Por la primera rosa de cada mañana
y
el último pensamiento de cada noche.
Porque no haya mala hierba en mi siembra
y no se eche a perder la semilla.
Porque cada un@ dé su fruto
y podamos vivir con la aportación de [email protected]
Porque el daño no se haga rencor,
el amor no se haga egoísmo,
la fe no se haga hábito,
la prueba no se haga rebeldía
¡y la ambición no se haga dueña!
Te pido luz para el interior del ser humano.
Te pido mucho amor para vivir, porque la vida sin
amor es fría, y una vida fría no vale nada.
Te pido que
cuando llegues,
mi puerta esté abierta;
cuando hables,
mis oídos estén atentos,
y cuando mires,
mi corazón esté lleno de luz.
Que nunca esté cerrado para Ti,
ni duro, ni insensible.
Te pido por los imposibles de mi impotencia,
por los pequeños milagros que no percibo,
por el sufrimiento que dejo perder,
por los sueños postergados,
las alas cerradas y el miedo de subir.
Te pido, Señor,
que todas las vertientes de mi río sean de agua dulce;
que las manos no se me cierren como un puño,
sino como una caricia; que la felicidad no se me
escabulla en hojarasca, sino profundice en tronco.
Que no vuele como la mariposa,
sin saber dónde posarme,
sino que todo lo que necesite
lo encuentre dentro de mí mism@
Te pido no sólo repartir, sino compartir;
no sólo compadecer, sino remediar;
no sólo mirar y oír, sino comprender y consolar;
no sólo decir cómo deben ser las cosas,
sino dar testimonio de mi verdad.
Que acepte el paisaje
que me presentes,
asimile las palabras
que me digas
y me mueva el amor
que me ofrezcas.
¡Aquí tienes mi jarrón vacío!
¡Llénalo!!
Descargar

Te pido