Números
grandes
Nuestra historia empieza en un día
cualquiera de José García. Él es un
escritor romántico y poeta que
siempre ha tenido un gran problema:
exagerar en los números. Así pues no
es raro que sea llamado por su editor
para que modifique algunos detalles
en sus obras. Y ahora, una vez más
fue requerido por el empresario.
-Buenos días, Sr. Hernández, con su permiso.
-Adelante, García. Hola. Le he llamado para que resuélvanos algunos; bueno,
unos grandes problemillas de su última obra…
-“¿El Reloj de las 34 mil horas?”
-Sí, por supuesto, ese mismo…
-Usted dirá, Sr. Hernández. ¿De qué se trata?
-Yo me he tomado la libertad de subrayar
los contenidos de su obra manuscrita que más
MIL HORAS
me ha llamado la atención.
-Pues usted dirá, Sr. Hernández.
–En la página 3, cuando la mujer llega a casa y ve sobre la mesa una
carta, por ejemplo…
-¿Qué le ocurre?
-¿No cree que exagera al decir que el sobre contiene 430 sellos?
-¡Pero resulta que viene de un lugar muy distante!
-Esto, lo comprendo. ¡Sin embargo no veo como en un sobre pudiera
haber espacio suficiente para poner 430 sellos!
-Señor Hernández, ¡el sobre es de aquellos grandes color paja!
-García, ¡el mismo cartero sería el primero en extrañarse al verlo y
llevarlo en su bolsa!
-¡Él está acostumbrado a entregar cartas de todos los tamaños y
maneras!
-¡Dejémoslo! ¡No me va a convencer! ¡Esa manía suya de exagerar en los
números estropea la historia!
-¡Bien, no se preocupe, lo arreglaré!
-García, hay más ¿Desde cuándo una persona se
puede hacer 99 vasectomías?
-¡Es una operación reversible, Sr. Hernández!
-¡Lo sé García! ¿Pero 99 veces…?
-¡Yo ya me he hecho 5! ¡No pretendo hacerme
ninguna más! Es muy incómoda y…
-¡Correcto! ¡Pero tú tienes que reconocer que no
has engendrado 8.777 hijos como el personaje!
-¡Es ahí dónde está el otro problema!
-¿Cuál?
-Es bien evidente… El nombre del personaje es
bastante freo y había que disfrazarlo de alguna
manera…
-¡NO, GARCÍA! – dando un puñetazo en la mesa
¡ 8.777 HIJOS NI LOS CONEJOS LOS
TIENEN!
-Pero es que el matrimonio es joven, y ya sabe…
-¡No! ¡Eso no cuela! ¡Un millón de veces NO!
-¡Bueno, lo cambiaré…! ¿Algo más?
-Aquí en la página 50 de su manuscrito… - aproximándolo para que García
pudiera leerlo él mismo en voz alta.
-“… pero en frente de la tienda del señor Abrahán, el judío que perdió
456.346.888 familiares en el holocausto…”.
-¡García! ¡García! – decía el editor poniéndose en pie dándose con el
manuscrito en su propia cabeza. -¿Qué hago yo contigo?
-Murieron muchos judíos en aquella guerra, ¿lo sabe?
-Sí, ¡pero tú has resuelto matar muchos más en la obra!
-¿Cómo es que usted lo sabe?
-No quiero discutírselo ahora.
¡García, si quiere que edite el
libro, por favor, cambie eso
números ahora! ¡De lo
contrario, entonces
búsquese otra editorial!
-¡Usted es insensible!
-¿Qué, Cómo dice?
-¡Insensible e ingrato! ¿Ya no se
acuerda de los 81 premios que ha
recibido su editorial por mis
obras?
-¡Fueron solamente 8!
-¡Que mas da! ¿Y aquella fiesta
sobre mi ultimo libro en la que
asistieron 500 personas en su
mansión? ¡Yo estuve allí!
-Fueron solamente 40…
-¡No viene de una! Qué me va
usted a decir, ¿y que dirán sus
10 esposas de todo esto?
-¡Ellas no tiene nada que ver con
esto! ¡AH! Son solo 3! ¡Y no me
cambie de asunto!
-¡Muy bien, señor Hernández, voy
hacer las modificaciones que me pide
¡Pero será la última vez! ¡Sepa que mi
próximo libro, que se titulará
“987.241.576.123
Recetas
para
Biscochos
muy
comentadas
Exhaustivamente” lo presentare a las
6.333 editoriales que hay en esta
ciudad y que están deseando
publicarme.
Ahí García salió del despacho dando
un golpe con la puerta.
Pensativo el señor Hernández coge el
teléfono y le dice a su secretaria:
-Señorita María del Carmen, por
favor, creo que voy a tener
problemas de orden laboral, póngame
con uno de los 850 abogados que
tengo…
987.241.576.123
Recetas para
Biscochos
Muy comentadas
Exhaustivamente
Por: José García
Mi casa,
Mis libros
http://xistes.es
Carlos Ramirez
Descargar

Dez Mandamentos Seculares