EL MONITO TRAVIESO
(Harris, Johnson, Hutton y Cole, 1989)
A un grupo de niños de 4 y 6
años se les contó la siguiente
historia....
En la selva viven un monito, algo travieso, y un
elefante al que le gusta mucho la coca-cola pero no
le gusta nada, nada la leche.
Un día, el monito le ofrece al elefante una lata de
coca-cola
Pero, en un momento en el que el elefante está
distraído, sin que el elefante lo vea el monito
vacía la lata de coca-cola y la llena de leche
Luego los niños tenían que responder a las
siguientes preguntas:
1. ¿Cómo se sentirá el elefante al ver la lata?
2. ¿y después de beber lo que hay en la lata?
¿Qué crees que responden los niños de 4 años?
a) El elefante se alegra al ver la lata porque
cree que hay coca-cola pero se pone triste
cuando bebe y se da cuenta de que es leche
b) El elefante se pone triste al ver la lata porque
hay leche y no le gusta beber leche
La conclusión que se extrae de este experimento es:
Hasta los 6 años los niños no tienen en cuenta las
creencias de los otros (del elefante) e interpretan la
emoción de los otros a partir de lo que ellos mismos
saben. A partir de esta edad los niños comprenden:
-que lo que explica la emoción (alegre/triste) no es la
situación objetiva sino la evaluación personal
- que la emoción no depende sólo del deseo sino
también de las creencias
- que las creencias pueden ser erróneas
Descargar

evaluación personal de las emociones