Quinta parte
Quinta semana
Lunes de la quinta semana:
Solemnidad de la Anunciación
Lunes de la quinta semana:
Solemnidad de la Anunciación
• Fíjate en la imagen
• María está alegre porque ha
sido generosa con lo que Dios
le ha pedido.
• La llama hará de ella una
mujer iluminada, que nos
tiene que dar fuerza para
asumir desafíos que nos
parecen impensables.
• Piensa en la última vez que te
han encargado algo difícil, que
pensabas que era imposible
para ti, y has conseguido
terminarlo con éxito.
Lunes de la quinta semana:
Solemnidad de la Anunciación
¿Y cómo diría yo
lo que un ángel desbarata?
Fue como tener seguras
las paredes de la casa
y en un vendaval sin ruido
ver que el techo se levanta
y entra Dios hasta la alcoba, diciendo:
“Llena de gracia,
no me levantes paredes
ni pongas muro a tu casa
Lunes de la quinta semana:
Solemnidad de la Anunciación
que por entrar en tu historia
me salto yo las murallas.
Si Virgen, vas a ser madre
Si esposa, mi enamorada.
Si libre, por libre quiero
que digas: “He aquí la esclava”.
“He aquí la esclava”, le dije
y se quedó mi palabra sencilla
sencillamente arrodillada
José Luis Blanco Venga, sj
Martes
de
la quinta semana:
Dejemos los prejuicios
Martes
de
la quinta semana:
Dejemos los prejuicios
• ¿Qué te sugiere la imagen?
• Inventa una historia para
explicarla
• ¿Por qué se sorprende el
lobo?
• La flor tiene una forma
especial, ¿qué puede
significar?
• ¿Eres capaz de dejar a un
lado los prejuicios o
condicionan tus relaciones
con los demás?
Martes
de
la quinta semana:
Dejemos los prejuicios
• A veces se me va la vida interpretando,
etiquetando, opinando… Tengo que tener una
palabra para todo, una palabra definitiva,
diferente, especial. Me descubro calificando a las
personas, con adjetivos más o menos adecuados
(y no siempre benévolos).
• Puedo ser a la vez fiscal y juez, y a menudo sin
necesitar pruebas. Describo las situaciones,
diserto sobre nuestra sociedad y no tengo
empacho en catalogar al personal.
Martes
de
la quinta semana:
Dejemos los prejuicios
• Pero no todo pueden ser opiniones, etiquetas y juicios o prejuicios.
• Hay que arrimar el hombro para levantar al afligido.
• Hay que abrazar al solitario que no tiene con quién pasar unas
horas.
• Hay que amar al desvalido.
• Hay que cantar una milonga que caliente el corazón frío. Es tiempo
de abrir las ventanas de las estancias oscuras.
• Hay que temblar al acariciar un rostro sediento de ternura.
• Y llorar con quien grita, desgarrado, compartir su pena y cambiarla
en esperanza.
• Partir el pan con el hambriento, hasta quedar todos saciados.
• Entonces la vida cambia, y los pies caminan más ligeros. Entonces
todo es distinto. Y mejor.
Miércoles de la quinta semana:
Libertad; mejor aún, liberación
Miércoles de la quinta semana:
Libertad; mejor aún, liberación
• Fíjate en la imagen:
¿qué le sucede a ese
joven?
• ¿A dónde conduce la
puerta? ¿Qué dos zonas
divide? ¿Por qué es tan
pequeña?
• ¿Ser o tener? ¿Son
opuestos?
Miércoles de la quinta semana:
Libertad; mejor aún, liberación
• Cuando todo tiene que estar bien atado, para no dejar hilos
sueltos. Cuando se nos invita a buscar la seguridad, porque
nunca se sabe lo que puede pasar, es bonito imaginarte
saliendo al camino, a la intemperie, sin tener todas las
seguridades en la mano.
• Porque en la vida, a veces, hay que arriesgar.
• Arriesgar para darle una oportunidad a los que no la tienen.
• Arriesgar para buscar una felicidad que no siempre está a la
vuelta de la esquina.
• Arriesgar para que la fe sea algo que de verdad llene
nuestro interior.
• Arriesgar para llegar a amar sin condiciones.
Jueves
de
la quinta semana:
No somos perfectos
Jueves de la quinta semana:
No somos perfectos
• Lee esta frase y mira la
imagen: “El que esté libre
de pecado que tire la
primera piedra”.
• La mujer se siente
agradecida al sentir el
perdón.
• Nos gusta condenar pero
antes tenemos que
mirarnos nosotros y
seguro que entonces no
lanzamos ni una piedra
Jueves de la quinta semana:
No somos perfectos
• La fragilidad de quien se atreve a pedir perdón. La
de quien confía en que es posible levantarse y
ponerse de nuevo en camino, porque hay quien
nos sostiene.
• La de quien es consciente de las flaquezas
(propias y ajenas). La de quien acepta los fracasos
y sabe seguir adelante. La de quien se atreve a
mirar al horizonte para aventurar nuevas rutas, la
de quien es capaz de percibir en su vida diaria las
heridas, las omisiones y los errores, y siente que
es posible corregir el rumbo.
Jueves de la quinta semana:
No somos perfectos
Alza el vuelo, hazte crecer las alas
y cruza los espacios y los tiempos,
-no existirían si tú no los pensaras-,
cierra los ojos, despójate de todo,
encierra el cuerpo y amanece el alma,
despégate de todo lo que pesa,
desata el nudo de las penas agrias,
navega al infinito
por esos mares breves de nostalgias,
coge al vuelo los versos y las risas,
prende al cielo el sol de una mirada,
cargada de no sé qué recuerdos,
asida de no sé qué añoranzas,
Jueves de la quinta semana:
No somos perfectos
recupera los magos y los sueños,
los momentos azules de la infancia,
bautízate de fe y de fantasía,
olvida el suelo y salta
a los confines donde el amor nace,
donde nacen la vida y la esperanza,
donde beben sus versos los poetas,
donde crece la luna a la mañana,
allí donde tiembla el horizonte,
y está la estrella azul y más lejana,
en los parajes mágicos que habita
el corazón del que sufre y del que ama.
Antonia Álvarez
Viernes de la quinta semana:
Un pegamento especial
Viernes
de
la quinta semana:
Un pegamento especial
• Observa la imagen y fíjate
en los personajes
• ¿Qué es lo que sucede?
• ¿Por qué se admira el
joven?
• Cuando ofendemos a Dios
su tristeza es semejante a la
triseza del pastor que
pierde una oveja aunque
tenga otras muchas
• Cuando nos perdonan
nuestro corazón vuelve a
componerse y la alegría es
completa.
Viernes
de la quinta semana:
Un pegamento especial
• Experimentar la vulnerabilidad. Herir a quien
amas. Fallarle a quien se fia de ti. Saber que
no hay marcha atrás, que los gestos, o las
palabras, o las acciones, ya han
desencadenado huracanes…
• Y, sin embargo, descubrir la otra lógica. No la
del rencor y la venganza. No la del reproche
definitivo. Sino la disposición para ayudar a
sanar, la de amar o ser amado.
Viernes
de la quinta semana:
Un pegamento especial
• Si alguna vez le has fallado a quien quieres
sabes de qué te hablo. Entonces comprendes
lo que es el dolor por las acciones. Entonces te
das cuenta de lo humano que es el
arrepentimiento.
• Pero créeme, si alguna vez hieres a quien te
importa, por tu propio egoísmo, entonces
entenderás lo que es el pecado, y lo que es la
necesidad de perdón...
Viernes
de la quinta semana:
Un pegamento especial
• Y si alguna vez experimentas el perdón anhelado.
Si alguien que podría cerrarte la puerta la
mantiene abierta. Si quien conoce tu fragilidad y
tu barro sigue mirándote con aprecio.
• Si quien comparte tu historia lo hace más allá de
la noche y el día. Si quien podría juzgarte con
dureza te mira con misericordia, entonces
entenderás un poco más a Dios… y su evangelio.
Viernes
de la quinta semana:
Un pegamento especial
Vamos a ver si es cierto que le amamos,
vamos a mirarnos por dentro un poco.
¡Hay cosas colgadas que a Él le lastiman,
freguemos el suelo y abramos las puertas!,
que salgan las lagartijas y entren las luces.
Borremos los nombres de la lista negra,
coloquemos a nuestros enemigos encima de la cómoda,
invitémosles a sopa.
Toquemos las flautas de los tontos, de los sencillos,
que Dios se encuentre a gusto si baja.
Gloria Fuertes
Continuará…
Imágenes: Fano
Textos: Roberto Sayalero Sanz
Colegio San Agustín, Valladolid
www.colegiosanagustin.net
Descargar

Quinta parte - Agustinos Recoletos