La Guerra biológica desde la Antiguedad
hasta la Primera Guerra Mundial
Clase No. 2
Para más infomación y vínculos a videos, por
favor cliqueen a los botones a la derecha en las
siguientes diapositivas
Más información
1. Estructura
• La guerra biológica pre-cientifica
– Diapositivas (1 - 8)
• El inicio de la guerra biológica
– Diapositivas (9 - 16)
• Los comienzos de la guerra biológica científica
– Dispositivas (17 - 20)
Más información
2. Alegatos Históricos de la Guerra
biológica
• El Sitio de Thun l’Eveque (1340)
– Ha sido sugerido que máquinas de asedio fueron
usadas para lanzar caballos muertos hacia el interior
del castillo obligando a sus defensores a evacuar
• El Sitio de Caffa (1346) y la ‘Muerte Negra’
– Ha sido sugerido que víctimas de la peste fueron
catapultadas en la cuidad fortificada genovesa por las
fuerzas de mongoles y que los sobrevivientes, al huir,
propagaron la enfermedad por Europa
Más información
3. Criterios para evaluar los alegatos
históricos (i)
• Tienen que tener sentido politíco e histórico
• Tienen que estar respaldados por detalles que permitan
la evaluación
• La supuesta acción tiene que ser técnicamente posible
debido al estado del conocimiento científico en la época
de los eventos
Más información
4. Criterios para evaluar los alegatos
históricos (ii)
• El brote tiene que ser una consequencia convincente de
la supuesta acción
• La fuente de los alegatos tiene que estar bien
documentada
• Tienen que existir algunas pruebas que apoyen los
alegatos
5. Fuerte Pitt 1763 (i)
• Una rebelión de los Indios Pontiac une a tribus desde
Nueva York hasta Virginia contra las fuerzas británicas
que se encuentran mal distribuidas. Los ataques de los
Indios permiten la toma de 8 fuertes y gran número de
colonos fueron asesinados o capturados.
• La viruela aperece en Fuerte Pitt. William Trent,
comandante de la milicia civil toma notas interesantes
en su diario al cabo de un encuentro con los Indios.
Más información
6. Fuerte Pitt 1763 (ii)
• El diario de Trent dice que:
– “…Con toda nuestra generosidad, les dimos 2 mantas y
un pañuelo a la salida del hospital dedicado al cuidado de
la viruela. Espero que tenga el efecto deseado…”
• El libro de contabilidad del Fuerte estipula que:
– “Se les quitaron y reemplazaron artículos a gente en el
hospital con el objetivo de transmitir la viruela a los Indios
Viz:…”
– 2 Mantas…………. a 20/
£2..0..0
– 1 Pañuelos de seda 10/& 1 de lino: 3/6 ….0..13..6”
7. La viruela como arma biológica (i)
• Las epidemias entre los Indios americanos mataron a
más de 50% de las tribus afectadas
• La demostración de Jenner en 1796 muestra que la
infección por viruela bovina protegía contra la viruela,
llevó a una vacunación generalizada
• La campaña mundial de la OMS entre 1967-77 erradicó
la enfermedad y la vacunación ya no es practicada.
Más información
8. La viruela como arma biológica (ii)
• La dosis infectiva es baja y unos 10/20 casos pueden
resultar (segunda generación) de un solo caso
• Existe un período de incubación de entre 12 y 14 días y
algunos días antes, el sarpullido es bastante
inconfundible como para sugerir la aparición de un caso
de viruela
• La población actual carecería en gran medida de
inmunidad
Más información
9. Los Postulados de Koch
• El microbio tiene que estar presente en cada caso de la
enfermedad y estar ausente de los organismos sanos.
• El microbio sospechoso tiene que ser aislado y crecer
en un cultivo puro.
• La enfermedad tiene que aparecer cuando el microbio
es inoculado en un huesped sano.
• El mismo microbio tiene que ser aislado una vez más del
mismo huesped enfermo
Más información
10. La ‘Edad de Oro’ de la
Bacteriologia
• Algunas enfermedades infecciosas vinculadas con
causas microbianas durante la ‘Edad de Oro’
– Antrax, 1876
– Muermo, 1882
– Brucelosis, 1887
– Peste, 1894
– Toxina Botulinica, 1896
– Tularemia, 1912
Más info. 1
Más Info. 2
Más info. 3
11. La Guerra Biológica durante la
Primera Guerra MundiaI (i)
• Alemania llevó a cabo una extensa campaña de sabotaje usando agentes
como tales como el muermo y el antrax con el objetivo de impedir la entrega
de caballería valiosa y animales de tiro a las fuerzas aliadas. La campaña
estaba:
– Dirigida por el Estado Mayor General que probablemente considero
acuerdos anteriores como únicamente limitados al uso de agentes
biológicos contra las personas.
– El sabotaje biológico en los EE.UU era parte de una gran campaña que
tenia como objetivo la interrupción de la circulación de material de
guerra valioso
– La figura central de esta campaña era el físico Anton Dilger nacido en
Estados Unidos de padres alemanes, quien pasó gran parte de su vida
en Alemania
– Los agentes cultivados fueron administrados a caballos en puertos del
litoral oriental por pescadores alemanes atrapados en los Estados
Unidos por causa del bloqueo britanico
Más información
12. La Guerra Biológica durante la
Primera Guerra Mundial (ii)
• La campaña Alemana de sabotaje se extendió a Rumania. Cuando
Rumania se unió a las fuerzas Aliadas en 1916, algunos cultivos
fueron descubiertos.
• También se llevaron a cabo operaciones en Noruega con el objetivo
de atacar a caballos y renos de tiro. El antrax estaba colocado en
tubos capilares incrustados en cubos de azúcar listos para alimentar
animales. De manera sorprendente uno de los cubos de azúcar fue
descubierto recientemente en un museo de la policía y el Bacillus
anthracis identificado gracias a métodos modernos de PCR
(Reacción en cadena de la polimerasa).
• Se realizaron intentos para sabotear suministros de Argentina.
• Poco se sabe al respecto, pero Francia también llevó a cabo una
campaña anti-animal similar en el frente occidental.
Más información
13. El Antrax como agente de la
Guerra Biológica (i)
• Bacillus anthracis es una especie formadora de esporas inmóviles,
aeróbica, gram positiva con unas características muy particulares
para el experto en armas biológicas:
– El ciclo de la vida incluye un crecimiento vegetativo en la víctima
– normalmente un herbívoro – hasta que las toxinas producidas
causen la muerte
– Cuando el animal muere, la bacteria forma esporas resistentes
que protegen al microorganismo hasta que penetre en su próxima
víctima
– El hecho de que las esporas sean tan resistentes a la
degradación ambiental y que la letalidad sea tan elevada significa
que el antrax es un agente ideal para las armas biológicas
Más información
14. El Antrax como agente de la
Guerra Biológica (ii)
• El escape accidental de esporas de antrax aerosolizado de
un complejo militar en Sverdlovsk en 1979 resultó en unos 79
casos de antrax y 68 muertes, enfatizando el carácter
peligroso de la inhalación de antrax
• Las esporas depositadas en los pulmones son ingeridas por
macrófagos y transportadas hacia ganglios linfáticos. La
germinación puede durar hasta 60 días pero una vez que
comienza, el desarollo de la enfermedad es muy rápido
15. El Antrax como agente de la
Guerra Biológica (iii)
• Según los datos, la LD 50 (dosis suficiente para matar a
50% de las personas expuestas) se encuentra entre
2500 y 55000 esporas de antrax inhaladas
• La virulencia requiere la presencia de una capsula
antifagocitica y de 3 componentes tóxicos (antigeno
protector, factor letal, y factor edema)
Más información
16. El Antrax como agente de la
Guerra Biológica (iv)
• Las esporas crecen fácilmente a una temperatura de 37 grados y
tienen una apariencia muy característica. Aunque la
identificación del agente debería ser fácil, pocos microbiólogos
han observado antrax. Los signos tempranos de la enfermedad
si no-específicos, complicando el diagnóstico.
• Teniendo en cuenta el curso rápido de la enfermedad una vez
que las esporas han germinado, la administración temprana de
antibióticos efectivos es esencial para salvar a las víctimas.
• La vacunación contra el antrax es posible pero no es una
solución practica para toda la población.
• La decontaminación después de un ataque de antrax
aerosolizado es una propuesta desalentadora, como ya fue el
caso tras el ataque de las cartas con cantidades ínfimas de
antrax en los Estados Unidos en el 2001.
Más información
17. El Protocolo de Ginebra de 1925
• Antes de la Primera Guerra Mundial una serie de acuerdos
internacionales impuso algunas restricciones sobre armas
tóxicas
• Una reflexión sobre la necesidad de introducir todavía más
restricciones tuvo lugar tras la guerra en el seno de la Liga de
las Naciones
• Esas restricciones se enfocaron en las armas químicas
debido a su uso a gran escala durante la guerra
• En 1925 argumentos presentados por Polonia garantizaron
que el uso de armas biológicas sea también incorporado en el
Protocolo de Ginebra de1925
Más información
18. Los Preparativos Franceses para
la Guerra Biológica después de la
Guerra (i)
• Inquietud frente a una posible guerra biológica condujo a la
redacción del Informe Trillant de 1922 sobre ‘el uso de armas
bacteriológicas en la guerra’:
– “…no solo permite una comprensión detallada del motivo y
razonamiento detrás de la rápida expansión del programa
francés, sino que aporta bases científicas para su estudio.”
– “ …sugiere que [las armas biológicas] serían apropiadas
especialmente durante el periodo de movilización contra
objetivos tales como poblaciones civiles, centros urbanos,
puntos de encuentro de las tropas, barracas, estaciones,
fábricas o emplazamientos industriales…”
19. Los preparativos franceses para
la Guerra Biológica después de la
Guerra (ii)
• El reporte Trillant:
– “ …evalua las enfermedades microbianas que podrían
tener un papel militar y enumera aquellas que parecen
utilizables…fiebre
amarilla,
peste…brucelosis…y
aftosa…”
– “ La parte del informe sobre el trabajo experimental
presenta las conclusiones de Trillant sobre la transmisión
aérea de agentes bacteriológicos y la influencia de varios
factores en su diseminación…”
– “…Trillant enfatizó que los experimentos de laboratorio
habían mostrado que era posible crear nubes microbianas
artificiales con todas las características físicas de las
nubes naturales…”
20. Los preparativos franceses para la
Guerra Biológica después de la Guerra (iii)
• “En el otoño de 1925 el Ministro de la Guerra:
– “ …decidió dirigir una investigación con el objetivo de
desarrollar ‘bombas explosivas con cargas especiales (cultivos
microbianas) transportadas por aviones’. El objetivo era el de
desarrollar un artefacto que al impactar en el suelo produzca
nubes de…micro organismos…con la capacidad…de producir
efectos patógenos…”
– “…Los experimentos a gran escala se produjeron en Octubre
1926…Nueve bombas fueron lanzadas desde un Navy Goliath
hidroavión…Los resultados de esos experimentos no solo
fueron ‘favorables’ sino que también permitieron la validación
de lods datos teóricos más importantes…”
Preguntas
1. Analizar de manera crítica el punto de vista que sugiere que
existen varios ejemplos de guerra biológica en la historia antes
del ‘conocimiento científico’ de las causas microbianas de las
enfermedades infecciosas.
2. ¿Cuál sería el peligro si la viruela fuera hoy usada como un
arma biológica?
3. Describa las fases principales de la campaña biológica alemana
de sabotaje contra las personas o el programa ofensivo Francés
de guerra biológica en la Primera y la Segunda Guerra Mundial.
4. ¿Qué es el Protocolo de Ginebra de 1925? ¿Cómo llegó a cubrir
la guerra biológica y cuál es situación actual?
Referencias
(Diapositiva 1)
• Geissler, E., and van Courtland Moon, J. (Eds.), (1999) Biological and Toxin
Weapons Research, Development and Use from the Middle Ages to 1945
(SIPRI Chemical & Biological Warfare Studies No. 18). Oxford: Oxford
University Press.
(Diapositiva 2)
• Horrox, R. (ed.), The Black Death (Manchester University Press: Manchester,
1994), pp. 14-26. p. 17.
Cited at pp. 14 in Wheelis, M. (1999) ‘Biological Warfare before 1914’, In
Geissler, E., and van Courtland Moon, J. (2001) Biological and Toxin
Weapons Research,Development and Use from the Middle Ages to 1945
(SIPRI Chemical & BiologicalWarfare Studies No. 18). Oxford: Oxford
University Press. pp. 8-34.
(Diapositiva 3)
• Barnes-Svarney, P. (1995) The New York Public Library Science Desk
Reference, New York: Macmillan
(Diapositiva 5)
• Volwiler, A. T. (ed.), ‘Willium Trent’s Journal at Fort Pitt, 1763’, Mississippi
Valley Historical Review, vol. 11 (1924), pp. 390-413.
Cited at p. 22 in Wheelis, M. (1999) ‘Biological Warfare before 1914’, In
Geissler, E., and van Courtland Moon, J. (2001) Biological and Toxin
Weapons Research, Development and Use from the Middle Ages to 1945
(SIPRI Chemical & Biological Warfare Studies No. 18). Oxford: Oxford
University Press. pp. 8-34.
(Diapositiva 6)
• Wheelis, M. (1999) ‘Biological Warfare before 1914’, In Geissler, E., and
van Courtland Moon, J. (2001) Biological and Toxin Weapons Research,
Development and Use from the Middle Ages to 1945 (SIPRI Chemical &
Biological Warfare Studies No. 18). Oxford: Oxford University Press. pp. 834.
(Diapositiva 7)
• Henderson. D. A., Inglesby, T. V., Bartlett, J. G., Ascher. M. S., Eitzen, E.
M. Jr., Jahrling, P. B., A. M., Hauer, J., Layton, M., McDade, J., Osterholm,
M. T., Toole, T. O’., Parker, G., Perl, T. M., Russel, P. K., and Tonat, K.
(1999) ‘ Smallpox as a Biological Weapon Medical and Public Health
Management’, in JAMA 281(22), pp. 2127-2137
(Diapositiva 10)
• Inf.1
Inglesby, T. V., Dennis, D. T., Henderson. D. A., Bartlett, J. G., Ascher. M. S.,
Eitzen, E. M. Jr., Fine, A. D., Friedlander, A. M., Hauer, J., Koerner, J. F.,
Layton, M., McDade, J., Osterholm, M. T., Toole, T. O’., Parker, G., Perl, T. M.,
Russel, P. K., Schoch-Spana, M., and Tonat, K. (2000) ‘Plague as a Biological
Weapon: Medical and Public Health Management’, in JAMA 283(17), pp. 22812290
• Inf.2
Arnon, S. S., Schecter, R., Inglesby, T. V., Henderson. D. A., Bartlett, J. G., Ascher.
M. S., Eitzen, E. M. Jr., Fine, A. D., Hauer, J., Layton, M., Lillibridge, S.,
Osterholm, M. T., Toole, T. O’., Parker, G., Perl, T. M., Russel, P. K., Swerdlow,
D. L., and Tonat, K. (2001) ‘Botulinum Toxin as a Biological Weapon: Medical
and Public Health Management’, in JAMA 285(8), pp. 1059-1070
• Inf.3
Dennis, D. T., Inglesby, T. V., Henderson. D. A., Bartlett, J. G., Ascher. M. S.,
Eitzen, E. M. Jr., Fine, A. D., Friedlander, A. M., Hauer, J., Layton, M., Lillibridge,
S., McDade, J., Osterholm, M. T., Toole, T. O’., Parker, G., Perl, T. M., Russel,
P. K., and Tonat, K. ‘Tularemia as a Biological Weapon: Medical and Public
Health Management’, in JAMA 285(21), pp. 2763-2773
(Diapositiva 11)
• NAS Record Group 76, Records of the Mixed Claims Commission, Entry 29
(Record Relating to the Sabotage Claims Filed with the Commission), Box 3,
‘Memorandum re Carl Dilger with specific respect to the records as it existed at
the time of the decision of October 16 1930’, 12 Nov. 1935, p. 4.
Cited at pp. 41-42 in Wheelis, M. (1999) ‘Biological Sabotage in World War I’,
In Geissler, E., and van Courtland Moon, J. (2001) Biological and Toxin
Weapons Research, Development and Use from the Middle Ages to 1945
(SIPRI Chemical & Biological Warfare Studies No. 18). Oxford: Oxford
University Press. pp. 35-62.
(Diapositiva 12)
• Redmond, C., Pearce, M. J., Manchee, R. J., and Berdal, B. P., (1998)
Deadly Relic of the Great War’, in Nature 393. pp. 747-748. Available from
http://www.nature.com/nature/journal/v393/n6687/full/393747a0.html
(Diapositiva 13)
Inglesby, T. V., Henderson. D. A., Bartlett, J. G., Ascher. M. S., Eitzen, E. M.
Jr., Friedlander, A. M., Hauer, J., McDade, J., Osterholm, M. T., Toole, T.
O’., Parker, G., Perl, T. M., Russel, P. K., and Tonat, K. (1999) ‘Anthrax as
a Biological Weapon: Medical and Public Health Management’, in JAMA
281(18), pp. 1735-1745
(Diapositiva 14)
• Meselson, M., Guillemin, J., Hugh-Jones, M., Langmuir, A., Popova, I.,
Shelokov, A and Yampolskaya, O. (1994) ‘ The Sverdlovsk Anthrax
Outbreak of 1979 ’ , Science 266, pp. 1202-1208. Available from
http://www.sciencemag.org/cgi/content/abstract/266/5188/1202
(Diapositiva 15)
• Inglesby, T. V., Henderson. D. A., Bartlett, J. G., Ascher. M. S., Eitzen, E.
M. Jr., Friedlander, A. M., Hauer, J., McDade, J., Osterholm, M. T., Toole,
T. O’., Parker, G., Perl, T. M., Russel, P. K., and Tonat, K. (1999) ‘Anthrax
as a Biological Weapon: Medical and Public Health Management’, in JAMA
281(18), pp. 1735-1745
(Diapositiva 16)
• Los Angels Times (2002) Contractors ’ Cost Overruns from Anthrax
Cleanup: $50 Million, 11 September. p. A-33 in printed edition [Online]
Available from http://articles.latimes.com/2002/sep/01/nation/na-anthrax1
(Diapositiva 17)
• Mierzejewski, J. W., and van Courtland Moon, J. E. (Eds (1999) ‘Poland
and Biological Weapons’, in Geissler, E., and van Courtland Moon, J. E.
(Eds,). (1999) Biological and Toxin Weapons Research, Development and
Use from the Middle Ages to 1945 (SIPRI Chemical & Biological Warfare
Studies No. 18). Oxford: Oxford University Press. pp. 63-69.
(Diapositiva 18)
• Lepick, O. (1999) French activities related to biological warfare, 1919-45. In:
Geissler, E. and van Courtland Moon, J. (eds.) Biological and Toxin
Weapons: Research, Developmentand Use from the Middle Ages to 1945.
SIPRI Chemical & Biological Warfare Studies, no.18. Oxford: Oxford
University Press.
Descargar

THE BIOLOGICAL AND TOXIN WEAPONS CONVENTION