Domingo de Ramos
Abril 17,2011
Mateo 21,1-11
“Un gentío gritaba: bendito el que viene en nombre del señor”
Mateo 21,9
Se acercaban momentos difíciles para Jesús, en
Jerusalén no era bien visto por las autoridades. Sin
embargo, en vez de agachar la cabeza, entra a la
ciudad en medio de los peregrinos de la pascua,
montado en un burro, diferenciándose de la gente
que andaba a pie y de las autoridades que entraban
en caballos con toda la pompa. Los discípulos y la
gente que va alrededor de Jesús lo van aclamando y
celebrando, e insisten aunque intentan prohibirlo.
PREPARA EL CORAZÓN: se
acerca el gran milagro de la
VIDA, aléjate de todo lo que
te arrastra a la muerte
Oh Dios, con ramas de olivo,
niños y pobres aclamaron a Jesús
al entrar a la ciudad santa.
Bendice nuestra comunidad,
con ramos en las manos y alabanzas
en los labios.
Este signo de victoria pascual del
Cristo
nos fortalezca para que, en un
mundo amenazado
por la violencia y por la guerra,
colaboremos concretamente por una
cultura de paz y de no-violencia
como el nos enseñó. Amén
Marcelo Guimarães
¿Qué encuentra Cristo cuando entra a Jerusalén y qué encuentra
Cristo ahora aquí?
 ¿Quién es el que entra a Jerusalén, y el que va a cargar con esa cruz y
el que va a morir entre ignominias tan espantosas?
 ¿Qué compromiso supone para nosotros, su pueblo, esa fe en ese Cristo
que vive redimiendo todavía a nuestra Patria y a todo el mundo?
Preguntas de Oscar Romero en el Domingo de Ramos del 78
“Tened los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús el cual, aunque existía en forma
de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó
a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Y hallándose
en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y
muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre
que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús SE DOBLE TODA RODILLA de los
que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que
Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre. ”
Filipenses 2, 5-11
Preparémonos para vivir la
Semana
Santa
que
comienza y celebrar una
vez más el misterio de la
Pascua de Jesús en clave de
Arte,
Humanismo
y
Espiritualidad, en el lugar
donde nos encontremos y
llenando de significado
nuestras costumbres para
estos tiempos.
Oración de Isabel Pérez Alves, Colombia
para AHE
Descargar

Diapositiva 1 - Arte, Humanismo y Espiritualidad