
Si estamos sujetos a
Cristo, estaremos sujetos a
la Palabra de Dios.
También obedeceremos a
las personas a quienes Dios
ha puesto en posición de
liderazgo dentro de la
iglesia.

Para que mi cuerpo pueda
funcionar correctamente,
todos los miembros de mi
cuerpo deben obedecer a
la cabeza.

Esto también es cierto en
cuanto al cuerpo de
Cristo. La Biblia dice que
debemos obedecer a
Cristo:. . . Cristo es
cabeza de la iglesia, la
cual es su cuerpo, y él es
su Salvador. . . la iglesia
está sujeta a Cristo . . .
(Efesios 5:23-24).
Los últimos dos versículos
del Evangelio de Marcos
expresan
dramáticamente
la
relación de Cristo a la
iglesia: “Y el Señor,
después que les habló,
fue recibido arriba en el
cielo, y se sentó a la
diestra de Dios. Y ellos,
saliendo, predicaron en
todas
partes,
ayudándoles el Señor y
confirmando la palabra
con las señales que la
seguían” (Mr. 16:19, 20).

El Señor Jesús, después
de su misión terrenal,
ascendió a la diestra del
Padre; pero en un
sentido real todavía
está en el mundo
manifestado a través de
su cuerpo, la iglesia.
La iglesia es el cuerpo de
Cristo, por la cual Él
cumple
 su misión terrenal.


Pablo expresa esta
relación de la siguiente
manera: “Y sometió todas
las cosas bajo sus pies, y
lo dio por cabeza sobre
todas las cosas a la
iglesia, la cual es su
cuerpo, la plenitud de
Aquel que todo lo llena en
todo” (Ef. 1:22, 23).
 Jesús
regresó al Padre, pero justo antes de irse, Él
prometió, “He aquí yo estoy con vosotros todos los
días.” Él está con nosotros, como la cabeza está
con el cuerpo. Todavía está obrando en la tierra
más poderosamente que antes (Jn. 14:12); los
miembros de su iglesia son sus brazos, piernas y
boca. La iglesia es la extensión del Señor
Jesucristo. Jesús expresó esta relación con una
metáfora en Juan capítulo quince: “Yo soy la vid,
vosotros los pámpanos; el que permanece en mí y
yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados
de mí nada podéis hacer” (Jn. 15:5).

Los pámpanos son a la vid lo
que el cuerpo es a la cabeza;
de hecho, los pámpanos son
el cuerpo de la vid. Como los
pámpanos de la vid llevan
fruto, así también la obra de
Cristo en el mundo debe ser
hecha por el cuerpo (la
iglesia); pero también, como
los pámpanos no pueden
hacer nada cortados de la
vid, tampoco el cuerpo
puede lograr nada sin la vida
y dirección de la cabeza (El
Señor Jesús).
•Dios
•A
mira a la iglesia como el cuerpo de Cristo.
este análisis, podemos definir primeramente
las siguientes palabras claves:
•Cuerpo: grueso de los tejidos, conjunto de
personas, y ciertos números de soldados con sus
oficiales.
•Unidad: fracción de tropas, bajo las órdenes de
un jefe.
•Miembros:
individuo de una comunidad,
corporación, sociedad etc., órgano de la
generación en el hombre.
1- I Co. 12; “Mas ahora Dios ha colocado los miembros
cada uno de ellos en el cuerpo.
2- En Ef.4:3> el Apóstol Pablo le solicita a la iglesia
que guardemos la unidad e Espíritu en el vinculo de la
paz.
3- En Ef.4:13> Pablo define que la iglesia debe llegar a
la unidad de la fe y el conocimiento del hijo de Dios.
Todos los ministerios de la iglesia, coordinados por el
Espíritu Santo, y así lograr el propósito de Dios.
Ef.4:12, “a fin de perfeccionar a los santos para la
obra del ministerio.
El Cuerpo de
Cristo
I CORINTIOS
12:12 Así como el cuerpo tiene muchos miembros, y sin embargo, es uno, y
estos miembros, a pesar de ser muchos, no forman sino un solo cuerpo, así
también
sucede
con
Cristo.
12:13 Porque todos hemos sido bautizados en un solo Espíritu para formar
un solo Cuerpo —judíos y griegos, esclavos y hombres libres— y todos
hemos
bebido
de
un
mismo
Espíritu.
12:14 El cuerpo no se compone de un solo miembro sino de muchos.
12:15 Si el pie dijera: "Como no soy mano, no formo parte del cuerpo",
¿acaso
por
eso
no
seguiría
siendo
parte
de
él?
I CORINTIOS
12:16 Y si el oído dijera: "Ya que no soy ojo,
no formo parte del cuerpo", ¿acaso dejaría de
ser parte de él?
12:17 Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿dónde
estaría el oído? Y si todo fuera oído, ¿dónde
estaría el olfato?
12:18 Pero Dios ha dispuesto a cada uno de los
miembros en el cuerpo, según un plan
establecido.
12:19 Porque si todos fueran un solo miembro,
¿dónde estaría el cuerpo?
12:20 De hecho, hay muchos miembros, pero
el cuerpo es uno solo.
12:21 El ojo no puede decir a la mano: "No te
necesito", ni la cabeza, a los pies: "No tengo
necesidad de ustedes".
I CORINTIOS
12:22 Más aún, los miembros del cuerpo que consideramos más
débiles
también
son
necesarios,
12:23 y los que consideramos menos decorosos son los que tratamos
más decorosamente. Así nuestros miembros menos dignos son
tratados
con
mayor
respeto,
12:24 ya que los otros no necesitan ser tratados de esa manera. Pero
Dios dispuso el cuerpo, dando mayor honor a los miembros que más lo
necesitan,
12:25 a fin de que no haya divisiones en el cuerpo, sino que todos los
miembros
sean
mutuamente
solidarios.
12:26 ¿Un miembro sufre? Todos los demás sufren con él. ¿Un miembro
es enaltecido? Todos los demás participan de su alegría.
La Iglesia es el cuerpo de Cristo, formado por el Espíritu
Santo. En dicho cuerpo, el mismo Espíritu reparte los
dones a cada uno en particular como Él quiere para el
bien del cuerpo (v. 11) y para ser utilizados bajo Su guía
(v. 3). Y con el propósito de advertirnos del peligro de la
intrusión de espíritus malvados y de cualquier pretensión
humana.
Hay
muchos miembros en el
cuerpo de Cristo; pero hay una
sola
cabeza,
el
Señor
Jesucristo.
Los
miembros no pueden
funcionar correctamente sin
una plena sumisión a la cabeza
que provea dirección a todo el
cuerpo.
(I
Cor. 12:4–7). “Y sometió
todas las cosas bajo sus pies, y
lo dio por cabeza sobre todas
las cosas a la iglesia” (Ef. 1:22).
Sumisión a Dios, y a su hijo Jesús
(Ef. 5:24; Heb. 2:8; 12:9; Stg.
4:7).
Sumisión a los líderes de la
iglesia puestos por Dios (Heb.
13:17; I Cor. 16:16; Fil. 2:12; I
Tes. 5:12, 13).
Sumisión el uno al otro en Cristo
(Ef. 5:21–6:9; I P. 5:5).
Sumisión a los gobernadores de
la sociedad, cuando tal sumisión
no requiere desobediencia a la
clara enseñanza de las Escrituras
(Hch. 4:19, 20; 5:29; Rom. 13:1–
7; I P. 2:13–17).

La Biblia dice que no hay autoridad sino de parte de
Dios (Ro. 13:1).
Hay muy pocos lugares en la Biblia que hablan de una
sumisión directa a Dios. La mayor parte de las veces la
Biblia habla de la sumisión al hombre. Adondequiera
que usted vaya tiene que someterse, no criticar
sueltamente con sus labios. Si otros le dan alguna
autoridad especial, eso es cosa de ellos. Sin embargo,
usted tiene que aprender a someterse. Muchas
personas nunca han aprendido la lección.

Adondequiera que vayan, derriban a las autoridades y
no ponen freno a su lengua. Esta clase de persona es
un rebelde. Que el Señor sea misericordioso con
nosotros para que ya no seamos cristianos salvajes. No
solo no debemos ser selectivos en nuestra sumisión,
sino que debemos activamente buscar a aquellos a los
que nos debemos someter.

El cuerpo universal de Cristo consiste del número total
de creyentes cristianos genuinos de todas las edades,
en el cielo y en la tierra.
Los siguientes hechos discuten la necesidad de la
relación a una iglesia local:
1. Jesús supuso que su pueblo estaría relacionado a una
iglesia local. (Mt. 18:17). Es obvio que una iglesia que
puede arbitrar disputas entre creyentes es una iglesia
local a la cual los miembros están en sumisión al Señor.

2. Todas las epístolas del Nuevo Testamento están
dirigidas a iglesias locales o a líderes de iglesias
locales.
3. Todos los ministerios que son dones de Dios, están dados a
los cuerpos locales para perfeccionar a los santos para el
ministerio el uno al otro. (Ef. 4:11–16).
4. Los creyentes tienen orden de Jesús de participar juntos de
la cena del Señor hasta su regreso (I Cor. 1:23– 26).
5. La operación de los dones del Espíritu puede funcionar
solamente en un cuerpo local. (I Cor. 14:12).
6. Como miembros del cuerpo de Cristo, los creyentes están
relacionados no solamente a Cristo, la “cabeza”, pero están
relacionados el uno al otro en el cuerpo. (Rom. 12:5).

En años recientes el concepto de iglesia
como cuerpo de Cristo ha tenido un
nuevo énfasis. Muy a menudo se ha
visto al ministerio como algo que viene
exclusivamente de una plataforma o
pulpito o por clérigos asignados.

Cuando el ministerio se trabaja de esta
manera, los laicos se convierten en
simples espectadores quienes llenan las
bancas de la iglesia.

Ministerio significa servicio, que es un
ideal para todos los cristianos, muchos
de ellos han sido llamados a tiempo
completo.
Dios ciertamente ha puesto liderazgo
espiritual para predicar y enseñar, pero
esto es primeramente para perfeccionar
a los santos, ministrar al cuerpo y al
resto del mundo.

1- Es el deseo del Señor que los miembros del
cuerpo de Cristo tengan un ministerio.
 Cada
miembro del cuerpo humano contribuye a la
preservación, crecimiento, salud, y actividad de
este cuerpo.
 Muchos de los males de la iglesia han sido el
resultado de una membrecía que no funciona.
 El trabajo de los lideres, no es hacerlo todo, sino
equipar a los “Laicos” para ministrar. Los entrenan
en doctrinas, y ministerio, los ayudan a encontrar
los roles en el cual puedan participar.
2. El propósito central del Ministerio corporal es aquel de
la edificación de la Iglesia entera (Ef. 4:12).
La prueba del valor y la validez del ministerio corporal, y
del ejercicio de los dones, está en si edifican o no al
cuerpo de Cristo.
Pedro escribió: “Cada uno según el don que ha recibido,
minístrelo a los otros, como buenos administradores de
la multiforme gracia de Dios”
(IP.4:10).
El ministerio y los dones son una administración o
mayordomía
El don del creyente nos es dado principalmente para su
edificación.
Es un servicio para ser administrado a otros, para la
familia de la iglesia.
3. Cuando todo el cuerpo ministra en unidad y amor, el
resultado es crecimiento espiritual y numérico.
“De quien todo el cuerpo, bien concertado y unido
entre sí por todas las coyunturas que se ayudan
mutuamente, según la actividad propia de cada
miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose
en amor”(Ef. 4: 16)
El crecimiento optimo de la iglesia no puede ser
logrado solo por los esfuerzo de los lideres, pastores,
evangelista y misioneros, el crecimiento ideal resulta
solamente cuando la iglesia entera ministra.
4. La fuerza adhesiva del amor debe estar
presente cuando ministra la iglesia entera.
A no ser que la participación de la iglesia sea
motivada, llevada a cabo en un espíritu de
amor y sumisión al liderazgo, el crecimiento
logrado puede ser pasajero y el ministerio
ejecutado puede ser menos que edificante. (IP.
1:22).
I Cor.13; Gál. 5:13; Ef. 4:2,3,15,16;3:17-19; Fil.
2:1-5; Col.3:12-15; I Tes. 5:12,13.
Descargar

LA IGLESIA COMO CUERPO DE CRISTO