Alemania tiene una población de 82 millones
de personas, más del doble de Argentina,
en una pequeña superficie territorial de
357.021 km2, 7,75% de Argentina cuya superficie
es de 2.766.889 km2.
Hace años los alemanes inventaron un medio de
transporte que hoy subsiste, por supuesto que al
día en términos de adelantos tecnológicos
aplicables.
Este tren (en realidad un tranvía por su escaso recorrido
de 13.3 Km.) está en la ciudad alemana de Wuppertal,
Westfalia del Norte, al sur de la cuenca del Rhur y
cerca de la frontera con Francia (356.000 habitantes).
La ciudad, en su momento un floreciente centro industrial
mayor que la vecina Colonia, tiene ahora sólo un atractivo
turístico que atrae a muchas personas. Es el tren colgante
(aunque en alemán es el tren flotante - Schwebebahn).
Mientras que muchas otras ciudades prefirieron los
sistemas de tranvías de superficie o subterráneos,
Wuppertal decidió usar la idea de Eugen Langen, quien
durante los años de 1880/90 diseñó un ferrocarril funicular
colgante en Dresden. El diseñador falleció en 1895 y
no vio su nueva obra concluida, ya que se inauguró en
1901, ampliándosela en 1903 creando el recorrido
que aún se usa hoy.
La mayoría del recorrido discurre sobre el curso del
Wupper, un río menor que atraviesa la ciudad.
El tramo sobre tierra (3 Km.) cuelga sobre las calles.
Los pilones de soporte son diferentes que los del tramo
sobre el río. Los trenes viajan a 8 metros sobre las
calles y a 10-12 metros sobre el agua. Las estaciones
son muy interesantes por sus estilos arquitectónicos.
Los trenes has estado operando continuamente
por más de un siglo y son muy seguros,
habiéndose producido un solo accidente fatal
-en 1999 - y debido a un error humano (una pieza
metálica quedó olvidada entre los rieles después de
tareas de mantenimiento; un tren cayó al agua
y hubo cinco víctimas).
Breve video en esta ubicación de Youtube
http://www.youtube.com/watch?v=ZFN068Y_HfM&feat
ure=player_embedded
Descargar

Diapositiva 1