CREYENTES NO SALVOS
Si se puede mostrar que en el Nuevo Testamento
alguien creyó en Cristo pero que no se salvó, entonces se mostrará que el “creer en Cristo” no es todo
lo que impide que el pecador se salve. ¿No es así?
Cuando esto se muestre, se comprobará que es
falsa la doctrina principal de denominacionalismo,
que es que el pecador es salvado por la fe sola.
Doctrinas y Disciplina de la Iglesia Metodista, artículos de Religión, Artículo IX, pág. 29, edición 1944,
dice que es doctrina muy sana y de gran consolación la de que somos justificados por la fe sola.
Las iglesias protestantes (“evangélicos”) están
básicamente de acuerdo con tal afirmación.
Los bautistas más antes decían que somos salvos
por la fe sola, pero ahora afirman: “Somos salvos al
punto de creer y sin actos adicionales de
obediencia.”
Hay diferencia entre la enseñanza del N.T. de que
somos salvos por fe, y “salvación al punto de creer
y sin actos adicionales de obediencia.”
Pero ahora volvamos al tema de Creyentes No
Salvos.
1. 1 Jn. 12:42,43, Con todo eso, aun de los gobernantes, muchos creyeron en él; pero a causa de los
fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados
de la sinagoga. 43 Porque amaban más la gloria de
los hombres que la gloria de Dios.
Creyeron en Cristo
No confesaban a Cristo
Amaban más la gloria de los hombres que la
gloria de Dios
No quisieron perder su membresía en la
sinagoga
¿Fueron salvos?
“No, pero esos creyentes no tenía fe salvadora.”
Ahí está el punto: ¡hay diferencia entre la fe que
salva y la que no salva!
Los gobernantes de Jn. 12:42,43 no son los únicos
creyentes que no fueron salvos.
2. Hechos 2:22-36, el evangelio predicado por
primera vez. Conclusión: v. 36, Sepa, pues, …..
ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este
Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha
hecho Señor y Cristo.
Resultado: Muchos compungidos de corazón. v.37,
Varones hermanos, ¿qué haremos?
¿Hacer qué cosa? “No se nos dice.”
Bueno, ¿entendió bien Pedro, guiado por el
Espíritu Santo, la pregunta de qué hacer?
¡Por supuesto! Esto lo sabemos por la respuesta
de Pedro (v. 38).
Su respuesta: Arrepentíos y bautícese cada uno
para perdón de los pecados.
Preguntaron porque creyeron el evangelio que se
les predicó de que habían crucificado al Cristo.
Esos creyentes en Cristo, en el momento de creer,
no tenían el perdón de sus pecados. Todavía estaban perdidos en sus pecados.
3. Hechos 11:20,21, Pero había entre ellos unos varones de Chipre y de Cirene, los cuales, cuando entraron en Antioquía, hablaron también a los griegos,
anunciando el evangelio del Señor Jesús. 21 Y la
mano del Señor estaba con ellos, y gran número
creyó y se convirtió al Señor.
¿Quiénes se convirtieron al Señor? Los que creyeron en Cristo.
Antes de convertirse al Señor eran creyentes, pero
la fe sola no salva.
4. Hechos 9, 22, 26, Saulo of Tarso
Hech. 9:4-6, y cayendo en tierra, oyó una voz que
le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? 5 El
dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a
quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra
el aguijón. 6 El, temblando y temeroso, dijo: Señor,
¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes
hacer.
Creyó y fue a Damasco.
Pasó tres días en ayuno y oración. (La llamada
“oración del pecador” no le salvó).
¿Fue salvó este creyente sin que tuviera lavados
sus pecados?
No pudo ser salvo hasta que hiciera lo que se le
diría que hiciera.
Se le dijo que se levantara y fuera bautizado para
lavarse sus pecados (Hech. 22:16).
No, el agua de por sí no lava pecados, pero tampoco la sangre literal lava pecados.
Pero el bautismo en agua de la Gran Comisión sí
lava pecados porque la persona es bautizada en la
muerte de Cristo.
Rom. 6:3,4, ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido
bautizados en su muerte? 4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros
andemos en vida nueva.
La vida nueva sigue al bautismo en la muerte de
Cristo; no la precede.
Los sectarios ponen la vida nueva ( = ser cristiano)
antes del bautismo. Ellos bautizan a salvos. Para
ellos es una ordenanza eclesiástica.
Saulo de Tarso (Pablo) era pecador hasta tener sus
pecados lavados en el bautismo. ¡La fe sola no
salva!
Alguien dice: “Pero Ananías llamó ‘hermano’ a
Saulo antes de su bautismo; por eso ya era cristiano.”
Sí, Saulo era hermano judío.
Pablo llamó hermanos a esa turba judía que
procuraba matarle (Hech. 22:1; 23:1).
Pedro llamó hermanos a esos judíos incrédulos
que habían crucificado a Cristo (Hech. 3:17).
¿Eso significa que todos aquéllos eran cristianos?
¡Claro que no!
El argumento queda sin base. Ignora el uso común de la palabra “hermano” en su sentido nacional. Pero, la doctrina falsa afirma cualquier cosa.
UNA COSA DE VERAS EXTRAÑA:
La gente contradice dichos claros de la Biblia para
escapar la fuerza de la enseñanza clara respecto al
bautismo para perdón de los pecados.
1. Casi todas las iglesias llamadas “cristianas”
practican alguna forma de bautismo.
2. En algunos casos no se puede ser miembro de
dichas iglesias sin el bautismo.
3. No obstante esas iglesias lo consideran sacrilegio o profanación el considerar el bautismo necesario para la remisión de pecados.
4. Reclaman que el bautismo sigue a la salvación,
y por eso inventan tal lenguaje como “el bautismo
es una señal exterior de una limpieza interior” (ya
obtenida), pero ¡no citan pasaje bíblico que así lo
diga!
Es algo que decir por decirlo.
SI LA PERSONA ES SALVADA POR LA FE SOLA:
1. Entonces somos salvos sin el arrepentimiento,
porque la “fe sola” no puede significar “fe más arrepentimiento.”
2. Entonces, Jesús no sabía lo que dijo, al decir….
“el que creyere y fuere bautizado será salvo” (Mar.
16:16).
Jesús hizo las dos cosas (fe y bautismo) esenciales para la salvación; hay quienes hacen que es
esencial una sola cosa, la fe.
Los hombres dicen: El que creyere será salvo, y
después puede ser bautizado.
Jesús dice: Fe, bautismo, y luego salvación.
El sectario dice: Fe, salvación, y luego el bautismo.
¿Qué dice usted?
LA DECLARACIÓN INSPIRADA DE PEDRO EL DÍA
DE PENTECOSTÉS A AQUELLOS CREYENTES,
Hechos capítulo 2
1. Esos judíos eran creyentes cuando le hicieron a
Pedro aquella pregunta del versículo 37 (¿Qué
haremos?), y justamente por eso se la hicieron.
2. Por eso los que abogan por la salvación por la fe
sola tendrán que admitir que esos judíos estaban
salvos cuando hicieron la pregunta de qué hacer
(para ser salvos, para tener la remisión de sus pecados).
3. Si no eran creyentes, entonces Pedro les contestó mal. Debió haberles dichos que creyeran en
Cristo.
4. Pero eso no lo dijo Pedro. Les dijo: “Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre
de Jesucristo para perdón de los pecados.”
5. Si esos creyentes en Cristo estaban salvos
antes de ser bautizados, estaban salvos sin haberse
arrepentido porque hasta el momento no habían
hecho ni la una cosa (el arrepentimiento) ni la otra
(el bautismo).
6. Esos judíos preguntaron, “¿Qué haremos?” Yo
pregunto: “¿Para qué cosa?”
Seguramente no para la limpieza de la lepra.
Fue para la limpieza del pecado de haber crucificado al Hijo de Dios (v. 36, Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a …
quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho
Señor y Cristo).
6. Si esos judíos estaban salvos, Pedro no lo sabía
porque les mandó hacer dos cosas para la remisión
de sus pecados.
7. El Espíritu Santo no lo sabía porque guió a
Pedro a decir que ellos hicieran dos cosas para ser
salvos.
LOS PREDICADORES TODO LO HAN HECHO MENOS TOMAR TIJERAS Y CORTAR DE LA BIBLIA A
HECHOS 2:38.
1. Los de habla inglesa discuten sobre la palabra
“for” que puede entenderse tanto como “para” que
para “por.” Argumentan que el creyente es ….
bautizado por el perdón ya obtenido; que es bautizado porque ya está salvo.
La persona de habla hispana no puede hacer tal
juego de palabras, porque “para” y “por” tienen sus
propios sentidos y definiciones diferentes.
El Nuevo Testamento fue escrito, no en inglés ni en
español, sino en griego, y la preposición griega en
este caso es eis.
Esta preposición siempre mira para delante, nunca
para atrás.
Mat. 26:28, porque esto es mi sangre del nuevo
pacto, que por muchos es derramada para remisión
de los pecados.
Hech. 2:38, para remisión de los pecados.
En los dos casos la frase preposicional es igual.
¿Derramó Jesús su sangre porque ya había perdón
de los pecados, o para que haya perdón de ellos?
(¡Todos sabemos la respuesta!)
Si derramó su sangre con el fin de que el hombre
tuviera el perdón de sus pecados, de igual manera el
bautismo es con el fin de que el creyente arrepentido tenga el perdón de sus pecados.
2. Algunos debatistas bautistas, para ser consecuentes con su posición errónea, contradicen las
reglas griegas, afirmando que a veces la preposición griega eis puede mirar hacia atrás.
Como “prueba” ofrecen Mat. 12:41, Los hombres
de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación, y la condenarán; porque ellos se arrepintieron
a (eis) la predicación de Jonás.
Luego concluyen que, dado que los de Nínive se
arrepintieron después de oir la predicación de
Jonás, el bautismo es después de la salvación.
Pero tal conclusión, aunque es correcto que primero predicó Jonás y luego se arrepintieron los de
Nínive, Cristo no está hablando de ello.
El punto de Cristo no es el orden de eventos:
predicación y luego arrepentimiento. ¿Quién no
sabría eso?
El punto de Cristo en Mat. 12:41 es que los de
Nínive, al arrepentirse, tenían por delante de su
mente la predicación de Jonás que habían oído. Se
arrepintieron a la predicación de Jonás.
De igual manera el hombre se arrepiente a la predicación del evangelio. Se arrepiente porque mira a, …
o considera, la predicación del evangelio que
demanda el arrepentimiento.
La preposición griega, eis, siempre mira hacia
delante. Con razón se traduce para, o a.
Cristo dijo “a” y Pedro dijo “para,” pero el bautista
quiere que los dos pasajes (Mat. 12:41; Hech. 2:38)
digan “por.” ¿A quiénes creeremos?
Para quedarse con su falsa doctrina de salvación
por la fe sola, pervierten las Escrituras.
3. “Lo que comprueba demasiado, no comprueba
nada.” (Un refrán bien dicho)
Nótese: Si Hech. 2:38 significa que el bautismo
es para quienes ya tienen el perdón de sus pecados
(por la fe sola), entonces se comprueba que el arrepentimiento también es para los tales.
Pero esto comprueba demasiado: comprueba que
se le manda arrepentirse a gente que ¡ya tiene el
perdón de sus pecados! ¿Quién lo puede creer?
¿Para qué arrepentirse la persona si ya ha sido
perdonada?
LA CLASE DE FE QUE SALVA
Cuando la Biblia dice que la salvación es por fe, la
palabra “fe” se usa en el sentido amplio o extenso.
La palabra incluye la obediencia necesaria para
expresar la fe. (El sectario la usa en el sentido de
solamente aceptar mentalmente la certeza de cierta
reclamación).
A. Ejemplos de esto en Hebreos capitulo 11 -1. v. 7, Por la fe Noé, cuando fue advertido por …
Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase.
El no sencillamente creyó y eso lo hizo que el
arca apareciera, sino ¡creyó y construyó!
2. v. 30,31, Por la fe cayeron los muros de Jericó
después de rodearlos siete días. 31 Por la fe Rahab
la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz.
Los judíos no sencillamente creyeron y eso hizo
que los muros cayeron, sino ¡creyeron y rodearon!
Rahab no sencillamente creyó y por eso no
pereció con la gente de Jericó, sino ¡creyó recibió a
los espías!
B. Considérese Gál. 3:26,27
Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo
Jesús; 27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.
El versículo 27 explica al versículo 26.
Eran hijos de Dios por la fe porque habían sido
bautizados en Cristo.
1. El bautismo en Cristo es parte de la fe que
hace que uno sea hijo de Dios.
2. Nadie es hijo de Dios que no esté en Cristo, y
nadie está en Cristo excepto el que ha sido
bautizado en Cristo.
3. Nadie es hijo de Dios que no haya sido revestido de Cristo, y uno es revestido de Cristo por el
bautismo.
La Fe Sola” = asentimiento o acuerdo mental. (La
persona nada más acepta mentalmente que es cierto
que Cristo murió por los pecadores del mundo)
La fe salvadora = obediencia a las condiciones de
salvación. (La persona, creyendo que Cristo murió
por los pecadores del mundo, obedece los términos
de perdón que Cristo ha especificado, que son el
arrepentimiento, la confesión de fe en Cristo, y el
bautismo en agua para perdón de los pecados)
LA OBEDIENCIA Y LAS OBRAS
El predicador sectario enseña a la gente, diciendo:
“Si la persona tiene que ser bautizada para tener el
perdón de sus pecados, entonces es salvada por
obras.”
Luego, pervierte a Efes. 2:8,9, que dice,
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;
y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no
por obras, para que nadie se gloríe.
Pablo no está tratando obediencia al evangelio,
sino la inhabilidad del hombre, aparte del evangelio,
de hacer obras suficientes para salvarse a sí mismo.
¡La gracia de Dios es condicional!
Esto el gran reformador protestante, Juan Calvino,
lo negaba, pero las muchas denominaciones protestantes admiten que es condicional, pero insisten en
que hay una sola condición, que es la fe sola (asentimiento mental).
Pero Sant. 2:14-26 muestra que la fe salvadora …
es fe obediente.
2:21, ¿No fue justificado por las obras Abraham
nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre
el altar?
Las “obras” aquí referidas fueron las que Dios le
había mandado hacer con referencia a su hijo, Isaac.
(Debe notarse que el bautismo en agua para perdón
de los pecados es una obra que Dios ha mandado,
no el hombre).
Cuando Abraham ofreció a su hijo, Isaac, cumplió
la escritura (Gén. 15:3) que decía, “Y creyó a
Jehová” (también en Sant. 2:23).
2:25, Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue
justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino? ¡Su fe obró!
El obedecer las condiciones del evangelio para salvación no es salvación por obras del hombre, sino
es salvación por la obediencia de la fe a lo que Dios
manda que el hombre haga para ser salvo.
Que nadie les engañe con su lenguaje con doble
sentido, gritando: “salvación por obras.”
¿Es el bautismo obra? ¡Seguro que sí; es obra de
Dios, o que Dios manda!
Es obra de Dios como la fe es obra de Dios, Jn.
6:28,29, Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer
para poner en práctica las obras de Dios? 29
Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios,
que creáis en el que él ha enviado.
CLASES DIFERENTES DE OBRAS
La Biblia habla de
las obras de la carne
las obras de las tinieblas
las obras del diablo
las obras de la ley de Moisés
las obras de justicia que el hombre ha hecho
¿La fe y el bautismo son de estas “obras?”
El arrepentimiento es algo que el hombre tiene que
hacer (Hech. 2:37,38) y hacer es obrar. ¿Es el arrepentimiento entre las “obras” mencionadas arriba?
La gracia de Dios no excluye la obediencia al evangelio de Cristo. Por eso dice Heb. 5:9 que Cristo
vino a ser autor de eterna salvación para todos los
que le obedecen. La fe bíblica incluye la obediencia.
UN ÚLTIMO ARGUMENTO DESESPERADO PARA
SALVAR A LA DOCTRINA SECTARIA DE LA SALVACIÓN POR LA FE SOLA:
Se afirma que Efes. 2:8,9 dice que somos salvos
por la fe, y no se menciona el bautismo en el pasaje.
De igual manera podemos decir que tampoco
menciona:
el arrepentimiento
la confesión de fe en Cristo
el amar a Dios
¿Todos estas cosas están excluidas juntamente
con el bautismo? ¿Sí, o no?
Hech. 11:18, a los gentiles ha dado Dios
arrepentimiento para vida. ¿Por eso se excluye la
fe?
Hech. 16:31, Cree en el Señor Jesucristo, y serás
salvo. ¿Por eso se excluye el arrepentimiento?
1 Ped. 3:21, El bautismo que corresponde a esto
ahora nos salva. ¿Por eso se excluye la fe y el arrepentimiento?
CONCLUSION -- Hemos visto que:
1. Casos bíblicos de creyentes no salvos
2. Se extraña que el bautismo es necesario para
membresía en las iglesias, pero no para salvación
3. Si uno salvado por la fe sola, Cristo no lo sabía
(Mar. 16:16).
4. Si uno salvado por la fe sola, Pedro y el Espíritu
Santo no lo sabían (Hech. 2:38).
5. La preposición griega, eis, en Hech. 2:38 significa
“para,” y no “por.” El inglés en este caso es
ambiguo, pero el español, no.
6. La clase de fe que salva es obediente, no sola.
7. La obediencia al evangelio no ha de ser confundida con las “obras” que no son parte del evangelio.
8. Hay diferentes clases de “obras.
Amigo: Sálvese hoy por medio de una fe obediente,
al arrepentirse de sus pecados, confesar su fe en
Jesucristo con su propia boca, y bautizarse para
perdón de sus pecados.
¡Eso es ser salvo por gracia!
Descargar

Creyentes No Salvos