Historia de Roma
Ángel Luis Gallego Real
Historia interna e historia externa
Llamamos historia de Roma a
la propia de la ciudad desde
su fundación (siglo VIII a. C.)
hasta la desaparición del
Imperio Romano de Occidente,
en el siglo V d.C.
Denominaremos historia
interna a la que se refiere a su
sistema de gobierno,
instituciones políticas y leyes.
Por su parte, la historia
externa hará referencia a la
relación de Roma con los
distintos pueblos de Italia,
Europa, Asia y África.
Etapas de la historia interna
de Roma
La historia de Roma se divide en:
1. Época de la Monarquía: (753 a. C. -509 a. C.),
con dos períodos:
- Período latino-sabino: reinado de los cuatro
primeros reyes (siglos VIII-VII a. C.).
- Período etrusco: reinado de los tres últimos
reyes (siglo VI a. C.).
2. Época de la República: (509 a.C.- 27 a. C.):
-Período de democratización (hasta el siglo
III a. C.).
-Período de oligarquía (siglos II y I a. C.).
3. Época del Imperio: (27 a. C. -476 d. C.), con:
- Período del Principado o Alto Imperio
(siglos I a. C -III d. C.).
- Período del Dominado o Bajo Imperio
(siglos III-V d. C.).
Etapas de la historia externa
de Roma
Se distinguen cinco fases:
1. Sometimiento del Lacio (siglo
V a. C.).
2. Dominio sobre Italia (siglos
V-III a. C.).
3. Incorporación al Imperio de
los países del Mediterráneo
(siglos II-I a. C.).
4. Expansión hacia Europa
central y Oriente Medio
(siglos I-II d. C.).
5. División del Imperio e
invasión de los pueblos
bárbaros. Fragmentación
(siglos III-V d. C.).
Monarquía
La tradición: historia interna(I)
Es el llamado período latinosabino.
Tras la muerte de su hermano
Remo, Rómulo es investido primer
rey de Roma. Como salida a una
guerra con sus vecinos los
sabinos, las aldeas repartidas por
las colinas próximas al Tíber se
fusionan, dando lugar a una
población mixta latino-sabina.
Rómulo comparte el trono con el
rey sabino, Tito Tatio, hasta la
muerte de éste. Cuando Rómulo
muere o asciende a los cielos,
pues se contaban ambas
versiones, le sucede el sabino
Numa Pompilio. Tras éste reinan
el latino Tulo Hostilio y el sabino
Anco Marcio.
Monarquía
La tradición: historia interna (II)
Roma se regía por una monarquía
electiva. El rey era el magistrado
supremo, el jefe de aquel Estadociudad: él gobernaba, juzgaba, dirigía el
ejército, convocaba y presidía el Senado
y la Asamblea.
Se atribuía a Rómulo la primera
constitución romana: ésta distribuyó los
distintos linajes patricios (gentes) en
tres tribus, cada una organizada en diez
curias. Los jefes de las distintas
familias, pater familias, componían el
Senado, cuya función era asesorar al
rey, gobernar durante el interregno y
elegir al sucesor. Los quirites, hombres
adultos de las treinta curias, se reunían
en la Asamblea Curiada, donde
sancionaban la elección del rey, votaban
las leyes y decidían sobre la guerra y la
paz.
Período etrusco (I)
Tras Anco Marcio es nombrado rey el
etrusco Tarquino el Antiguo, Servio
Tulio, y Tarquino el Soberbio.
Los reyes etruscos llegan al poder
mediante la intriga y la violencia, en
vez de mediante la elección del
Senado y de la Asamblea, con lo que
el poder de estas instituciones queda
muy reducido.
Servio Tulio sustituye el sistema de
participación política basado en el
linaje, que excluía a los no patricios,
por otro basado en la riqueza. Para
ello se distribuye a todos los
ciudadanos, patricios y plebeyos, en
cinco clases por su nivel de renta.
Esta clasificación se tenía en cuenta
a la hora de votar y a la hora de
servir en el ejército.
Período etrusco (II)
Las relaciones entre los reyes
etruscos y el Senado fueron
enrareciéndose, hasta la ruptura total
con Tarquinio el Soberbio.
Este
enfrentamiento,
unido
al
descontento del pueblo y a los abusos
de la camarilla real, como la violación
de la noble Lucrecia por uno de los
hijos de Tarquino, provocó la
sublevación de la ciudad y la
expulsión del rey y de su familia. AI
frente de la ciudad quedaron los jefes
de la sublevación, J. Bruto y T.
Colatino, con el título de «Cónsules».
La Monarquía.
La tradición: historia externa
A partir del núcleo inicial de la
Roma quadrata del Palatino, el
territorio romano fue ampliándose
incesantemente por distintos
procedimientos:
- Fusiones más o menos pacíficas,
como en el caso de la fusión latinosabina, después con las de las
restantes siete colinas,
constituyendo la llamada
federación del Septimontium.
- Conquistas, tanto en territorio
latino (destrucción de Alba), como
en territorio etrusco o hacia el mar
(fundación del puerto de Ostia).
La Monarquía.
La realidad histórica
Hay pocos datos seguros de esta
época:
-Los restos más antiguos son los del
Palatino, pero son del año 1000 a.
C.,
- Mediante la historia comparada
sabemos que los historiadores
romanos escondieron lo que fue la
ocupación de Roma por los etruscos
al menos durante el siglo VI a. C. En
este período, Roma comenzó su
urbanismo, murallas, alcantarillado,
templos, etc. El propio nombre de
Roma parece de origen etrusco. A
través de los etruscos los romanos
tomaron contacto por primera vez
con la civilización griega: alfabeto,
dioses, mitos, a lengua, etc.
República.
Historia interna: el sistema político
No hubo nunca en Roma
una constitución escrita al
estilo de las modernas. Las
instituciones políticas se van
reformando conforme a las
necesidades y correlación
de fuerzas entre patricios y
plebeyos. El régimen
“republicano” se basó en tres
pilares: las magistraturas o
cargos públicos, el Senado y
los Comicios o asambleas.
Las magistraturas
Las magistraturas tenían el
poder ejecutivo, civil y militar y
la administración de la ciudad
de Roma y del Imperio.
Había dos tipos: ordinarias,
para tiempos de paz, y
extraordinarias, en “estados de
excepción”.
Las diferentes magistraturas
desempeñadas por un
ciudadano constituían su cursus
honorum o carrera política.
El cursus honorum (I)
Entre las ordinarias, había cuatro con
poder ejecutivo que se ocupaban de las
tareas de gobierno. Eran, de mayor a
menor, las siguientes:
-Los cónsules. Eran dos. Sobre ellos
recaía la jefatura del Estado-ciudad.
Eran la suprema autoridad civil y militar:
presidían el Senado y la asamblea,
dirigían el ejército y tenían autoridad
sobre los demás magistrados.
- Los pretores. Hasta el final de la
República fueron dos también. Eran los
responsables de la administración de la
justicia: uno, el praetor urbanus, se
ocupaba de los litigios entre ciudadanos
romanos; otro, el praetor peregrinus, de
aquellos en los que intervenían
forasteros.
El cursus honorum (II)
-Los ediles. Eran cuatro, dos
patricios (curules) y dos plebeyos.
Se encargaban de la
administración de la ciudad, como
los actuales concejales: obras
públicas, fiestas,
aprovisionamiento, seguridad
ciudadana, etc.
-Los cuestores. Pasaron de dos
al principio a cuarenta en tiempos
de César. Eran los encargados de
la administración de los fondos
públicos y del control de los gastos
civiles y militares, tanto en Roma
como en las provincias.
Características de las magistraturas
Estas cuatro magistraturas tenían una
serie de características comunes:
- Anualidad. La duración de los cargos
era de un año, y no se podían prorrogar;
de manera que había elecciones cada
año.
- Colegialidad. Cada magistratura, como
hemos visto, estaba desempeñada por
dos o más colegas, con igual autoridad y
derecho al veto mutuo.
- Gratuidad. Los cargos no estaban
remunerados, con lo que sólo los ricos
podían optar a ellos.
- Progresividad. La carrera política se
iniciaba como cuestor, y para llegar a
cónsul había que pasar por los cargos
intermedios; para cada uno se exigía una
edad mínima.
Otras magistraturas
Además de estas magistraturas «ejecutivas»
había otras, de carácter especial, entre las
que destacaban:
- Los censores. Eran dos también, elegidos
entre los ex cónsules. Dirigían la revisión del
censo de los ciudadanos cada cinco años y
controlaban las costumbres públicas, de ahí el
término actual «censura». AI final de su
gestión organizaban un lustrum, solemne
sacrificio de purificación, de donde procede
«lustro», período de cinco años.
-Los tribunos de la plebe. Eran diez.
Defendían a la plebe contra los abusos de los
demás magistrados, casi siempre patricios,
sobre los que tenían derecho de veto.
Convocaban y presidían el concilio de la
plebe, después llamado Asamblea tributa.
Eran considerados sagrados (intocables).
Magistraturas extraordinarias
Las magistraturas
extraordinarias sólo eran
elegidas en situaciones de
excepcional peligro para la
supervivencia de la ciudad.
Eran dos:
-el dictador, magistrado con
plenos poderes, sin colega,
elegido entre los ex cónsules
por un período máximo de
seis meses,
-el maestre de la caballería.
El Senado (I)
Esta institución fue el verdadero
centro del poder político en la
época de la República, tanto por la
autoridad y poder personal de sus
componentes, de carácter vitalicio,
como por la sus funciones:
-Política exterior: decisiones sobre
las declaraciones de guerra y firma
de paz, asignación de gobiernos de
las provincias y mandos militares,
etc.
-Política interior: ratificación de las
leyes hasta el siglo VI a. C.,
dirección y control de la actuación
de los magistrados, administración
de la hacienda pública, etc. Sus
dictámenes, denominados senatus
consulta, tenían fuerza de ley.
El Senado (II)
El número de senadores era de
300. La lista era decidida cada
cinco años por los censores
entre los miembros del «orden
senatorial», al que pertenecían
todos aquellos que habían
desempeñado alguna de las
magistraturas.
El senador con un cursus
honorum más glorioso tenía el
título de princeps senatus. Los
senadores que habían sido
cónsules y sus descendientes
constituían la nobilitas.
Los Comicios
En la República existía la
Asamblea Curiada,
heredada de la época
monárquica y reducida a
funciones protocolarias, la
Asamblea Centuriada y la
Asamblea Tributa. Ambas
eran diferentes en cuanto a
sus funciones, el sistema de
votación e, incluso, el lugar
de reunión, aunque los
participantes eran los
mismos, es decir, los
ciudadanos romanos.
La Asamblea Centuriada
Los ciudadanos votaban en ella
según sus riquezas, en cinco
clases o niveles, cada uno de
los cuales estaba dividido en un
número determinado de
secciones o centurias, 193 en
total. Cada centuria tenía un
voto.
La función principal de la
Asamblea centuriada era
electoral: en ella se elegían las
magistraturas mayores, como
pretores, cónsules y censores.
Se reunían en las afueras de
Roma, en el Campo de Marte.
La Asamblea Tributa
Se basaba en la asamblea
plebeya, Concilium plebis, pero
en el siglo VI a. C. participaban
ya todos los ciudadanos
patricios y plebeyos.
Votaban según el lugar de
residencia: había cuatro tribus
urbanas y treinta y una rurales.
Era la asamblea legislativa,
aunque también elegían a
ediles, cuestores y tribunos de
la plebe. Se reunía
habitualmente en el Foro.
La República.
Historia externa: de la urbe al orbe
Fases principales:
-Siglo V- 1/2 siglo IV a.C.: Conquista del centro de Italia y
enfrentamiento a los ataques de los galos.
-2/2 siglo IV – 1/2 siglo III a. C.: Conquista del sur de Italia.
-2/2 siglo III a. C.: Guerras púnicas.
-1/2 siglo II a. C.: Conquista de Hispania y de Grecia. Destrucción de
Cartago. Conquista del Asia Menor.
-Siglo I a. C.: Conquista del mar Negro, Siria y las islas de Chipre y
Creta. Conquista de las Galias.
Las guerras púnicas
-La primera guerra púnica (264-241 a. C.) acabó la expulsión de los
cartagineses de la isla de Sicllia, pasó a ser la primera provincia del
Imperio Romano.
- La segunda guerra púnica (219-202 a. C.)
empieza cuando los cartagineses atacan
Sagunto, ciudad aliada de los romanos,
Aníbal invadíó Italia a través de los Alpes.
Los romanos atacaron a los cartagineses
en Hispania. La prímera expedición, que
desembarcó el 218 a. C. en Ampurias, fue
derrotada en Andalucía; la segunda,
comandada por Escipión, venció a los
cartagineses y ataca el norte de África.
Aníbal acude en defensa de Cartago y es
derrotado por Escipión en Zama.
Roma empezó a construir su Imperio con los territorios cartagineses: islas de
Sicllía, Córcega y Cerdeña, sur y este de la península Ibérica, norte de
Áfríca, además de la costa mediterránea de Francia y el norte de Italia.
Imperio
El Imperio duró también cinco
siglos y, como ya se ha
indicado, se divide
tradicionalmente en dos
períodos: Alto Imperio, hasta
finales. del siglo III d. C., y Bajo
Imperio, hasta el año 476. Hay
grandes diferencias entre uno y
otro período, tanto en lo que se
refiere a la historia interna, lo
que incluye régimen político y
organización social, como a la
historia externa, en lo tocante a
la situación del Imperio y sus
relaciones con los pueblos que
lo rodeaban.
El Alto Imperio: principado.
Historia interna
Con Octavio Augusto se inicia el
“principado”. En teoría, seguía la
República, en la práctica, el princeps
dominaba las magistraturas, Senado y
asambleas. Augusto, tras vencer a
Marco Antonio acumuló todos los
cargos.Sus sucesores recibían estos
cargos al aceptarlos el ejército, que
era quien realmente elegía al
emperador.
Las antiguas instituciones
republicanas quedaron desvirtuadas.
Las magistraturas se convirtieron en
títulos nobiliarios y las asambleas
desaparecieron. El Senado retuvo
algo de su antiguo poder y pasó a ser
el órgano legislativo, siempre bajo la
autoridad del emperador.
Nuevos cargos públicos
En este período se crearon
nuevos cargos públicos, como
los prefectos, encargados de la
administración de la capital del
Imperio, los procuradores,
funcionarios al servicio directo
del emperador, en Roma y en
las provincias, y los jefes de la
cancillería, encargados de los
distintos “ministerios”: justicia,
administración las provincias,
reclamaciones, asuntos
exteriores otros. Los
funcionarios más importantes
constituían el consilium
principis, verdadero gobierno
del Imperio.
El Bajo Imperio: dominado
Diocleciano dio al imperio un
carácter absolutista, oriental; el
emperador era considerado como
un dios, dueño y señor (dominus)
del Imperio y de la vida y hacienda
de sus súbditos.
Diocleciano dividió el Imperio en dos
con dos emperadores: Oriente con
capital en Nicomedia, y Occidente
en Milán, los dos con el título de
Augusto. Cada uno de ellos nombró
un viceemperador. Este sistema de
cuatro gobernantes se denomina
tetrarquía, y duró poco. Hubo
conflictos hasta que Constantino
volvió a unificar el Imperio, situando
la capital en Constantinopla.
Teodosio dividió definitivamente el
Imperio.
El Imperio.
Historia externa: del apogeo a la crisis
Fases:
-Siglo i a. C. : Conquista de Egipto y
culminación de la conquista de Hispania.
-Siglo I d. C. : Se fija la frontera del
Imperio en los ríos Danubio-Rhín.
Conquista de Mauritania e Inglaterra.
-Siglo II d. C.: conquista de Arabia,
Armenia, Mesopotamia y Dacia.
Fortificación de las fronteras del Imperio.
-Siglo III d. C. : Incursiones de pueblos
bárbaros.
-Siglo IV d. C. :Los emperadores
romanos mantienen el control sobre el
Imperio con un ejército constituido en su
mayoría por tropas y generales
bárbaros.
-Siglo V d. C. : Invasiones de pueblos
bárbaros y desmembración del imperio.
Descargar

Historia de Roma