“Y Jehová respondió á Samuel: No mires á su parecer, ni á lo
grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová mira
no lo que el hombre mira; pues que el hombre mira lo que está
delante de sus ojos, mas Jehová mira el corazón”. I Samuel 16:7
La mayor necesidad del mundo es la de hombres que no se vendan ni
se compren; hombres que sean sinceros y honrados en lo más intimo
de sus almas; hombres que no teman dar al pecado el nombre que le
corresponde; hombres cuya conciencia sea tan leal al deber como la
brújula al polo; hombres que se mantengan de parte de la justicia
aunque se desplomen los cielos (La Educación, pág. 54)
14.- Y escribe al ángel de la iglesia en LAODICEA: He aquí dice el
Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios:
15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. ¡Ojalá fueses
frío, ó caliente! 16 Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te
vomitaré de mi boca. 17 Porque tú dices: Yo soy rico, y estoy
enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que
tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo; 18 Yo te
amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas
hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se
descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio,
para que veas. 19 Yo reprendo y castigo á todos los que amo: sé pues
celoso, y arrepiéntete. 20 He aquí, yo estoy á la puerta y llamo: si
alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré á él, y cenaré con él,
y él conmigo. 21 Al que venciere, yo le daré que se siente conmigo en
mi trono; así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en
su trono. 22 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice á las
iglesias.
Apocalipsis 3: 14-22
Lucas 21: 1-4
(Marcos 12:41)
1 Y MIRANDO, vió á los ricos que echaban sus ofrendas en el
gazofilacio. 2 Y vió también una viuda pobrecilla, que echaba allí dos
blancas. 3 Y dijo: De verdad os digo, que esta pobre viuda echó más que
todos: 4 Porque todos estos, de lo que les sobra echaron para las ofrendas
de Dios; mas ésta de su pobreza echó todo el sustento que tenía.
Estas monedas son Leptons o Pruthas
acuñadas por Alexander Jannaeus, Rey de
Judea desde el 103 al 76 a.C. Aunque
acuñadas con anterioridad a la vida de
Jesucristo, aún estaban en circulación
durante el primer siglo después de Cristo.
Al ser las monedas de menor
denominación durante la vida de Jesucristo
hay común consenso en que son las
verdaderas monedas citadas en los pasajes
de San Marcos y San Lucas. De hecho, el
lepton es probablemente la moneda de
menor denominación acuñada por ninguna
nación a lo largo de la historia.
1 POR tanto nosotros también, teniendo en derredor nuestro
una tan grande nube de testigos, dejando todo el peso del pecado
que nos rodea, corramos con paciencia la carrera que nos es
propuesta, 2 Puestos los ojos en al autor y consumador de la fe,
en Jesús; el cual, habiéndole sido propuesto gozo, sufrió la cruz,
menospreciando la vergüenza, y sentóse á la diestra del trono de
Dios.
3 Reducid pues á vuestro pensameinto á aquel que sufrió tal
contradicción de pecadores contra sí mismo, porque no os
fatiguéis en vuestros ánimos desmayando.
4 Que aun no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo
contra el pecado: Hebreos 12:1-4
“ASI que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que
presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable á
Dios, que es vuestro racional culto. Y no os conforméis á este siglo;
mas reformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para
que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y
perfecta”. Romanos 12:1-2
Descargar

Cuando Jesús Sonrió - Ptr. Arturo Quintero