CAPÍTULO III
UNA VISIÓN DEL HOMBRE
PARA EL TERCER MILENIO
Objetivos:
• Comprender cuál es el "ser" y el "deber ser" del hombre
como base de la actitud humanista para el tercer milenio.
• Identificar las dos dimensiones esenciales de la persona:
individual y social.
La noción del ser humano que ha permanecido a lo largo de
toda la civilización occidental, desde los pensadores griegos
hasta los contemporáneos, es la definición del hombre como
un animal racional, que se desarrolló y precisó con el
concepto de PERSONA. La persona es una sustancia
individual de naturaleza racional; más la capacidad del libre
albedrío.
Las dos dimensiones esenciales de la
persona: individual y social.
Persona: "Un ser individual dotado de vida y sensibilidad (al
igual que el resto de los animales), junto con la inteligencia y
la voluntad propiamente humanas.
El cuerpo humano es un símbolo de la doble dimensión de
la persona, la individualidad y su relación con el mundo.
La mano, expresa: género, edad, carácter, lo que define su
individualidad. También expresa la relación con el mundo, es
el instrumento que nos pone en contacto con la realidad
exterior, designa y explora, por su anatomía es un
instrumento de la experiencia real.
Sirve para expresar lo que siente el ser humano entre ello
toda la capacidad de relación del ser humano.
La dimensión individual del ser humano.
La individualidad es el núcleo de la identidad personal.
La identidad está compuesta por el entendimiento y la
voluntad de la persona; es la síntesis de su cuerpo y de su
espíritu.
La individualidad de la
persona es la raíz de la
responsabilidad de los
actos de cada quien.
Las acciones
pertenecen a los
sujetos concretos; de
ellos depende el
funcionamiento de las
asociaciones o
instituciones sociales.
La sociedad, las instituciones, las comunidades, son ideas
abstractas del hombre.
La persona como sujeto de operaciones, es insustituible.
La despersonalización, que es un intento de sustitución, es
un hecho violento y manipulador.
Nadie puede ocupar el lugar de nadie
Hay que basar la educación y la cultura en el fundamento
del respeto a la otra persona como algo único, si no es así
se interfiere directamente en su libertad y espacio vital.
¿Qué es la singularidad en el ser humano?
El término singular, pone un mayor énfasis en la cualidad de
irrepetible e insustituible de la persona.
Etimológicamente: Individuo se deriva del latín in-dividuus,
que significa no dividido, indivisible entre sí y separado de
los demás individuos.
La persona singular no es una mera parte individual de un
conjunto, sería ofensivo.
Cada uno de nosotros somos un todo en sí mismos.
La cuantificación, la masificación, a la que somos sometidos
en la sociedad, atenta contra nuestra singularidad. Atenta
contra nuestra dignidad.
Somos despersonalizados, no se asume nuestra intimidad.
El humanismo sale en defensa de esa intimidad contra toda
invasión masificadora, el humanismo busca la dignificación
de la persona en contra de las reducciones del ser humano
que pretenden que sea un objeto intercambiable, sustituible,
una pieza más en el engranaje de la gran maquinaria.
En algunas organizaciones de trabajo las personas no son,
si no que hacen de, y su función es lo que da significado a
su existencia.
André Gide: “Desecha mi libro, dite a ti mismo que es
únicamente una de las posturas posibles ante la vida. Busca
la tuya. Lo que otro hubiera hecho tan bien como tú, no lo
hagas; tan bien escrito como tu no lo escribas. No te ates a
ti, sino a lo que sientas que no está en ningún lugar salvo
en ti mismo, y crea de ti, impaciente o pacientemente el
más irrepetible de los seres”.
Primera parte
LA DIMENSIÓN SOCIAL DE SER HUMANO.
¿Cómo podemos conocernos?
Podemos conocernos a nosotros mismos mirándonos en el otro.
Podemos aprender del otro contemplando lo mejor de sí mismo,
descubriendo lo mejor del otro y sus rasgos irrepetibles, sus
cualidades más representativas e interesantes.
Toda persona es singular.
La singularidad de los individuos sólo tiene sentido en la
relación de éstos con los demás, y esta cualidad social del
individuo no es un rasgo, una característica o una virtud
más, sino que se trata de la condición misma de su ser
personal, su esencia misma.
Si no hay relación con el mundo -con los demás- no existo
propiamente como persona y tampoco sé quién soy o para
qué estoy en el mundo, simplemente no tiene sentido mi
labor como individuo ni mis características personales.
Socialidad y amor
Mediante el amor se logra constituir la forma más perfecta
de la comunicación; se encuentra el diálogo más
constructivo que pueda existir entre los seres humanos.
En el amor radica la plenitud del ser humano, en tanto que
hace emerger de cada persona lo mejor de sí, la riqueza de
su propia intimidad.
Las dos formas de conocernos, según Sócrates, son la
observación ante el espejo o el aprender a vernos a través de
la mirada de los demás.
La singularidad y la socialidad pueden dar lugar a conductas
extremas y unilaterales, o conductas antihumanas.
Riesgos de la afirmación unilateral de la singularidad.
Es en la libre elección donde se manifiesta la singularidad de
la persona, es un acto que emana de la intimidad misma.
Aunque existe la libertad ésta está condicionada y tiene sus
limitaciones, porque la singularidad del yo, si es absoluta, es
egoístamente monstruosa, sin el tú el yo crece
desmesuradamente y se destruye la dimensión social de las
personas y, por lo tanto, del individuo.
Riesgos de una sociedad unilateral.
Se corre el riesgo de enajenarse y provocar problemas de
autoestima, es muy importante la sensibilización, para
poder disfrutar de la compañía de los demás, ganando
autoestima.
La síntesis del don
La acción de donación implica libertad y comunicación o
amor, intimidad y trascendencia, singularidad y socialidad.
Para donar se necesita:
•Libertad
•El donar exige que se posea aquello que se dona.
•Originalidad.
Para hacer un don se necesita pensar en el otro, escuchar y
dar tiempo a la comunicación, y por su puesto la aceptación
del otro.
El dar es tal, sólo cuando se es aceptado, la aceptación
misma es otra forma de donación.
La verdad subjetiva dentro de le modernidad, es la visión
que limita la verdad como capricho del sujeto, sin su
contraparte con la realidad. Es la invención de uno o varios
sujetos que pretenden forzar la realidad para que
corresponda con su esquema de pensamiento, con su
voluntad privada. La mayor parte de las ideologías siguen
éste esquema voluntarioso al que suele seguir la violencia
de la imposición de las ideas, o la respuesta violenta de
aquellos a quienes se pretende dominar mediante ellas.
Años 20´s
Años 30´s
Años 40´s
Años 50´s
Años 60´s
Años 70´s
Años 80´s
Apreciar la verdad significa asumir una actitud de respeto
ante la realidad, reconocer que ésta es el fundamento de la
verdad y no algún o algunos esquemas mentales
preconcebidos y limitantes.
Ser humanista es mantener una actitud
abierta ante la realidad, buscando
confiadamente una adecuación con ella
misma, para así poderla transformar y
mejorar, y no pretender que sea la
realidad la que se acople a nuestras
ideas. Se trata de admirar el espectáculo
de la realidad sin pretender manipularla
para obtener ganancia.
Apreciar y promover el bien:
Con el humanismo se pretende reconocer que los valores
éticos son objetivos, que son una posibilidad de realización
de los individuos, se proponen como una fuente de
comunicación afectiva e inteligente entre los individuos.
Apreciar y fomentar la belleza:
Significa abrirse a la naturaleza y a las obras
hermosas creadas por el hombre. Sin el
disfrute de la naturaleza no lograríamos
trascender al materialismo burdo.
Apreciar y promover el amor,
el conocimiento y la creación
artística: El ser humano
necesita cultivarse; la cultura
hay que entenderla como un
cuerpo de conocimientos
vitales y dinámicos; la cultura
nos permite acercarnos a la
realidad insertando las
experiencias y los
conocimientos nuevos en un
todo orgánico y
personalizado.
Apreciar y promover la comunicación
afectiva:
Se busca el bien del otro con una
comunicación verdadera, afectuosa o
amorosa, intrafamiliar o social. Esta
comunicación está directamente
relacionada con la libertad.
Apreciar y fomentar la capacidad
creativa:
Se crean comunidades que
comparten sus intereses y su gusto
estético en un clima de libertad y
desinterés.
Fin
Descargar

Diapositiva 1