La variedad lingüística andaluza en los
medios de comunicación y en la
formación de traductores e intérpretes
Ana Medina Reguera
Universidad Pablo de Olavide de Sevilla
1
Índice
1. Introducción
-
¿Qué es el andaluz?
¿Dónde se habla?
¿Cuáles son sus rasgos?
2. La variedad lingüística andaluza como símbolo de la
identidad cultural
3. Los mitos del andaluz
4. Política lingüística en Andalucía
-
El andaluz en los medios de comunicación
El andaluz en la enseñanza escolar
5. El caso de nuestros alumnos de la licenciatura de
Traducción e Interpretación en Sevilla
2
Introducción
• Grupo de investigación Sociolingüística Andaluza: Pedro Carbonero
Cano, Antonio Narbona, Rafael Cano Aguilar, Ramón Morillo
Velarde-Pérez y Miguel Ropero.
• Conflicto terminológico: ¿puede considerarse el andaluz un
dialecto? (Mondéjar 1986, Alvar 1988). Factores:
– Forma exclusivamente hablada
– No hay rasgos que no se encuentren en otras variedades del español
– No hay rasgos que posean el mismo grado de relevancia ni diatópica ni
diastrática
– Existen las hablas andaluzas, que no es más que un “modo peculiar de
usar la lengua española“, por lo que la versión oficial es la
denominación “modalidad lingüística andaluza“ (Carbonero Cano 2001,
Narbona/Cano/Morillo 2003)
3
Fuente: Promotora Española de Lingüística
http://www.proel.org/lenguas.html
4
¿Dónde se habla andaluz?
„Para empezar, ni siquiera está del todo claro quiénes
son los hablantes de andaluz. No lo son todos los
andaluces, pues, como se verá, la frontera lingüística no
coincide con la administrativa; queda fuera una franja
septentrional (norte de la provincia de Huelva, comarca
cordobesa de Los Pedroches, zona oriental de Jaén y
partes norteñas de Granada y Almería), en la que, entre
otros rasgos, la s es más o menos como la castellana.”
(Narbona 2003: 17)
5
Fuente: Promotora Española de Lingüística
http://www.proel.org/lenguas.html
6
Algunos rasgos (incompleto)
• Las indistinciones de s y z (seseo /ceceo)
Anécdota de dos amigos cazadores que se encuentran:
– Me voy a cazá
– ¿Dónde? – pregunta el primero
– En donde va a zé. En la iglezia, como tó er mundo.
• En Zaragoza hay una zapatería donde venden
sandalias celestes.
7
Rasgos
• Aspiración de la –s, asimilación
– Se come hasta las cáscaras
• Trueque de l/r
– Ese señó arto que está de espardas tiene
mucha mardá (Ese señor alto que está de
espaldas tiene mucha maldad)
– El arcarde comió argunos durces de
armendra en el armuerzo (El alcalde comió
algunos dulces de almendra en el almuerzo)
8
Rasgos
• Aspiración de j:
– Me gusta el jamón de Jaén
• Heheo (estigmatizado junto al ceceo)
– Sí, nosotros tenemos de todo
– Que hambre tengo
• Relajación o pérdida de consonantes:
– Há 'r favó de í (Haz el favor de ir)
– ¿te quié í ya? (¿te quieres ir ya?)
9
El andaluz como símbolo de la identidad cultural
10
• ”Los grupos humanos se sienten identificados y
cohesionados, entre otras cosas, por la lengua que
utilizan. Eso explica la tendencia natural de los
individuos a emplear no solo la lengua propia, sino
incluso la modalidad lingüística que mejor los conecta
con su entorno social (...) Las modalidades territoriales y
sociales de una lengua, cuanto más diferenciadas están
de las otras, más aglutinan en sus seno las tradiciones y
sentir de los pueblos que las usan.” Carbonero Cano
(2001:13)
11
Mapas de isoglosas del castellano en la península Ibérica, a partir del ALPI.
Ejemplo:
Zona A : Puntos en los que /j/ se pronuncia [x] (sonido "fuerte").
Zona B : Puntos en los que /j/ se pronuncia [h] (sonido "suave").
Zona C : Puntos en los que se usan otros fonemas en vez de /j/.
Zona D : Otros idiomas. Áreas donde el castellano no es históricamente la lengua propia.
12
13
Algunos mitos sobre el habla andaluza
(Carbonero 2003:14-20)
•
•
•
•
El mito de la inteligibilidad
El mito de la fonofagia
El mito de la gracia andaluza
El mito de la vulgaridad
14
La imagen histórica de las hablas andaluzas
• “Juan de Valdés atribuyó los descuidos y errores lingüísticos que
creyó encontrar en Antonio de Nebrija al hecho de que el autor de la
primera Gramática de la Lengua Castellana (1492) era de
Andaluzía, donde la lengua no está muy pura, cuando la verdad es
que las huellas de andalucismo en Nebrija son muy ocasionales.
Pero no muy posteriores son, como se verá, las apreciaciones
enaltecedoreas y encomiásticas, en las que se defiende la
superioridad lingüística del andaluz. El murciano Ambrosio de
Salazar, que vivió a caballo entre los siglos XVI y XVII, en un libro
escrito en forma de diálogo hace decir a uno de los interlocutores
que la lengua (sic) andaluz, aunque sea la mesma que la
castellana, le agrada mucho más, por hallarla mejor y más
delicada.” (Narbona/Cano/Morillo 2003:28)
15
Política lingüística en Andalucía
• ¿Podemos hablar de conflicto?
• Reivindicación del acento andaluz en los medios de
comunicación frente al sentimiento de inferioridad y
frente a la falta de consenso en los rasgos:
–
“Cada uno habla como quiere hablar. Además, que venga Dios y me diga cuáles
son las hablas andaluzas, porque ¿que tiene que ver un cordobés con un
granadino o un malagueño?” (Narbona 2003:17)
– “algunos insisten en proponer o sugerir la conveniencia o necesidad de
establecer una norma (culta, por supuesto) andaluza, que no podría resultar más
que de un proceso de normalización que, se dice, debería ponerse en práctica
especialmente en los medios de comunicación audiovisuales” (Cano 2001:18)
16
•
“En el Estatuto de Autonomía para Andalucía la referencia a lo lingüístico no destaca
de un modo especial, aunque en él figura, eso sí, como uno de los objetivos básicos,
“afianzar la conciencia de identidad andaluza, a través de la investigación, difusión y
conocimiento de los valores históricos, culturales y lingüísticos del pueblo andaluz en
toda su riqueza y variedad” (art. 12.3.2.º).
Es verdad que cuando el texto se discutía en el Congreso de los Diputados, en 1981,
algún diputado defendió que debería añadirse “entre ellos su habla peculiar, que
deberá ser aceptada en la práctica oficial de los medios de comunicación, dentro de
la variedad supranacional del idioma español” para acabar con la discriminación de
los andaluces por su forma de hablar. Pero la enmienda finalmente no prosperó
porque otros parlamentarios no creían que constituyera motivo alguno de
postergación, e incluso dudaban de que “se pudiera definir exactamente en qué
consiste el habla andaluza”. (Narbona/Cano/Morillo (2003:16-17))
17
Política lingüística en la escuela
• La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía editó
en 1980 unos Cuadernos del habla andaluza para
conocer las razones del desprestigio y hacer
desaparecer el complejo de inferioridad. En los libros
escolares empiezan a aparecer lemas tales como:
– “Habla bien, habla andaluz”; “Hablo andaluz, mi habla, mi
identidad”; “Habla andaluz, siempre”
18
• No debemos apagar la lengua viva que trae el niño a la escuela,
aunque carezca de corrección y belleza, ya que extinguiríamos
también su indudable fuerza expresiva y frustraríamos las
posibilidades creativas y de diálogo en clase. (Trigo 1997:46-47)
• “al niño hay que dirigirlo hacia un dominio progresivo de la norma
culta andaluza, representada en la manera de hablar de las
personas cultas de Andalucía, ya que ellas son las que tienden, de
una manera más consciente y constante, hacia la norma ideal en su
propia modalidad de habla” (Trigo 1997:47)
19
• “los andaluces hablamos mal el castellano de España o
de Castilla, pero hablamos bien el castellano o español
de Andalucía, es decir, el andaluz” (fragmento de libro
de lengua española de la Editorial la Ñ de 2º de ESO
1997, pág 13, citado de Méndez García de Paredes
2003:214)
20
El andaluz en la licenciatura de TeI en la
Universidad Pablo de Olavide
• Ceceo y heheo
– Distintos tipos o grados (ceceo puro y polimorfismo)
– Motivos:
• Sobre el ceceo en textos escolares: “en la edición de 1984 de
Anaya, de 1º: Es fenómeno inverso al seseo. Consiste en
pronunciar la s como c, z. De esta manera, los ceceosos dicen
meza por mesa, zeñor (sic) por señor. Se trata de un fenómeno
andaluz extremadamente plebeyo y absolutamente evitable”
• Esta redacción se cambia en la versión de 1991 por el más
aséptico “Se trata de un fenómeno meridional, que las gentes
instruidas procuran evitar”
(Méndez García de Paredes 2003: 209)
21
¿Normas del español dentro de la
cabina del intérprete?
Asociaciones de intérpretes España
• http://www.aiceinterpretes.com/indexsp.htm
• http://www.apeti.org.es/html/ic_info.htm
• http://www.espaiic.es/espaiic/ (“Dotes de
comunicación y voz clara y agradable“)
22
(Posible) solución
• Curso de dicción e impostación (locución, ortoepía)
• Impartido por Antonia de Miguel (profesora de locutores
y cantantes de ópera)
• Uso de trabalenguas:
– SI SANSÓN NO SAZONA SU SALSA CON SAL, LE SALE
SOSA; LE SALE SOSA SU SALSA A SANSÓN SI LA SAZONA
SIN SAL
– SACIANDO SUS ANSIAS SINCERAS DE SUSTOS, SUSANA
AZUZABA EN EL SÉSAMO SANTO AL SUCIO ASESINO DEL
ZURDO ZOZAYA.
– JAMÁS JUNTES A JINETES CON LOS JÓVENES
GERMÁNICOS, NI GENERES GERMINICAS NI CONGELES
GELATINAS, NI AJUSTICIES A JURISTAS EN SUS JUNTAS
JUDICIALES.
23
Conclusiones
- No estamos ante un “conflicto lingüístico” como el de
otras comunidades bilingües
- El andaluz no se puede observar sin tener en cuenta las
variedades diastráticas, diatópicas y diamésicas
- La política del andaluz ha tenido efectos, algunos
negativos (a pesar de haber pretendido eliminar el
llamado sentimiento de inferioridad) en la enseñanza
escolar
- Es necesaria la “nivelación” del habla culta andaluza
- En cuanto a nuestros estudiantes, habrá que esperar
para saber si los resultados positivos del curso se
mantienen en los hablantes a largo plazo.
24
Bibliografía
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Alvar, Manuel: ¿Existe el dialecto andaluz? Nueva Revista de Filología Hispánica, Tomo 36 (1988), núm. 1, pp. 922
Carbonero Cano (1985): Aspectos sociolingüísiticos sobre la nivelación en el español meridional. Revista de
Filología Románica, vol. III. Editorial de la UCM
Carbonero Cano (2000): Norma Culta y Actitudes Lingüisticas de los Andaluces. Actas del Congreso Internacional:
el Español Culto en el Mundo Hispanico. Congreso Internacional: el Español Culto en el Mundo Hispanico. Num.
1. A. 2000. Pag. 25-32
Carbonero Cano (2001): Habla andaluza, identidad cultural y medios de comunicación. En: Castillo
Carballo/García Platero (2001): Las hablas andaluzas. Problemas y perspectivas. Signatura ediciones.
Carbonero Cano (2004): Repercusiones de la Sociolingüística Andaluza en la Didáctica de la Lengua. Cauce. Vol.
27. 2004. Pag. 35-48
Lamíquiz, V. /Pineda, M.A. (eds.) (1983): Sociolingüística Andaluza 2: Encuestas del habla urbana de Sevilla.
Nivel culto, Sevilla, Publicaciones de la Universidad de Sevilla.
Méndez García de Paredes (2003): El habla andaluza en los libros de texto escolares. En: CAUCE, Revista de
Filología y su Didáctica, nº 27, págs. 207-230
Mondéjar, J (1986): Naturaleza y estatus social de las hablas andaluzas. En: Alvar (1986): Lenguas peninsulares y
proyección hispánica, Madrid, págs 143-149.
Narbona Jiménez (1998): ¿Normalizar el Andaluz?. El Siglo que Viene. Vol. 33. Pag. 18-22
Narbona Jiménez (2006): Diversidad y Homogeneidad del Andaluz. El Habla Andaluza. "Diversidad y
Homogeneidad del Andaluz". Estepa, España. Ayuntamiento de Estepa. Vol. 1. Pag. 21-31
Narbona/Cano/Morillo (2003): El español hablado en Andalucía. Fundación José Manuel Lara.
Ropero Núñez (1988): "La modalidad lingüística andaluza en el aula: actitudes y comportamientos
sociolingüísticos", en Actas de las II Jornadas sobre la Modalidad Lingüística Andaluza, Huelva, págs. 85-103
Trigo, J.M (1997): Marcas andaluzas: habla y cultura (Proyección didáctica), Sevilla, Guadalmena
Enlaces (úlima consulta 20 de junio de 2008):
–
–
–
ALPIhttp://www.jotamartin.byethost33.com/alpi0.php (Mondéjar, José, Dialectología andaluza. Estudios, Ed. Don Quijote, 1991)
http://www.cervantesvirtual.com/bib_autor/manuelalvar/
http://www.proel.org/lenguas.html
25
¡Muchas gracias por su
atención!
26
Descargar

Folie 1 - Carsten Sinner