GLOSAS EMILIANENSES
MONASTERIO DE SUSO . Tiene origen en un
cenobio visigodo establecido alrededor del
sepulcro del eremita Emiliano, fallecido en el año
574 en tierras de La Rioja. Aquí fueron escritas
las glosas y, también, al amparo de estos muros
románicos y mozárabes, Gonzalo de Berceo se
convirtió en el primer poeta de la lengua
castellana en los albores del siglo XIII.
Aquí fueron escritas las
¿qué son
las glosas?
GLOSAS
EMILIANENSES
glosa
a
De todos los significados que señala el diccionario
de la LENGUA ESPAÑOLA nos interesa el primero, que dice
1. f. (vocablo femenino) Explicación o comentario
de un texto oscuro o difícil de entender.
(Del lat. glossa, palabra oscura, que necesita explicación,
y este del griego γλῶσσα, que significa lengua).
DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA
Vigésima segunda edición
¿por qué se llaman
GLOSAS EMILIANENSES ?
• Las glosas emilianenses son anotaciones interlineadas o marginales, escritas
en el siglo XI en el códice latino Aemilianensis 60, con la intención de resolver
dificultades de comprensión sintáctica, morfológica y léxica de ese texto latino.
• Dicho códice fue hallado en la biblioteca del Monasterio de San Millán (o San
Emiliano) y de ahí el nombre que se le asignó a las glosas y al códice, que se
custodia en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia de Madrid.
Veamos algunas glosas
del códice Emilianense
AUTOR
¿Quién escribió
estas glosas?
•
Para unos, el glosador sería un estudiante de latín que toma el texto original del manuscrito
como material didáctico y anota sobre las palabras más difíciles que se ha visto obligado a
consultar en el diccionario correspondiente, su versión en la lengua que no conoce, o bien
plasma en el margen los comentarios que le surgen o la traducción de frases más largas.
•
Para otros, se trataría de un monje predicador que, preparando sus sermones, anota las
aclaraciones del texto que, al leer, considera más oportunas para hacerse entender por sus
feligreses, aquellas palabras que usaban en la vida cotidiana.
¿en qué idioma se escriben las glosas?
Las glosas del Aemilianensis 60, en total más de mil, están escritas en tres lenguas:
- latín,
- romance
- vasco.
• Las escritas en latín lo están, naturalmente, en un latín que podríamos llamar coloquial, más sencillo
que aquél que glosan.
euskara
• Dos de estas glosas están redactadas en vasco, lo que, unido a la presencia de otros rasgos
eusquéricos que se manifiestan en la evolución fonética de varias palabras romances de nuestro
documento, revela la condición bilingüe, vascorrománica, del glosador. No debe sorprendernos tal
condición, puesto que en aquella época se hablaba euskera en parte de la Rioja, en la zona de San
Millán, sin duda.
• Las glosas inequívocamente romances del manuscrito, son más de cien. (se entiende por romance
'una lengua derivada del latín'.) En unos casos consisten en palabras simples ( trastorné; uerterán;
seignale ... ), en otros constituyen frases sintácticamente ensambladas ( nos non kaigamus; qui dat a
los misquinos ... ) que, esporádicamente, se alargan, de manera inusual.
¿Constituyen estas glosas el nacimiento del español?
Son el primer testimonio escrito de una lengua romance peninsular y el primer testimonio escrito del
vascuence: las primeras palabras y frases vascas y, sobre todo, las primeras palabras y frases del
conjunto de dialectos provenientes del latín hispano que se estaban formando a través de los siglos.
En palabras de Dámaso Alonso: «el latín llega a ser el español a lo largo de una evolución lentísima y
constante, y nunca podemos cortar por un punto y decir: " Aquí está el español recién nacido.“
Veamos dos ejemplos de estas glosas
La primera escrita en romance, y más extensa.
La segunda es una breve frase en euskara.
Los pergaminos de los
códices medievales estaban
hechos a partir de las pieles
de animales curtidas, es
decir, una vez que se les
habían eliminado la lana o
el pelo, se alisaban y
estiraban.
¿Sabías que la escritura
en los pergaminos se
hacía con plumas de
ave, como la que aquí
se muestra?
GLOSA EN ROMANCE
Glosa 89.- Está inmersa en un sermón de S. Agustín, para
otros en una homilía de S.Cesáreo de Arlés. El glosador
encuentra una dificultad en el texto latino y translada esos
conceptos a su forma habitual de expresión, al romance.
Con la ayuda de nuestro señor,
Señor Cristo, señor salvador.
Cual señor está en el honor
y cual señor tiene el mandato
con el Padre, con el Espiritu Santo
en los siglos de los siglos.
Concédanos Dios Omnipotente
realizar tal servicio
(o trabajo) que seamos felices
en su presencia.
Cono aiutorio de nuestro
dueno Christo dueno
salbatore qual dueno
get ena honore e qual
duenno tienet ela
mandatione cono
Patre cono Spiritu Sancto
enos sieculos delo sieculos.Facanos Deus Omnipotens
tal serbitio fere ke
denante ela sua face
gaudioso segamus. Amen.
transcripción del texto
del folio 72r
mus, frates,quia ideo christiani
ut semper de
nos de ke
facti sumus
nos
futuro seculo
cogitemus,
pro anima quam pro corpore
laboremus. Quia caro
qui
nostra paucis
guec ajutuezdugu
Glosa 42 en euskara. -Guec ajutu ez dugu-nosotros no tenemos
suficiente ayuda.
El sermón del texto está hablando de la salvación del alma que
también puede ser condenada al infierno. Y concurren dos glosas,
la presente en euskara y otra en romance ”nos non kaigamus”.
GLOSA EN EUSKARA
et plus
de ke
nos
transcripción del
texto del folio 68v
Al complejo monacal que reposa en el precioso valle
emilianense, y donde se gestó esta joya de la
investigación filológica, se le ha denominado
CUNA DEL CASTELLANO
Diseño, realización y montaje
BIBLIOTECA
GONZALO DE BERCEO
Bibliografía consultada:
Glosas Emilianenses, C.Garcia Turza / M.A.Muro
El nacimiento del castellano, J. Mangado Martínez
Glosas Emilianenses, J.A. Nieto Viguera
Fotografía : R. Nieto y P.Benito
Música : Serenade, Isaac Stern
Para saber más: GLOSAS EMILIANENSES
Fin de la presentación
Descargar

LAS GLOSAS EMILIANENSES.