José y Sus Hermanos
Presentado por Sermones para Niños
Con el Arte de
Henry Martin
Jacob tenía doce hijos,
pero amaba más a
José, porque lo había
tenido en su vejez.
Para mostrarle su gran
amor, le hizo una
túnica de diversos
colores.
Esto provocó los celos
de sus hermanos,
porque todos sabían
que José era su hijo
favorito.
Un día, José les dijo a sus hermanos, - “Anoche
tuve un sueño. Estábamos todos atando manojos
en el campo, y sucedía que mi manojo se
levantaba y estaba derecho, mientras que los de
ustedes estaban alrededor y se inclinaban al
mío."
Sus hermanos le preguntaron, “¿Piensas que
reinarás sobre nosotros?” Y le aborrecieron aún más
a causa de sus sueños y sus palabras.
Pocos días después, el
padre de José le dijo,-“Tus hermanos salieron a
cuidar mis ovejas. Quiero
que vayas y te asegures
que todo está bien con
ellos.”
José fue como su padre le
dijo, pero cuando sus
hermanos lo vieron venir,
hicieron planes para
matarlo.
-“Vamos a matarlo y a
echarlo en la cisterna, y
diremos que fue devorado
por un animal salvaje.”
Pero Rubén, el hermano
mayor les dijo – “No lo
matemos. Échenlo en esta
cisterna que está en el
desierto pero no lo lastimen.”
Rubén dijo esto, porque
planeaba regresar más tarde
por José y llevarlo de regreso
con su padre.
Así que le quitaron a José
su hermosa túnica, y
tomándolo, lo tiraron dentro
de la cisterna.
Entonces se sentaron a
comer su cena.
Mientras comían, alzando los ojos vieron a un grupo
de comerciantes que venía hacia ellos.
Ellos iban de camino a Egipto.
-“¿Qué ganaremos si matamos a nuestro hermano?” dijo
Judá -“En vez de eso, vendámoslo a estos mercaderes.”
Así que cuando pasaban los comerciantes, los hermanos
de José lo sacaron de la cisterna y lo vendieron por veinte
monedas de plata.
Entonces, mataron un cabrito y embadurnaron con su sangre
la túnica de colores. Luego le llevaron el manto con sangre a
Jacob y le dijeron: “Encontramos esta túnica con sangre en el
desierto. Mira ahora si es la túnica de José.”
Jacob reconoció la túnica y dijo. ”¡Es la túnica de mi
hijo!Seguramente una bestia feroz lo ha devorado; José
ha sido despedazado."
Entonces Jacob lloró amargamente por muchos
días. Todos sus hijos y sus hijas fueron a consolarlo,
pero él no quiso recibir consuelo.
Mientras tanto, los mercaderes llevaron a José a
Egipto, y lo vendieron a Potifar, uno de los oficiales
del faraón.
Enseñanza: - ¡Los celos pueden conducir a pecados
terribles!
Copyright © 2003 por Sermons 4 Kids
y
Henry Martin
Se permite su libre uso solo para fines del ministerio.
No así para su publicación o distribución con fines de lucro.
Descargar

powerpoint - ObreroFiel