Reajustando nuestras
coordenadas
Domingo 8 de julio de 2012
1
2
3
No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto;
sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo
cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo
mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una
cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás,
y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la
meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en
Cristo Jesús. (Flp 3:12-14 RV60)
4
5
El camino de Israel
6
El camino de Israel
7
El profeta Jeremías
“el profeta llorón”
8
Contexto histórico
• Nueva potencia mundial: Babilonia; Asiria y
Egipto en decadencia
9
Contexto histórico
• Israel ha sido deportada en el 721 a. C.
10
Contexto histórico
• Judá sobrevive en medio de
las grandes potencias.
• Breve tiempo de
independencia y resurgir
espiritual con el Rey Josías
• Judá establece alianzas con
Egipto para defenderse de los
ataques Asiria y Babilonia
• Los últimos reyes llevan a
Judá a una completa caída
11
Situación en Judá
• Presiones internacionales
• Decadencia política por parte de los reyes y
los sacerdotes
• División política; alianzas con Egipto
• Decadencia espiritual después de Josías
• Judá fue deportada en el 586 a.C. a Babilonia
12
El profetismo en Israel y Judá
• El A.T. (Pentateuco) no define la función del
profeta a diferencia de las funciones del
sacerdote que detalla minuciosamente
• Primera mención y reconocimiento de la
función de profeta en Dt 18:9-22.
13
• »Las naciones cuyo territorio vas a poseer
consultan a hechiceros y adivinos, pero a ti el
SEÑOR tu Dios no te ha permitido hacer nada de
eso. (15) El SEÑOR tu Dios levantará de entre tus
hermanos un profeta como yo. A él sí lo
escucharás. (16) Eso fue lo que le pediste al
SEÑOR tu Dios en Horeb, el día de la asamblea,
cuando dijiste: “No quiero seguir escuchando la
voz del SEÑOR mi Dios, ni volver a contemplar este
enorme fuego, no sea que muera.” (17) »Y me
dijo el SEÑOR: “Está bien lo que ellos dicen. (18)
Por eso levantaré entre sus hermanos un profeta
como tú; pondré mis palabras en su boca, y él les
dirá todo lo que yo le mande.
14
• (19) Si alguien no presta oído a las palabras que el
profeta proclame en mi nombre, yo mismo le
pediré cuentas. (20) Pero el profeta que se atreva
a hablar en mi nombre y diga algo que yo no le
haya mandado decir, morirá. La misma suerte
correrá el profeta que hable en nombre de otros
dioses.” (21) »Tal vez te preguntes: “¿Cómo podré
reconocer un mensaje que no provenga del
SEÑOR?” (22) Si lo que el profeta proclame en
nombre del SEÑOR no se cumple ni se realiza, será
señal de que su mensaje no proviene del SEÑOR.
Ese profeta habrá hablado con presunción. No le
temas.
15
El profetismo en Israel y Judá
• El oficio de profeta no se hereda
como el de sacerdote, sino que Dios
llama y capacita directamente .
• Los profetas son hombres
especiales, de gran valor y coraje
debido a la función encomendada
por Dios
• El profeta es el portavoz de Dios, el
vocero de Dios; por eso su mensaje
es sobrenatural.
16
El profetismo en Israel y Judá
• Trae la Palabra de Dios en medio de y para la
realidad en que vive; una palabra de
denuncia, de confrontación y de cambio hacia
Dios
• La predicción del futuro forma parte de sus
funciones, pero de manera secundaria, nunca
primaria
17
Jeremías
• Nace entre el 650-645 a. C. en el seno de una familia
sacerdotal
• En el 626 Dios se revela a Jeremías y lo llama a su
servicio como profeta en Judá (Jer. 1.1)
• Inició su ministerio durante el reinado de Josías y a lo
largo de los últimos reyes de Judá: Joacaz (también
llamado Salum), Joacim (o Eliaquim), Joaquín (o
Jeconías) y Sedequías (o Matanías).
• Jeremías profetizó la caída de Judá y su deportación a
Babilonia
• Fue rechazado, criticado y amenazado por los suyos
18
Jeremías cap. 2
19
• Jer 2:1-37 NVI
• La palabra del SEÑOR vino a mí: (2) «Ve y proclama a oídos de
Jerusalén que así dice el SEÑOR: »“Recuerdo el amor de tu
juventud, tu cariño de novia, cuando me seguías por el desierto,
por tierras no cultivadas. (3) Israel estaba consagrada al SEÑOR,
era las primicias de su cosecha; todo el que comía de ella sufría las
consecuencias, les sobrevenía la calamidad” », afirma el SEÑOR.
(4) ¡Escuchen la palabra del SEÑOR, descendientes de Jacob, tribus
todas del pueblo de Israel! (5) Así dice el SEÑOR: «¿Qué injusticia
vieron en mí sus antepasados, que se alejaron tanto de mí? Se
fueron tras lo que nada vale, y en nada se convirtieron. (6) Nunca
preguntaron: “¿Dónde está el SEÑOR que nos hizo subir de Egipto,
que nos guió por el desierto, por tierra árida y accidentada, por
tierra reseca y tenebrosa, por tierra que nadie transita y en la que
nadie vive?” (7) Yo los traje a una tierra fértil, para que comieran
de sus frutos y de su abundancia. Pero ustedes vinieron y
contaminaron mi tierra; hicieron de mi heredad algo abominable.
20
• (8) Nunca preguntaron los sacerdotes: “¿Dónde está el SEÑOR?”
Los expertos en la ley jamás me conocieron; los pastores se
rebelaron contra mí, los profetas hablaron en nombre de Baal y se
fueron tras dioses que para nada sirven. (9) Por eso, aún voy a
entablar un litigio contra ustedes, y también litigaré contra los hijos
de sus hijos —afirma el SEÑOR—. (10) »Crucen a las costas de
Chipre, y miren; envíen mensajeros a Cedar, e infórmense bien;
fíjense si ha sucedido algo semejante: (11) ¿Hay alguna nación que
haya cambiado de dioses, a pesar de que no son dioses? ¡Pues mi
pueblo ha cambiado al que es su gloria, por lo que no sirve para
nada! (12) ¡Espántense, cielos, ante esto! ¡Tiemblen y queden
horrorizados! —afirma el SEÑOR—. (13) »Dos son los pecados que
ha cometido mi pueblo: Me han abandonado a mí, fuente de agua
viva, y han cavado sus propias cisternas, cisternas rotas que no
retienen agua. (14) ¿Acaso es Israel un esclavo? ¿Nació en la
esclavitud? ¿Por qué entonces lo saquean? (15) Los leones
rugieron contra él, lanzaron fuertes gruñidos. Dejaron desolado su
21
país, sus ciudades fueron incendiadas, y ya nadie las habita.
• (16) »Para colmo de males, los de Menfis y los de Tafnes te raparon
la cabeza. (17) ¿No te ha pasado todo esto por haber abandonado
al SEÑOR tu Dios, mientras él te guiaba por el camino? (18) Y
ahora, ¿qué sacas con ir a Egipto a beber agua del Nilo? ¿Qué sacas
con ir a Asiria a beber agua del Éufrates? (19) Tu maldad te
castigará, tu infidelidad te recriminará. Ponte a pensar cuán malo y
amargo es abandonar al SEÑOR tu Dios y no sentir temor de mí —
afirma el Señor, el SEÑOR Todopoderoso—. (20) »Desde hace
mucho quebraste el yugo; te quitaste las ataduras y dijiste: “¡No
quiero servirte!” Sobre toda colina alta, y bajo todo árbol frondoso,
te entregaste a la prostitución. (21) Yo te planté, como vid selecta,
con semilla genuina. ¿Cómo es que te has convertido en una vid
degenerada y extraña? (22) Aunque te laves con lejía, y te frotes
con mucho jabón, ante mí seguirá presente la mancha de tu
iniquidad —afirma el SEÑOR omnipotente—. (23) »¿Cómo puedes
decir: “No me he contaminado, ni me he ido tras los baales” ?
¡Considera tu conducta en el valle! ¡Reconoce lo que has hecho!
22
¡Camella ligera de cascos, que no puedes quedarte quieta!
• (24) ¡Asna salvaje que tiras al monte! Cuando ardes en deseos,
olfateas el viento; cuando estás en celo, no hay quien te detenga.
Ningún macho que te busque tiene que fatigarse: cuando estás en
celo, fácilmente te encuentra. (25) »No andes con pies descalzos,
que te lastimas, ni dejes que la garganta se te reseque. Pero tú
insistes: “¡No tengo remedio! Amo a dioses extraños, y tras ellos
me iré.” (26) »El pueblo de Israel se avergonzará, junto con sus
reyes y autoridades, sacerdotes y profetas, como se avergüenza el
ladrón cuando lo descubren. (27) A un trozo de madera le dicen:
“Tú eres mi padre”, y a una piedra le repiten: “Tú me has dado a
luz.” Me han vuelto la espalda; no me quieren dar la cara. Pero les
llega la desgracia y me dicen: “¡Levántate y sálvanos!” (28)
¿Dónde están, Judá, los dioses que te fabricaste? ¡Tienes tantos
dioses como ciudades! ¡Diles que se levanten! ¡A ver si te salvan
cuando caigas en desgracia! (29) »¿Por qué litigan conmigo?
Todos ustedes se han rebelado contra mí —afirma el SEÑOR—.
23
• (30) »En vano castigo a mi pueblo, pues rechaza mi corrección.
Cual si fuera un león feroz, la espada de ustedes devoró a sus
profetas. (31) »Pero ustedes, los de esta generación, presten
atención a la palabra del SEÑOR: ¿Acaso he sido para Israel un
desierto o una tierra tenebrosa? ¿Por qué dice mi pueblo: “Somos
libres, nunca más volveremos a ti” ? (32) ¿Acaso una joven se
olvida de sus joyas, o una novia de su atavío? ¡Pues hace
muchísimo tiempo que mi pueblo se olvidó de mí! (33) ¡Qué
mañosa eres para conseguir amantes! ¡Hasta las malas mujeres
han aprendido de ti! (34) Tienes la ropa manchada de sangre, de
sangre de gente pobre e inocente, a los que nunca sorprendiste
robando. Por todo esto (35) te voy a juzgar: por alegar que no
has pecado, por insistir en tu inocencia, por afirmar: “¡Dios ya no
está enojado conmigo!” (36) ¡Con qué ligereza cambias de
parecer![c] Pues también Egipto te defraudará, como te defraudó
Asiria. (37) Saldrás de allí con las manos en la nuca, porque el
SEÑOR ha rechazado a aquellos en quienes confías, y no
24
prosperarás con ellos.
La denuncia de Jeremías
• Judá ha olvidado
– Lo que Dios ha hecho
– Lo que Dios le ha dado
– Orgullo como nación santa
25
La denuncia de Jeremías
• Judá ha rechazado
– Politeísmo
– Falsos profetas
26
La denuncia de Jeremías
• Judá ha buscado
– Alianzas con otros pueblos
– Pactos matrimoniales
27
Profecía contra Judá
• Las alianzas con Asiria y Egipto no darán
resultado (2:36)
• Invasiones y matanzas (2:15, 16)
• Exilio de Judá (2:37)
28
Nuestra propia carrera como
discí[email protected] de Jesús
29
30
¿Cómo hemos reaccionado?
31
Cómo reaccionamos
• ¿Quizá nos hemos olvidado?
32
Cómo reaccionamos
• ¿Quizá hemos rechazado?
33
Cómo reaccionamos
• ¿Quizá hemos buscado?
34
Año Nuevo
35
Ser cristiano no es un juego
36
Flp 2:12 NVI. Así que, mis queridos hermanos,
como han obedecido siempre —no sólo en mi
presencia sino mucho más ahora en mi
ausencia—lleven a cabo su salvación con temor
y temblor,
37
Rom 12:1-2 NVI. Por lo tanto, hermanos, tomando en
cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno
de ustedes, en adoración espiritual,[a] ofrezca su cuerpo
como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. (2) No se
amolden al mundo actual, sino sean transformados
mediante la renovación de su mente. Así podrán
comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable
y perfecta.
38
1Co 3:16 RV60 ¿No sabéis que sois
templo de Dios, y que el Espíritu
de Dios mora en vosotros?
39
Rom 8:15 BLS Porque el Espíritu que
Dios les ha dado no los esclaviza ni les
hace tener miedo. Por el contrario, el
Espíritu nos convierte en hijos de Dios
y nos permite decirle a Dios: "¡Papá!"
40
Mat 11:29 NVI Carguen con mi yugo y
aprendan de mí, pues yo soy apacible
y humilde de corazón, y encontrarán
descanso para su alma.
41
¿Qué podemos hacer?
42
¿Qué podemos hacer
• Necesitamos saber, conocer y recordar lo que
dice la Biblia sobre Dios, pero sobre todo,
conocer al Dios de la Biblia.
43
44
45
Qué podemos hacer
• Necesitamos reconciliarnos con Dios y confiar
en sus promesas
46
Heb 4:15-16 NVI. Porque no tenemos un sumo
sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras
debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la
misma manera que nosotros, aunque sin pecado. (16)
Así que acerquémonos confiadamente al trono de la
gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que
nos ayude en el momento que más la necesitemos.
47
Jua 17:15 NVI No te pido que los
quites del mundo, sino que los
protejas del maligno.
48
1Jn 4:4 RV60 Hijitos, vosotros sois de
Dios, y los habéis vencido; porque
mayor es el que está en vosotros, que
el que está en el mundo.
49
Ustedes no han pasado por ninguna tentación
que otros no hayan tenido. Y pueden confiar en
Dios, pues él no va a permitir que sufran más
tentaciones de las que pueden soportar.
Además, cuando vengan las tentaciones, Dios
mismo les mostrará cómo vencerlas, y así
podrán resistir. (1Co 10:13 BLS)
50
Rom 8:38-39 RV60 Por lo cual estoy seguro de
que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni
principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo
por venir, (39) ni lo alto, ni lo profundo, ni
ninguna otra cosa creada nos podrá separar del
amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor
nuestro.
51
Qué podemos hacer
• Reajustar de nuevo nuestras prioridades y
liberarnos de nuestros ídolos personales
52
53
54
55
Efe 1:19-20 BLS Que entiendan bien el
gran poder con que nos ayuda en
todo. Es un poder sin límites, el mismo
que Dios usó para (20) resucitar a
Cristo y darle un lugar en el cielo, a la
derecha de su trono.
56
Nuestra vida cristiana
• Saber, conocer y recordar
• Reconciliarnos con Dios y sus promesas
• Reajustar nuestras prioridades
57
Reajustando nuestras coordenadas
58
Descargar

Ajustando nuestras coordenadas