1
HIJO MÍO -- 1 Crón. 28:9,10
Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce (conoce,
VM) al Dios de tu padre, y sírvele con corazón
perfecto y con ánimo voluntario; porque
Jehová escudriña los corazones de todos, y
entiende todo intento de los pensamientos. Si
tú le buscares, lo hallarás; mas si lo dejares,
él te desechará para siempre. 10 Mira, pues,
ahora, que Jehová te ha elegido para que
edifiques casa para el santuario; esfuérzate, y
hazla.
INTROD. -- ¿Quién dijo, “Hijo Mío?”
Leamos los versículos 2-7, Y levantándose ..
2
el rey David, puesto en pie dijo: Oídme, hermanos míos, y pueblo mío. Yo tenía el propósito de edificar una casa en la cual reposara el
arca del pacto de Jehová, y para el estrado de
los pies de nuestro Dios; y había ya preparado todo para edificar. 3 Mas Dios me dijo: Tú
no edificarás casa a mi nombre, porque eres
hombre de guerra, y has derramado mucha
sangre. 4 Pero Jehová el Dios de Israel me
eligió de toda la casa de mi padre, para que
perpetuamente fuese rey sobre Israel; porque
a Judá escogió por caudillo, y de la casa de
Judá a la familia de mi padre;
3
y de entre los hijos de mi padre se agradó de
mí para ponerme por rey sobre todo Israel. 5
Y de entre todos mis hijos (porque Jehová me
ha dado muchos hijos), eligió a mi hijo Salomón para que se siente en el trono del reino
de Jehová sobre Israel. 6 Y me ha dicho:
Salomón tu hijo, él edificará mi casa y mis
atrios; porque a éste he escogido por hijo, y
yo le seré a él por padre. 7 Asimismo yo confirmaré su reino para siempre, si él se esforzare a poner por obra mis mandamientos y
mis decretos, como en este día.
4
I. “CONOCE AL DIOS DE TU PADRE”
Jn. 17:3, Y esta es la vida eterna: que te
conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a
Jesucristo, a quien has enviado.
Conocer a Dios y a Jesucristo es aprobar la
voluntad de Dios que es buena, agradable, y
perfecta (Rom. 12:2). El que no lo hace no
puede vivir eternamente.
1. Conocer sus obras
Heb. 8:10-12, Por lo cual, este es el pacto
que haré con la casa de Israel Después de
aquellos días, dice el Senor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y sobre su corazón
las escribiré; y seré a ellos por Dios, y ellos…
5
me serán a mí por pueblo; 11 Y ninguno enseñará a su prójimo, Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; Porque todos
me conocerán, Desde el menor hasta el mayor de ellos. 12 Porque seré propicio a sus
injusticias, Y nunca más me acordaré de sus
pecados y de sus iniquidades.
Heb. 13:8-11, No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de
la tentación en el desierto, 9 Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron
mis obras cuarenta años. 10 A causa de lo
cual me disgusté contra esa generación, …
6
Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos. 11 Por
tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo.
2. Conocer su voluntad
Hech. 22:14,15, Y él dijo: El Dios de nuestros padres te ha escogido para que conozcas
su voluntad, y veas al Justo, y oigas la voz de
su boca. 15 Porque serás testigo suyo a todos los hombres, de lo que has visto y oído.
Jn. 7:16,17, Jesús les respondió y dijo: Mi
doctrina no es mía, sino de aquel que me envió. 17 El que quiera hacer la voluntad de
Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o …
7
si yo hablo por mi propia cuenta.
3. Conocer en obediencia
1 Jn. 2:3,4, Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. 4 El que dice: Yo le conozco, y no
guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él.
II. “SÍRVELE”
Mat. 6:24, Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al
otro, o estimará al uno y menospreciará al
otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.
8
Rom. 6:16-18, ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle,
sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea
del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? 17 Pero gracias a Dios, que
aunque erais esclavos del pecado, habéis
obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; 18 y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la
justicia.
1. “con corazón perfecto”
1 Reyes 3:9, Da, pues, a tu siervo corazón
entendido para juzgar a tu pueblo, y para …
9
discernir entre lo bueno y lo malo; porque
¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan
grande?
Sant. 1:25, Mas el que mira atentamente en
la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en
ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor
de la obra, éste será bienaventurado en lo que
hace.
2. “con ánimo voluntario”
Mat. 26:39, Yendo un poco adelante, se
postró sobre su rostro, orando y diciendo:
Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como
tú.
10
Fil. 2:12,13, Por tanto, amados míos, como
siempre habéis obedecido, no como en mi
presencia solamente, sino mucho más ahora
en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación
con temor y temblor, 13 porque Dios es el
que en vosotros produce así el querer como
el hacer, por su buena voluntad.
1 Sam. 16:7, Y Jehová respondió a Samuel:
No mires a su parecer, ni a lo grande de su
estatura, porque yo lo desecho; porque
Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el
hombre mira lo que está delante de sus ojos,
pero Jehová mira el corazón.
11
III. “SI TÚ LE BUSCARES”
Sal. 119:2, Bienaventurados los que guardan sus testimonios, Y con todo el corazón le
buscan.
Isa. 55:6,7, Buscad a Jehová mientras puede
ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre
inicuo sus pensamientos, y vuélvase a
Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al
Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.
1. Jesús dijo
Mat. 7:7, Pedid, y se os dará; buscad, y
hallaréis; llamad, y se os abrirá.
12
2. Pablo dijo
Col. 3:1,2, Si, pues, habéis resucitado con
Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está
Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Poned
la mira en las cosas de arriba, no en las de la
tierra.
3. Compárese
Sal. 63:1-4, Dios, Dios mío eres tú; De
madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de
ti, mi carne te anhela, En tierra seca y árida
donde no hay aguas, 2 Para ver tu poder y tu
gloria, Así como te he mirado en el santuario.
3 Porque mejor es tu misericordia que la
vida; Mis labios te alabarán. 4 Así te …..
13
bendeciré en mi vida; En tu nombre alzaré
mis manos.
IV. “MIRA, PUES, AHORA”
Heb. 2:1-4, Por tanto, es necesario que con
más diligencia atendamos a las cosas que
hemos oído, no sea que nos deslicemos. 2
Porque si la palabra dicha por medio de los
ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, 3 ¿cómo
escaparemos nosotros, si descuidamos una
salvación tan grande? La cual, habiendo sido
anunciada primeramente por el Señor, nos fue
confirmada por los que oyeron, 4 testificando
Dios juntamente con ellos, con señales y …
14
prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.
1 Tim. 4:16, Ten cuidado de ti mismo y de la
doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto,
te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.
1. Mirar a sí mismo
Hech. 20:28, Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu
Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su
propia sangre.
2. Mirar a la doctrina
Rom. 6:17,18, Pero gracias a Dios, que
aunque erais esclavos del pecado, habéis…
15
obedecido de corazón a aquella forma de
doctrina a la cual fuisteis entregados; 18 y
libertados del pecado, vinisteis a ser siervos
de la justicia.
Hech. 2:42, Y perseveraban en la doctrina de
los apóstoles, en la comunión unos con otros,
en el partimiento del pan y en las oraciones.
Tito 2:1, Pero tú habla lo que está de
acuerdo con la sana doctrina.
3. Mirar a la defensa de la verdad
Rom. 16:17,18, Mas os ruego, hermanos,
que os fijéis en los que causan divisiones y
tropiezos en contra de la doctrina que ….
16
vosotros habéis aprendido, y que os apartéis
de ellos. 18 Porque tales personas no sirven
a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus
propios vientres, y con suaves palabras y
lisonjas engañan los corazones de los
ingenuos.
Fil. 1:17,27, estoy puesto para la defensa del
evangelio … Solamente que os comportéis
como es digno del evangelio de Cristo, para
que o sea que vaya a veros, o que esté
ausente, oiga de vosotros que estáis firmes
en un mismo espíritu, combatiendo unánimes
por la fe del evangelio.
17
V. “JEHOVÁ TE HA ELEGIDO PARA QUE
EDIFIQUES CASA PARA EL SANTUARIO”
David no reunió los requisitos para hacerlo.
Dios es quien escoge.
La iglesia de Cristo pertenece a Dios, y no al
hombre. No es propiedad del hombre.
El templo de Salomón era tipo de la iglesia.
1. La iglesia es la casa de Dios
Heb. 3:6, pero Cristo como hijo sobre su
casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza.
18
1 Cor. 3:9-11, Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza
de Dios, edificio de Dios. 10 Conforme a la
gracia de Dios que me ha sido dada, yo como
perito arquitecto puse el fundamento, y otro
edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. 11 Porque nadie puede poner otro
fundamento que el que está puesto, el cual es
Jesucristo.
1 Tim. 3:15, que si tardo, sepas cómo debes
conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la
verdad.
19
Sal. 127:1, Si Jehová no edificare la casa,
En vano trabajan los que la edifican; Si
Jehová no guardare la ciudad, En vano vela
la guardia.
VI. “ESFUÉRZATE”
-- Una tarea difícil
-- No es para los débiles, perezosos, indiferentes
-- Se requiere perseverancia, fidelidad, devoción = herramientas para la tarea
1. Hay mandamientos para esto:
Efes. 6:10, Por lo demás, hermanos míos,
fortaleceos en el Señor, y en el poder de su …
20
fuerza (de él).
2 Tim. 2:1, Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en
la gracia que es en Cristo Jesús.
1 Cor. 16:13, Velad, estad firmes en la fe;
portaos varonilmente, y esforzaos.
1 Cor. 15:58, Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en
la obra del Señor siempre, sabiendo que
vuestro trabajo en el Señor no es en vano.
Gál. 6:9, No nos cansemos, pues, de hacer
bien; porque a su tiempo segaremos, si no
desmayamos.
21
2. La fuerza viene del Señor
Fil. 4:13, Todo lo puedo en Cristo que me
fortalece.
VII. “HAZLA”
1. No solamente buenas intenciones, sino
convicciones
Sant. 1:22-25, Pero sed hacedores de la
palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. 23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de
ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. 24 Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. 25 Mas el que mira …
22
atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será
bienaventurado en lo que hace.
Apoc. 22:7,14, ¡He aquí, vengo pronto!
Bienaventurado el que guarda las palabras de
la profecía de este libro.
2. Seguir el dechado o plano
1 Crón. 28:11,12, Y David dio a Salomón
su hijo el plano del pórtico del templo y sus
casas, sus tesorerías, sus aposentos, sus cámaras y la casa del propiciatorio.
23
12 Asimismo el plano de todas las cosas que
tenía en mente para los atrios de casa de
Jehová, para todas las cámaras alrededor,
para las tesorerías de la casa de Dios, y para
las tesorerías de las cosas santificadas.
(VM, “diseño” -- NC, “traza”)
2 Tim. 1:13, Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste. (BdelasA., “norma”;
PB, “dechado”)
Heb. 8:5, los cuales sirven a lo que es figura
y sombra de las cosas celestiales, como se le
advirtió a Moisés cuando iba a erigir el
tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las
24
cosas conforme al modelo que se te ha
mostrado en el monte.
Hech. 7:44, Tuvieron nuestros padres el tabernáculo del testimonio en el desierto, como
había ordenado Dios cuando dijo a Moisés
que lo hiciese conforme al modelo que había
visto.
(norma, plano, traza, diseño, forma, modelo,
dechado = imitar, reproducir con exactitud)
3. La seguridad de éxito consiste en que
Dios esté con nosotros
1 Crón. 28:20, Dijo además David a
Salomón su hijo: Anímate y esfuérzate, y ….
25
manos a la obra; no temas, ni desmayes, porque Jehová Dios, mi Dios, estará contigo; él
no te dejará ni te desamparará, hasta que acabes toda la obra para el servicio de la casa de
Jehová.
Dios está con el que cumple su misión, no
temiendo ni desmayando, sino animándose y
esforzándose, con manos a la obra.
----Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce (conoce,
VM) al Dios de tu padre, y sírvele con corazón
perfecto y con ánimo voluntario; porque
Jehová escudriña los corazones de todos, y ...
26
entiende todo intento de los pensamientos. Si
tú le buscares, lo hallarás; mas si lo dejares,
él te desechará para siempre. 10 Mira, pues,
ahora, que Jehová te ha elegido para que
edifiques casa para el santuario; esfuérzate, y
hazla.
¿SOY YO UN SALOMÓN?
27
28
Descargar

Slide 1