LA SOCIEDAD
DE LA HISPANIA ROMANA
Jerarquía de órdenes entre los ciudadanos libres.
Orden senatorial
Orden ecuestre
Orden decurional
Plebe
El orden senatorial
Ordo senatorialis
En la cúspide social se situaban los ciudadanos pertenecientes al orden
senatorial, que se consideraban descendientes de los primeros fundadores de
Roma. A ellos estaba reservada la participación en el Senado de Roma y el
desempeño de los altos cargos de la administración civil, militar y religiosa.
Aunque en su mayoría vivían en Roma, con el paso del tiempo algunos
miembros de estas familias influyentes se asentaron en Hispania para
gestionar las tierras y riquezas adquiridas, o para desempeñar altos cargos de
la administración. También recibieron como premio el acceso al orden
senatorial algunas familias de origen hispano pertenecientes a las élites
autóctonas.
.
La riqueza de este grupo procedía sobre todo de las grandes propiedades agrarias que recibieron
y del desempeño de los altos cargos públicos. La mayoría de las familias del orden senatorial
hispanas se asentaron en la Bética, y de sus filas salieron senadores y emperadores como
Trajano o Adriano.
Lucio Cornelio Balbo el menor, natural de Gades, fue el primer
hispano que formó parte del senado de Roma. Accedió al puesto en el
40 a.c., en recompensa a los servicios y apoyo financiero que su
familia había proporcionado al bando de Julio César en las guerras
civiles. Su familia era de origen cartaginés y había acumulado una
gran fortuna gracias al comercio.
Monumento a Lucio Cornelio Balbo en Cádiz. Fotografía de Peejayen en Wikimedia Commons
licencia Creative Commons.
El orden ecuestre
Ordo equester
Por debajo del orden senatorial se situaban las familias pertenecientes al orden
ecuestre (caballeros). Aunque no podían formar parte del Senado de Roma,
desempeñaban puestos importantes en la administración imperial, en el ejército
y en el gobierno de sus ciudades.
Tenían importantes fortunas basadas en la propiedad de fincas agrícolas, en el
desarrollo de actividades comerciales o en el arrendamiento de impuestos
estatales. Podríamos considerar a este grupo como una clase adinerada, al
mismo nivel que la senatorial, pero cuyo origen no noble le impedía el acceso al
Senado.
Los caballeros recibían el anillo en reconocimiento de su rango directamente del emperador,
que los seleccionaba de entre los ciudadanos romanos que pudieran demostrar una fortuna de
400.000 sestercios, y que normalmente procedían de las élites de las ciudades romanas de las
provincias. Cuanto más rica y próspera era una ciudad, más caballeros se concentraban en ella.
En Gades llegaron a contarse 500.
El orden decurional
Ordo decurionalis
En el tercer nivel encontramos a las familias pertenecientes al orden decurional,
menos importantes y adineradas, pero a cuyos miembros se les permitía ocupar
puestos inferiores de la administración estatal y participar en el gobierno de sus
ciudades. Podían formar parte del Senado de su ciudad, y ostentaban cargos de
vigilancia e inspección, gestión del dinero público, recaudación de impuestos...
Fundamentalmente eran medianos propietarios agrícolas, mercaderes y hombres de
negocios. Muchos eran descendientes de los soldados y colonos romanos asentados
tras la conquista de los territorios de Hispania, pero también se sumaron a este
grupo hispanos de origen indígena que habían prosperado.
La plebe
En la base de la pirámide social de los ciudadanos libres se encontraba la
plebe, a la que pertenecía la mayor parte de la población. Apartado de las
tareas principales de gestión del Estado y de las ciudades, este grupo
tenía al menos la posibilidad de intervenir mínimamente participando en
las asambleas municipales de sus ciudades (comicios) y votando para elegir
algunos cargos públicos.
La plebe daba cabida a situaciones económicas muy diversas: pequeños
campesinos libres, trabajadores a sueldo de los grupos superiores,
artesanos independientes, pequeños comerciantes... Muchos se vinculaban
mediante lazos de fidelidad a familias de mayor posición social, y pasaban
a ser considerados sus clientes. Otra ocupación común entre sus miembros
fue la militar, integrando la base de las legiones romanas.
Créditos:
Texto y Composición: Juan Miguel Mendoza Garrido
Imágenes: Autoría y licencia al pie de cada una.
La sociedad de la Hispania Romana is licensed under:
Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España License.
Based on a work at juanmimen.wordpress.com
Descargar

Diapositiva 1