El destino en tus manos
Desde los tiempos en que los hombres estrechaban las manos para
estar seguros de que ninguno tenía armas, se dice que son una carta
de presentación. Con gran amplitud el Dermatoglifo determinó a través
de cuidadosas estadísticas y comparaciones cuatro tipo de manos y
dedos para tener en cuenta. Una mano seca insinúa que prevalece la
mente ante los sentimientos y, si la persona es nerviosa, rara vez
exteriorizará lo que siente. En una mano húmeda prevalece la mala
circulación en el organismo. La mano blanda indica la falta de
concreción y la poca inclinación al trabajo. La mano dura señaló
atracción por deportes y falta de temor ante los obstáculos cuando se
fijan objetivos.
Los dedos fueron observados cuidadosamente. Los largos
correspondían a personas casi obsesionadas por el orden, que
actuaban pausadamente. Los dedos cortos correspondían a personas
que tomaban rápidas, pero intrascendentes decisiones, con poco
control sobre sí mismos. Los dedos lisos, sin nudosidades rodeando
las falanges, revelaron a personas optimistas y comunicativas, que
manejan eficazmente grupos reducidos. Los dedos nudosos indicaron
tendencias al escepticismo y poca voluntad de cambios.
Sigue
SIETE TIPOS DE MANOS
Busque su tipo de mano en las siguientes figuras y descubra su personalidad
haciendo un click sobre la mano
La mano
“elemental”
es, no sólo
cuadrada, sino
que tiende a
ser más ancha
que
larga, o sea:
imperfecta.
Mano elemental
Con tendencia a lo
grande, ancha y firme.
Dedos articulados
desarrolladamente sin
llegar a nudosos.
Falangetas terminadas
en forma cuadrada. El
pulgar y su base
desarrollados
VOLVER
La mano de
espátula, posee
la punta de los
dedos más ancha
que las falanges,
que son a la vez
más anchas que
la base del dedo
Mano espatulada
o necesaria
Toda la mano
aparenta una forma
cónica, la palma es
fina y flexible; los
dedos puntiagudos,
sin nudos. Pulgar
proporcionado
Mano cuadrada o útil Mano Cónica o artística
Sigue
Mano nudosa o
filosófica
Dedos largos,
falangetas como
porras.
Articulaciones
abultadas, algunas
veces
exageradamente.
Pulgar grande,
largo y fuerte.
Palma: de
reducidas
dimensiones,
generalmente
alargada.
Lo más difícil de la
quiromancia está
en distinguir las
mezclas de las
influencias.
A una mano con
muchas mezclas,
se le llama: Mano
Mixta
Mano mixta
La mano espiritual
manifiesta una forma
rectangular alargada
Por el aspecto que
presenta el
rectángulo, se hace la
comparación y se
obtiene un promedio
del grupo a que
pertenece la mano
Mano psíquica o
mística
VOLVER
Mano elemental
La palma está bastante desarrollada, gruesa, espesa y dura. Dedos rígidos y cortos. Las uñas cortas.
El pulgar corto, recto, casi truncado. Por su forma, es la mano más corriente, vulgar; carece de
delicadeza en sus movimientos.
Los seres que poseen estas manos son apáticos, groseros, más bien brutales. Son personas que
realizan trabajos físicos, pesados, rudos, aunque esta forma de ser no indica siempre, necesariamente,
un fondo negativo. Se conforman, no tienen grandes metas, ni pretensiones. Cumplen, sin embargo, su
cometido; pues son personas muy necesarias para el progreso del mundo.
TEMPERAMENTO: Flemático, inculto, grosero, pesado, rudimentario, sin ingenio, simple, natural.
APTITUDES: La agricultura, toda labor pesada, tosca, en que se requiera la fuerza física. Fracasan en
profesiones o intentos culturales o artísticos.
INCLINACIÓN: Dominan los instintos. Se carece de agilidad de espíritu, por ello son indiferentes,
apáticos poco exigentes y supersticiosos.
MENTALIDAD: Resignación, sufrido, nada piden.
INTELIGENCIA: Atrasada, restringida, conservadora, instintiva, tradicionalista, localista, uniforme en
todos los que pertenecen a este tipo.
VOLVER
Mano cuadrada o útil:
Es una mano eminentemente cuadrada, como su nombre indica. En su estructura más pura, las
falangetas parecen aplastadas. Su tamaño es normal, a veces grande. Dedos cuadrados en las
extremidades. Pulgar grande. Palma recia y firme. En ocasiones se distinguen por cierta ruindad
mental en su manera de actuar. No se sienten inclinados hacia ningún arte. Les gusta sentirse
seguros.
TEMPERAMENTO: Gustan pegarse a las fórmulas y a los perjuicios. Por ser tradicionalistas,
gustan de la historia. Tienen amplio sentido práctico, perseverante, puntual. Son amigos de la
rectitud, esclavos del orden, del deber y de la organización.
Poseen regular sentido común y dominio de sí mismo. Gustan de dominar y restringir el
pensamiento ajeno. No obstante tiene el sentido de la justicia.
MENTALIDAD: Casi completa ausencia de ternuras y de romanticismos. Son de “sangre fría”.
Prefieren lo bello a lo bueno. Inteligencia rápida, compresión; pero que frecuentemente carecen
iniciativa.
Generalmente huyen de la fantasía, porque piensan de manera objetiva y práctica.
Gustan del método, de la deducción y del análisis.
Naturalmente son escépticos en lo tocante a creencias y religiones; de manera que si pertenecen
a alguna, lo hacen por algún motivo de convivencia.
Al dirigirse a persona de manos cuadradas, debe hacerse rápidamente, sin preámbulos y con
claridad, de lo contrario no atenderá.
APTITUD: La mano cuadrada es apta para empleo sedentario: burócratas, cajeros, maestros de
escuela, de idiomas, ciencias exactas, etcétera.
El sentido de responsabilidad, que tiene muy desarrollado, generalmente los eleva.
En la manera muy particular, por las ciencias políticas y sociales. El desenvolvimiento espiritual
les es lento, porque normalmente niegan que haya algo más allá de lo tangible.
VOLVER
Esto acusa mezquindad que puede desarrollarse grandemente.
Mano de espátula o necesaria
Quizá es la más curiosa, debido a la forma un tanto extraña de los extremos
de las falangetas; la punta de los dedos ancha y la falangeta más estrecha. Pertenecen a hombres
prácticos para los cuales es imprescindible la acción. Se caracterizan por su dinamismo, inventiva,
habilidad para sortear los obstáculos; son infatigables y siempre están planeando algún proyecto o
empresa. Tienen poca capacidad de asombro ante los acontecimientos de la vida. Trabajadores
incansables, suelen ser buenos colonizadores de tierras sin explorar. Les gusta mucho que se
reconozcan sus méritos personales, pues pecan, a veces, de vanidosos. Su meta es lo grandioso y
cuantas más barreras o dificultades encuentren en su camino, más empeño ponen en allanarlas y salir
triunfantes y airosos.
TEMPERAMENTO: Audaz, activo, resuelto, vivo, enérgico, rápido en las decisiones. Confianza ilimitada
en sí mismo, como consecuencia del control que tiene sobre su “YO” y creencia de no necesitar nada
de nadie.
Naturaleza práctica e instintiva. Extravertido, espíritu en contacto con lo exterior. Realista y por ello
rechaza la metafísica. Es positivista, materialista. Ama las formas, la disciplina y la rutina. Alma burda,
grosera, poco sensible.
Espíritu poco elevado.
APTITUDES: Grandes empresas, gran acción. Construcción. Navegación, explotación forestal.
Mecánica, fotografía, industria, movimiento. Ausencia de sensibilidad artística y de todo romanticismo.
Sentido instintivo que en todo ve el movimiento.
Reflexionan poco, porque prefieren actuar. Gustan de lo aparatoso, como la arquitectura funcional, la
escultura y la arqueología.
MENTALIDAD: El artista con dedos espatulados, supone que es el mejor artista del mundo. Si se trata
de un comediante, no conoce la impresión bochornosa ni el miedo frente al público que es casi una
enfermedad en los artistas.
En este tipo no son raros los ejemplares de mentalidad creadora, constructiva y realizadora, todo a la
vez.
VOLVER
Mano cónica o artística
Se caracteriza esta mano por su forma agradable y armoniosa; generalmente, bien proporcionada. Si
la palma es carnosa, blanda, y con los montes abultados, significa que la persona es sensual y, por
lo tanto, ama los placeres, los goces materiales.
El pulgar es grande. La mano, de tamaño normal; aunque, generalmente, en ocasiones, puede ser
más bien grande. Las falangetas, ni cuadradas ni puntiagudas; redondeadas.
Este tipo de mano refleja a las personas sensibles, intuitivas, susceptibles, con facultades creativas,
caprichosas y volubles. Sienten gran entusiasmo por lo bello; en suma, predomina más en ellas lo
psíquico que lo material o grosero. Pueden dejarse llevar, con frecuencia, por los impulsos. Su
instinto está muy desarrollado.
TEMPERAMENTO: Vida en el mundo ideal, psíquico, espiritual. Se sobrepone a todo y se supera a
toda tendencia sensitiva. La conducta, la vida, los actos y el pensamiento forman un todo
homogéneo.
Gustan de la contemplación, de la ensoñación, del asilamiento, de la soledad.
APTITUDES: En mucho carecen de facultad para dar cima a actividades de repercusión social. Esto
ocurre, porque concentran toda su atención en el anhelo espiritual, descuidando lo racional y
práctico.
Toda su energía va hacia la actividad espiritual, determinando esto lo muy especial del
temperamento. Así, pues, la persona de mano ideal, gravita siempre en derredor del tema espiritual
en cualquiera de sus manifestaciones.
MENTALIDAD: Pasiva más que constructiva, pero intelectual. El pensamiento es limpio, definido,
magnifica memoria, tendencia a la reflexión y al estudio.
El individuo de mano “ideal” es lo que se entiende por “introvertido”, que se guía más por la
intuición que por el raciocinio. El subconsciente trabaja en este tipo más activamente que en
cualquier otro. Es por esto, que a este tipo de manos pertenecen muchas de las personas conocidas
por “médiums”, o al menos los médiums más destacados.
Debido a esto, todo su pensamiento está siempre inclinado hacia lo espiritual, a lo teórico, y en
mucho, a lo abstracto, lo que hace que a veces sus exposiciones carezcan de la nitidez con que ellos
piensan.
VOLVER
Mano nudosa o filosófica
Cabe destacar en ella la peculiaridad de los dedos: abultados en la unión de las falanges. Su tamaño es
normal, más bien pequeño. Pulgar fuerte. Conviene destacar la importancia de los nudos. Hablan de orden
y meticulosidad. Si están más desarrollados los de las falangetas, el orden en la persona será psíquico;
mientras que si se trata de los segundos (falanginas), expresarán una tendencia hacia la realización
material.
En todo caso, los seres que poseen este tipo de manos son bastante sinceros, nobles de sentimientos, con
sentido de la moral y de la justicia. No se fían de las apariencias y tratan de ahondar en la verdad de las
cosas y de las gentes. Su mente es profunda y analítica. Están muy capacitados para los estudios
filosóficos e investigaciones científicas. Es la mano del idealista.
TEMPERAMENTO: Independiente, huye de los amos. Posee amplio dominio sobre sí mismo, sobre su
raciocinio y su voluntad. Trata de aplicar lógica a todos sus actos. Siempre reflexionan antes de establecer
su criterio. Escasean los impulsos bruscos. Prefieren el razonamiento a la intuición, pues gusta de verlo
todo a la luz de la lógica y del cálculo. Tratándose de filosofía, huye de lo superficial, busca en la causa u
efecto. Es por esto que no hace nada sin previo análisis. Normalmente es imparcial en sus juicios. Huye de
las abalanzas o por lo meno no deja arrastrar por ellas. La comprensión y ecuanimidad son sus normas.
Hay notable tendencia al misticismo, lo razonen y frecuentemente se sientan inconformes.
(Muy probablemente de este tipo de mano fueron Calvino y Lutero.)
MENTALIDAD: Fácil concentración mental, intelectual y filosófica. Domina el análisis casualista y efectista
con poco apasionamiento de por medio, puesto que todos lo somete al razonamiento que siempre está
presente como arma y guía, no importándole el medio ni las opiniones que lo rodean.
APTITUD: Entre las personas de manos nudosas abundan los filántropos y altruistas; los religiosos que de
verdad creen en lo que predican y también los antirreligiosos cuya oposición a toda creencia dogmática no
les impide realizar el bien ajeno aun a costa del propio y por motivos puramente humanos.
VOLVER
Mano psíquica o mística
Es la mano esencialmente más bella de los siete tipos que existen. Su aspecto denota
espiritualidad, gran idealismo, armonía. La persona que tenga estas manos está en relación
directa con las vibraciones del alma. Son sumamente psíquicas y odian lo soez, lo bajo.
Sus dedos suelen ser lisos, sin nudillos.
Se trata de personas con excelentes ideas, pero en cambio, debido precisamente a su
delicadeza espiritual, no son aptos para trabajos físicos. Pasan con facilidad de la alegría a
la tristeza, del optimismo al pesimismo. Son, a menudo, lentas e imaginativas. A causa de
su debilidad, sufren mucho en nuestra sociedad, donde no se les comprende e incluso se
abusa de ellas. Es la mano de los místicos y seres muy evolucionados espiritualmente; por
consiguiente, es la mano más bella y superior en este orden citado.
En estas personas el pensamiento va y viene, entra en el cerebro y lo abandona con
extrema facilidad, por eso se les dificulta ser personas de ciencias, y, en cambio, pueden
ser literatos, teóricos, charladores amenos.
La persona con dedos cuadrados puede morir de pena; no así cuando son dedos
puntiagudos. La viuda con estos dedos agudos jurará que desea morir para seguir a su
difunto esposo, tal es su pena no obstante, muy poco tiempo después ya estará casada de
nuevo. Esto se puede predecir con amplio margen de seguridad.
Todo lo que pasa por las manos puntiagudas tiene un toque de belleza de
elegancia. Estas manos, en modistas, son ideales. Para escoger un obsequio, nada mejor
valerse de manos puntiagudas.
Erróneamente, algunas personas, incluso algunos autores, llaman a este tipo de
mano: mano aristócrata. Nada tiene que ver con el origen del individuo con la forma de la
mano encuentra su expresión.
Los propietarios de manos puntiagudas pueden llegar a sitios de honor, pero,
generalmente, desde os días de la juventud empiezan a sufrir, aunque todo depende del
ambiente en que se desenvuelvan, pues entre héroes, son héroes, y entre villanos son los
más villanos
VOLVER
Mano mixta
Sus dedos son muy distintos entre sí, pues, en realidad, están mezclados de los diferentes
tipos de mano que hemos ido analizando. El índice y el anular suelen ser cuadrados,
mientras que el dedo medio y el meñique pueden ser puntiagudos; pulgar tirando a grande.
Estos, por resaltar los casos más frecuentes, porque la verdad es que esta mano se
encuentra bajo las combinaciones más variadas; de modo que, para su estudio, se impone
el análisis por separado, viendo a que tipo corresponde cada dedo.
De cualquier forma, dichas manos hablan siempre de individuos cómodos, listos,
prácticos, útiles. Son dados a iniciar una serie de profesiones o conocimientos variados,
aunque no suelen llegar a cotas muy altas, por faltarles la constancia en estas iniciativas.
Es muy frecuente encontrar este tipo de manos.
TEMPERAMENTO: Hay complejidad de personalidad que se manifiesta con altibajos de
optimismo y pesimismo, de actividad y quietud, de ambición material y de altruismo, de
complejos de inferioridad y superioridad. No obstante, se adapta fácil y rápidamente casi a
cualquier medio y circunstancia, notándose, más que lo ideal, el sentido práctico y
utilitario.
MENTALIDAD: Todo lo dicho explica por qué estas personas son inseguras, lo mismo sea
en sus relaciones sociales que respecto de sí mismas. Como socios en negocios, son
pésimos; como profesionistas, rara vez descuellan; como artesanos, no son de confiar;
como artistas, son veleidosas y vanidosas.
APTITUD: Tienen capacidad para trabajar casi en cualquier actividad. Lo comprenden todo,
aunque rara vez llegan a hacer algo realmente perfecto. A este tipo es al que se le llama
“maestro en todo, artesano en nada”.
VOLVER
Descargar

El destino en tus manos