José y sus hermanos
Presentado por Sermons4Kids
Presentando el arte de Henry Martin
Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá
Jacob tenía doce hijos.
De todos sus hijos, él
amaba más a José
porque le había nacido
en su vejez. Para
demostrar su gran
amor, le hizo a José
una túnica de muchos
colores.
Esto hizo a los otros
hijos celosos porque le
demostraba a todo el
mundo que José era el
hijo favorito.
Un día José le dijo a sus hermanos: ”Anoche tuve
un sueño. Estábamos juntos en el campo atando
manojos de granos. De momento mi manojo se
levantó y estaba derecho mientras que los manojos
de ustedes estaban alrededor del mío y se
inclinaban ante él."
Sus hermanos preguntarpn: “¿Crees que vas a
reinar sobre nosotros?” Y, debido al sueño, odiaron
a José aún más.
Unos días después su
padre le dijo: “Tus
hermanos están
apacentando las ovejas.
Deseo que vayas y te
asegures de que ellos
están bien.”
José fue, como su padre le
había indicado, pero cuando
sus hermanos lo vieron de
lejos, ellos planificaron
matarle.
“Matémosle y echémosle
en una cisterna y digamos
que una bestia lo devoró.”
Pero Rubén, el mayor de los
hermanos dijo: ”No le
matemos. Echémosle en
esta cisterna aquí en el
desierto, pero no le
hagamos daño.”
Rubén dijo esto porque
planeaba regresar más tarde
para rescatar a José y
llevarlo donde su padre.
Así que le quitaron la túnica
y le echaron en la cisterna.
Entonces se sentaron a
comer.
Mientras comían, alzaron sus ojos y vieron que una
caravana de mercaderes venía hacia ellos.
Iba en dirección a Egipto.
”¿Qué ganaremos si matamos a nuestro hermano?
Vendámosle a estos mercaderes.”
Así que cuando los mercaderes llegaron, los hermanos de
José le sacaron de la cisterna y le vendieron por veinte
piezas de plata.
Entonces mataron a un cabrito y echaron su sagre sobre la
túnica de muchos colores de José. Llevaron la túnica
ensangrentada a Jacob y le dijeron: ”Encontramos esta túnica
ensangrentada en el campo. Mírala y dinos si es la túnica de
José.”
Jacob reconoció la túnica y dijo: ”¡Es la túnica de mi hijo!
De seguro que un animal salvaje se lo ha comido. Él debe
haber sido despedazado."
Entnces Jacob lloró amargamente por muchos días.
Todos sus hijos e hijas vinieron a consolarle, pero él
rehusó ser consolado.
Mientras tanto, los mercaderes llevaron a José a
Egipto y le vendieron a Potifar, uno de los oficiales
del faraón.
Enseñanza: ¡La envidia puede llevarte a un pecado
terrible!
Derechos de autor © 2003
por
Sermons 4 Kids y Henry Martin
Se permite el uso, libre de costo,
para ser utilizado por el ministerio.
No es permitido el publicarlo
o distribuirlo para lucrarse.
Descargar

Joseph and His Brothers