Dadle desde la infancia cuanto
desee; así crecerá convencido de
que el mundo entero le debe todo.
Que todos sus deseos
estén satisfechos:
comer, beber,
divertirse…;
de otro modo
resultará un
frustrado.
Reíd si dice tonterías, así creerá que es muy gracioso.
Nunca le digáis:
“esto está mal”
Podría adquirir
complejos de
culpabilidad.
Y…,más tarde, cuando,
por ejemplo, sea detenido
por robar un coche, estará
convencido
de que
la sociedad
es
quien le persigue.
Recoged todo lo que él
tire al suelo, así creerá
que todos están a su
servicio.
Dejadle leer todo: limpiad con detergente, que
desinfecta, la vajilla en la que come…
Pero dejad que su espíritu se recree con cualquier
torpeza.
Dadle todo
el dinero
que quiera…
…No sea que
sospeche que para
disponer de él
se debe trabajar.
Discutid siempre delante de Él:
así se irá acostumbrando y
cuando la familia esté destrozada,
no se dará ni cuenta.
Dadle siempre la razón: que son los
profesores,
la gente, la ley…
quienes la tienen tomada con el pobre
muchacho.
No le deis
ninguna
formación
espiritual.
Ya la
escogerá
él cuando
sea mayor.
Y… cuando vuestro hijo
sea un desastre,
proclamad que nunca pudisteis
hacer nada por él.
PPS Toñi
Descargar

Diapositiva 1