuda al
conocimiento de argumentos.
Secretario/a: toma nota por escrito de lo
fundamental de cada intervención. Esta a las
ordenes del moderador.
Procedimiento para su preparación
Elegir u tema de interés y que suscite
controversia y preparar los contenidos teóricos.
Escoger un/a coordinador/a, que determina el
esquema de trabajo que en algunos casos
puede ser un cuestionario con preguntas
elaboradas de tal manera que suscite la
controversia.
Conformar grupos que defiendan o ataquen
planteamientos.
Preparar material y las ayudas
Designar un secretario.(no siempre)
Normas para su realización
Durante el debate el coordinador debe:
Poner en consideración el objetivo.
Anunciar el tema y ubicarlo dentro del proceso
Describir la actividad y dar instrucciones.
Formular preguntas por orden.
Desempeñar durante la discusión el papel de
moderador.
Ayudar a llegar a conclusiones.
Realizar la evaluación sobre la asamblea.
Actitudes correctas para debatir
No imponer el punto de vista personal.
No hablar en exceso para así dejar intervenir a los
demás, evitando la tendencia al monólogo y la
monotonía.
No burlarse de la intervencion de nadie.
Evitar los gritos.
Hablar sin temor a la crítica.
Oir atentamente al interlocutor.
Adecuar el tono , el vocabulario y el contenido del
mensaje para conseguir precisión léxico-semántica.
Evitar problemas/cuestiones personales destructivos.
TEXTOS ORALES
PLANIFICADOS
RICARDA FERNÁNDEZ
TIPOS
Comunicación oral
planificada
Singular
Plural
El debate
La mesa redonda
El coloquio
Técnicas Extralingüísticas
Las técnicas extralingüísticas son aquellas que no formando
estrictamente parte del lenguaje oral pueden condicionar el
mensaje.
Ejemplos de estas técnicas son la pronunciación, el ritmo, la
entonación, el volumen y saber mantener una actitud natural y
relajada haciendo así que la expresión sea fluida y sin pausas.
Definición
Un debate es una confrontación de dos actitudes o posturas frente al
mismo tema encontrando así numerosas ideas y opiniones.
Su finalidad es la de analizar un problema intercambiando puntos de
vista diferentes, enriqueciendo al conocimiento que tienen los
participantes sobre el tema en concreto.
Los debates de hoy en día se realizan con público y los aciertos o
desaciertos de los participantes hacen que el público se decante por
una opinión u otra.
Tipos De Participantes
1.
MODERADOR/A:
Introduce el tema
Organiza las intervenciones
Resume y clarifica las aportaciones poco claras
Suaviza las tensiones de controversia
Sintetiza el debate con las conclusiones
2.
SECRETARIO/A:
El secretario/a se encarga de tomar nota de lo fundamental del debate y este debe estar
cerca del moderador para poder aclarar cualquier duda.
3.
PARTICIPANTES:
Aportan sus argumentos
Cuidan de diversos aspectos al hacer sus intervenciones
- El contenido: Se requiere conocimiento del tema y aportaciones de pruebas
- El uso de la lengua: Deben utilizar un registro estándar , un léxico preciso y
deben tener cuidado con la expresión que debe ser fluida.
- La mecánica del debate: Deben respetar a los turnos y a los otros participantes
Otros Tipos De Comunicación Oral
Planificada
COLOQUIO:
Un coloquio es una reunión de personas que discuten sobre un
tema pero que no tienen que estar necesariamente en
desacuerdo.
MESA REDONDA:
Grupo de personas que dominan perfectamente determinada
materia y se reúnen para confrontar sus opiniones sin
diferencias de jerarquía entre los participantes.
LOS TEXTOS
DIALOGADOS
FORMALES
Regina Arimon Martínez
1ero Bachillerato B
Castellano
Los textos
dialogados formales
El diálogo formal
El diálogo narrativo
Estilo
directo
Estilo
indirecto
Estilo indirecto
libre
El monólogo
El diálogo formal
Definición de diálogo: intercambio comunicativo oral entre dos o más personas. Hace
posible que los personajes se presenten directamente.
 Característica básica: La interacción (emisor y receptor intercambian sus
papeles y se influyen mutuamente y así van
construyendo el texto)
Aparece espontáneamente y además puede
crearse artificialmente.
 Géneros en los que aparece el diálogo:
• El teatro no hay narrador, el autor cede la palabra a los personajes
• La novela el diálogo se mezcla con la narración y descripción.
El diálogo formal: varias personas conversan por turnos no prefijados, pero
realmente el autor organiza los turnos.
El diálogo narrativo
El autor puede optar por presentar directamente las palabras de los personajes que
intervienen en el relato.
Así se puede utilizar el diálogo en varias formas:
 ESTILO DIRECTO: reproduce al pie de la letra las palabras que dicen
los personajes.
El narrador puede explicar quién habla a través de los verbos de lengua y
pensamiento.
Se utilizan recursos tipográficos (guiones, comillas..)para introducir las
palabras del personaje.
 ESTILO INDIRECTO: El narrador resume las palabras de los personajes en
tercera persona, así nos cuenta lo que han dicho.
Al pasar del Estilo directo al estilo indirecto, se producen cambios:
 Los pronombres personales: de primera a tercera persona.
 El tiempo verbal: de presente a pasado.
 Deípticos de tiempo y espacio: allí, aquí, ahora..
 ESTILO INDIRECTO LIBRE: Combina los dos anteriores.
El narrador, en tercera persona, recoge las palabras o pensamientos de los
personajes como si fuera en estilo indirecto, pero las palabras se insertan en el
relato sin verbo de lengua o pensamiento, sin los nexos, y sin marcas
topográficas.
 EL MÓNOLOGO: (fluir de la conciencia)
El personaje habla consigo mismo o se dirige a alguien sin esperar
respuesta.
Deja ver el interior del personaje: sus sentimientos,
pensamientos…
Uso de la primera persona, se utiliza también la segunda persona cuando
el personaje habla consigo mismo.
Monólogo interior: utilización más extrema del monólogo. Se reproducen los
pensamientos y sentimientos más ocultos, incluso se
muestra el subconsciente.
Características: asociaciones sin sentido aparente, desorden, repeticiones,
desdoblamiento del hablante, etc.
Ejemplos del diálogo narrativo
 ESTILO DIRECTO:
Ejemplo: Discutió con su padre y le dijo: “me iré de casa y no me volveréis a ver”.
 ESTILO INDIRECTO:
Ejemplo: Discutió con su padre y le dijo que se iría de casa y que no volverían
a verla.
 ESTILO INDIRECTO LIBRE:
Ejemplo: “Discutió con su padre, se iba de casa y no volverían a verla”.
 MONÓLOGO:
Soliloquio = monólogo ordenado.
EL TEXTO EXPOSITIVO
DEFINICIÓN
ESTRUCTURA
TIPOS DE TEXTOS
FORMAS LINGÜÍSTICAS
MANAR IDRIOUICH
EL TEXTO EXPOSITIVO
El texto expositivo tiene como objetivo informar y aportar
conocimientos sobre un tema. La intención es didáctica:
hacer entender una idea o un concepto, o ampliar los
conocimientos del receptor.
El texto debe tener una forma ordenada,clara y
objetiva, en la que domine la función referencial. El
emisor tiene que tener una idea global de lo que quiere
explicar y emplear al receptor un conocimieto
determinado sobre el tema.
Ejemplos: textos científicos, del ámbito académico,
enciclopédias, etc. los cuales podemos agrupar en:
TIPOS DE TEXTOS
Textos divulgativos: informan clara y objetivamente de
un tema de interés general, fácil de entender porque se
dirige a un ámplio sector de público.
La exposición científica: el desarrollo de la ciéncia
actual hace que formen un subgénero muy
especializado, con un grado de dificultad alto porque el
fin no es solo informar, sino hacer comprender
fenómenos y conceptos que exigen unos conocimientos
previos.
Éstos suelen combinarse con textos descriptivos,
instructivos y sobretodo argumentativos.
ESTRUCTURA
ESTRUCTURA:
Los textos expositivos parten de una idea que se desarrolla a continuación. Los
elementos del texto se relacionan siguiendo un razonamiento ordenado según el
tema.
La selección de la información que hace el emisor debe partir de un conocimiento
global del tema y tener en cuenta los conocimientos que se presupone que tiene el
receptor. La exposición tiene que ser clara y ordenada para así hacer que el
desarrollo del tema esté equilibrado con la información que se ha dado y la que se va
añadiendo.
La estructura básica consta de tres partes:
- Introducción: se plantea el tema. Se puede entrar directamente en él o definirlo.
En textos que sean largos pueden incluirse tiempo y espacio, la bibliografía y los
objetivos de la exposición.
- Desarrollo: se aborda el tema, y se incorporan los subtemas y los ejemplos. Éstos
últimos son muy importantes en la exposición, porque apoyan la explicación y
ayudan a la comprensión.
- Conclusión: se cierra el texto llegando a la tesis que se ha expresado al principio,
valorando la información que se ha expuesto.
NOTA: "di de qué hablarás, seguidamente habla de ello, y después di de qué has
hablado".
FORMAS LINGÜÍSTICAS DE LA
EXPOSICIÓN:
En la sintaxis, las oraciones suelen ser
enunciativas compuestas.
El verbo suele estar en un presente
intemporal. Predomina la tercera persona,
con formas impersonales.
El léxico es claro, preciso y denotativo. Se
evita la ambigüedad y la polisemia.
El Texto Argumentativo
Eva Ladevesa Sánchez
EL TEXTO ARGUMENTATIVO
OBJETIVOS PRINCIPALES Y CARACTERÍSTICAS:
-
-
-
expresar opiniones o rebatirlas para persuadir al un receptor, es decir,
para conseguir que el receptor se sitúe a favor o en contra de una
idea determinada.
intentar demostrar, convencer o cambiar ideas. Por ello, en un
texto argumentativo además de la función apelativa presente en el
desarrollo de los argumentos, aparece la función referencial, en la
parte en la que se expone la tesis.
La argumentación se utiliza en una amplia variedad de textos,
especialmente en los científicos, filosóficos, en el ensayo, en la
oratoria política y judicial, en los textos periodísticos de
opinión y en algunos mensajes publicitarios. En la lengua oral,
además de aparecer con frecuencia en la conversación cotidiana.
El Texto Argumentativo
El texto argumentativo suele organizar el contenido en tres apartados:
- La INTRODUCCIÓN suele partir de una breve exposición en la que el
argumentador intenta captar la atención del destinatario y despertar en él una
actitud favorable. A la introducción le sigue la tesis, que es la idea en torno a la
cual se reflexiona.
- El DESARROLLO. Es donde aparece el cuerpo de la argumentación y donde se
van aportando argumentos, es decir, razones para confirmar o rechazar la tesis.
También pueden surgir conclusiones parciales que dan lugar a nuevos
argumentos.
El emisor debe mostrar su razonamiento a partir de argumentos de diversos tipos:
De autoridad: cuando apoyamos nuestro argumento con argumentos de un experto
y aportamos datos, documentos, testimonios...
Del sentir de la sociedad: si nuestros argumentos coinciden con la opinión de la
mayoría.
De la experiencia individual: fruto de vivencias del emisor.
Según la situación comunicativa, se distingue entre :
ESTRUCTURA MONOLOGADA: La voz de un solo sujeto organiza la totalidad del
texto argumentativo. Es el caso del investigador que valora el éxito de un
descubrimiento en una conferencia.
ESTRUCTURA DIALOGADA: El planteamiento, la refutación o la justificación y la
conclusión se desarrollan a lo largo de réplicas sucesivas. Es el caso de los
debates en los que es fácil que surjan la controversia, la emisión de juicios
pasionales, las descalificaciones y las ironías.
El Texto Argumentativo
- La CONCLUSIÓN. Es la parte final y contiene un resumen de lo expuesto (la tesis y
los principales argumentos).
Según el orden de los componentes, se distinguen varios modos de
razonamiento:
La DEDUCCIÓN (o estructura analítica) se inicia con la tesis y acaba en la conclusión.
La INDUCCIÓN (o estructura sintética) sigue el procedimiento inverso, es decir, la
tesis se expone al final, después de los argumentos.
TÉCNICAS Y FORMAS LINGÜÍSTICAS DE LA ARGUMENTACIÓN
Un aspecto fundamental de la argumentación es el orden de las ideas, que hace posible
seguir el hilo y comprender el texto. Por eso es importante la estructuración por
párrafos y la relación entre ellos a través de conectores adecuados. Las ideas se
deben presentar de forma clara y directa centrándonos en lo importante. Primero
debemos exponer las ideas principales y aquellas que tienen mayor fuerza para
atraer aún más a los receptores.
Recursos muy efectivos de la argumentación son los ejemplos y las comparaciones que
permiten ir de lo más general a lo más particular. Entre las formas lingüísticas
podemos destacar:
El léxico: se tienen que usar palabras que concorde con el tema que se trata, por
ejemplo si hablamos de un texto en el que predominan las tecnologías deberemos
de aportar tecnicismos para que la fluidez sea mejor.
La sintaxis: sigue el razonamiento lógico, predominan las oraciones, normalmente
coordinadas y subordinadas, que mejor se ajustan.
Los verbos: predomina el presente, que expresa el tiempo que comparten emisor y
receptor.
El Texto Argumentativo
Enlaces de interés donde podemos encontrar ejemplos sobre textos argumentativos:
Se corresponde a la campaña política del PSOE para las elecciones de 2008.
- http://es.youtube.com/watch?v=1m4TGdATyXM
Este es otro ejemplo de texto argumentativo, esta vez de un anuncio publicitario:
- http://es.youtube.com/watch?v=jQV8mS0awlw
Aquí otro enlace, esta vez sobre un texto filosófico, también argumentativo:
- http://www.bauleros.org/elmitodelacaverna.html
por Irene Vinyals
El texto instructivo tienen como objetivo
comunicar unas ideas al receptor para
regular su comportamiento en el futuro.
En el texto instructivo aparece un emisor que
dirige, enseña, ordena o aconseja al receptor
para que realice unas determinadas acciones en
el futuro.
Ejemplos:
-señal de tráfico <<precaución>>
-instrucciones para instalar un
programa informático.
- normas del reglamento
de funcionamiento de un
centro educativo.
Muchos textos
instructivos están
relacionados con el
conocimiento que
comparten el emisor y el
receptor.
Por ejemplo un breve texto
como STOP, nos aporta
mucha información, no
sólo detener el automóvil
sino también el peligro
que conlleva no hacerlo,
posibilidad de una multa
de trafico etc.
Algunos pertenecen a
ámbitos especializados:
instrucciones para utilizar
un video o las reglas del
baloncesto.
Otros se dan en el ámbito
cotidiano: instrucciones
orales que damos a
alguien que nos pregunta
por una dirección
El objetivo, donde aparece la finalidad del
texto.
Las instrucciones, donde, se van
presentando los pasos, sean órdenes,
consejos, acciones etc.
BÓTOX, MEJORA TU FRENTE
Es el tratamiento facial más demandado y el que más índice de
satisfacción alcanza. Nuestros médicos te lo recomendaran con experiencia
y profesionalidad y se puede aplicar en tres zonas:
En la frente tendrás la piel lisa y bonita, sin
arrugas aportándote juventud y belleza.
En el entrecejo el bótox hace que se relaje
y se borren las antiestéticas líneas verticales
y la expresión de enfado no aparezca.
Al aplicarlo en el lateral de los ojos desaparecerán
las temidas patas de gallo haciendo además que
“sonrías con los ojos”.
En general la aplicación de botox te
dará una expresión más juvenil, más dulce y
relajada en la cara.
Textos instructivos y predictivos
por Gemma Comas
Los textos instructivos son muy variados y frecuentes en la vida
cuotidiana.
Los textos instructivos tienen como objetivo dirigir al receptor para
regular su comportamiento en el futuro.
El objetivo de los textos instructivos coincide con el de los
expositivos, argumentativos y predictivos, ya que todos informan
sobre un tema a un receptor. Sin embargo el texto instructivo se
diferencia en que tiene la intención de planificar su actuación en el
futuro. Por otro lado este texto se suele combinar con la exposición y
la descripción.
Estructura
-El objetivo, donde aparece la finalidad del texto. Puede ser
muy breve y queda resumido en un título.
-Las instrucciones, donde siguiendo un orden lógico o
cronológico, estas instrucciones pueden ser órdenes,
consejos i acciones.
Las ideas suelen estar a distribuidas en párrafos.
Forma lingüística
-Uso frecuente de formas verbales conativas o apelativas,
como el futuro apelativo, el imperativo, el infinitivo o las
perífrasis de obligación.
-Léxico, este suele ser denotativo y preciso.
-Sintaxis, suele ser simple con oraciones ordenadas y
cortas.
-Recursos tipográficos, títulos y subtítulos, subrayados…
Ejemplo:
Ingrediente
s para la
receta
· 150 g de
harina
· 4 huevos
· 1/8 litro de
leche
· mantequilla
· sal para
crepes
saladas
(entrantes)
· azúcar
para crepes
dulces
(postres)
Crepes
Tiempo: 10 minutos Dificultad: Muy fácil Comensales: 2
personas
Echamos la harina en una fuente y añadimos poco a poco,
con la batidora de varillas, la leche, los huevos y la sal o el
azúcar. La masa ha de quedar lisa pero no espesa.
La dejamos reposar 20 minutos y a continuación untamos
una sartén mediana con la mantequilla y esperamos a que
se caliente a fuego mediano. Echamos un poco de la masa
y la repartimos para que ocupe toda la base de la sartén.
Una vez dorada la capa de debajo de la crepe la
despegamos con ayuda de una espátula y le damos la
vuelta para dorar la otra cara.
Debemos repetir la operación de engrasar la sartén con
cada crepe.
Consejos de presentación: las crepes saladas van bien con
ensalada, queso, carne con salsa o verdura. Las crepes
dulces con chocolate, mermelada o nata.
Texto predictivo
El texto predictivo tiene como objetivo informar sobre hechos
o estados del futuro, algo que ha de tener lugar.
Para algunos el texto predictivo no es más que un texto
narrativo, descriptivo o explicativo-argumentativo, con el
añadido de que se orienta hacia el futuro.
Estructura
La información se ordena por temas. Un elemento
peculiar de la organización es la diferenciad e
distintos tipos de futuro.
Formas lingüísticas
Lo más característico es el uso del futuro, aunque pueden
darse otros tipos verbales o perífrasis de posibilidad.
También adverbios de tiempo, conectores temporales,
oraciones condicionales…
ejemplo:
Aries
Hoy necesitas auto estimularte para completar las tareas
del día. Estarás un poco confundido por las noticias que
te llegan y esto te desconcentra.
Géminis
Si te hubieran dicho hace apenas un año que ibas a tener
en tus manos lo que ahora tienes, o vivir la situación que
estas viviendo, nunca lo hubieras creído.
Leo
Es posible que tengas que hacer alguna intervención en
publico. Solo con una breve preparación quedaras bien
porque dominas el tema.
Libra
Esfuérzate en ayudar a un compañero de trabajo para
sacar 23D12m69Pat una tarea que hay que ventilar con
urgencia. Deja de lado los asuntos sentimentales por hoy.
Sagitario
Sociable y comunicativo, hoy tiendes a relacionarte con
personas inteligentes y sensibles. Aprovecha la ocasión.
Acuario
En casa, estarás caprichoso, irritable, susceptible e
impertinente. Días mas propicios para gozar de la labor
cotidiana. Últimamente estas muy romántico.
Tauro
La bondad natural de tu planeta regente, Venus,
en el paso por tu signo te hará vivir una etapa de
armonía contigo mismo y con tu entorno personal
Cáncer
La fuerza de Cupido esta sobre vosotros llamando
a vuestro corazón. Te puede gustar cualquiera que
te de un poco de ternura.
Virgo
Procura no beber mas de la cuenta. Aunque en
primera instancia te sientas mas inspirado, lo
cierto es que todo se ve mas confuso
Escorpio
Hoy recibirás noticias que aclararan las dudas que
hace algún tiempo andan dando vueltas por tu
cabeza. Observa la situación desde un plano mas
amplio.
Capricornio
Día adecuado para hablar en la intimidad, con
espíritu abierto y generoso, de los asuntos que
exigen una transformación. Procura evitar la
terquedad.
Piscis
Día excelente para las declaraciones de amor o
hacer oficial una relación; así como para cerrar
contratos, sellar alianzas, etc. Necesidad de
atención.
EL TEXTO NARRATIVO
LAIA DE YZAGUIRRE
EL TEXTO NARRATIVO

Definición de narración

Orden de los acontecimientos

La estructura (I), (II), (III)

El espacio

El tiempo
LA NARRACIÓN
La narración es un tipo de texto en el que se cuentan
hechos, reales o ficticios, que suceden a unas personas
en un tiempo y en un espacio determinados.
Los elementos de la narración son: la estructura, el
espacio y el tiempo, el narrador, los personajes y el
discurso.
Ficticios: leyendas, romances, cuentos.
Reales: biografía, noticia, reportaje.
ORDEN DE LOS
ACONTECIMIENTOS
Principal finalidad del autor: dar a conocer la historia
de un modo comprensible para el lector.
Puede acelerar o relentizar la acción a su
conveniencia.
La tensión narrativa, estados emocionales que se
pueden suscitar al lector, derivan de como se trata la
acción.
En toda narración suele distinguirse entre estructura interna y
estructura externa.
LA ESTRUCTURA (I)
Estructura externa es la forma en que aparece dividida la
narración. La unidad formal más común y tradicional en que se
divide una narración es el capítulo.
Estructura interna es la manera de distribuir los sucesos en una
narración. En este sentido los relatos suelen presentar tres partes:
planteamiento, nudo y desenlace.
Planteamiento: Se presentan los fundamentos de lo que será
la narración.
Nudo: surge y se desarrolla el conflicto.
Desenlace: resolución del conflicto.
Según el final la estructura puede ser abierta (se interrumpe
LA ESTRUCTURA (II)
Según el orden en que se narran los hechos puede
hablarse de estructura lineal o estructura no lineal.
En la estructura lineal los hechos se suceden
siguiendo un orden cronológico. Ejemplo: “El Quijote”
En la estructura no lineal se rompe el orden
cronológico, especialmente para intercalar escenas del
pasado en el presente. Ejemplo: “Mensaje en una
botella”.
ESTRUCTURA (III)
In media res: El relato empieza en medio de la
narración, sin previa aclaración de la historia.
Flash-back (o retrospección): El narrador traslada la
acción al pasado.
Flashforward (o anticipación): El narrador se adelanta
en el tiempo.
Contrapunto: Varias historias se entrecruzan a lo largo
de la narración.
Circular: El texto se inicia y se acaba del mismo modo.
ESPACIO
Es el lugar en el que transcurre la acción del relato,
presentado por el narrador y a veces por un
personaje. Puede ser físico, psicológico o social.
El espacio no es un simple decorado sino que puede
llegar a determinar el comportamiento de los
personajes, a reflejar el estado ánimo de éstos e
incluso a constituirse en eje central del relato.
TIEMPO
Hay dos tipos de tiempos en un texto narrativo:
Externo o histórico: Es la época o tiempo histórico en
que se sitúa la narración.
Interno: Es el tiempo que duran los acontecimientos
narrados en la historia.
Laura López Cullell
NARRADOR Y PUNTO DE
VISTA
•Narrador: es la persona que cuenta los hechos.
Es el que organiza, explica y cede la voz al personaje cuando él
cree conveniente.
Éste es un elemento creado por el autor. Pueden intervenir, además,
las voces de los personajes, la del narratario (que es otro personaje
que permite que tengamos una narración) o incluso la del lector.
Tiene dos posiciones:
Punto de vista externo, que puede ser:
Omnisciente, que conoce todo acerca de los personajes e incluso
puede anticipar echos o estar presente en varios sitios a la vez.
Observador externo, que solo cuenta lo que puede observar, es
decir, que el narrador muestra, no explica.
Y por último hay el punto de vista interno: (que el
narrador narra en primera persona)
Narrador como protagonista, es decir, que el protagonista
es la misma persona que cuenta los hechos (el mismo
personaje ha vivido lo que cuenta).
LOS PERSONAJES
Son el elemento fundamental de la narración.
Pueden haber dos tipos de personajes:
•El protagonista, que es el centro de la narración.
El protagonista es un personaje redondo, es decir, que
evoluciona a lo largo de la novela y la vida lo va
modificando cómo en la vida real.
•El secundario, es el personaje que acompaña a los
protagonistas.
El personaje secundario es un personaje plano, es decir,
que al contrario que el protagonista, no evoluciona.
Tienen un mismo comportamiento a lo largo de la obra.
EL DISCURSO
Se trata de la descripción.
El narrador cede la palabra a los personajes y entonces
aparece otro tipo de texto, que puede ser:
El diálogo o conversación, monólogo interior etc.
El Texto Descriptivo
Iris Aguilera Arroyo
1ro Bachillerato A
El Texto descriptivo:
Consiste en la representación verbal
real de un objeto, persona, paisaje..
Sirve para ambientar la acción y crear
un ambiente que hagan más creíbles los
hechos que sucederán.
Para entender bien este tipo de texto
tenemos que entender la DESCRIPCIÓN.
Tipos de Descripción
-
Existen 4 tipos:
Objetiva: Informar fielmente de lo que se ve.
Subjetiva: El autor manipula la descripción
según su opinión.
Estática: los elementos descritos se ordenan en
el espacio pero no en el tiempo.
Dinámica: se describen los elementos a la
medida que van sucediendo.
Ejemplos
-Descripcion objetiva:
En la Mancha abundan las lagunas pequeñas. Algunas
son de agua muy salada, rodeadas de escasa
vegetación. En otras zonas el paisaje es muy árido.
-Descripción Subjetiva:
Ocentejo: Lindo y escondido lugar en medio de hermoso
paisaje, entre huertas, arboledas y frondosos nogales
centenarios, con restos de viejo castillo - del que fuera
señora doña María de Albornoz - en lo alto del pequeño
cerro que lo respalda; minúscula fortaleza calificada de
"liliputiense" por Layna Serrano.
Proceso de Descripción:
La descripción se divide en tres etapas:
1- Observación de la realidad y análisis de
ésta: sus detalles…
2- Ordenación de la información.
3- Expresión y Presentación.
Descripción de un Retrato
Observar y seleccionar los rasgos más destacados de
la persona, tanto físicos como de carácter.
Describir los rasgos en orden. Primero los físicos y
después las cualidades, la forma de actuar..
Presentar al personaje en una ambiente, para que
cobre vida y sea más creíble.
Elegir bien las palabras y utilizar recursos
expresivos para dar viveza y fuerza a la descripción.
El tío Lucas
El tío Lucas era más feo que Picio. Lo había sido toda su vida,
y ya tenía cerca de cuarenta años. Sin embargo, pocos
hombres tan simpáticos y agradables habrá echado Dios al
mundo. Lucas era en aquel entonces de pequeña estatura, un
poco cargado de espaldas, muy moreno, barbilampiño,
narigón, orejudo y picado de viruelas. En cambio, su boca era
regular y su dentadura inmejorable. Dijérase que sólo la
corteza de aquel hombre era tosca y fea; que tan pronto como
empezaba a penetrarse dentro de él aparecían sus
perfecciones, y estas perfecciones principiaban por los
dientes. Luego venía la voz, vibrante, elástica, atractiva.
Llegaba después lo que aquella voz decía: todo oportuno,
discreto, ingenioso, persuasivo.
Rasgos Físicos
Rasgos Morales
Descripción de un lugar:
Visión General del sitio.
Localizar los elementos importantes
Dar riqueza al texto mediante la
impresión.
La cueva
A la izquierda se abría la enorme boca de la cueva, por
la cual no se distinguían más que sombras. Al
acostumbrarse la pupila, se iba viendo en el suelo, como
una sábana negra que corría a todo lo largo de la gruta,
el arroyo del infierno, "Infernuco-erreca", que palpitaba
con un temblor misterioso. En la oscuridad de la caverna
brillaba, muy en el fondo, la luz de una antorcha que
agitaba alguien al ir y venir.
Unos cuantos murciélagos volaban a su alrededor; de
cuando en cuando se oía el batir de las alas de una
lechuza y su chirrido áspero y estridente.
(Pío Baroja)
Estructura de la Descripción:
Consta de 2 partes:
1. El Tema: Sobre lo que se describe
1.1. El Marco: sirve para concretar la situacion
espacio-tiempo.
2. Expansión: Desarrollo del tema aportando dos
tipos de información:
2.1. Cualidades
2.2. Subtemas
Ejemplo
Entre los cosméticos de belleza, el nuevo
secador, Roventa 2007 sigue siendo el más
eficaz y completo para un secado rápido y
duradero. Su gran estética hace de él, el más
elegante y bonito de los secadores.
-Marco
-Cualidad
-Subtema 1
-Subtema 2
TIPOS DE DESCRIPCIÓN
Dani Algaba
1. Tipos de descripción
2. Formas lingüísticas de
la descripción
Descripción técnica
Refleja las cosas como son en realidad, el
autor no manifiesta sus sentimientos o
emociones sobre lo que describe, se usan
muchos adjetivos. En este tipo de
descripción el autor adopta una actitud
imparcial frente al objeto describe, y se limita
a describir, con la mayor objetividad y
precisión posibles, las características que
mejor lo definen. Este tipo de descripción
aparece usualmente en los manuales de
ciencia y textos académicos.
Ejemplo:
"Un río es una corriente natural de agua
que fluye con continuidad. Posee un
caudal considerable y desemboca en el
mar, en un lago o en otro río, en cuyo
caso se denomina afluente. Cuando el río
es corto y estrecho recibe el nombre de
riacho, riachuelo o arroyo."
Descripciones literarias
La intención de la descripción es
abiertamente recrear la propia experiencia,
comunicar las impresiones, decir lo que los
objetos nos sugieren, el autor refleja sus
sentimientos y emociones a la vez que
describe, abundan los epítetos y otros
recursos del lenguaje, se utiliza en
descripciones literarias. En muchos casos
los datos aparecen de manera desordenada.
Su finalidad suele ser estética.
Ejemplo:
Tus labios son
la cuna de mis besos.
Tus sabios labios
inventaron nuevos besos para mí.
Labios que guardan besos tus besos inventados
besos que nunca olvidaré.
Tus labios mensajeros del amor.
Tus labios que ofrecen
besos pecadores...
Si besar tus labios
es pecado...
Me condeno
al Infierno de tu boca.
El retrato
Un tipo de descripción especialmente frecuente
en la literatura es el retrato, por medio del cual
se presentan los rasgos característicos de las
personas. En el retrato se combinan a menudo
la prosopografía y la etopeya.
Era un hombre pacífico, suave, moroso, muy
sentimental, muy tierno de corazón, maniático
de la música y de las historias maravillosas,
buen parroquiano del gabinete de lectura de
alquiler que había en el pueblo. Era guapo a lo
romántico, de estatura regular, rostro ovalado
pálido, de hermosa cabellera castaña, fina y con
bucles, pie pequeño, buena pierna, esbelto,
delgado, y vestía bien, sin afectación, su ropa
Caricaturas
Caricatura Es un tipo de descripción en la
que los rasgos físicos y morales de la
persona se presentan de manera exagerada,
acentuando los defectos.
Era una mujer más envejecida que vieja, y bien se
conocía que nunca había sido hermosa. Debió de tener
en otro tiempo buenas carnes; pero ya su cuerpo estaba
lleno de pliegues y abolladuras como un zurrón vacío.
Allí, valga la verdad, no se sabía lo que era pecho, ni lo
que era barriga. La cara era hocicuda y desagradable. Si
algo expresaba era un genio muy malo y un carácter de
vinagre; pero en esto engañaba aquel rostro como otros
muchos que hacen creer lo que no es.
Descripción estática y descripción
dinámica
La descripción estática presenta una realidad fija,
estable. Ejemplo:
España es abondada de mieses, deleitosa de fructas,
viciosa de pescados, sabrosa de leche et de todas las
cosas que se della facen; llena de venados et de caça,
cubierta de ganados, loçana de caballos, provechosa de
mulos, segura et abatida de castiellos, alegre por
buenos vinos, folgada de abondamiento de pan; rica en
metales, de plomo, de estaño, de argent vivo, de fierro,
de arambre, de plata, de oro, de piedras preciosas, de
toda manera de piedra de mármol, de sales de mar et de
salinas de tierra de sal en peñas, et dotros mineros
muchos.
Formas lingüísticas de la
descripción
Los conectores espaciales permiten fijar la
posición que ocupan en el espacio ciertos
elementos.
La enumeración para ir añadiendo los
diferentes elementos a la descripción.
Los adjetivos sirven para mostrar las
diferentes cualidades del objetos a
describir.
En general se usa el presente y el
imperfecto del indicativo.
Al fondo de la plaza se elevaba el Ayuntamiento, un
edificio encalado, con un largo balcón en el primer
piso y ventanas enrejadas en la planta baja. Junto al
portalón de piedra, en letras doradas, se podía leer
la inscripción CASA CONSISTORIAL. Cerraban la
plaza las fachadas encaladas de unas doce casas de
dos pisos, con sus balcones y ventanas repletos de
geranios y claveles. En los balcones iluminados, y
junto a las puertas de las casas, había grupos de
personas de todas las edades, con expresión atenta
e ilusionada.
Las miradas de todo el pueblo se dirigían hacia un
tablado que habían levantado en el centro de la
plaza, delante del Ayuntamiento. Sobre el tablado, y
a la tenue luz de las farolas, la rondalla animaba con
su música la húmeda y calurosa noche de julio.
Sentados junto al tablado, los niños escuchaban
embelesados. En lo alto brillaban las estrellas.
Otros géneros
Iris marzo
Otros géneros
Género didáctico
Fábula
Epístola
Ensayo
Artículos periodísticos
Género didáctico
El género didáctico agrupa las obras que tienen
la finalidad de enseñar o instruir al lector.
A lo largo de la literatura ha habido muchas
obras con un carácter didáctico-moralizante
como los ejemplos de Don Juan Manuel.
Los géneros que destacan dentro del género
didáctico son la fábula, la epístola y el ensayo.
Fábula
La fábula es un relato más bien corto protagonizado
normalmente por animales que hablan y tienen un
comportamiento humano de la que se desprende una
moraleja formulada al final.
Las fábulas son utilizadas desde la antigüedad
grecoromana para enseñar conducta ética a los niños.
La fábula tiene la estructura de un cuento
(planteamiento, nudo y desenlace) con la diferencia que
al final aparece la moraleja.
Grandes escritores de fábulas son: Esopo en la Grecia
clásica, Fedro en la literatura remana y en el siglo XVIII
en Francia la Fontaire y en España Samaniego e Iriarte.
Fábula 49 de Esopo - El león y el ratón
Dormía tranquilamente un león, cuando un ratón empezó a juguetear
encima de su cuerpo. Despertó el león y rápidamente atrapó al ratón; y a
punto de ser devorado, le pidió éste que le perdonara, prometiéndole
pagarle cumplidamente llegado el momento oportuno. El león echó a reír y
lo dejó marchar.
Pocos días después unos cazadores apresaron al rey de la selva y le
ataron con una cuerda a un frondoso árbol. Pasó por ahí el ratoncillo, quien
al oír los lamentos del león, corrió al lugar y royó la cuerda, dejándolo libre.
- Días atrás - le dijo -, te burlaste de mí pensando que nada podría hacer
por ti en agradecimiento. Ahora es bueno que sepas que los pequeños
ratones somos agradecidos y cumplidos.
Nunca desprecies las promesas de los pequeños honestos. Cuando llegue
el momento las cumplirán.
Género epistolar
La epístola es la composición en forma de carta que va
dirigida a una persona real o imaginaria.
Es un genero didáctico porque con frecuencia tiene un
propósito moralizante.
Fue muy cultivada por los clásicos Horacio y Cicerón y
aparece también en la Biblia. En España la utilizaron en
los siglos XVI, XVII y XVIII Mª Teresa, Quevedo y
Jovellanos respectivamente.
La estructura del género epistolar es normalmente la
siguiente:
1. Datos: arriba a la derecha se escribe la fecha y el
lugar donde se ha escrito.
2. Saludo o apertura.
3. Desarrollo de las ideas.
4. Cierre o despedida.
5. Firma
Carta I de Las cartas marruecas de Cadalso
Gazel a Ben-Beley
He logrado quedarme en España después del regreso de nuestro embajador, como
lo deseaba muchos días ha, y te lo escribí varias veces durante su mansión en
Madrid. Mi ánimo era viajar con utilidad, y este objeto no puede siempre lograrse en
la comitiva de los grandes señores, particularmente asiáticos y africanos. Éstos no
ven, digámoslo así, sino la superficie de la tierra por donde pasan; su fausto, los
ningunos antecedentes por donde indagar las cosas dignas de conocerse, el número
de sus criados, la ignorancia de las lenguas, lo sospechosos que deben ser en los
países por donde caminan, y otros motivos, les impiden muchos medios que se
ofrecen al particular que viaja con menos nota.
Me hallo vestido como estos cristianos, introducido en muchas de sus casas,
poseyendo su idioma, y en amistad muy estrecha con un cristiano llamado Nuño
Núñez, que es hombre que ha pasado por muchas vicisitudes de la suerte, carreras
y métodos de vida. Se halla ahora separado del mundo y, según su expresión,
encarcelado dentro de sí mismo. En su compañía se me pasan con gusto las horas,
porque procura instruirme en todo lo que pregunto; y lo hace con tanta sinceridad,
que algunas veces me dice: «De eso no entiendo»; y otras: «De eso no quiero
entender». Con estas proporciones hago ánimo de examinar no sólo la corte, sino
todas las provincias de la Península. Observaré las costumbres de este pueblo,
notando las que le son comunes con las de otros países de Europa, y las que le son
peculiares. Procuraré despojarme de muchas preocupaciones que tenemos los
moros contra los cristianos, y particularmente contra los españoles. Notaré todo lo
que me sorprenda, para tratar de ello con Nuño y después participártelo con el juicio
que sobre ello haya formado.
Con esto respondo a las muchas que me has escrito pidiéndome noticias del país en
que me hallo. Hasta entonces no será tanta mi imprudencia que me ponga a hablar
de lo que no entiendo, como lo sería decirte muchas cosas de un reino que hasta
ahora todo es enigma para mí, aunque me sería esto muy fácil: sólo con notar cuatro
o cinco costumbres extrañas, cuyo origen no me tomaría el trabajo de indagar,
ponerlas en estilo suelto y jocoso, añadir algunas reflexiones satíricas y soltar la
pluma con la misma ligereza que la tomé, completaría mi obra, como otros muchos
lo han hecho.
Pero tú me enseñaste, oh mi venerado maestro, tú me enseñaste a amar la verdad.
Me dijiste mil veces que faltar a ella es delito aun en las materias frívolas. Era
entonces mi corazón tan tierno, y tu voz tan eficaz cuando me imprimiste en él esta
máxima, que no la borrará la sucesión de los tiempos.
Alá te conserve una vejez sana y alegre, fruto de una juventud sobria y contenida, y
desde África prosigue enviándome a Europa las saludables advertencias que
acostumbras. La voz de la virtud cruza los mares, frustra las distancias y penetra el
mundo con más excelencia que la luz del sol, pues esta última cede parte de su
imperio a las tinieblas de la noche, y aquélla no se oscurece en tiempo alguno. ¿Qué
será de mí en un país más ameno que el mío, y más libre, si no me sigue la idea de
tu presencia, representada en tus consejos? Ésta será una sombra que me seguirá
en medio del encanto de Europa; una especie de espíritu tutelar que me sacará de la
orilla del precipicio; o como el trueno, cuyo estrépito y estruendo detiene la mano que
iba a cometer el delito.
Ensayo
El ensayo es una exposición en la que el autor da su
visión personal sobre cualquier tema.
Es un genero relativamente nuevo ya que su creador fue
Montagne un escritor del siglo XVI.
El ensayo cobró gran importancia en los siglos XVIII y
XX.
El estilo es sencillo ya que va dirigido a un público
amplio.
Es subjetivo.
El ensayo no tiene una estructura muy definida pero
normalmente presenta la siguiente:
1.
2.
3.
Introducción: Se presenta un tema. Esto puede
hacerse a través de una pregunta que posee más de
una respuesta. Por ejemplo: ¿Qué es la verdad? Es
en esta parte donde se presenta, generalmente la
tesis del tema. Por tesis se entiende la opinión del
autor sobre un determinado tema debatible
Desarrollo: Se sostiene la tesis y se profundiza en el
contenido dando argumentos.
Conclusión: Se hace referencia a la tesis en relación
a los argumentos citados en el desarrollo.
Fragmento de ensayo de Miguel de Unamuno del libro Del
sentimiento trágico de la vida (1913)
El hombre racional y sentimental La filosofía responde a la necesidad de
formarnos una concepción unitaria y total del mundo y de la vida, y como
consecuencia de esta concepción, un sentimiento que engendre una actitud
íntima y hasta una acción. Pero resulta que ese sentimiento, en vez de ser
consecuencia de aquella concepción, es causa de ella. Nuestra filosofía,
esto es, nuestro modo de comprender o de no comprender el mundo y la
vida, brota de nuestro sentimiento respecto a la vida misma. Y ésta, como
todo lo afectivo, tiene raíces subconscientes, inconscientes tal vez. No
suelen ser nuestras ideas las que nos hacen optimistas o pesimistas, sino
que es nuestro optimismo o nuestro pesimismo, de origen fisiológico o
patológico quizás, tanto el uno como el otro, el que hace nuestras ideas. El
hombre, dicen, es un animal racional. No sé por qué no se haya dicho que
es un animal afectivo o sentimental. Y acaso lo que de los demás animales
le diferencia sea más el sentimiento que no la razón. Más veces he visto
razonar a un gato que no reír o llorar. Acaso llore o ría por dentro, pero por
dentro acaso también el cangrejo resuelva ecuaciones de segundo grado.
Artículo periodístico
El artículo periodístico es un breve texto
periodístico en el que es escritor ofrece un
comentario personal sobre un tema de
actualidad.
El iniciador del género fue Larra con sus
artículos de costumbres.
A veces podemos confundir el ensayo y el
artículo pero se diferencian porque el ensayo es
más largo.
Artículo periodístico de Larra – Yo quiero ser cómico
No fuera yo Fígaro, ni tuviera esa travesura y maliciosa índole que malas lenguas me atribuyen, si no sacara a la
luz pública cierta visita que no ha muchos días tuve en mi propia casa.
Columpiábame en mi mullido sillón, de estos que dan vueltas sobre su eje, los cuales son especialmente de mi
gusto por asemejarse en cierto modo a muchas gentes que conozco, y me hallaba en la mayor perplejidad sin
saber cuál de mis numerosas apuntaciones elegiría para un artículo que no me correspondía injerir aquel día en
la Revista. Quería yo que fuese interesante sin ser mordaz, y conocía toda la dificultad de mi empeño, y sobre
todo que fuese serio, porque no está siempre un hombre de buen humor, o de buen talante, para comunicar el
suyo a los demás. No dejaba de atormentarme la idea de que fuese histórico, y por consiguiente verídico, porque
mientras yo no haga más que cumplir con las obligaciones de fiel cronista de los usos y costumbres de mi siglo,
no se me podrá culpar de mal intencionado, ni de amigo de buscar pendencias por una sátira más o menos.
Hallábame, como he dicho, sin saber cuál de mis notas escogería por más inocente, y no encontraba por cierto
mucho que escoger, cuando me deparó felizmente la casualidad materia sobrada para un artículo, al anunciarme
mi criado a un joven que me quería hablar indispensablemente.
Pasó adelante el joven haciéndome una cortesía bastante zurda, como de hombre que necesita y estudia en la
fisonomía del que le ha de favorecer sus gustos e inclinaciones, o su humor del momento, para conformarse
prudentemente con él; y dando tormento a los tirantes y rudos músculos de su fisonomía para adoptar una
especie de careta que desplegase a mi vista sentimientos mezclados de afecto y de deferencia, me dijo con voz
forzadamente sumisa y cariñosa:
-¿Es usted el redactor llamado Fígaro?
-¿Qué tiene usted que mandarme?
-Vengo a pedirle un favor... ¡Cómo me gustan sus artículos de usted!
-Es claro... Si usted me necesita...
-Un favor de que depende mi vida acaso... ¡Soy un apasionado, un amigo de usted!
-Por supuesto... siendo el favor de tanto interés para usted...
-Yo soy un joven...
-Lo presumo.
-Que quiero ser cómico, y dedicarme al teatro.
-¿Al teatro?
-Sí, señor... como el teatro está cerrado ahora...
-Es la mejor ocasión.
-Como estamos en cuaresma, y es la época de ajustar para la próxima temporada cómica,
desearía que usted me recomendase...
-¡Bravo empeño! ¿A quién?
-Al Ayuntamiento.
-¡Hola! ¿Ajusta el Ayuntamiento?
-Es decir, a la empresa.
-¡Ah! ¿Ajusta la empresa?
-Le diré a usted... según algunos, esto no se sabe... pero... para cuando se sepa.
-En ese caso, no tiene usted prisa, porque nadie la tiene...
-Sin embargo, como yo quiero ser cómico...
-Cierto. ¿Y qué sabe usted? ¿Qué ha estudiado usted?
-¿Cómo? ¿Se necesita saber algo?
-No; para ser actor, ciertamente, no necesita usted saber cosa mayor...
-Por eso; yo no quisiera singularizarme; siempre es malo entrar con ese pie en una corporación.
-Ya le entiendo a usted; usted quisiera ser cómico aquí, y así será preciso examinarle por la pauta
del país. ¿Sabe usted castellano?
-Lo que usted ve..., para hablar; las gentes me entienden...
-Pero la gramática, y la propiedad, y...
-No, señor, no.
-Bien, ¡eso es muy bueno! Pero sabrá usted desgraciadamente el latín, y habrá estudiado
humanidades, bellas letras...
-Perdone usted.
-Sabrá de memoria los poetas clásicos, y los comprenderá, y podrá verter sus ideas en las tablas.
-Perdone usted, señor. Nada, nada. ¿Tan poco favor me hace usted? Que me caiga muerto aquí
si he leído una sola línea de eso, ni he oído hablar tampoco... Mire usted...
-No jure usted. ¿Sabe usted pronunciar con afectación todas las letras de una palabra, y decir
unas voces por otras, «actitud» por «aptitud», y «aptitud» por «actitud», «diferiencia» por
«diferencia», «háyamos» por «hayamos», «dracmático» por «dramático», y otras semejantes?
-Sí, señor, sí, todo eso digo yo.
-Perfectamente; me parece que sirve usted para el caso. ¿Aprendió usted historia?
-No, señor; no sé lo que es.
-Por consiguiente, no sabrá usted lo que son trajes, ni épocas, ni caracteres históricos...
-Nada, nada, no señor.
-Perfectamente.
-Le diré a usted...; en cuanto a trajes, ya sé que en siendo muy antiguo, siempre a la romana.
-Esto es: aunque sea griego el asunto.
-Sí señor: si no es tan antiguo, a la antigua francesa o a la antigua española; según... ropilla,
trusas, capacete, acuchillados, etc. Si es más moderno o del día, levita a la Utrilla en los
calaveras, y polvos, casacón y media en los padres.
-¡Ah! ¡Ah! Muy bien.
-Además, eso en el ensayo general se le pregunta al galán o a la dama, según el sexo de cada
uno que lo pregunta, y conforme a lo que ellos tienen en sus arcas, así...
-¡Bravo!
-Porque ellos suelen saberlo.
-¿Y cómo presentará usted un carácter histórico?
-Mire usted; el papel lo dirá, y luego, como el muerto no se ha de tomar el trabajo de resucitar
sólo para desmentirle a uno... Además, que gran parte del público suele estar tan enterada como
nosotros...
-¡Ah!, ya... Usted sirve para el ejercicio. La figura es la que no...
-No es gran cosa; pero eso no es esencial.
-Y de educación, de modales y usos de sociedad, ¿a qué altura se halla usted?
-Mal; porque si va a decir verdad, yo soy un pobrecillo: yo era escribiente en una mala
administración; me echaron por holgazán, y me quiero meter a cómico porque se me figura a mí
que es oficio en que no hay nada que hacer...
-Y tiene usted razón.
-Todo lo hace el apunte, y... por consiguiente, no conozco esos señores usos de sociedad que usted dice, ni
nunca traté a ninguno de ellos.
-Ni conocerá usted el mundo, ni el corazón humano.
-Escasamente.
-¿Y cómo representará usted tantos caracteres distintos?
-Le diré a usted: si hago de rey, de príncipe o de magnate, ahuecaré la voz, miraré por encima del hombro a mis
compañeros, mandaré con mucho imperio...
-Sin embargo, en el mundo esos personajes suelen ser muy afables y corteses, y como están acostumbrados,
desde que nacen, a ser obedecidos a la menor indicación, mandan poco y sin dar gritos...
-Sí, pero ¡ya ve usted!, en el teatro es otra cosa.
-Ya me hago cargo.
-Por ejemplo, si hago un papel de juez, aunque esté delante de señoras o en casa ajena, no me quitaré el
sombrero, porque en el teatro la justicia está dispensada de tener crianza; daré fuertes golpes en el tablero con mi
bastón de borlas, y pondré cara de caballo, como si los jueces no tuviesen entrañas...
-No se puede hacer más.
-Si hago de delincuente me haré el perseguido, porque en el teatro todos los reos son inocentes...
-Muy bien.
-Si hago un papel de pícaro, que ahora están en boga, cejas arqueadas, cara pálida, voz ronca, ojos atravesados,
aire misterioso, apartes melodramáticos... Si hago un calavera, muchos brincos y zapatetas, carreritas de pies y
lengua, vueltas rápidas y habla ligera... Si hago un barba, andaré a compás, como un juego de escarpias, me
temblarán siempre las manos como perlático o descoyuntado; y aunque el papel no apunte más de cincuenta
años, haré del tarado y decrépito, y apoyaré mucho la voz con intención marcada en la moraleja, como quien dice
a los espectadores: «Allá va esto para ustedes».
-¿Tiene usted grandes calvas para las barbas?
-¡Oh!, disformes; tengo una que me coge desde las narices hasta el colodrillo; bien que ésta la reservo para las
grandes solemnidades. Pero aun para diario tengo otras, tales que no se me ve la cara con ellas.
-¿Y los graciosos?
-Esto es lo más fácil: estiraré mucho la pata, daré grandes voces, haré con la cara y el cuerpo todos los raros
visajes y estupendas contorsiones que alcance, y saldré vestido de arlequín...
-Usted hará furor.
-¡Vaya si haré! Se morirá el público de risa, y se hundirá la casa a aplausos. Y especialmente, en toda clase de
papeles, diré directamente al público todos los apartes, monólogos, gracias y parlamentos de intención o
lucimiento que en mi parte se presenten.
-¿Y memoria?
-No es cosa la que tengo; y aun esa no la aprovecho, porque no me gusta el estudio. Además, que eso es cuenta
del apuntador. Si se descuida, se le lanzan de vez en cuando un par de miradas terribles, como diciendo al
público: «¡Ven ustedes qué hombre!»
-Esto es; de modo que el apuntador vaya tirando del papel como de una carreta, y sacándole a usted la relación
del cuerpo como una cinta. De esa manera, y hablando él altito, tiene el público el placer de oír a un mismo
tiempo dos ejemplares de un mismo papel.
-Sí, señor; y, en fin, cuando uno no sabe su relación, se dice cualquier tontería, y el público se la ríe. ¡Es tan
guapo el público! ¡Si usted viera!
-Ya sé, ¡ya!
-Vez hay que en una comedia en verso añade uno un párrafo en prosa: pues ni se enfada, ni menos lo nota. Así
es que no hay nada más común que añadir...
-¡Ya se ve, que hacen muy bien! Pues, señor, usted es cómico, y bueno. ¿Usted ha representado anteriormente?
-¡Vaya! En comedias caseras. He alborotado con el García y el Delincuente honrado.
-No más, no más; le digo a usted que usted será cómico. Dígame usted, ¿sabrá usted hablar mal de los poetas y
despreciarlos, aunque no los entienda; alabar las comedias por el lenguaje, aunque no sepa lo que es, o por el
verso, mas que no entienda siquiera lo que es prosa?
-¿Pues no tengo de saber, señor? Eso lo hace cualquiera.
-¿Sabrá usted quejarse amargamente, y entablar una querella criminal contra el primero que se atreva a decir en
letras de molde que usted no lo hace todas las noches sobresalientemente? ¿Sabrá usted decir de los periodistas
que quién son ellos para...?
-Vaya si sabré; precisamente ése es el tema nuestro de todos los días. Mande usted otra cosa.
Al llegar aquí no pude ya contener mi gozo por más tiempo, y arrojándome en los brazos de mi recomendado:
-¡Venga usted acá, mancebo generoso! -exclamé todo alborozado-; ¡venga usted acá, flor y nata de la andante
comiquería!: usted ha nacido en este siglo de hierro de nuestra gloria dramática para renovar aquel siglo de oro,
en que sólo comían los hombres bellotas y pacían a su libertad por los bosques, sin la distinción del tuyo y del
mío. Usted será cómico, en fin, o se han de olvidar las reglas que hoy rigen en el ejercicio.
Diciendo estas y otras razones, despedí a mi candidato prometiéndole las más eficaces recomendaciones.
Revista Española, n.º 34, 1 de marzo de 1833. Firmado: Fígaro
LOS GÉNEROS
LITERARIOS
Esther Plans Arriaga
La lírica
La literatura lírica es aquella en la que el
escritor expresa su subjetividad, sus
sentimientos o reflexiones.
Manifiesta su mundo interior y suele
expresarse en verso.
Formas líricas
1. Lírica culta: el autor es conocido y se
transmite por escritura.
2. Lírica popular: Es cantada con canciones de
siega, bodas o nanas. Formada por versos de
arte menor con estribillos y paralelismos.
- Zéjel (origen árabe)
- Villancico
- Romances líricos
Composiciones de la lírica
culta
La oda: Expresa entusiasmo, admiración o amor.
La canción: Poema breve de tema amoroso.
La elegía: Expresa dolor y tristeza.
La égloga: De tema amoroso entre pastores (ambiente
campestre)
La sátira: Ridiculizan o critican acciones o personas.
La epístola: Composición en forma de carta.
El epigrama: Poema de tema amoroso y muy breve.
La narrativa
En la narrativa el escritor relata acontecimientos
ajenos a él mismo.
- Formas de la narrativa:
1. La épica: Relata las hazañas guerreras de un héroe. (
la epopeya y los cantares de gesta)
2. La novela: Narración extensa, escrita en prosa.
3. El cuento: Narración breve, suele desarrollar un
argumento muy simple y lineal.
El teatro o género dramático
Tiene como finalidad la representación
escénica ante un público. Se expresa
básicamente mediante el diálogo y suele
plantear un conflicto.
Formas teatrales
La tragedia: El protagonista se enfrenta a un destino
adverso y sucumbe en esa lucha desigual. El elemento
mas característico es el coro, lamenta el destino del
héroe y suplica a los dioses que lo protejan y lo salven
de la fatalidad.
La comedia: era usada para divertir y alegrar, como una
representación satírica. Por ejemplo Tres sombreros de
copa con Dionisio.
El drama: Mantiene rasgos de la tragedia y la comedia.
Combina conflictos amorosos con elementos cómicos.
Suele ser más realista que la puramente trágica o
cómica.
Otros géneros
Iris marzo
Otros géneros
Género didáctico
Fábula
Epístola
Ensayo
Artículos periodísticos
Género didáctico
El género didáctico agrupa las obras que tienen
la finalidad de enseñar o instruir al lector.
A lo largo de la literatura ha habido muchas
obras con un carácter didáctico-moralizante
como los ejemplos de Don Juan Manuel.
Los géneros que destacan dentro del género
didáctico son la fábula, la epístola y el ensayo.
Fábula
La fábula es un relato más bien corto protagonizado
normalmente por animales que hablan y tienen un
comportamiento humano de la que se desprende una
moraleja formulada al final.
Las fábulas son utilizadas desde la antigüedad
grecoromana para enseñar conducta ética a los niños.
La fábula tiene la estructura de un cuento
(planteamiento, nudo y desenlace) con la diferencia que
al final aparece la moraleja.
Grandes escritores de fábulas son: Esopo en la Grecia
clásica, Fedro en la literatura remana y en el siglo XVIII
en Francia la Fontaire y en España Samaniego e Iriarte.
Fábula 49 de Esopo - El león y el ratón
Dormía tranquilamente un león, cuando un ratón empezó a juguetear
encima de su cuerpo. Despertó el león y rápidamente atrapó al ratón; y a
punto de ser devorado, le pidió éste que le perdonara, prometiéndole
pagarle cumplidamente llegado el momento oportuno. El león echó a reír y
lo dejó marchar.
Pocos días después unos cazadores apresaron al rey de la selva y le
ataron con una cuerda a un frondoso árbol. Pasó por ahí el ratoncillo, quien
al oír los lamentos del león, corrió al lugar y royó la cuerda, dejándolo libre.
- Días atrás - le dijo -, te burlaste de mí pensando que nada podría hacer
por ti en agradecimiento. Ahora es bueno que sepas que los pequeños
ratones somos agradecidos y cumplidos.
Nunca desprecies las promesas de los pequeños honestos. Cuando llegue
el momento las cumplirán.
Género epistolar
La epístola es la composición en forma de carta que va
dirigida a una persona real o imaginaria.
Es un genero didáctico porque con frecuencia tiene un
propósito moralizante.
Fue muy cultivada por los clásicos Horacio y Cicerón y
aparece también en la Biblia. En España la utilizaron en
los siglos XVI, XVII y XVIII Mª Teresa, Quevedo y
Jovellanos respectivamente.
La estructura del género epistolar es normalmente la
siguiente:
1. Datos: arriba a la derecha se escribe la fecha y el
lugar donde se ha escrito.
2. Saludo o apertura.
3. Desarrollo de las ideas.
4. Cierre o despedida.
5. Firma
Carta I de Las cartas marruecas de Cadalso
Gazel a Ben-Beley
He logrado quedarme en España después del regreso de nuestro embajador, como
lo deseaba muchos días ha, y te lo escribí varias veces durante su mansión en
Madrid. Mi ánimo era viajar con utilidad, y este objeto no puede siempre lograrse en
la comitiva de los grandes señores, particularmente asiáticos y africanos. Éstos no
ven, digámoslo así, sino la superficie de la tierra por donde pasan; su fausto, los
ningunos antecedentes por donde indagar las cosas dignas de conocerse, el número
de sus criados, la ignorancia de las lenguas, lo sospechosos que deben ser en los
países por donde caminan, y otros motivos, les impiden muchos medios que se
ofrecen al particular que viaja con menos nota.
Me hallo vestido como estos cristianos, introducido en muchas de sus casas,
poseyendo su idioma, y en amistad muy estrecha con un cristiano llamado Nuño
Núñez, que es hombre que ha pasado por muchas vicisitudes de la suerte, carreras
y métodos de vida. Se halla ahora separado del mundo y, según su expresión,
encarcelado dentro de sí mismo. En su compañía se me pasan con gusto las horas,
porque procura instruirme en todo lo que pregunto; y lo hace con tanta sinceridad,
que algunas veces me dice: «De eso no entiendo»; y otras: «De eso no quiero
entender». Con estas proporciones hago ánimo de examinar no sólo la corte, sino
todas las provincias de la Península. Observaré las costumbres de este pueblo,
notando las que le son comunes con las de otros países de Europa, y las que le son
peculiares. Procuraré despojarme de muchas preocupaciones que tenemos los
moros contra los cristianos, y particularmente contra los españoles. Notaré todo lo
que me sorprenda, para tratar de ello con Nuño y después participártelo con el juicio
que sobre ello haya formado.
Con esto respondo a las muchas que me has escrito pidiéndome noticias del país en
que me hallo. Hasta entonces no será tanta mi imprudencia que me ponga a hablar
de lo que no entiendo, como lo sería decirte muchas cosas de un reino que hasta
ahora todo es enigma para mí, aunque me sería esto muy fácil: sólo con notar cuatro
o cinco costumbres extrañas, cuyo origen no me tomaría el trabajo de indagar,
ponerlas en estilo suelto y jocoso, añadir algunas reflexiones satíricas y soltar la
pluma con la misma ligereza que la tomé, completaría mi obra, como otros muchos
lo han hecho.
Pero tú me enseñaste, oh mi venerado maestro, tú me enseñaste a amar la verdad.
Me dijiste mil veces que faltar a ella es delito aun en las materias frívolas. Era
entonces mi corazón tan tierno, y tu voz tan eficaz cuando me imprimiste en él esta
máxima, que no la borrará la sucesión de los tiempos.
Alá te conserve una vejez sana y alegre, fruto de una juventud sobria y contenida, y
desde África prosigue enviándome a Europa las saludables advertencias que
acostumbras. La voz de la virtud cruza los mares, frustra las distancias y penetra el
mundo con más excelencia que la luz del sol, pues esta última cede parte de su
imperio a las tinieblas de la noche, y aquélla no se oscurece en tiempo alguno. ¿Qué
será de mí en un país más ameno que el mío, y más libre, si no me sigue la idea de
tu presencia, representada en tus consejos? Ésta será una sombra que me seguirá
en medio del encanto de Europa; una especie de espíritu tutelar que me sacará de la
orilla del precipicio; o como el trueno, cuyo estrépito y estruendo detiene la mano que
iba a cometer el delito.
Ensayo
El ensayo es una exposición en la que el autor da su
visión personal sobre cualquier tema.
Es un genero relativamente nuevo ya que su creador fue
Montagne un escritor del siglo XVI.
El ensayo cobró gran importancia en los siglos XVIII y
XX.
El estilo es sencillo ya que va dirigido a un público
amplio.
Es subjetivo.
El ensayo no tiene una estructura muy definida pero
normalmente presenta la siguiente:
1.
2.
3.
Introducción: Se presenta un tema. Esto puede
hacerse a través de una pregunta que posee más de
una respuesta. Por ejemplo: ¿Qué es la verdad? Es
en esta parte donde se presenta, generalmente la
tesis del tema. Por tesis se entiende la opinión del
autor sobre un determinado tema debatible
Desarrollo: Se sostiene la tesis y se profundiza en el
contenido dando argumentos.
Conclusión: Se hace referencia a la tesis en relación
a los argumentos citados en el desarrollo.
Fragmento de ensayo de Miguel de Unamuno del libro Del
sentimiento trágico de la vida (1913)
El hombre racional y sentimental La filosofía responde a la necesidad de
formarnos una concepción unitaria y total del mundo y de la vida, y como
consecuencia de esta concepción, un sentimiento que engendre una actitud
íntima y hasta una acción. Pero resulta que ese sentimiento, en vez de ser
consecuencia de aquella concepción, es causa de ella. Nuestra filosofía,
esto es, nuestro modo de comprender o de no comprender el mundo y la
vida, brota de nuestro sentimiento respecto a la vida misma. Y ésta, como
todo lo afectivo, tiene raíces subconscientes, inconscientes tal vez. No
suelen ser nuestras ideas las que nos hacen optimistas o pesimistas, sino
que es nuestro optimismo o nuestro pesimismo, de origen fisiológico o
patológico quizás, tanto el uno como el otro, el que hace nuestras ideas. El
hombre, dicen, es un animal racional. No sé por qué no se haya dicho que
es un animal afectivo o sentimental. Y acaso lo que de los demás animales
le diferencia sea más el sentimiento que no la razón. Más veces he visto
razonar a un gato que no reír o llorar. Acaso llore o ría por dentro, pero por
dentro acaso también el cangrejo resuelva ecuaciones de segundo grado.
Artículo periodístico
El artículo periodístico es un breve texto
periodístico en el que es escritor ofrece un
comentario personal sobre un tema de
actualidad.
El iniciador del género fue Larra con sus
artículos de costumbres.
A veces podemos confundir el ensayo y el
artículo pero se diferencian porque el ensayo es
más largo.
Artículo periodístico de Larra – Yo quiero ser cómico
No fuera yo Fígaro, ni tuviera esa travesura y maliciosa índole que malas lenguas me atribuyen, si no sacara a la
luz pública cierta visita que no ha muchos días tuve en mi propia casa.
Columpiábame en mi mullido sillón, de estos que dan vueltas sobre su eje, los cuales son especialmente de mi
gusto por asemejarse en cierto modo a muchas gentes que conozco, y me hallaba en la mayor perplejidad sin
saber cuál de mis numerosas apuntaciones elegiría para un artículo que no me correspondía injerir aquel día en
la Revista. Quería yo que fuese interesante sin ser mordaz, y conocía toda la dificultad de mi empeño, y sobre
todo que fuese serio, porque no está siempre un hombre de buen humor, o de buen talante, para comunicar el
suyo a los demás. No dejaba de atormentarme la idea de que fuese histórico, y por consiguiente verídico, porque
mientras yo no haga más que cumplir con las obligaciones de fiel cronista de los usos y costumbres de mi siglo,
no se me podrá culpar de mal intencionado, ni de amigo de buscar pendencias por una sátira más o menos.
Hallábame, como he dicho, sin saber cuál de mis notas escogería por más inocente, y no encontraba por cierto
mucho que escoger, cuando me deparó felizmente la casualidad materia sobrada para un artículo, al anunciarme
mi criado a un joven que me quería hablar indispensablemente.
Pasó adelante el joven haciéndome una cortesía bastante zurda, como de hombre que necesita y estudia en la
fisonomía del que le ha de favorecer sus gustos e inclinaciones, o su humor del momento, para conformarse
prudentemente con él; y dando tormento a los tirantes y rudos músculos de su fisonomía para adoptar una
especie de careta que desplegase a mi vista sentimientos mezclados de afecto y de deferencia, me dijo con voz
forzadamente sumisa y cariñosa:
-¿Es usted el redactor llamado Fígaro?
-¿Qué tiene usted que mandarme?
-Vengo a pedirle un favor... ¡Cómo me gustan sus artículos de usted!
-Es claro... Si usted me necesita...
-Un favor de que depende mi vida acaso... ¡Soy un apasionado, un amigo de usted!
-Por supuesto... siendo el favor de tanto interés para usted...
-Yo soy un joven...
-Lo presumo.
-Que quiero ser cómico, y dedicarme al teatro.
-¿Al teatro?
-Sí, señor... como el teatro está cerrado ahora...
-Es la mejor ocasión.
-Como estamos en cuaresma, y es la época de ajustar para la próxima temporada cómica,
desearía que usted me recomendase...
-¡Bravo empeño! ¿A quién?
-Al Ayuntamiento.
-¡Hola! ¿Ajusta el Ayuntamiento?
-Es decir, a la empresa.
-¡Ah! ¿Ajusta la empresa?
-Le diré a usted... según algunos, esto no se sabe... pero... para cuando se sepa.
-En ese caso, no tiene usted prisa, porque nadie la tiene...
-Sin embargo, como yo quiero ser cómico...
-Cierto. ¿Y qué sabe usted? ¿Qué ha estudiado usted?
-¿Cómo? ¿Se necesita saber algo?
-No; para ser actor, ciertamente, no necesita usted saber cosa mayor...
-Por eso; yo no quisiera singularizarme; siempre es malo entrar con ese pie en una corporación.
-Ya le entiendo a usted; usted quisiera ser cómico aquí, y así será preciso examinarle por la pauta
del país. ¿Sabe usted castellano?
-Lo que usted ve..., para hablar; las gentes me entienden...
-Pero la gramática, y la propiedad, y...
-No, señor, no.
-Bien, ¡eso es muy bueno! Pero sabrá usted desgraciadamente el latín, y habrá estudiado
humanidades, bellas letras...
-Perdone usted.
-Sabrá de memoria los poetas clásicos, y los comprenderá, y podrá verter sus ideas en las tablas.
-Perdone usted, señor. Nada, nada. ¿Tan poco favor me hace usted? Que me caiga muerto aquí
si he leído una sola línea de eso, ni he oído hablar tampoco... Mire usted...
-No jure usted. ¿Sabe usted pronunciar con afectación todas las letras de una palabra, y decir
unas voces por otras, «actitud» por «aptitud», y «aptitud» por «actitud», «diferiencia» por
«diferencia», «háyamos» por «hayamos», «dracmático» por «dramático», y otras semejantes?
-Sí, señor, sí, todo eso digo yo.
-Perfectamente; me parece que sirve usted para el caso. ¿Aprendió usted historia?
-No, señor; no sé lo que es.
-Por consiguiente, no sabrá usted lo que son trajes, ni épocas, ni caracteres históricos...
-Nada, nada, no señor.
-Perfectamente.
-Le diré a usted...; en cuanto a trajes, ya sé que en siendo muy antiguo, siempre a la romana.
-Esto es: aunque sea griego el asunto.
-Sí señor: si no es tan antiguo, a la antigua francesa o a la antigua española; según... ropilla,
trusas, capacete, acuchillados, etc. Si es más moderno o del día, levita a la Utrilla en los
calaveras, y polvos, casacón y media en los padres.
-¡Ah! ¡Ah! Muy bien.
-Además, eso en el ensayo general se le pregunta al galán o a la dama, según el sexo de cada
uno que lo pregunta, y conforme a lo que ellos tienen en sus arcas, así...
-¡Bravo!
-Porque ellos suelen saberlo.
-¿Y cómo presentará usted un carácter histórico?
-Mire usted; el papel lo dirá, y luego, como el muerto no se ha de tomar el trabajo de resucitar
sólo para desmentirle a uno... Además, que gran parte del público suele estar tan enterada como
nosotros...
-¡Ah!, ya... Usted sirve para el ejercicio. La figura es la que no...
-No es gran cosa; pero eso no es esencial.
-Y de educación, de modales y usos de sociedad, ¿a qué altura se halla usted?
-Mal; porque si va a decir verdad, yo soy un pobrecillo: yo era escribiente en una mala
administración; me echaron por holgazán, y me quiero meter a cómico porque se me figura a mí
que es oficio en que no hay nada que hacer...
-Y tiene usted razón.
-Todo lo hace el apunte, y... por consiguiente, no conozco esos señores usos de sociedad que usted dice, ni
nunca traté a ninguno de ellos.
-Ni conocerá usted el mundo, ni el corazón humano.
-Escasamente.
-¿Y cómo representará usted tantos caracteres distintos?
-Le diré a usted: si hago de rey, de príncipe o de magnate, ahuecaré la voz, miraré por encima del hombro a mis
compañeros, mandaré con mucho imperio...
-Sin embargo, en el mundo esos personajes suelen ser muy afables y corteses, y como están acostumbrados,
desde que nacen, a ser obedecidos a la menor indicación, mandan poco y sin dar gritos...
-Sí, pero ¡ya ve usted!, en el teatro es otra cosa.
-Ya me hago cargo.
-Por ejemplo, si hago un papel de juez, aunque esté delante de señoras o en casa ajena, no me quitaré el
sombrero, porque en el teatro la justicia está dispensada de tener crianza; daré fuertes golpes en el tablero con mi
bastón de borlas, y pondré cara de caballo, como si los jueces no tuviesen entrañas...
-No se puede hacer más.
-Si hago de delincuente me haré el perseguido, porque en el teatro todos los reos son inocentes...
-Muy bien.
-Si hago un papel de pícaro, que ahora están en boga, cejas arqueadas, cara pálida, voz ronca, ojos atravesados,
aire misterioso, apartes melodramáticos... Si hago un calavera, muchos brincos y zapatetas, carreritas de pies y
lengua, vueltas rápidas y habla ligera... Si hago un barba, andaré a compás, como un juego de escarpias, me
temblarán siempre las manos como perlático o descoyuntado; y aunque el papel no apunte más de cincuenta
años, haré del tarado y decrépito, y apoyaré mucho la voz con intención marcada en la moraleja, como quien dice
a los espectadores: «Allá va esto para ustedes».
-¿Tiene usted grandes calvas para las barbas?
-¡Oh!, disformes; tengo una que me coge desde las narices hasta el colodrillo; bien que ésta la reservo para las
grandes solemnidades. Pero aun para diario tengo otras, tales que no se me ve la cara con ellas.
-¿Y los graciosos?
-Esto es lo más fácil: estiraré mucho la pata, daré grandes voces, haré con la cara y el cuerpo todos los raros
visajes y estupendas contorsiones que alcance, y saldré vestido de arlequín...
-Usted hará furor.
-¡Vaya si haré! Se morirá el público de risa, y se hundirá la casa a aplausos. Y especialmente, en toda clase de
papeles, diré directamente al público todos los apartes, monólogos, gracias y parlamentos de intención o
lucimiento que en mi parte se presenten.
-¿Y memoria?
-No es cosa la que tengo; y aun esa no la aprovecho, porque no me gusta el estudio. Además, que eso es cuenta
del apuntador. Si se descuida, se le lanzan de vez en cuando un par de miradas terribles, como diciendo al
público: «¡Ven ustedes qué hombre!»
-Esto es; de modo que el apuntador vaya tirando del papel como de una carreta, y sacándole a usted la relación
del cuerpo como una cinta. De esa manera, y hablando él altito, tiene el público el placer de oír a un mismo
tiempo dos ejemplares de un mismo papel.
-Sí, señor; y, en fin, cuando uno no sabe su relación, se dice cualquier tontería, y el público se la ríe. ¡Es tan
guapo el público! ¡Si usted viera!
-Ya sé, ¡ya!
-Vez hay que en una comedia en verso añade uno un párrafo en prosa: pues ni se enfada, ni menos lo nota. Así
es que no hay nada más común que añadir...
-¡Ya se ve, que hacen muy bien! Pues, señor, usted es cómico, y bueno. ¿Usted ha representado anteriormente?
-¡Vaya! En comedias caseras. He alborotado con el García y el Delincuente honrado.
-No más, no más; le digo a usted que usted será cómico. Dígame usted, ¿sabrá usted hablar mal de los poetas y
despreciarlos, aunque no los entienda; alabar las comedias por el lenguaje, aunque no sepa lo que es, o por el
verso, mas que no entienda siquiera lo que es prosa?
-¿Pues no tengo de saber, señor? Eso lo hace cualquiera.
-¿Sabrá usted quejarse amargamente, y entablar una querella criminal contra el primero que se atreva a decir en
letras de molde que usted no lo hace todas las noches sobresalientemente? ¿Sabrá usted decir de los periodistas
que quién son ellos para...?
-Vaya si sabré; precisamente ése es el tema nuestro de todos los días. Mande usted otra cosa.
Al llegar aquí no pude ya contener mi gozo por más tiempo, y arrojándome en los brazos de mi recomendado:
-¡Venga usted acá, mancebo generoso! -exclamé todo alborozado-; ¡venga usted acá, flor y nata de la andante
comiquería!: usted ha nacido en este siglo de hierro de nuestra gloria dramática para renovar aquel siglo de oro,
en que sólo comían los hombres bellotas y pacían a su libertad por los bosques, sin la distinción del tuyo y del
mío. Usted será cómico, en fin, o se han de olvidar las reglas que hoy rigen en el ejercicio.
Diciendo estas y otras razones, despedí a mi candidato prometiéndole las más eficaces recomendaciones.
Revista Española, n.º 34, 1 de marzo de 1833. Firmado: Fígaro
Descargar

Diferencias entre la lengua oral y la lengua escrita