Conciencia,
Cerebro y
Meditación
Jornadas Ibéricas Teosóficas, 2011
Nilda Venegas Bernal
Relación entre meditación, conciencia y
cerebro
Mindfulness: Habilidad atencional que permite centrar la mente en el
presente.
Sintonía: Centrar la atención en el mundo interior de otro. Centrarse en la
mente de otro activa circuitos neurales que permite que dos personas «se
sientan» mutuamente. Investigaciones han demostrado que este tipo de
relaciones fomenta la fortaleza emocional y la longevidad.
Se sugiere basado en estos estudios sobre la sintonía interpersonal y en las
funciones de autorregulación que el Mindfulness es una forma de sintonía
intrapersonal.
La sintonía puede llevar a que el cerebro crezca de tal manera que fomente
una autorregulación equilibrada gracias al proceso de integración neural, que
permite la flexibilidad mental y la autocomprensión.
Relación entre meditación, conciencia y
cerebro
Sentirse sentido o conectado con el mundo puede ayudarnos a entender cómo
sintonizar con uno mismo permite favorecer las dimensiones físicas y psicológicas del
bienestar.
Fijarnos en el cerebro nos ayudará a ver las similitudes de estas dos formas de
sintonía, interpersonal e intrapersonal.
Al examinar la dimensión neural del funcionamiento cerebral y su posible correlación
con el Mindfulness, podemos entender mejor el porqué de las mejorías
documentadas del sistema inmunitario, la sensación de bienestar interior y la mayor
capacidad para establecer relaciones interpersonales satisfactorias.
El Mindfulness puede cultivarse de varias maneras:
1. A partir de experiencias en relaciones sintónicas,
2. de enfoques formativos q enfaticen la función reflexiva o
3. de la meditación formal.
Relación entre meditación, conciencia y
cerebro
Es importante en la práctica clínica prestar atención a la mente, en lugar de
limitarnos a subrayar los síntomas de la enfermedad.
Uno de los objetivos del Mindfulness es cultivar una comprensión de la mente
basada en la experiencia: llegamos a conocer no sólo nuestras propias
mentes, sino también nuestro mundo interior y las mentes de los demás con
ternura y con compasión.
Si nos ayudamos mutuamente a sintonizar con nuestras propias mentes,
podremos avanzar y superar la multitud de reflejos automáticos que han
llevado a la comunidad humana por senderos tan destructivos.
El ser humano tiene una capacidad enorme para la compasión y para la
empatía. Convertir ese potencial en realidad es un reto en estos tiempos,
pero quizás sea tan sencillo como sintonizar con nosotros mismos de uno en
uno, mente a mente, relación a relación y momento a momento.
Relación entre meditación, conciencia y
cerebro
Distinción entre las distintas vías de conocimiento: Experiencia subjetiva, la
ciencia y las aplicaciones profesionales.
El esfuerzo de integración de estas tres requiere que las mantengamos como
dimensiones separadas de la realidad.
La neurobiología interpersonal se basa en la integración del conocimiento
procedente de varias disciplinas. Similar al modo de la fábula del ciego y el
elefante.
Nuestras vidas subjetivas no pueden reducirse al funcionamiento neural. Este
mundo interior, todo lo subjetivo, se encuentra en el núcleo de lo que nos
permite sentir el dolor de los demás, abrazarnos en momentos de malestar,
alegrarnos de la felicidad de los otros, crear significado a partir de la historia
de nuestra vida y conectar con los ojos de los que nos rodean.
Relación entre meditación, conciencia y
cerebro
Se encontraron coincidencias entre el apego seguro (forma de relación entre
padres e hijos) y la práctica del Mindfulness al fomentar el bienestar y la
fortaleza emocional. Las similitudes también aparecían en la zona central de
la corteza prefrontal, región cerebral integradora.
La manera en que prestamos atención al momento presente puede mejorar
directamente el funcionamiento del organismo y del cerebro, la vida mental
subjetiva y las relaciones interpersonales.
Esta forma de atención desarrolla los circuitos cerebrales de tal modo que nos
permite establecer una relación sintónica con nuestra propia mente.
Término cerebro atento: Prestar atención de manera consciente se relaciona
íntimamente con la danza del cerebro y de la mente.
Relación entre meditación, conciencia y
cerebro
Definición de mente que cuenta con el apoyo de varias disciplinas: «Proceso
que regula el flujo de energía y de información».
La mente humana tiene una faceta corpórea (el flujo de energía y de
información sucede en el cuerpo, el cual incluye el cerebro) y otra relacional
que es la dimensión de la mente que corresponde al flujo de energía y de
información que se produce entre distintas personas.
Mediante el Mindfulness el flujo de energía y de atención que es nuestra
mente entra en nuestra consciencia, lo que nos permite apreciar sus
contenidos y regular de otro modo la manera en que fluye.
La manera en que centramos la atención contribuye a modelar la mente.
Cuando desarrollamos una forma concreta de atender a las experiencias del
aquí y el ahora y a la propia naturaleza de la mente, creamos la forma
especial de atención que es el Mindfulness.
Relación entre meditación, conciencia y
cerebro
Hay estudios que han demostrado que las aplicaciones específicas del
Mindfulness mejoran la capacidad de regular las emociones, de combatir las
disfunciones emocionales, de mejorar las pautas cognitivas y de reducir los
pensamientos negativos.
La investigación sobre algunas de las dimensiones de esta práctica revela que,
en gran medida, mejora el funcionamiento del organismo , pues hace que los
procesos de curación, de respuesta inmunitaria, la reactividad al estrés y la
sensación general de bienestar físico funcionen de manera mucho más
eficaz.
Las relaciones con los demás también mejoran, quizás porque aumenta la
capacidad de percibir las señales emocionales no verbales de los otros, así
como la de sentir sus mundos interiores. Llegamos a experimentar las
emociones de los demás con compasión y a empatizar con ellos.
Mindfulness y Educación
El Mindfulness también ha sido empleado en el aprendizaje y la educación:
“aprendizaje consciente”, concepto de Ellen Langer.
Capaz de convertir el aprendizaje en un proceso más efectivo, placentero y
estimulante.
Este tipo de atención plena parece referirse a la participación activa del
aprendiz en el proceso de aprendizaje.
Langer sugiere que el objetivo del aprendizaje condicional es dejarnos en un
estado de incertidumbre saludable, que nos llevará a detectar
proactivamente los elementos nuevos.
Cuando estamos seguros de algo, “no sentimos la necesidad de prestar
atención. Dado que el mundo que nos rodea está en un flujo constante , la
certeza no es más que una ilusión”.
Consiste en un estado mental flexible que nos permite percibir activamente
cosas nuevas, ser sensibles al contexto e implicarnos en el presente.
Atención consciente
La experiencia directa del momento se ha descrito en las distintas tradiciones
espirituales.
Se ha demostrado que la oración y la afiliación religiosa en general se asocian
a una mayor longevidad a un incremento del bienestar.
La oración y la pertenencia al grupo suelen ir de la mano por lo que resulta
complicado separar el proceso interno del interpersonal, pero de hecho es
posible que lleguemos precisamente a esa conclusión: detenerse para estar
atento quizás genere la sensación interna de pertenecer a un todo.
En estudios de una gran variedad de situaciones clínicas, desde enfermedades
médicas con dolor crónico a poblaciones psiquiátricas con alteraciones del
estado de ánimo o con ansiedad, han demostrado que es posible enseñar a
utilizar con efectividad habilidades seculares de meditación plena en un
contexto ajeno a cualquier grupo o práctica religiosas.
Atención consciente
En la práctica contemplativa plena, la mente se centra de manera concreta
con el propósito de desarrollar una forma más rigurosa de atención al
momento presente, algo que puede aliviar directamente el sufrimiento que
se experimenta en la vida.
Jon Kabat-Zinn opina que “una definición de trabajo operativa del
mindfulness podría ser: la conciencia que aparece al prestar atención
deliberadamente, en el momento presente y sin juzgar, a cómo se despliega la
experiencia momento a momento.
El programa Inner Kids define el Mindfulness como “ser consciente de lo que
sucede mientras sucede”.
Mente y corazón son definidos en oriente por la misma palabra. La “atención
plena” incluye una cualidad afectuosa y compasiva en la atención, una
sensación de presencia y de interés generoso y amistoso.
Atención consciente
La meditación plena parece especialmente importante a la hora de entrenar
la atención y de dejar de identificar actividades mentales con la
identidad total de la persona.
En el enfoque de la meditación Vipassana tiene su origen una de las formas
de procurar que la mente se preste atención a sí misma.
Las prácticas de atención plena (MAP) están presentes en gran cantidad de
actividades humanas. Tradicionalmente en el yoga, Tai Chi Chuan, Chi
Kung.
Casi todas las prácticas contemplativas se valen inicialmente de la respiración
como punto focal donde centrar la atención de la mente.
Se ha descrito una visión del Mindfulness que consta de dos dimensiones
importantes:
1.
La autorregulación de la atención,
2.
y una cierta orientación a la experiencia.
Atención consciente
1.
2.
La autorregulación de la atención con el propósito de mantenerla en la
experiencia inmediata, que permite un aumento de la percepción de los sucesos
mentales en el momento presente.
Una orientación particular hacia las experiencias en el momento presente que se
caracteriza por la curiosidad, la apertura y la aceptación.
Desde la perspectiva de la terapia conductual dialéctica , el Mindfulness se ha descrito
como: “1- Observar, percibir, ser consciente; 2- Describir, etiquetar, anotar; y 3Participación.
Y todo esto ha de hacerse: 1- sin juzgar y con aceptación, 2- en el momento presente y
3- con efectividad.
Carlson, Astin y Freedman han descrito sus mecanismos como intención, atención y
actitud. Proceso por el que se percibe de un modo distinto y que han llamado
“re-percibir”.
Varios autores afirman q el Mindfulness también puede dar lugar a resultados como la
paciencia, la no reactividad, la compasión por uno mismo y la sabiduría.
Atención consciente
Estudios sobre el Mindfulness dan lugar a 5 factores comunes:
1.
2.
3.
4.
5.
La no reactividad ante la experiencia interna (ej. Percibir las emociones y los
sentimientos sin reaccionar ante ellos);
Observar/percibir/atender a las sensaciones, a las percepciones, a los
pensamientos y a las emociones (ej. Seguir presente ante emociones que
pueden resultar desagradables o dolorosas);
Actuar conscientemente/no con el piloto automático, concentración/ausencia de
distracción;
Describir/etiquetar con palabras (ej. Plasmar con facilidad las creencias,
opiniones y expectativas en palabras).
No juzgar la experiencia (como criticarse por tener emociones irracionales o
inapropiadas).
Reflexionar sobre la naturaleza de los propios procesos mentales es una forma de
«metacognición», de pensar sobre el pensamiento en el sentido más amplio:
cuando disponemos de meta-atención, atendemos a la atención. Tanto si
practicamos yoga, taichi, si oramos, sentimos la respiración… se trata de MAP
que desarrolla la capacidad de estar atento a la atención.
Mindfulness
Cualidades: Nos acercamos a la experiencia del aquí y ahora con curiosidad,
con apertura, con aceptación y con amor (CAAA). Ej. Golpe en dedo.
Diferencia entre intensificar el malestar y sentir el dolor sin sufrir.
Gracias al Mindfulness la mente entra en un estado en el que las experiencias
del aquí y ahora se perciben directamente, se aceptan tal y como son y se
admiten con amabilidad y con respeto. Este es el tipo de sintonía
interpersonal que fomenta el amor. En opinión de D. Siegel, también es la
sintonía intrapersonal la que nos ayuda a entender cómo el Mindfulness
fomenta el amor por uno mismo.
Refiere Siegel que el Mindfulness es una forma de relación con uno mismo,
una forma de sintonía interna que ejerce efectos similares sobre la salud.
Mecanismo aún por identificar por el cual se fomenta el bienestar.
Aplicación en Medicina y Salud Mental
Jon Kabat-Zinn, mediados de la década de los 70 inicia un proyecto de
aplicación. Surge la clínica de Reducción del Stress Basada en el Mindfulness
(MBSR).
Aplicado a gran variedad de enfermedades crónicas, desde el dolor de
espalda a la psoriasis.
Kabat-Zinn y colegas, como Richard Davidson, demostraron que la formación
en MBSR podía contribuir a reducir los estados subjetivos de sufrimiento,
mejorar el funcionamiento del sistema inmunitario, acelerar el proceso de
curación, fomentar las relaciones interpersonales y alcanzar una sensación
general de bienestar.
Actualmente cientos de programas en todo el mundo han adoptado la técnica
MBSR.
El Mindfulness ha influido en un amplio rango de orientaciones
psicoterapéuticas y la investigación reciente ha revelado mejorías
significativas en varios trastornos, tanto en lo que concierne a la reducción de
síntomas como a la prevención de recaídas.
Programas Secularizados en Salud Mental
1. Mindfulness Based Stress Reduction (MBSR).
2. Mindfulness Based Cognitive Therapy (MBCT): Desarrollado por Zindel
Segal, Mark Williams and Jonh Teasdale, basado en el programa de reducción
del stress basado en el Mindfulness de Jon Kabat-Zinn.
3. Cultivating Emotional Balance. Creado por Alan Wallace y Paul Ekman.
Aplicaciones clínicas
El Mindfulness mediante la terapia cognitiva puede también prevenir la
recaída en casos de depresión crónica.
Se ha empleado como parte fundamental en el tratamiento del trastorno
límite de personalidad en la terapia dialéctico conductual.
La prevención de recaídas en sujetos que presentan abuso de sustancias es
enseñado por Marlatt y col.
Los principios son inherentes a la aplicación del análisis de la conducta en la
Terapia de la Aceptación y el Compromiso (ACT).
Uno de los primeros estudios en demostrar que la psicoterapia puede alterar
el funcionamiento cerebral utilizó estos principios en el tratamiento de
sujetos con Trastorno Obsesivo Compulsivo.
Se han publicado varios libros que revisan la utilización de esta práctica y la
aceptación en la psicoterapia de un amplio rango de trastornos, desde los
trastornos de la alimentación a la ansiedad, el estrés postraumático o el
obsesivo compulsivo.
Aplicaciones clínicas
Se han publicado resultados de la aplicación del Mindfulness en adolescentes y
adultos con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (Journal of Attention
Disorders).
La idea general sobre los beneficios clínicos del Mindfulness es que la aceptación de la
situación en que se vive puede aliviar la lucha interna que aparece cuando las
expectativas sobre cómo debería ser la vida no se corresponden con la realidad.
Prestar atención plena implica percibir lo que es, incluso los propios juicios, y darse
cuenta de que esas sensaciones, imágenes, emociones y pensamientos vienen y van.
Si se adopta una actitud CAAA, el resto viene solo.
No hay un objetivo concreto, no se hacen esfuerzos para “librarse de algo”; solo existe
la intención de ser y, específicamente, la de experimentar “ser en el momento”
mientras uno se desprende de juicios y de objetivos.
A partir de esta manera reflexiva de estar y de la actitud CAAA, aparece un proceso
fundamental, que llamamos “discernimiento”, y en el que se hace posible entender
que la actividad de la propia mente no supone la totalidad de quien uno es.
Mindfulness y Discernimiento
El discernimiento permite des-identificarse de la propia actividad mental: a medida
que uno se hace consciente de las sensaciones, de las imágenes, de las emociones y
de los pensamientos (SIEP), llegan a entenderse estas actividades mentales como
ondas superficiales en el mar de la mente.
Desde este lugar mental más profundo, el del Mindfulness, se puede percibir el ir y
venir de las ondas cerebrales.
La capacidad de separarse del parloteo de la mente, de discernir que no son más que
“actividades mentales”, resulta liberadora y, para muchos revolucionaria.
En esencia, es posible que este discernimiento sea el modo en que el Mindfulness
alivia el sufrimiento.
El discernimiento también nos proporciona la sabiduría para interactuar con los demás
con más consideración y con más compasión.
Cuando somos considerados con nosotros mismos, podemos serlo con los demás. Al ir
más allá de los hábitos mentales automáticos, quedamos libres para implicarnos con
los otros con una sensación más profunda de conexión y empatía.
Mente y Cerebro
Estos temas deben explorarse desde el conocimiento experiencial y
experimental.
Las funciones de la mente y el cerebro se correlacionan, pero desconocemos
los mecanismos exactos por los que la actividad cerebral y la función mental
se crean mutuamente.
Decir que el “cerebro crea la mente” es demasiado simplista, ya que sabemos
que la mente puede activar el cerebro.
El proceso que regula el flujo de energía y de información (mente), puede
estimular directamente disparos o impulsos neuronales y acabar modificando
las conexiones estructurales del cerebro.
Podemos buscar correlaciones en el cerebro con procesos mentales, como la
atención plena.
Estas asociaciones son dimensiones de la realidad.
Mente y Cerebro
Davidson y colaboradores han demostrado que existe una desviación de la
función cerebral hacia una dominancia frontal izquierda en respuesta a
estímulos emocionales asociados a una disposición emocional y mental más
positiva.
Esta desviación hacia la izquierda en los circuitos que regulan la emoción se
correlacionaba directamente con el grado de mejoría de la función
inmunológica.
Otro estudio llevado a cabo por Lazar et al reveló un aumento del grosor en
dos zonas cerebrales: 1. el área pre-frontal medial, bilateralmente, y 2. un
circuito neurológico relacionado, la ínsula, particularmente más grueso en el
lado derecho del cerebro. El grosor de estas áreas se correlacionaba con la
cantidad de tiempo dedicado a la práctica de la meditación plena.
Aquí encontramos que la correlación con el Mindfulness se encuentra tanto
en el hemisferio cerebral derecho como en el izquierdo.
Mente y Cerebro
Estudios que han analizado otras formas de meditación, como centrarse en la
compasión, revelan cambios distintos, como una mayor coordinación de los
impulsos neuronales, especialmente en las áreas prefrontales de ambos
hemisferios cerebrales.
Un amplio estudio de revisión de Cahn y Polish revela toda una serie de
activaciones, especialmente en las áreas prefrontales mediales (corteza
cingulada anterior), relacionadas con la meditación plena.
Se habla del nuevo territorio de la neurociencia social.
El modo en que prestamos atención al momento presente ha de modificar el
cerebro. Porque el modo en que lo hacemos fomenta la plasticidad neural, es
decir, la modificación de las conexiones neurales en respuesta a la experiencia.
En el Mindfulness se cultiva la conciencia que la mente tiene de sí misma,
parece plausible que se utilicen aspectos de los mecanismos neurales que se
emplean originalmente para ser consciente de la mente de los demás.
Mente y Cerebro
Estudios sobre el apego seguro y la práctica del mindfulness presentan coincidencias
significativas.
Muchas de las funciones básicas que aparecen en estas dos entidades aparentemente
distintas se asocian con la corteza prefrontal.
Estas funciones son: la regulación de los sistemas del organismo, el equilibrio de las
emociones, la sintonía con los demás, la modulación del miedo, la flexibilidad de
respuesta y la demostración de autoconocimiento y de empatía.
Hay otras dos funciones de esta región, la conexión con la intuición y con la moral que
no se han estudiado con relación al apego, pero que sí son uno de los resultados de la
práctica del Mindfulness. (9 funciones-reflejo del proceso de vivir en atención)
La función prefrontal es integradora, lo que quiere decir que los largos axones de las
neuronas pre-frontales alcanzan zonas distantes y diferenciadas del cerebro y del
cuerpo. Esta unión de elementos separados constituye la definición literal de un
proceso fundamental: la integración.
La integración puede considerarse un mecanismo subyacente común a varias vías que
conducen al bienestar.
Mente y Cerebro
Cien mil millones de neuronas conectadas entre ellas mediante unas diez mil
conexiones sinápticas.
La sinaptogénesis y la neurogénesis son el modo en que el cerebro establece
nuevas conexiones.
Este crecimiento se vale tanto de los genes como de la experiencia para
producir cambios en la conectividad neuronal: plasticidad neural es el
término que se emplea para definir el cambio de las conexiones neurales en
respuesta a la experiencia.
Sara Lazar publicó estudios que revelaban cambios estructurales. Estas
conclusiones implican un crecimiento significativo de tejido neural.
Si dicho crecimiento fuera resultado de la experiencia, podríamos ver que la
neuroplasticidad se encuentra en la base de este descubrimiento: el impulso
neuronal repetido en áreas concretas generaría un aumento significativo de la
densidad sináptica en las regiones activadas por la práctica del Mindfulness.
Mente y Cerebro
El crecimiento de células de apoyo y el aumento de la vascularización también
contribuirían tanto a la función de esas áreas como al aumento de su
densidad. La conciencia plena es una forma de experiencia que parece
fomentar la plasticidad neural.
Intersección de tres disciplinas
Actualidad, alianza ciencia y conciencia
Mind and Life Institute: 1987 (Francisco Varela, Adam Engle y S.S. Dalai
Lama).
Instituto para el estudio de la Conciencia: Santa Bárbara. California. Allan
Wallace. Proyecto Shamatha.
Fórums Internacional de Budismo y Medicina. Rigpa. Sogyal Rimpoché.
Institutos, Asociaciones Transpersonales: Psicología, psiquiatría y otras
disciplinas.
Vipassana Research Institute. Igatpuri. India.
Niveles de desarrollo según la evolución
Estructuras cerebrales
Positive correlation between brain activity in our prefrontal regions of interest
during reappraisal and individual differences in dispositional mindfulness. (A)
Left and (B) right DMPFC. Each point in the scatterplots represents data for a
single subject. All activations are reported after FDR correction for multiple
comparisons (P < 0.05)..
Greater gray matter concentration for meditators compared to non-meditators (P <
.001; uncorrected; > 20 voxels) in the left inferior temporal gyrus (upper left panel;
cluster size: 157 voxels), right anterior insula (lower left panel; cluster size: 22 voxels)
and right hippocampus (upper right panel; cluster size: 106 voxels). MNI coordinates
of shown slices: x, y, z: −49, −32, 6; color bar indicates t-values.
Gray matter concentration at the medial orbitofrontal cortex correlates with total
hours of meditation training. MNI coordinates of shown slices: x, y, z: 1, 45, −16;
cluster size: 185 voxels; color bar indicates t-values.
To the left: Personal praying relative to making wishes to Santa Claus. Results are
thresholded at P < 0.05 corrected for multiple comparisons (FDR) with an extended
threshold of 15 voxels.
To the right: effect size analysis of the regions of interest in the four conditions
relative to baseline (90% CI). (A) Precuneus. (B) Temporo-parietal junction. (C) Anterior
medial prefrontal cortex. (D) Temporopolar region.
Cortical midline areas associated with the narrative self focus condition (Narrative >
time-series baseline) collapsed across MT (following 8 weeks of MT) and novice (pre
MT) groups. VMPFC, ventromedial prefrontal cortex; DMPFC, dorsomedial prefrontal
cortex; PCC, posterior cingulate cortex.
Experiential and Narrative self-focus conditions in the novice (pre MT) group. (A) Areas
of greater association with the Narrative condition (Narrative > Experiential) are in
blue, and (B) areas of greater association with the Experiential condition (Experiential
> Narrative focus) are in red. VMPFC, ventromedial prefrontal cortex; DMPFC,
dorsomedial prefrontal cortex; PCC, posterior cingulate cortex; LPFC, lateral prefrontal
cortex; PP, posterior parietal cortex.
Experiential vs Narrative focus conditions following 8 weeks of MT. Areas of activation showing a
greater association with the experiential condition (Experiential > Narrative focus) are in red, and
narrative-associated areas (Narrative > Experiential) are in blue: (A) ventral and dorsal MPFC, (B)
right LPFC, (C) right Insula and (D) right SII cortex. Bar graphs indicate region of interest analyses
of the magnitude of activation associated with the Narrative vs Experiential contrast in the MT
and novice groups. Left panel green region represents y coordinate of each ROI. novice, pre MT
group; MT, post MT group; VMPFC, ventromedial prefrontal cortex; DMPFC, dorsomedial
prefrontal cortex; LPFC, lateral prefrontal cortex; Insula, insula; IPL, inferior parietal lobule; SII,
secondary somatosensory area.
Functional connectivity in the novice and MT groups. Areas showing reduced
connectivity with the right insula (novice > MT) are in blue (A), and areas
showing increased connectivity (MT > novice) are in red (B). The right panel
demonstrates rank ordered inter-regional correlations with the right insular
ROI in both the novice and MT groups. VMPFC, ventromedial prefrontal; PCC,
posterior cingulate; LPFC, lateral prefrontal cortex.
Spearman rank correlation graphs showing the relationship of negative affect (selfreport intensity scores) and PPI beta estimate of amygdala coupling with right
orbitofrontal cortex (A), left orbitofrontal cortex (B) and dorsal medial prefrontal
cortex (C). OFC, DMPFC; L, Left, R, Right. Greater amygdala-predicted activation of OFC
and DMPFC is associated with lower intensity of negative affect.
Brain activations revealed in the contrast between different trait judgments.
(A) Self minus other; (B) Self minus mother for both Han and Tibetan
participants.
Click to edit Master text styles
Second level
 Third level
 Fourth level
 Fifth level
ROI analyses. (A) and (B) illustrate the locus of the MPFC and ACC (the crosspoint of the blue
line), respectively; (C) and (D) represent fMRI signal changes in MPFC and ACC, respectively, in
the self- and other-processing conditions relative to the null condition; (E) represents the
differential fMRI signal changes (self minus other) in MPFC and ACC for both Han and Tibetan
participants. The asterisks indicate a significance differences in percent signal changes.
Increased activations shown in the contrast of self- vs Zhu Rongji judgments and selfvs Sakyamuni judgments. Scale bars indicate t-values.
Belief minus disbelief (Both Categories; Both Groups).
Greater signal for belief compared with disbelief appeared in the ventromedial
prefrontal cortex, lateral occipital cortex, and superior frontal gyrus. The bottom panel
shows percent signal change from baseline in each of the clusters (vmpc =
ventromedial prefrontal cortex; log = lateral occipital gyrus; sfg = superior frontal
gyrus). Error bars represent standard error of the mean.
Religious versus nonreligious statements.
(A) The MRI signal was greater when subjects evaluated religious statements
compared with nonreligious statements in areas throughout the brain, including the
precuneus, anterior cingulate, insula, and ventral striatum. (B) Increased signal was
found for nonreligious statements compared with religious statements in several left
hemisphere regions including the parahippocampal gyrus, retrosplenial cortex,
temporal pole, middle temporal gyrus and hippocampus.
Click to edit Master text styles
Second level
 Third level
 Fourth level
 Fifth level
Reponses to blasphemy in both groups.
There were significant differences between blasphemous and non-blasphemous statements in
both groups. These are regions that show greater signal both when Christians reject stimuli
contrary to their doctrine (e.g. “The Biblical god is a myth”) and when nonbelievers affirm their
belief in those same statements (pc = paracingulate gyrus; mf = middle frontal gyrus; vs = ventral
striatum; ip = inferior parietal lobe; fp = frontal pole). Error bars represent standard error of the
mean.
State by Group by valence Interaction: A.
(AI) and (Ins.) stand for anterior insula and insula, respectively (z = 12 and z = 19, 15
experts and 15 novices, color codes: orange, p<5.10ˆ-2, yellow, p<2.10ˆ-2). B, C.
Impulse response from rest to compassion in response to emotional sounds in AI (B)
and Ins. (C). D–E. Responses in AI (D) and Ins. (E) during poor and good blocks of
compassion, as verbally reported, for 12 experts (red) and 10 novices (blue).
Meditation modulates right insula response to emotional sounds:
A. Voxel-wise analysis of the Group by State by Valence (negative versus positive
sounds) interaction in insula (Ins.) (z = 2, corrected, colors code: orange, p<5.10ˆ-2,
yellow, p<2.10ˆ-2, 15 experts (red) and 15 novices (blue)). B. Average response in Ins.
from rest to compassion for experts (red) and novices (blue) for negative and positive
sounds. C–D. Voxel-wise analysis of BOLD response to emotional sounds during during
poor vs. good blocks of compassion, as verbally reported. C. Main effect for verbal
report in insula (Ins.) (z = 13, corrected, colors: orange, p<10ˆ-3, yellow, p<5.10ˆ-4, 12
experts and 10 novices). D. Average response in (Ins.) for experts (red) and novices
(blue).
State by Group Interaction: A.
(Amyg.) stands for amygdala (y = −5, color codes: orange, p<2.10ˆ-3, yellow, p<5.10ˆ4). B. Impulse response in (Amyg.) for 15 experts (red) and for 15 novices (blue) during
rest (dashed line) and compassion (full line). C–D. Same as A–B in TPJ; y = −61. E. Side
by state effect and side by state by group effect in TPJ on the average impulse
response between meditation and rest; experts are in red, novices in blue.
Directionality of the brain activation.
Areas showing a negative ( dark blue, p<0.01, blue, p<0.005) or positive (orange,
p<0.01, yellow, p<0.005) impulse response on average across 10 seconds in responses
to all emotional sounds for the 15 novices and 15 experts at z = 31 compared to
baseline (figs. A–D) and z = 13 (figs. E–H) (voxel-by-voxel paired t test compared to 0,
corrected at p<0.01).
La meditación profunda afecta el
funcionamiento cerebral
El término meditación comprende numerosas tradiciones culturales y variados
métodos de concentración mental, control de la respiración, disposición física
centrada y, en algunos casos visualizaciones o su opuesto, la no focalización de la
mente en objetos o ideas.
(EFE) Las personas que practican meditación durante largos períodos inducen cambios
en el funcionamiento cerebral que mejoran el conocimiento y las emociones, según un
estudio de la Universidad de Wisconsin.
Un equipo del Laboratorio W.M. Keck de Estudios Cerebrales, del Centro Waisman, de
la Universidad de Wisconsin, que realizó los experimentos en cooperación con el
Monasterio Schechen, de Katmandú (Nepal), publicó sus conclusiones en la revista
"Proceeding", de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.
"Encontramos que los practicantes de meditación budista durante largos períodos
autoinducen cambios neurales, esto es en la función cerebral, que tienen un impacto
duradero que aumenta la cognición y las emociones", indicó Antoine Lutz, quien
encabezó el estudio.
La meditación profunda afecta el
funcionamiento cerebral
El término meditación comprende numerosas tradiciones culturales y variados
métodos de concentración mental, control de la respiración, disposición física
centrada y, en algunos casos visualizaciones o su opuesto, la no focalización de la
mente en objetos o ideas.
Para este estudio, los investigadores tomaron ocho practicantes de meditación budista
con una edad media de 49 años, y para el grupo de control eligieron 10 estudiantes
voluntarios, con edad media de 21 años.
Los budistas han recibido instrucción mental en las tradiciones tibetanas Nyingmapa y
Kagyupa de 10.000 a 50.000 horas a lo largo de períodos de 15 a 40 años.
"La duración de su instrucción se calculó sobre la base de su práctica diaria y el tiempo
que pasaron en retiros de meditación", indicó Lutz.
En cambio, los sujetos del grupo de control no tenían experiencia previa en la
meditación y recibieron instrucción por una semana antes de la recolección de datos
mediante electroencefalogramas.
La meditación profunda afecta el
funcionamiento cerebral
Y como método de meditación los investigadores eligieron "la práctica sin un objeto determinado
durante la cual los practicantes, tanto budistas como los del grupo de control, generaron un
estado de 'amabilidad y compasión incondicional'".
Esta práctica, que emplean numerosas escuelas budistas desde India hasta China, Japón, Corea y
el sudeste asiático, no requiere la concentración sobre objetos, memorias o imágenes
particulares, sino una disposición para ayudar a todos los seres vivientes.
"Estudios anteriores ya han demostrado el papel general de la sincronía neural, en particular en
las frecuencias de la banda gamma (de 25 a 70Hz), en procesos mentales como la atención, la
memoria activa, el aprendizaje o la percepción consciente", explicó Lutz.
Se cree que tales sincronizaciones de las descargas neurales oscilatorias juegan un papel crucial
en la constitución de redes que integran los diferentes procesos neurales en funciones cognitivas
y afectivas altamente ordenadas.
"Por eso, la sincronía neural parece un mecanismo prometedor para el estudio de los procesos
cerebrales que subyacen en la instrucción mental", agregó.
La meditación profunda afecta el
funcionamiento cerebral
Los investigadores registraron electroencefalogramas de los participantes budistas y
de los sujetos de control antes, durante y después de la meditación, y compararon las
pautas de ambos grupos.
"Encontramos que los practicantes budistas autoinducen, de forma sostenida,
oscilaciones de alta amplitud en la banda gama y sincronía de fase", dijo Lutz.
"Las diferencias notables con los sujetos de control aumentan de forma aguda durante
la meditación y se mantiene en el periodo posterior a la meditación", explicó.
Uno de los detalles que notaron los investigadores fue la llamada "sincronía gamma a
larga distancia".
Esta se cree que está vinculada a una coordinación neural en gran escala y ocurre
cuando dos áreas neurales, controladas por dos electrodos distantes, oscilan con una
relación de fase precisa que se mantiene constante durante un cierto número de ciclos
de oscilación.
Asimismo "la actividad gama de alta amplitud que se encontró en algunos de estos
practicantes es, hasta donde sabemos, la más alta de la cual se haya informado en
la literatura científica y en un contexto no patológico", agregó el estudio.
Absolute gamma power and long-distance synchrony
during mental training. (a) Scalp distribution of gamma
activity during meditation. The color scale indicates the
percentage of subjects in each group that had an increase
of gamma activity during the mental training. (Left)
Controls. (Right) Practitioners. An increase was defined as
a change in average gamma activity of >1 SD during the
meditative state compared with the neutral state. Black
circles indicate the electrodes of interest for the group
analysis. (b) Adjusted gamma variation between neutral
and meditative states over electrodes F3-8, Fc3-6, T7-8,
Tp7-10, and P7-10 for controls and long-time practitioners
[F(1, 16) = 4.6, P < 0.05; ANOVA]. (c) Interaction between
the group and state variables for the number of electrode
pairs between ROIs that exhibited synchrony higher than
noise surrogates [F(1, 16) = 6.5, P < 0.05; ANOVA]. The
blue line represents the controls; the red line represents
the practitioners. (d) Correlation between the length of
the long-term practitioners' meditation training and the
ratio of relative gamma activity averaged across electrodes
in the initial baseline (P < 0.02). Dotted lines represent
95% confidence intervals.
High-amplitude gamma activity during mental training. (a) Raw
electroencephalographic signals. At t = 45 s, practitioner S4 started generating a state
of non referential compassion, block 1. (b) Time course of gamma activity power over
the electrodes displayed in a during four blocks computed in a 20-s sliding window
every 2 s and then averaged over electrodes. (c) Time course of subjects' crosshemisphere synchrony between 25 and 42 Hz. The density of long-distance synchrony
above a surrogate threshold was calculated in a 20-s sliding window every 2 s for each
cross-hemisphere electrode pair and was then averaged across electrode pairs (see
Methods). Colors denote different trial blocks: blue, block 1; red, block 2; green, block
3; black, block 4.
Relative gamma power during mental
training. (a and b) Intraindividual analysis
on the ratio of gamma (25-42 Hz) to slow
(4-13 Hz) oscillations averaged through all
electrodes. (a) The abscissa represents the
subject numbers, the ordinate represents
the difference in the mean ratio between
the initial state and meditative state, and
the black and red stars indicate that this
increase is >2- and 3-fold, respectively, the
baseline SD. (b) Interaction between the
subject and the state factors for this ratio
[F(2, 48) = 3.5, P < 0.05; ANOVA]. IB, initial
baseline; OB, ongoing baseline; MS,
meditative state. (c-e) Comparisons of this
ratio between controls and practitioners
over each electrode [t > 2.6, P < 0.01,
scaling (-2.5, 4); t test] during the
premeditative initial baseline (c), between
the ongoing baseline and the meditative
state (d), and between the ongoing
baseline and the initial baseline (e).
Gracias por la atención…
Descargar

www.sociedadteosofica.es