ÉL VIENE…
Qué alegría cuando me dijeron:
¡Viene a mi casa el Señor!
Me envía mensajeros que me anuncian su llegada,
y me van describiendo su figura.
¿Sabré yo reconocerle?
Me dicen que es maestro en el arte del disfraz.
Se viste de niño muchas veces;
se viste de pastor y de hortelano;
A veces se presenta como amigo y compañero.
Y quiere ser también el esposo enamorado.
¿Sabré yo reconocerle?
Puede que se presente en forma de mendigo:
Siempre viene mendigando alguna cosa,
Siempre es el pobre sin casa y sin abrigo.
¿Sabré yo reconocerle?
Puede venir vestido de enfermo o de parado.
De transeúnte o refugiado,
Quizá sea un objetor, un defensor de la última utopía.
Un misionero, un líder de cualquier liberación.
¿Sabré yo reconocerle?
Quizá no diga nada; pero
Él llamará a mi puerta de un modo misterioso.
¿Sabré yo reconocerle?
No duermas ni te distraigas alma mía,
Él viene esta noche, esta mañana, esta tarde,
Él viene siempre.
¿Sabré yo reconocerle?
Yo vigilaré:
Tendré la casa limpia y los manjares preparados.
Yo le acogeré,
le daré todas mis cosas, le daré todo mi amor
Y le diré que se quede para siempre en mi casa.
¿Sabré yo reconocerle?
Ven, Señor de mi vida.
Ven, Amigo de siempre.
Entra, mi Dios, hasta dentro
y enciende todas mis lámparas.
Transforma este barro mío.
Encárnate en mis entrañas
y haz en mí tu propia casa.
EL VIENE…
Quizá no diga nada; pero
Él llamará a mi puerta de un modo
misterioso.
¿Sabré yo reconocerle?
Qué alegría cuando me dijeron:
Viene a mi casa el Señor!
Me envía mensajeros que me anuncian su llegada,
No duermas ni te distraigas alma mía,
Y me van describiendo su figura.
Él viene esta noche, esta mañana, esta tarde,
¿Sabré yo reconocerle?
Él viene siempre.
Me dicen que es maestro en el arte del disfraz.
¿Sabré yo reconocerle?
Se viste de niño muchas veces;
Yo vigilaré:
se viste de pastor y de hortelano;
Tendré la casa limpia
A veces se presenta como amigo y compañero.
y los manjares preparados.
Y quiere ser también el esposo enamorado.
Yo le acogeré,
¿Sabré yo reconocerle?
le daré todas mis cosas,
Puede que se presente en forma de mendigo:
le daré todo mi amor
Siempre viene mendigando alguna cosa,
Y le diré que se quede para siempre
Siempre es el pobre sin casa y sin abrigo.
en mi casa.
¿Sabré yo reconocerle?
¿Sabré yo reconocerle?
Puede venir vestido de enfermo o de parado.
De transeúnte o refugiado,
Quizá sea un objetor,
un defensor de la última utopía.
Un misionero, un líder de cualquier liberación.
¿Sabré yo reconocerle?
Ven Señor de mi vida;
Ven Amigo de siempre,
Entra mi Dios hasta dentro
Y enciende todas mis lámparas;
Transforma este barro mío.
Encárnate en mis entrañas
Y haz en mí tu propia casa.
Descargar

EL VIENE…