Salmo 9
ACCIÓN DE GRACIAS POR LA VICTORIA
Te doy gracias, Señor, de todo corazón,
proclamando todas tus maravillas;
me alegro y exulto contigo,
y toco en honor de tu nombre, oh Altísimo.
Porque mis enemigos retrocedieron,
cayeron y perecieron ante tu rostro.
Defendiste mi causa y mi derecho,
sentado en tu trono como juez justo.
El juzgará el orbe con
justicia
y regirá las naciones con
rectitud.
El será refugio del oprimido,
su refugio en los momentos de peligro.
Piedad, Señor;
mira como me
afligen mis
enemigos;
levántame del
umbral de la
muerte,
para que pueda proclamar tus alabanzas
y gozar de tu salvación en las puertas de Sión.
El no olvida jamás al pobre,
ni la esperanza del humilde perecerá.
Descargar

Diapositiva 1