EL PAPEL DE LA FAMILIA MATTE EN LA SOCIEDAD CHILENA
Una historia de intestinos, coherencia y responsabilidad
Eliodoro Matte, Patricia Matte, María Larraín de Matte y Bernardo Matte
Hace pocos días, al interior del supermercado de mi ciudad, decidí
comprar unos rollos de papel higiénico para no tener inquietud en el hogar
en los momentos, por decirlo sutilmente, difíciles.
Como al pensamiento debe seguir la acción, dirigí mis diligentes pasos
hacia la estantería correspondiente, pero antes de elegir cualquier
producto pensé en que sería un buen momento para ejercer mi derecho
de ciudadano responsable y consciente, y adquirir cualquier marca que no
estuviera relacionada con la Compañía Manufacturera de Papeles y
Cartones (CMPC), perteneciente a la familia Matte.
Mi objetivo, castigarlos en el bolsillo porque con otra
empresa familiar, Colbún, quieren construir cinco
represas en la Patagonia.
Dicho y hecho.
Voy al estante y elijo el primer papel higiénico que toco.
Ahí está el histórico, el tradicional, el familiar, el auténtico cuya marca
incluso se ha usado por generaciones como nombre genérico para este
producto:
CONFORT
“Bien”, me digo.
Doy vuelta el empaque, y al dorso veo en claras palabras…
UN PRODUCTO
CMPC Tissue
“Pucha”, pienso. El clásico en manos del clan ecocida. Deberé
continuar mi búsqueda eticomercial.
Así, tomo el siguiente:
ELITE
Aunque me recuerda las servilletas con que me limpio la boca al comer y
pondero que ambos actos, en realidad, son totalmente distintos y, es más,
el que me mueve en este momento está en la antípoda cronológica del
acto de alimentación, lo elijo.
Ojeo el paquete…
UN PRODUCTO
CMPC Tissue
“Qué lata”, se me ocurre. La elite se apropió del elite. Me río de la
creatividad que me embarga. Habrá que escoger otro.
Busco un poco más allá:
DUALETTE
Es más conocido, pero siempre fue un poco caro para mi bolsillo.
No importa, la causa lo amerita.
Miro la etiqueta…
UN PRODUCTO
CMPC Tissue
“No puede ser”, me quejo. También este rollo anodino está en
manos de la “Familia de Chile”.
Sigo probando:
NOBLE
El negro (me carga la palabra negrito… el diminutivo me da la
impresión de lástima) que nos proponía el más blanco de los
papeles higiénicos me mira como diciendo “confía en mí, yo no te
defraudaré”.
Me lanzo con confianza a conocer a sus productores…
UN PRODUCTO
CMPC Tissue
“Negro vendío”, bramo. Seguramente es parte de los resabios
esclavistas de esta familia patronal, que no se conforma con tener en su
bolsillo medio Chile sino que también trae del extranjero modelos
africanos, negándoles oportunidad de trabajo como dibujo de paquete a
compatriotas necesitados. Uff, me está dando rabia.
La última oportunidad:
ABOLENGO
Conocido como “cartolengo” por la “suavidad corrugada” de su textura.
Lo más alejado del papel “tissue” o extra suave.
Pero miremos…
UN PRODUCTO
CMPC Tissue
“Por la chucha”, me resigno.
Entiendo, de esta innoble manera, que no es posible para un chileno
decente y conciente ir al baño cumpliendo íntegramente con los ideales
de no aportar un solo peso a una empresa que pertenece a un holding
parentelar que destruye la naturaleza y arrasa con las comunidades por
sus intereses económicos.
Que quiere convertir a la Patagonia
en la Gran Pila de Chile…
llenando de paso sus bolsillos
de dinero.
$$$$
Así, pensando ya en las páginas de algún diario local -arrugadas con mi
propia mano- para satisfacer mis íntimas y tripales necesidades con
coherencia, dignidad y patriotismo llego a la más básica y lógica
conclusión…
TODO CHILE SE PASA POR LA RAJA
A LA FAMILIA MATTE
Ahora en serio, si quieres aportar, además de
reenviar este correo, pídele a tus amigos que no
compren estos productos y ninguno que tenga el
sello CMPC.
Te proponemos
VISITA
www.patagoniasinrepresas.cl
Descargar

Diapositiva 1